oct 30 2013

La sonrisa de las mujeres

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Mitad libro de recetas culinarias, mitad novela, este exquisito libro del trotamundos y tímido escritor, Nicolás Barreau, primerizo francés; tiene de lo primero apenas algún apunte que complementa la historia, y de lo segundo una reflexión metaliteraria más que interesante y gozosa que entronca con la tradición de un Cyrano que se parece al protagonista de Sostiene Pereira.
La receta tiene altas dosis de elementos latinos y alguno anglosajón, está escrita con ironía y trata de mostrar la psicología femenina de una forma peculiar e interesante, si bien lo hace de manera desordenada y caótica.
Existe mucha ingenuidad a la hora de proponer historias y subtramas, lo que aporta un componente dulce al conjunto que se tamiza a través de la utilización de dos narradores personajes bien diferenciados que se corresponden con la, en un principio, anodina Aurelie y el escamado editor André, de cuya relación nace una lodosa y nada estática relación.
Otros ingredientes los aporta un dentista inglés reconvertido en escritor bohemio con perro y cottage, una apasionada lectora, un librero parecido a Marc Chagall o una ancianita que ofrece Gaulouisses a la insigne en un escenario que no lo es menos.
Muy cinematográfica en su modo de narrar y, sin embargo, bien distinta a la multireferenciada en estas lides, Como agua para chocolate.
Edita Espasa con la solvencia que da descubrir a autores noveles, en una época en que las industrias editoriales han escogido a España como tercer o cuarto país, tras el éxito alemán y francés.
Imagino que como sucede con La elegancia del erizo, este es un libro que con mejor márketing hubiera adquirido mayor visibilidad. Un pudo haber sido y no fue hacia un posible best-seller cómodo, agradable y fácil de leer.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Agradable.
Tipo de lector: Que busque lo ídem.
Argumento: El equívoco y su potencial.
Personajes: Bonitos.
¿Dónde leerlo?: Paseando por los Campos Elíseos.


oct 27 2013

Hablando pronto y mal

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Amando de Miguel siempre ha tenido una relación interesante con el uso que hacemos los españoles del lenguaje. En este libro, apunta errores comunes, formas nuevas que se adaptan a los tiempos nuevos, significados olvidados y construcciones absurdas que podemos escuchar o leer a diario en cafeterías, oficinas, programas de televisión o emisoras de radio. Una de las gracias de este libro es que, el más pintado, se encuentra en él, antes o después. Hablar castellano es muy difícil y es, por ello, por lo que cometer equivocaciones es muy habitual.
Cómo no, el politiqués tiene un lugar privilegiado en el libro. Le acompaña la demotización como segunda estrella invitada. Y una larga nómina de aspectos divertidos, vergonzantes o sorprendentes.
El libro está editado por Espasa, es manejable y debería leerlo más de uno. Desde luego, los jóvenes encontrarán un apoyo magnífico en él para no terminar como buena parte de los españoles maduros; eso si es que aún hay remedio dado el desgaste y el atropello que está sufriendo la cultura española en la actualidad. Decía que los jóvenes tendrán que regatear la posibilidad de convertirse en analfabetos funcionales. Este asunto lo trata el autor con tino.
Recomendable para casi todos y necesario para gran parte de trabajadores poco cualificados, universitarios (poco cualificados, también, si la cosa sigue por el camino que han obligado a tomar), políticos (de unos años a esta parte sin cualificación alguna), locutores de radio, etc. Es decir, debe leerlo todo el mundo. Y hago esta recomendación sabiendo que en las páginas de Hablando pronto y mal hay cosas con las que muchos no estarán de acuerdo (por ejemplo, yo mismo). Al autor se le escapan algunas cosillas con tufo ideológico que no pegan ni con cola. Pero habrá que perdonar esto a cambio de leer otras cosas muy interesantes.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Cualquiera con un mínimo interés en no hacer el ridículo al hablar o escribir.
Tipo de lectura: Muy amena.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier lugar. Preferiblemente, antes de abrir la boca para hablar o escribir alguna línea.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual.


