jul 25 2012

Juego de las decapitaciones

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Es genial la comparación que José Ángel Valente hace de José Lezama Lima con un pulpo, en su prólogo, porque es cierto que la escritura del autor cubano tiene, efectivamente, algo de enorme presa multiforme, capturada por inmersión en distintos abismos con brazos poderosos llenos de infinitos ojos táctiles.
Sus textos tienen una carga poética que participa de la investigación surrealista, y forman una circularidad de imágenes sucesivas y complejas que componen una ensoñación. Un lenguaje excesivo salpicado de neologismos y palabras ignoradas por las academias.
Se atisba el drama estético de una corte oriental en un perverso Juego de las decapitaciones, creado sobre la magia y el engaño, que da nombre a este libro.
Un sueño húmedo, acuático, marino; eso es Fugados, un cuento que tiene que ver con la adolescencia, un relato que como todos los de esta recopilación, como todos los de Lezama, parece encerrar un secreto.
La hiperestesia está presente en El patio morado, donde encadena la descripción en movimiento de cada uno de sus mínimos componentes, en una historia pintada con colores violentos, situada en el corazón del palacio obispal.
Los otros relatos son crípticos, enredados en símbolos, y ponen al lector en dificultades, porque Lezama Lima fue un genio y en todos los genios hay algo de difícil comprensión.

Calificación: Extraordinario
Tipo de lector: Voluntarioso
Tipo de lectura: Críptica
Argumento: Ausente
Personajes: Diluidos en la impresionista
¿Dónde puede leerse?: En La Habana, en el Malecón
¿Dónde encontrarlo?: Intentarlo en www.uniliber.com


jul 23 2012

Écue-Yamba-Ó

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Solamente Alejo Carpentier puede decir que cuando escribió esta novela todavía no había madurado una técnica ni tenido el tiempo suficiente para forjarse un estilo personal, que adolece la obra de muchos de los defectos que forzaron los movimientos vanguardistas, que no había querido que se volviera a publicar, porque la veía como cosa novata, pintoresca, sin profundidad.
El lector –en cambio- goza de una novela sólida, brillante de experimentos; su tipismo se ha hecho, con el paso del tiempo, el más interesante testimonio de una época.
Carpentier la escribió en una cárcel de La Habana en 1927, la publicó, accedió a hacerlo de nuevo porque circulaban versiones piratas amparadas en el éxito de El siglo de las luces. Entiende el escritor, y el lector comprueba, que cobra valor de documento; es indispensable para entender algunos de los aspectos de Cuba, zonas de su evolución histórica y social, también la obra de Alejo Carpentier en su totalidad.
Écue-Yamba-Ó nos remite a los ritos de iniciación de las sociedades secretas de los negros, el ñañiguismo. Los tres capítulos en los que Menegildo Cué es iniciado, nos transmiten la atmósfera mágica de los rituales, de una gran belleza y complejidad, que eran –y son- herméticos para los profanos. Desconozco que se haya tratado el tema en la literatura de ficción, pero dudo que se haya conseguido con tanto acierto.
Solo por esas trece páginas la novela adquiere una importancia capital. El lector siente el ritmo secreto, el estado de ánimo en el Cuarto Fambá.
Para eso se inventó la literatura.
Lo mismo ocurre con la descripción del Temporal, y con la elaboración literaria de los sones y de los bailes.
Hay voluntad de virtuosismo en el vocabulario y color local, ingenuidad en la secuenciación de la novela a la manera de cuadros, algunos de ellos costumbristas, todo ello, y la fuerza de la escritura, demuestran la juventud del autor, su ansia por escribir, la potencia que demostrará en el resto de su producción.

Calificación: Excepcional.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Amena salvando algunos escollos del vocabulario, aunque se entiende por el contexto sin necesidad de acudir al glosario.
Argumento: Interesante.
Personajes: Reales, tocados por la magia.
¿Dónde puede leerse?: En Cuba, en Prado.
¿Dónde encontrarlo?: En www.iberlibro.com en ediciones antiguas o en  Narrativa Completa I de Alejo Carpentier.


