ene 28 2013

Trece fábulas y media y Fábula decimocuarta

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La fábula es un relato del que el lector puede arrancar una enseñanza que le sirva para vivir de otro modo o, al menos, para mirar de otro modo las cosas. En las fábulas los rasgos de los personajes son escasos, incluso únicos. Y, tanto ellos como lo que sucede están al servicio de lo que queda en el texto de forma esencial en forma de alegoría.
Juan Benet, uno de los mejores escritores que ha dado la literatura española el siglo XX, escribió Trece fábulas y media a principio de los años ochenta. En 1991 publicó la decimocuarta. En la edición de Alfaguara de 1997 ya aparecen juntas. Todas ilustradas con collages de Emma Cohen, excepto la decimocuarta que está acompañada de una ilustración de Eugenio Benet.
El libro de Juan Benet es delicioso. Cada fábula parece estar cortada con la precisión de la pluma afilada de un genio. Todas ellas carecen de esa moraleja tan característica en el género (que en estas fábulas de Juan Benet hubieran sido como garrapatas en el texto -eso diría él con seguridad). Es esta una característica de los relatos que los diferencia del resto.
Los temas tratados se repiten de forma casi obsesiva. La muerte, el destino, las apariencias, Dios, la religión; aunque son la muerte y el destino los asuntos que sirven de hilo conductor al conjunto de los relatos de este volumen. Esto, tan grueso, lo trata Benet con una ironía exquisita y llega a rozar la mofa cuando el tema es más profundo. Sonrisas para lo leve, carcajadas para lo solemne. Casi nada merecía seriedad en la literatura de Juan Benet. Sólo la propia literatura.
Lo que se encontrará el lector es un destino del que no podemos deshacernos, la condena que supone querer parecer lo que uno no es y se queda como estigma, la muerte como único sentido de la vida, lo ridículo de la leyenda o el mito y del que cree en ello, la versatilidad del futuro. Incluso encontrará una de las fábulas en inglés. Las cosas de Benet. Aprendió ese idioma para poder leer a su admirado Faulkner y nos dejó una reflexión estupenda utilizando lo aprendido.
Trece fábulas y media y Fábula decimocuarta (la media llega de un doble desenlace en la décima) es un libro que cualquier amante de la literatura y del lenguaje debe echar un vistazo. Un monumento a la reflexión literaria.

Calificación: Excelente.
Tipo de lectura: Reflexiva y muy amena.
Tipo de lector: Aquel que esté interesado en reflexionar desde el texto literario.
¿Dónde puede leerse?: En Madrid. Aunque todo pasa fuera a Benet se le debe leer en Madrid. Región queda algo retirado para el que escribe.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


ene 27 2013

TÁNGER, La ciudad internacional

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La completa biografía de una ciudad.
Rocío Rojas-Marcos presenta una obra extensa y minuciosa sobre Tánger, un estudio documentado, escrito con eficiencia. Los puntos en torno a los que lo plantea son acertados: una historia exhaustiva de la ciudad, un documentado estudio sobre el estatuto internacional que la amparó, un recorrido por la memoria de los principales personajes que la habitaron, sus lugares de encuentro y sus emblemas, un consecuente estudio sociológico. Se centra en el espíritu español de Tánger, pero no aparta su vista del resto de los componentes que crearon un mito que es una realidad.
Porque sobre todo Tánger es una lección que hay que aprender.
Tanto los juicios de valor de la ensayista, como sus apreciaciones en lo que se refiere al desarrollo económico y social, son ponderados, establecidos con acierto.
Destacan los capítulos –gran parte de lo que es una obra importante- dedicados a recorrer la ciudad blanca en la mirada de los escritores, con extensas citas y anotaciones oportunas, incluyendo Tánger en verso, todas las descripciones de los viajeros que llegaron a la ciudad, todas las novelas destacadas en las que Tánger es protagonista o telón de fondo, a más de un capítulo crítico dedicado a Ángel Vázquez y su Juanita Narboni –y sus secuelas cinematográficas- excelente.
La escritora no se deja ni llevar por la mistificación, ni arrastrar por el mito, sino que actúa con la distancia justa para presentar una obra académica con la empatía de una descubridora curiosa.
Lo abarca todo, parece haber leído y anotado todo lo que se ha publicado sobre la ciudad, ha sabido seleccionar el material adecuado, la bibliografía es excelente y las anotaciones impecables.
Un gran trabajo. Imprescindible para entender las circunstancias de la ciudad internacional y grato de leer.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Estudiosos e interesados en Tánger.
Tipo de lectura: Variada y amena a pesar de ser un ensayo bastante técnico.
¿Dónde puede leerse?: Claramente en la terraza del Café de París.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.deviaje.com