oct 22 2013

La conciencia de Zeno

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Zeno Corsini analiza los más destacados capítulos de su recorrido vital, interpretando los procesos de su conciencia en una novela psicoanalítica.
Quien se sienta en la tumbona es una clase social, la burguesía; un género, el masculino, que todo lo desprecia y lo excluye; una ciudad gris, melancólica, italiana y austriaca: Trieste; en una época histórica que declina.
Todo lo vemos a través del análisis detallado por ese hombre.
Zeno Corsini se nos hace insoportable como si conviviéramos con él. Constatamos que es un imbécil, machista, clasista, mezquino, pagado de sí mismo. El perfecto burgués.
No vamos a hacer comparaciones con otro tiempo perdido porque el de Svevo, al menos en esta novela quiere ser desechado más que recobrado. Parece amortizado.
Para que el libro hubiera sido una obra maestra, su autor debería haber publicado el contrapunto, una conciencia de los demás personajes que completasen la egolatría mentirosa y parcial de su protagonista.
El tono resulta hipócrita, notarial. Una larga, prolija y excesiva confesión psicoanalítica ordenada por capítulos distribuidos en compartimentos estancos por una mente enferma: matrimonio, amante, negocio, adicciones y figura paterna.
Al final recibimos la guerra casi con alivio para que nos saque de donde Italo Svevo nos había metido, porque sabemos por fin que la ciudad neurótica en la que se desenvuelve la novela, cambiada, será traspasada de la mitteleuropa a la periferia del evanescente nacionalismo italiano para convertirse en un mito.
Italo Svevo es un pesado que nos machaca con la introspección de su personaje, un antipático.
Para provocarnos de esa manera, hace falta ser un buen escritor, concienzudamente convencido de lo que se está haciendo.
Capaz de dar vida a sus personajes con la descripción y la palabra.
Con la creación de una conciencia, la de Zeno.

Calificación: Neutro.
Tipo de lector: Intenso, psicoanalítico.
Tipo de lectura: Monótona.
Argumento: Notarial.
Personajes: Perfectamente dibujados.
¿Dónde puede leerse?: En Trieste, en un café, un día de lluvia.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


oct 20 2013

Vivir de Noche

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala
Ambientada en Boston y en Cuba, nos encontramos ante una novela rica en detalles, profusa y bastante caótica que próximamente será llevada al cine interpretando su papel principal Ben Affleck. El autor es el mismo que pergeñó las tramas de Mystic River y Shutter Island, protagonizadas por Sean Penn y Leo di Caprio, respectivamente.
Partiendo de una premisa poética, el protagonista es un mafioso que opta por enfrentarse a la corrupción política y policial de frente durante la época de la Ley Seca, mientras contrabandea con ron. Por si esto fuera poco, tiene al Klu-Klux Klan en su contra, una organización que por aquel tiempo no distinguía entre afroamericanos y latinos.
La novela empieza y termina con el motivo principal de perdición de Joe Coughlin; su nombre, Emma Gould, especie de Paris Hilton descarnada, que acaba desmaquillando su rostro en nombre del oficio más antiguo del mundo. Las intenciones nacen, mueren y se interrumpen. Por Emma se cumple una estúpida condena que se podía perfectamente haber evitado y que cambiará el modo de ver el mundo del protagonista que se niega a irse con su hermano a Los Ángeles a trabajar al cine, porque dice preferir a los intermediarios antes que a quienes roban a manos llenas, y así le irá.
Porque cuando no hay bancos, hay usura y cuando vivir de noche es la regla, hay que tener cuidado donde pisas, pues la hierba no vuelve a crecer; con esta especie de metáfora, el escritor, Dennis Lehane, juega a que su criatura nade en aguas enfangadas, creyendo que está en lo correcto; es por ello una suerte de Sam Spade trotamundos al que no le conviene ciudad alguna, un perdedor marrullero y poco dado a concesiones, capaz de todo y nada al mismo tiempo.
De este modo y antes que recurrir a una melancólica canción desesperada, Vivir de noche debe mucho a las cloacas, pero también a la necesidad de aferrarse a algo (aunque sean éstas mismas) para creer que se está vivo de algún modo.
Calificación: Buena.
Tipo de lector: Aficionado al género negro.
Tipo de lectura: Obsesiva.
Argumento: Coughlin y su también necesidad de ser desmaquillado.
Personajes: Camaleónicos e impredecibles.
¿Dónde leerlo?: Paseando por cualquier zona deprimida de Boston.