jul 22 2012

Aristóteles Onassis

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Como era de esperar de una colección editorial que se titula Personajes del siglo XX, esto no es más que un esbozo de la biografía de Aristóteles Onassis, dirigido para provocar una imagen amable del armador griego, que desaprovecha las posibilidades dramáticas de su vida y de los ambientes en los que se movió.
Cercano a la crónica periodística, superficial, hace soñar con una biografía rigurosa y documentada sobre una de las personalidades más atrayentes del siglo pasado, que convirtió su nombre de familia en símbolo de riqueza desmesurada y poder en la sombra, con un toque de glamour cosmopolita y un aura de oscura sensualidad.
Apenas si se apuntan los hechos más ambiguos de su vida: su ascensión social; sus tortuosas relaciones con María Callas y Jacqueline Kennedy; la construcción mediática del personaje, o el enfrentamiento con el príncipe Rainiero por el control de la Société des Bains de Mer. Tampoco se evoca la fascinación de las que fueron sus más preciadas posesiones: la isla de Skorpios y su yate, el Christina; ni la oscuridad desgraciada que parece envolver las vidas de sus hijos, ambos malogrados.
Da una idea general –eso sí- sobre la vida del magnate levantino y de su personalidad: ambicioso, taimado, magnético y seductor. El griego de oro.

Calificación: Superficial.
Tipo de lector: Buscadores de lecturas ligeras.
Tipo de lectura: Ligera.
Argumento: Biográfico.
Personajes: Esbozados.
¿Dónde puede leerse?: En la consulta del dentista.
¿Dónde encontrarlo?: Se puede intentar en www.uniliber.com


jul 17 2012

Cartas de Inglaterra

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Eça de Queiroz envió estas Cartas de Inglaterra a la Gaceta de Noticias, de Río de Janeiro, desde sus consulados en Bristol y Newcastle. Era la época gloriosa de Disraeli y de Gladstone, el zenit del Imperio Británico.
Aportan la visión de un hombre culto, de escritura imaginativa y colorista, portugués de nacimiento, europeo de vocación, crítico con lo británico y que –curiosamente- no conocía Brasil, orientándose mediante la brújula de la literatura por la situación política internacional.
Una situación con muchos parecidos con la actualidad.
¿Acaso han oído hablar de revueltas árabes, de países asfixiados por la deuda, de altos funcionarios inútiles (que eso es lo que son los políticos) mantenidos en sus decorativas funciones por el contribuyente atribulado? ¿Les suena una invasión de Afghanistán, aniquilando tribus seculares, desmantelando ciudades, apoderándose de Kabul?
La crónica del día.
Es especialmente brillante la serie sobre los enfrentamientos que provocaron el protectorado británico sobre Egipto, donde Eça de Queiroz se explaya con todos sus recursos en la evocación dramática y expresiva de los acontecimientos, en la crítica anticolonial, en la fotografía del territorio y de su paisaje urbano y humano.
También interesante, con un trasfondo político, decidido y libertador, critica Queiroz la opresión de los terratenientes sobre la mísera Irlanda, reflejando las duras condiciones de vida de los campesinos y el ambiente moral y político.
Muy bien trazado el perfil del primer ministro Disraeli, Lord Beaconsfield, y de su carrera política y literaria.
En lo demás hay un anecdotario, la semblanza de Una fiesta de niños, de cómo se pasa El invierno en Londres, de la imagen de Brasil en la prensa inglesa, de la utilización de los judíos como chivo expiatorio por parte del gobierno de Bismark que alimentó el inicio del Mal.
El prólogo de Colombine es admirativo y espeso, muy del gusto de la época, del que se escapan sin embargo los artículos soberbios del creador de la novela realista en Portugal.

Calificación: Excelentes.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Brillante.
Argumento: Variado, político en general.
¿Dónde puede leerse?: En Ismaelía o en Suez.
¿Dónde encontrarlo?: Intentarlo en www.uniliber.com


