mar 29 2013

Dime Qué Comes y Te Diré De Qué Enfermarás

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano


Francisco Fajardo es osteópata. En este libro editado por Dilema hace un análisis de ochenta alimentos para decirnos si debemos comerlos o no, si la vamos a palmar antes de tiempo al tragarnos un pastelillo o si viviremos un par de años más a base de cenar lechuga. Elige alimentos muy cercanos a todos para hacer su análisis y no deja de tener su gracia el echar un vistazo a esta obra.
Defiende que la alimentación es, además de una fuente de energía, una forma de prevenir y de curar algunas dolencias.
De las veinte toneladas de alimento que un ser humano consume a lo largo de su vida buena parte de ellas se miran con cuidado en Dime qué comes y te diré de qué enfermas.
La verdad es que yo no voy al médico por si me dejan ingresado para siempre, así que lo tendré cerca por si me da un ataque de pánico y me quiero cuidar.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Todo aquel con miedo a morir de un atracón de grasas.
Tipo de lectura: Sencilla y entretenida.
Argumento: Sálvese quien pueda.
No sobran páginas. Quizás, a usted, unos kilos de más o unos millones de trigliceridos.
¿Dónde puede leerse?: Lejos de la cocina.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual. Y si no lo tienen en www.editorialdilema.com


mar 27 2013

Cuando fui mortal

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Una colección de cuentos con destellos astutos, pero que no nos convencen.
Porque no termina de cristalizar en las tramas la inquietante maldad que resuelven, casi siempre en el último momento, los cuentos. Puede ser debido a que son encargos para tales y cuales publicaciones, periódicas en su mayor parte, limitados en su extensión o en algunos de sus elementos, y esto deja al lector en ausencia de detalles psicológicos.
Cuando fui mortal es, como su nombre indica una visión postrera de la vida desde un lugar más cómodo quizás, pero también más inquietante. Menos escrúpulos una reflexión interesante sobre el relativismo moral. Sangre de lanza es una trama policiaca rocambolesca y mañosa.
Lo sorprendente y lo inesperado sucede En el viaje de novios, convirtiéndose en un horror en la cabeza del lector, un cuento inteligentemente irresuelto. Javier Marías utiliza el mismo mecanismo de extrañamiento en Prismáticos rotos.
Los otros relatos no son memorables. Algunos parecen incompletos.
En todos ellos, el narrador se convierte en un observador privilegiado de la realidad, único testigo de un hecho casi siempre lamentable, que rasga lo cotidiano, destripándolo.
Tienen en común venganzas sentimentales, crímenes premeditados, adulterios más o menos ostensibles, secretos.
Las amigas italianas del narrador causan o motivan varios de los relatos.

Calificación: Flojos, aunque hay alguno muy interesante: Menos escrúpulos y En el viaje de novios me parecen los mejores.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Sencilla.
Argumentos: Inquietantes.
Personajes: Bastante reales.
¿Dónde puede leerse?: Sentado en una terraza viendo pasar a la gente.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.libreriamendez.net


mar 26 2013

Pequeño tratado de los grandes vicios

Artículo escrito por: Augusto Prieto

José Antonio Marina es un brillante ensayista. Utiliza el lenguaje de una manera cercana, aunque sus referencias estén entre los filósofos más sesudos y los filólogos. Enseña divirtiendo.
Este Pequeño tratado de los grandes vicios pretende ser una genealogía moral de la humanidad -en occidente- a través de sus pecados capitales.
Estudia el origen de la consciencia sobre el vicio, rastrea fuentes literarias, recorre las investigaciones filosóficas en torno a ellos, su anacronismo o su vigencia en el día de hoy, insistiendo en nuestra herencia judía, transmitida por la Biblia, y la cristiana de los pensadores morales.
Pecados, pasiones, vicios, las tensiones emocionales que los componen, los matices que los perfilan.
La segunda parte de la obra recorre los laberintos de la soberbia, la ira, la envidia, la avaricia, la lujuria, la gula y la pereza, intentando desentrañar sus mecanismos.
La primera parte es más técnica y menos estimulante, en ella Marina asienta los conceptos sobre los que va a desarrollar su pensamiento, y se adentra en la introspección psicológica que permitió a la humanidad ser consciente de sus actos morales.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Inquieto.
Tipo de lectura: Irregular, la primera parte es más espesa y la segunda más liviana.
¿Dónde puede leerse?: En un burdel, esperando turno para pasar.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.machadolibros.com