ene 23 2013

Guerra del tiempo, otros relatos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Viaje a la semilla es un cuento desconcertante, tramado para sorprender al lector mediante la inversión del tiempo. Iniciado el relato, la narración avanza hacia atrás, paradójicamente bien urdida. Lógica.
Semejante a la noche puede ser un homenaje a los relatos homéricos, en él una guerra se hace igual a otra guerra porque un hombre es igual a cualquier otro, y los pretextos guerreros, las ansias de conquista y los miedos de la partida hacia lo desconocido se continúan, idénticos, a través de las eras y los eones. Semejante a la noche es la confusión, la ensoñación, la mezcla de las materias en los sueños, son los deseos.
El camino de Santiago como recorrido iniciático no realizado, como escapada, lleva a nuestro protagonista a girar por el globo de la tierra y el agua, en una narración que nos intenta acercar al pasado, trabajando la materia histórica como realidad compuesta de vivencias. Historia(s) que alumbró (alumbraron) la nuestra. Intrahistoria de los sueños de la conquista, fascinación del descubrimiento de un mundo nuevo. Camino, deambular.
El escritor cubano Alejo Carpentier trabaja en estos tres relatos con el Tiempo en un ejercicio de virtuosismo literario: tiempo que regresa, que camina hacia atrás, que se mezcla, cosas que suceden al mismo tiempo que otras cosas, sucesos históricos intercalados, desordenados, que sin embargo componen un relato coherente. Una reflexión sobre el suceder, el alternarse de las hechos, el permanecer de los pensamientos y de los deseos que lleva al su autor a titularlos –juntos- Guerra del tiempo.
Relatos ingeniosos e inesperados que se prolongan en el acierto con el que el escritor escoge y elabora sus temas en Otros relatos: es el caso de la sombra en Oficio de tinieblas, un cuento magníficamente trabajado en el que lo simbólico se convierte en una realidad motora. En Los fugados es el instinto, la crueldad animal y la humana, el afecto y la fidelidad, girando en torno a la esclavitud, el negro como ser animalizado, poseído, perseguido y cazado.
Inmediatamente nos damos cuenta de que el Diluvio Universal es el asunto de Los advertidos, en el que Carpentier deslocaliza el mito en una reflexión ácida sobre las religiones y el origen de las mitologías.
Y El derecho de asilo es un sarcasmo sobre las sociedades latinoamericanas, sus asonadas, sus cambios de bando y la facultad de los políticos para perdurar, lo explica todo en tono de astuta comedia.
Los cuentos o relatos cortos de Alejo Carpentier son tan brillantes como sus mejores novelas.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera, aficionados a lo que se suele llamar novela histórica, adscripción engañosa.
Tipo de lectura: Intensa pero interesante.
Argumentos: Muy curiosos. El caso de Viaje a la semilla, y Oficio de tinieblas, sencillamente geniales.
Personajes: Soñadores y viajeros.
¿Dónde puede leerse?: En un viaje, en una playa, en un puerto mejor.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.tiposinfames.com


ene 18 2013

Elogio de la ficción

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La realidad como cosa indecible, que por su mera interpretación mediante la palabra se convierte necesariamente en ficción. Este es el interesante punto de partida que el profesor francés Marc Petit marca como inicio a este ensayo de Elogio de la ficción.
A partir de ahí desgrana con viveza y cierto cinismo una serie de interesantes ideas: lo artificioso del minimalismo, el lenguaje como símbolo incapaz de dar nombre a lo real. Ideas descoordinadas, salpicadas de ingeniosas referencias a literatos y pensadores, tejidas voluntariamente a la manera de una tela de araña.
Juegos de palabras que se convierten en prestidigitación cuando analizan el lenguaje como mitología primigenia de donde parten todas las demás. Redescubrimiento de los poderes perdidos de la fábula.
Surge este ensayo con voluntad de reivindicar la llamada Nueva Ficción, en la que el narrador interactúa con el relato.
Elogio de la ficción es una defensa a ultranza de la fantasía y sus mecanismos literarios, en un texto en el que domina ese debate de frívola intelectualidad a la que tan aficionados son nuestros vecinos los franceses.
Es el contrapunto de otro ensayo -Contra la imaginación- que, escrito por Christophe Donner, se ha reseñado en estas páginas.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Aficionados al debate y el ensayo literario.
Tipo de lectura: Chispeante.
¿Dónde puede leerse?: En un café de la rue Montaigne.
¿Dónde encontrarlo?: Es edición agotada, intentarlo en www.iberlibro.com