jul 10 2012

La apuesta por el decrecimiento

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Publicado en 2006, ya podemos calificar este ensayo como profético.
El crecimiento económico es una falacia, porque es imposible un crecimiento sin límites en un mundo limitado. ¿Desarrollo –se pregunta Serge Latouche- de qué, para qué, por qué y hasta dónde? El crecimiento constante que exige el sistema capitalista se basa en la colonización del futuro, en la depredación de los recursos naturales de ese futuro, en la carga de hipotecas a las próximas generaciones endosándoles residuos improcesables y destruyendo la naturaleza sin contabilizar los costes, amparados en la idea de que el progreso de la ciencia resolverá todos los problemas.
Soberbia, como ante los cimientos de Babel.
Porque la prosperidad económica proviene en gran parte de la acumulación de déficits ecológicos que alguien tendrá que pagar a fin de cuentas.
Crecimiento basado en el crédito con interés, que obliga a producir más de lo que se ha recibido, y así hasta el infinito.
Así que Serge Latouche recoge todo el pensamiento en relación a este tema para elaborar una seria teoría sobre el decrecimiento, el cambio de paradigma, la necesidad de caminar hacia unas sociedades convivenciales, autónomas y ahorrativas que nos permitan salir de esta trampa suicida.
Como toda teoría económico-social es utópica y algunos de sus puntos conflictivos, como es el caso de todo lo que se refiere a la demografía, pero son las utopías las que han hecho avanzar el mundo.
El primer paso es la descolonización del imaginario al que estamos sometidos- desarrollo, crecimiento, PIB- y el análisis de cómo nos tienen sometidos –publicidad, educación, hábitos de consumo- desarrollando una serie de ideas claras para construir otro modelo social.
La limitación de la dimensión de los bancos y del peso de los intermediarios financieros, el desmantelamiento de las multinacionales, la desglobalización y la relocalización de la producción y del consumo, la restricción de la publicidad, la reducción de la influencia del transporte tarifándolo en su precio real, es decir, añadiendo los gastos que van a pagar los contribuyentes futuros: infraestructuras, contaminación, cambio climático, efecto invernadero, agotamiento de combustibles fósiles; la reducción de la población.
Reevaluar, reconceptualizar, reestructurar, redistribuir, relocalizar, reutilizar, y reciclar para ser más felices, al tiempo que permitimos que las sociedades subdesarrolladas recompongan sus estructuras desde su miseria, que está causada por el mismo desarrollo perverso que se pregona como salvador.
Pagar las deudas: restituir a la naturaleza lo que hemos cogido de ella.
Serge Latouche nos recuerda que la primera democracia, la ateniense, nació de una victoria popular contra la desmesura económica: fue la seisajteia, introducida por Solón en el 594 a.C. con la anulación de las deudas hipotecarias, la prohibición de la esclavitud para los ciudadanos endeudados y la limitación del tamaño de la propiedad para evitar la acumulación por parte de las familias poderosas.
Cinco años después de la publicación del libro, la certidumbre de esta teoría ha caído sobre nosotros por su propio peso, el sistema capitalista está colapsando y solo podrán mantenerlo en pie durante unas decenas de años la red de intereses creados, la insensatez de los poderes político-financieros, y el crecimiento insostenible de los gigantescos países emergentes.
Y ya empezamos a ver las consecuencias que tiene decrecer de golpe y sin pretenderlo, en vez de haber preparado astutamente a las sociedades para un futuro mejor.
Utilizando el sentido común.
Y por una vez en la Historia, parece que los españoles vamos a ser los primeros.

Calificación: Imprescindible.
Tipo de lector: Todos deberían leerlo. Los políticos sobre todos.
Tipo de lectura: Como ensayo que es, puede ser arduo en algún momento pero presenta pensamientos e ideas notables.
¿Dónde puede leerse?: Delante de Bankia, en la plaza del Celenque, rodeados por los mendigos, El Corte Inglés, unas monjas Descalzas pero muy bien instaladas, los captadores de oro, un hotel de lujo con terraza y las exposiciones de Tita Thyssen, todo ello sobre un aparcamiento subterráneo.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


jul 9 2012

Paul va de pesca

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Entrañable. Creo que es lo mejor que se puede decir de este cómic. Y no es poco. Porque despierta una gran afecto y porque la propuesta de Michel Rabagliati tiene una profundidad que va mucho más allá de lo que pudiera parecer.
Paul va de pesca es un cómic que encuentra una excusa cotidiana y casi normalucha en un viaje con la familia para pescar. Pero, poco a poco, cada personaje crece a través de las rupturas espacio temporales que van apareciendo con astucia y sin grandes sobresaltos para el lector. De este modo, los personajes que desfilan por las viñetas se convierten en cualquiera de nosotros, viviendo los problemas que podríamos tener a diario, sufriendo con los disgustos habituales y disfrutando de las pequeñas alegrías. Sería raro no verse reflejado en alguno de esos personajes o, lo que es mejor, en todos ellos.
Los diálogos están construidos con acierto. Apenas hay nada que pudiéramos eliminar por ser inservible. Y es el lugar del que parten los personajes para construirse. Como debe ser en cualquier texto sea del tipo que sea.
El trazo es cuidadoso y tiende, muchas veces, a la caricatura. Aunque se queda a las puertas cuando un paso más sería un destrozo narrativo. Los detalles abundan y el cómic sirve para describir un paisaje exacto.
Rabagliati deja mucho de sí en cada viñeta sin sentir el más mínimo pudor. Se explica el mundo desde su obra y lo hace más que bien.
Un cómic magnífico para cualquier tipo de lector aunque los jóvenes que se asomen a él quedarán encantados.
La editorial Astiberri vuelve a demostrar que sabe elegir lo que publica y sabe editar más que bien.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lectura: Divertida y emotiva.
Tipo de lector: Adultos y jóvenes.
Argumento: El día a día es lo que vivimos, a lo que nos tenemos que agarrar.
Personajes: Muy bien construidos y mejor rematados.
¿Dónde puede leerse?: A orillas de un estanque lleno de truchas.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual. Ya sabes que las bibliotecas públicas están llenas de novelas gráficas. Aprovecha esa oportunidad.