mar 25 2013

Memorias de un hombre en pijama

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Durante poco más de un año, Paco Roca publicó una tira semanal en el diario Las Provincias. La editorial Astiberri las publica, ahora, en el libro titulado Memorias de un hombre en pijama.
El autor agarra un asunto y lo desarrolla. El asunto puede ser casi insignificante o profundo, personal o de carácter universal; desarrollado desde la ironía, desde la naturalidad de alguien que asume su vida como algo que le pasa a cualquiera. En este sentido, el libro recuerda algo a los trabajos de Guy Delisle.
Es este un libro que puede leerse por partes, desde el principio o de atrás hacia delante, un libro en el que se encuentran siempre matices distintos en las relecturas. Muy divertido.
Otra faceta más de un autor que se coloca, definitivamente, a la cabeza de los autores de cómic españoles.

Calificación: Muy divertido.
Tipo de lector: Cualquiera que quiera pasar un buen rato.
Tipo de lectura: Amable y fácil.
¿Dónde puede leerse?: En casa y en pijama.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


mar 24 2013

Desayuno por la tarde

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

El año 2005, Andi Watson presentaba su cómic Desayuno por la tarde. Hoy, casi a mediados de 2013, el trabajo de Watson tiene la misma vigencia e importancia.
Ambientado en la Inglaterra de Tony Blair, el relato se centra en un momento de la vida de Rob y Louise. Ambos pierden el puesto de trabajo. Sus actitudes frente a una situación similar son bien distintas. Mientras el primero se encierra sobre sí mismo y comienza a perder una perspectiva clara sobre la realidad, ella se afana por sacar adelante su vida incluyendo su relación con Rob. En un final algo complaciente (tal vez sea la gran pega de este cómic) Watson deja abierta la esperanza a cualquier tipo de solución. Un final feliz es posible.
Los diseños de las páginas se van entremezclando y da la sensación de que no queda desaprovechado ni un milímetro de papel. Cada etapa de la trama, presentada con una elipsis, da paso a páginas con un solo dibujo que marca estados anímicos de los personajes o cambios significativos en ellos y en el propio relato.
El grafismo es cuidadoso y detallista además de acercarse a un modernismo muy atractivo.
Se añaden algunos bocetos originales y su evolución hasta que fueron publicados.
Una historia corriente, cercana, vivida ya por muchos, llena de matices deliciosos, que logra meter al lector dentro de ella desde la primera viñeta.

Calificación: Bueno.
Tipo de lectura: Fácil y agradable.
Tipo de lector: Dadas las circunstancias, cualquiera. Con trabajo o sin él, a punto de perderlo, con o sin esperanza.
Argumento: El hombre se dignifica con el trabajo aunque no debe sentirse esclavo de él.
Personajes: Muy bien diseñados. Con amplios arcos dramáticos.
¿Dónde puede leerse?: En la cola de la oficina de empleo.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


mar 23 2013

París era misia

Artículo escrito por: Augusto Prieto

No, París no era Misia. París era París, la Ciudad Luz, la de las exposiciones universales, los ballets rusos, las vanguardias. Uno de los momentos más excitantes de la historia europea, cuando la capital francesa fue el faro cultural del mundo.
Sí, Misia estaba allí. Ni pintaba, ni componía, ni bailaba, ni escribía, aunque muchas de las grandes obras creadas entonces no hubieran sido lo que son sin su presencia, porque Misia Godebska pasaba por allí -como quien dice- siendo la musa, el fermento cultural, haciendo de enlace entre la Belle Epoque y los Felices Veinte.
Esposa del pintor español Josep Maria Sert, amiga íntima de Coco Chanel, de Serge Diaghilev, inspiradora de Marcel Proust, pintada por Renoir, por Bonnard, por Vouillard, por Toulouse-Lautrec. Todos los que significaron algo en el ambiente artístico del momento se encontraron con Misia, y Misia significó algo para cada uno de ellos.
Una personalidad magnética y fascinante cuya misión en la vida fue disolverse en el arte del siglo XX.
La biografía de Isabel Margarit no hace honor a ese misterio. Se limita a recorrer la vida de Misia, pero no intenta explicar al personaje, la hermosa pantera, irresistible, sanguinaria y fútil que pergeñó Paul Morand. Es, sobre todo, la crónica social del momento y de sus movimientos culturales, pero le falta profundidad emocional, inteligencia intuitiva, poder de evocación.
Es interesante la consulta que hace a las fuentes sobre la vida de la inspiradora, especialmente su autobiografía, pero quizás innecesaria si no había nada nuevo que aportar.
Porque Misia Sert parece -en cualquier caso- uno de esos personajes incapaces de sobrevivir a su propia leyenda.