ene 17 2013

Reina Lucía

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Son característicos del humor británico los personajes extravagantes, analizados por un narrador que muestra inquietantes signos de excentricidad, todos deben estar situados en una sociedad convencional, organizada en clases, preferentemente ociosas.
Ese continuo enfocar la vista del lector sobre lo absurdo del comportamiento humano descoloca cualquier previsión, y mantiene la tensión sobre el argumento, la necesidad de conocer cómo va a terminar todo.
Normalmente encierra una crítica social.
Reina Lucía es la novela fundacional de un ciclo de seis, escrita por E. F. Benson en 1920.
Es entretenida de leer, no ha sufrido el paso del tiempo, pero tampoco alcanza la altura de otras novelas como las de Saki, o Woodehouse. La puesta en escena y los personajes son muy acertados, pero una vez que nos identificamos con la situación, parece agotarse el ingenio, la narración se aligera y marcha hacia la caricatura, el sarcasmo no es suficientemente hiriente, los diálogos son demasiado naïve para rematar en cinismo, las situaciones no llegan a desquiciarse y –hacia el final- se vuelve previsible y remata sin sobresaltos.
No llega a ser transgresora.
Me temo que los personajes dejan de sorprendernos una vez presentados, que Benson se olvida voluntariamente de los tics de la aristocracia, fuente inagotable de materia humorística, y casi prescinde del educado resentimiento de los sirvientes, desaprovechando –además- a algunas de sus criaturas.
No obstante lo anterior, Reina Lucía es creíble, parece apuntada del natural, el lector -de la mano del narrador- termina formando parte de esa extravagante vecindad de una clase media rural, snob, pretenciosa y maniática, y les coge cariño a sus miembros, aunque como observador hubiera preferido algo más de maldad en sus maquinaciones.

Calificación: Entretenido.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Divertida.
Argumento: Bastante débil.
Personajes: Curiosos.
¿Dónde puede leerse?: En la campiña inglesa.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.mendezlibereros.net, edita Impedimenta.


ene 15 2013

Mátame

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La novela negra tiene su propio código. Retrata una realidad en la que las miserias andan sueltas por cada rincón del mundo, los personajes están condenados a cargar con ellas en forma de pasión, venganza, avaricia, lujuria o cualquier otra cosa que suene horrible. Es decir, no retrata lo que conocemos como realidad. Se limita a ventilar eso que mantenemos oculto para que nuestra vida luzca maravillosa. En la novela negra clásica aparecen detectives privados, chicas que arrasan con todo por su belleza y por su maldad, bandidos, policías, alcohol y drogas. Todo esto se ordena, se busca una trama en la que todos pierden algo y se busca un final lo más infeliz que sea posible. Nada ni nadie se libra de esto.
Pues bien, David Lapham publicó el año 2000 (en España fue el 2005) un cómic fabuloso que puede hacer feliz a cualquier amante del género. Busca en sus lecturas personales y en el cine negro que tanto admira un buen número de referencias para que la estética sea adecuada (los dibujos son detallistas y, en cada viñeta, el autor busca los claros y los oscuros utilizando la tinta con maestría); busca los tópicos que no pueden faltar dando un toque modernista a cada uno de ellos para hacerlos llevaderos, casi agradables; los textos buscan la continuidad en la trama y cierta profundidad en los caracteres de los personajes que se matizan con el trazo.
Mátame es un cómic muy divertido. El amor que degenera en odio o venganza; al amor que convierte en seres frágiles a quienes lo sienten; el amor como arma de destrucción; el amor como camino hacia la muerte. Merece la pena echar un vistazo a estas 257 páginas (por cierto, diseñadas y aprovechadas al límite). Lo peor de nosotros en blanco y negro.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lectura: Muy fácil y divertida.
Tipo de lector: ¿Le gusta a usted el cine negro? Pues eso.
Argumento: Uno se enamora y todo se convierte en un desastre.
Personajes: Redondos.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier garito en el que suene el jazz.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