jul 7 2012

Cuatro Ojos

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Demasiado poco es lo que ofrece Sascha Hommer en su cómic Cuatro ojos.
Un grupo de adolescentes se drogan buscando nuevas experiencias, las chicas sufren de anorexia, la pobreza es algo estupendo que te permite vivir fuera de los circuitos convencionales. Es decir, lo que viene llamándose juventud. Y, es decir, algo que ya sabemos.
Uno busca la aportación, la novedad narrativa en cada página. Más que nada porque la editorial Sins entido suele publicar trabajos de calidad. Pero nada. En este trabajo no se encuentra nada de nada.
Un trazo correcto y poco más. Un diseño de página muy normalito en el que las elipsis funcionan porque no tienen más remedio y el ritmo narrativo no se altera porque tampoco hace falta al ser mediocre. Unos diálogos muy superficiales que no llevan a ninguna parte y unos personajes estereotipados. Eso es Cuatro ojos. Hommer intenta la originalidad al introducir un personaje en forma de perro que comienza hablando (el lector piensa al comenzar en el Milú del Tintín más primitivo) y termina siendo otra cosa (no desvelaré la trama). Pero el intento se queda en una salida poco airosa y en una especie de disfraz para un relato vacío y contado un millón de veces.
Se agradece que la carga moral no aparezca por ninguna parte. Tal vez sea el único acierto de la obra porque no sé qué hubiera sido esto si, además, nos hubieran intentado educar lo más mínimo.
Es posible que Cuatro ojos pueda gustar a algún adolescente. No estoy seguro. Porque se puede ser joven, pero no es obligatorio ser simple a causa de la edad.

Calificación: Muy normalito.
Tipo de lectura: Vacía de toda emoción.
Tipo de lector: No logro pensar en alguien en concreto que pueda leer esto y quede satisfecho.
Argumento: Entro en un mundo y salgo de él.
Personajes: Todo estereotipo está representado.
¿Dónde puede leerse?: En la puerta del instituto si no hay nada mejor que hacer.
¿Dónde puede comprarse?: Ahorren esfuerzos.


jul 5 2012

No te olvides de recordar

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Querer entender el mundo desde lo enorme es una opción. Querer entenderlo desde lo particular, desde la miniatura, es otra. ¿Qué es mejor? La respuesta tiene que ver con el talento del que muestra. Y en el caso de Peter Kuper esta se acerca a la alternativa de lo personal, de lo íntimo, de lo bueno convertido en grandioso.
Kuper es un dibujante magnífico y un narrador con oficio y duende. Desde sus propias experiencias nos cuenta una época de la historia norteamericana y fija las bases de lo que puede llegar a ser, del camino que seguimos transitando muchos.
El dibujo es la palanca que mueve el mundo de Kuper en No te olvides de recordar (título que nos hace pensar en una famosísima frase del guión de la película Memento). Aunque es la trama de esta novela gráfica lo que aporta el combustible suficiente para que la maquinaria funcione al 100 %.
Se mezclan recuerdos, ideas abandonadas, el mundo editorial, la relación de pareja, la paternidad, desafecciones ideológicas, obsesiones y amistad. Se mezclan para que el resultado sea atractivo, divertido y, ciertamente, profundo.
Peter Kuper es un autor de novela gráfica de primera categoría y cualquier aficionado al cómic debe asomarse a sus viñetas para saber cómo está la cosa en EEUU y su posible evolución.
Utiliza el blanco y negro para representar el tiempo actual y un tono rojizo cuando quiere recordar o imaginar (en esta obra);  lo que ayuda al lector a seguir  un ritmo narrativo  que impone el autor, no difícil, aunque sí exigente. El trazo, aunque lo modifica en ocasiones dependiendo de lo que cuenta, es cuidado y detallista. Todo se encuadra en un diseño de página que recuerda al resto de su obra.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lector: Adultos.
Tipo de lectura: Muy divertida.
Argumento: Se llega a un lugar porque el camino lleva hasta allí.
Personajes: Muy bien perfilados.
¿Dónde puede leerse?: En Central Park.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual. No olvides que en las bibliotecas públicas se puede encontrar.