Calificación: Regular.
Tipo de lector: Interesados en la época.
Tipo de lectura: Rápida.
¿Dónde puede leerse?: En París.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


mar 20 2013

El acoso

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Un rompecabezas. Compuesto por piezas que deben ir encajando unas en otras para componer un dibujo, una historia. De esa manera compuso Alejo Carpentier su novela corta El acoso.
Y la construcción del trayecto vital de ese joven acosado -por sus ideas, por sus actos- se lleva a cabo mediante la palabra y el ritmo: un vocabulario exuberante que manufactura imágenes a la manera de una sinfonía, la Eroica de Beethoven, con la que comienza y termina el relato.
Sabemos que el escritor cubano trabajó y vivió absolutamente influido por la música, los melómanos podrán estudiar las concordancias entre la estructura de la novela y la de la sinfonía. Los lectores la intuyen mientras recorren una ciudad hostil, violentada; se asfixian en la guarida del protagonista y en su miedo, sus ansiedades, recuerdos y deseos insatisfechos.
Imaginamos que la ciudad es La Habana, donde Alejo Carpentier estuvo preso durante la dictadura de Machado; a efectos de la novela, es el prototipo de cualquier ciudad latinoamericana, decadente y contrastada, violenta, laberíntica y viva.
El escritor nos mete en la cabeza de los personajes, utilizando a veces el monólogo interior.
Es una obra de profunda carga política pero despojada de mensaje ideológico, en la que el lector debe convertirse en árbitro, ya que no en juez.
El acoso es rupturista con el resto de la obra de Carpentier, diferente. Tiene una estructura compleja y fragmentada, una escritura impresionista, elaborada, establecida en diferentes momentos temporales, encerrados en los cuarenta y seis minutos que conviene que dure la Eroica. Construida como una película, según la avanza la lectura, la novela se aclara, se enfoca, y se arma el rompecabezas.

Calificación: Excepcional.
Tipo de lector: Algo intenso.
Tipo de lectura: Absorbente e intensa.
Argumento: Astuto.
Personajes: Angustiados.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier capital latinoamericana.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual de nuevo o de lance.


mar 19 2013

El juego lúgubre

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

El año 2001, La Cúpula publicó El juego lúgubre firmado por Paco Roca.En blanco y negro. Dolmen lo hizo en color el año 2007. Astiberri lo hizo en 2012.
Este cómic de Roca es la adaptación del libro de Jonás Arquero, concretamente de tres de sus capítulos, los que corresponden a la época en la que el autor trabajó como secretario personal de Salvador Dalí; Salvador Deseo en el relato. La historia es algo inverosímil en alguno de sus tramos y Roca acompaña con prólogo y dos epílogos.
A pesar de esa falta de credibilidad (si pensamos en la realidad) Roca maneja bien el guión consiguiendo generar dudas razonables acerca del estado anímico del narrador. Mucha absenta, mucho miedo y superstición. El resultado final es bueno. Aunque no es lo mejor de Paco Roca. Ha mejorado mucho con el tiempo. Tanto en el gráfico como en el guión.
En cualquier caso, el trabajo presenta un buen uso de tempos y tiempos, una buena técnica que deja sin fijar de forma rígida los límites que separan lo onírico de la consciencia plena. Los personajes no terminan de estar desarrollados de forma convincente y Roca aprovecha la fama de alguno de ellos para que el lector aporte su propio conocimiento sobre, por ejemplo, Dalí. No creo que alguien que no conociera al pintor entendiera algo o bien este cómic. Sí acierta de pleno con los escenarios y con el clima que se vivió en esa época (1936) en Port Lligat.
Si la obra de este autor es, en su conjunto, excelente, este libro se queda en el territorio del bueno, del no está mal. Aunque, sin embargo, es posible que sea necesario echar un vistazo a El juego lúgubre, para saber cómo este autor evolucionó, para entender el trabajo en su totalidad.

Calificación: Bueno. No está mal.
Tipo de lectura: Fácil, agradable y sorprendente.
Tipo de lector: Jóvenes y amantes del cómic.
Argumento: De cómo Dalí era capaz de tener ideas.
Personajes: Algo planos.
¿Dónde puede leerse?: En Cadaqués, claro.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.