ene 15 2013

Las luminarias de Janucá

Artículo escrito por: Augusto Prieto

En la festividad de Janucá, los judíos encienden luminarias en conmemoración del triunfo de los macabeos, que culminó con la liberación y la re-dedicación del Templo.
Y tiene lógica que el escritor elija ese título porque además de poético y evocador, Las luminarias de Janucá es a la vez una reivindicación de aquellos judíos expulsados de España en 1492 y el retrato de una comunidad que empieza a resurgir en los inicios del siglo XX con la consagración de la primera sinagoga en Madrid.
Rafael Cansinos Assens quedó felizmente conmocionado con el descubrimiento de los orígenes conversos de sus ancestros y utilizó de la ficción para explicar la reclamación de una herencia deseada, el encuentro con sus hermanos de raza y –el más difícil todavía- como compaginar ese hecho, atávico y vinculante, con la profunda fe católica en la que se habían educado él y su hermana.
El resultado es una novela romántica en sus intenciones, interesante en su tema y su planteamiento, aunque plana en su desarrollo, que se acerca más a la crónica que a la narración.
Cansinos Assens se maravilla con el aura romántica del pueblo perseguido, se siente sujeto de una transmisión genética de la memoria y sueña con la restauración de un improbable paraíso perdido. Un sueño sionista, internacionalista y libertario desgraciadamente abortado por el salvajismo celtibérico, enterrado por los horrores del nazismo, y disuelto por el neocolonialismo del Estado de Israel. En ese sentido hay una frase en el libro que nos sacude -Israel ha sufrido demasiado para querer el dolor de nadie- si reflexionamos en todo lo que vino después.
Es poco conocido el retrato de una España que Cansinos Assens nos muestra positiva, e ilusionada en la búsqueda de un ideal de libertad y fraternidad. Y aterrador comprobar que esa época dorada se pudrió debido a una planta ponzoñosa y multiforme que aún nos asfixia y a la que tememos: La Inquisición.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Cualquiera, interesados en la historia de España.
Tipo de lectura: Cómoda .
Argumento: Abstracto.
Personajes: Reales, debemos entenderla como una novela en clave.
¿Dónde puede leerse?: En la sinagoga de Madrid.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.libreriamendez.net


ene 14 2013

Desde el corazón de la manzana

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Juan Farias invita a escribir con este libro. A percibir el mundo desde lo pequeño, desde esas cosas que parecen insignificantes y son, en realidad, el soporte del universo entero.
Desde el corazón de la manzana es un libro para niños de ocho años en adelante. Pero no por ello el autor renuncia a un discurso compacto y bien estructurado. Sabe, como todos los buenos autores de literatura infantil y juvenil, que sus lectores son personas que razonan y muy capaces de entender lo que se les quiere decir. Eso de utilizar un puñado reducido de palabras para narrar, eso de usar expresiones facilonas y vacías, es cosa de los que consideran mal a sus lectores.
Los niños reciben un consejo del maestro. Escribid, contad el mundo. Uno de ellos aprovecha un castigo, un momento de aburrimiento, otro de reposo, cualquier excusa para hacerlo. Y lo que tenemos es una estampa desde la mirada del muchacho, la construcción de un mundo propio, la posibilidad de entender las cosas filtradas por alguien que puede ver más allá de las cosas gracias a la escritura.
Hay momentos verdaderamente divertidos. No sólo para los niños que lo lean. Los padres se lo pasarán muy bien con el comportamiento de los adultos. Visto desde este joven escritor parecemos una banda de ridículos.
Muy recomendable este libro de Juan Farias.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lectura: Exquisita.
Tipo de lector: Niños de ocho años en adelante. Y padres. Y abuelos.
Argumento: Cómo se construye un mundo.
Personajes: Definidos con un par de trazos a la perfección.
¿Dónde puede leerse?: Tumbado en la cama junto al joven lector o junto a papá o mamá. depende.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.