oct 8 2013

Los nombres

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Una vaga trama de asesinos obsesionados con el lenguaje da pié al escritor norteamericano Don DeLillo para hacer un retrato del mundo al inicio de la década de los ochenta del siglo XX. Un retrato que nos da las claves para entender todos los acontecimientos que sucedieron después.
Se destaca así como escritor de la contemporaneidad. Construyendo la historia como algo multiforme, multicultural, caleidoscópico. Con una manera impresionista y visual de trabajar los diferentes momentos de la novela. Mediante la conversión de lo lejano en próximo, de lo exótico en cotidiano. Por una aparición súbita –no por menos latente- de una agresividad que domina todas las relaciones.
Choque de civilizaciones. Alguien después le puso nombre.
Es un mundo convulso y hostil para los estadounidenses que, no obstante, tejen sus turbios manejos alrededor del planeta. Élites expatriadas en movimiento perpetuo.
Y de aquellos polvos vienen estos lodos.
Es una novela muy compleja. Funciona mejor en la formulación de una crítica o la producción de una reflexión del lector sobre el mundo moderno –las sociedades interconectadas- que en la composición de unas tramas entrelazadas y muy sutiles que a veces se escapan de la atención del lector, sumergido como está en un océano de lenguaje, de signos contradictorios, y de rupturas inesperadas de los parámetros de espacio-tiempo.
El complicado triángulo formado por un matrimonio roto pero reunido por un hijo, un niño bastante especial, aporta el conflicto íntimo en una novela en la que todas las partes parecen relacionarse de alguna manera. No nos queda claro de cual.
Muy interesante en cualquier caso.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Con ganas de intensidad.
Tipo de lectura: Espesa.
Argumento: Evanescente.
Personajes: Peculiares.
¿Dónde puede leerse?: De viaje por el mundo, de avión en avión.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


oct 2 2013

La verdad de las mentiras

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Las ficciones las pueblan gentes, tanto desde el punto de vista de quién las hace, las lee, las protagoniza o las vive, según sea esta experiencia así viviremos el acto de leer, que en cualquier caso nos convertirá en diferentes o indiferentes. El Premio Nobel peruano, Mario Vargas Llosa, nos presenta su propio canon literario (que diría Harold Bloom) en forma de curso de lectura crítica inolvidable, ya que cuando son las imágenes las que narran, parece que nos encontramos con la secreta objetividad que las pueblan; llevar este ideario a la necesidad de contar con palabras lleva a una lucha entre antagónicos por el que vemos deslizarse lo sombrío y lo brillante de una forma subjetiva; se invita de este modo a ver todo relato escrito como una decisión escogida desde la ideología y la moral, describiendo una trayectoria que va de fuera hacia dentro y desde la que se trata de practicar el humanismo, esa historia de las ideas y el pensamiento practicable según la vida de persona(je)s escogidos.
A lo largo de treinta y seis ensayos que tratan de no hacer la vista gorda sobre lo más significativo, se nos presentan en orden cronológico, desde la vetusta y modernísima El corazón de las tinieblas, antecediéndonos en los orígenes que van más allá de la locura del viaje de un occidental al Congo, tierra subabastecida que hace nacer por el clima y la aventura los horrores de lo considerado salvaje, hasta Sostiene Pereira del ya fallecido escritor Antonio Tabucchi, una fábula sobre el poder de lo pequeño y sencillo, a través de las que se evoluciona hacia maneras más globales de contar.
Son dos los autores sobre los que repite ensayo: Graham Greene y Ernest Hemingway; del primero se concluye que tuvo la mala fortuna de, a pesar de haber escrito mucho y bien, no culminar en obra maestra algo que tuvo bien cerca con El fin del romance; Hemingway, en cambio, considerado a sí mismo hombre de acción que escribía, asociaba el éxito literario al personal, sin tener en cuenta sus oprobiosos esfuerzos más en París era una fiesta que en The sun also rises.
Tampoco se obvia la importancia de obras más vanguardistas o experimentales, como Nadja de André Breton, u otras de rango intermedio como los de la feliz hada madrina Isak Dinesen o las magníficas novelas corales, Un mundo feliz, American Transfer o La rebelión de los animales de Orwell, todas ellas corresponsables de la disipación de ideologías que quizás en ciertos casos no eran las de su autor.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Amante de la literatura y otros puntos de vista.
Tipo de lectura: Agradable, además.
Argumento: Clásicos de a partir del siglo XX convenientemente desmenuzados.
Personajes: Todos y uno.
¿Dónde leerlo?: Dando la vuelta al mundo en avión.
¿Dónde se puede comprar?: Pídelo en tu librería habitual.