may 31 2012

Un momento de descanso

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Cuarta novela del autor madrileño Antonio Orejudo afincado en Almería. En ella y a través de dos narradores que corresponden al Orejudo escritor y a su compañero de fatigas filológicas Cifuentes, se construye y deconstruye un universo de conspiraciones y pequeñas traiciones sin importancia; aprovechándose de la experiencia que se cuenta mintiendo o por necesidad de ser franco, el escenario son los estúpidos pruritos y corruptelas dentro de la institución universitaria, por los que pasar de
simple profesor invitado o emérito a catedrático, no sólo supone la obtención de unos privilegios, sino que es caldo de cultivo para escribir más de una historia que deja ver bilis y venganza a raudales en un tono detectivesco. Uno siente encontrar pocas certezas en este tipo de novelas que son más un juego que para nada huye del realismo y que se hace en ocasiones deudor de lo que nombra; por ejemplo, esa astracanada que uno de los que escribieron sobre el tema, arguye se convertiría en toda historia de la Universidad española, está presente pero contenida por malabarismos, que dan un juego por el que los primeros golpes de efecto se anulan y se tiene en cuenta en sucesivos periplos dentro de la peripecia.
Un fantasma que es amigo, una feminista estadounidense que fotografía glandes de escritores, supuestos prohombres del academicismo. O los mismos tratando de colgar un cuadro cuando sólo saben sobre José María Pemán en una era donde por fin los científicos tienen algo que contar. Son algunos de los personajes que se utilizan y que dan un aire fresco a la novela, que por otro lado, tampoco es tan sorpresiva como parece en un principio.

Calificación: De cierta elegancia.
Tipo de lector: Aficionado a las estructuras en cajas chinas.
Tipo de lectura: Sencilla.
Argumento: La vida universitaria desde el punto de vista del profesor en España y Estados Unidos.
Personajes: Extremos y novedosos.
¿Dónde leerla?: En la conocida Residencia de Estudiantes.


may 30 2012

Persépolis

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

El cómic es una fuente inagotable de la que pueden beber lectores potenciales de novela, poesía o ensayo. Un buen tebeo, si prefieren una buena novela gráfica, exige un esfuerzo menor por parte de los muchachos que se acercan a los libros y, lamentablemente, ese es un aspecto muy importante entre los jóvenes. Aunque, a decir verdad, esa exigencia menor no es tal puesto que muchos cómics encierran grandes mensajes, grandes ideas y capacidades expresivas de primer nivel.
Uno de eso tebeos, de los que pueden servir para abrir la puerta de la literatura a más de uno, de los que se leen con facilidad, de los que encierran mensajes certeros y profundos y de los que pueden enganchar al mundo del libro a los jóvenes, es Persépolis. Lo firma Marjane Satrapi, iraní de nacimiento, progresista y excelente artista.
La protagonista de la narración es ella misma. Desde que siendo niña asiste a la llamada Revolución Islámica hasta que viaja a Francia para instalarse allí definitivamente. Irán, Austria, Irán y Francia. Niñez, juventud, un primer matrimonio, el fracaso. Padre, madre, abuela, amigos, novios. Todo aparece y desaparece dejando una huella inmensa, tanto en la protagonista como en el lector. La igualdad de la mujer, el problema racista, el fanatismo ideológico y religioso, la guerra, la política internacional. Todo visto desde un punto de vista irónico y coherente. Sobre todo, visto desde la esperanza y envuelto en un mensaje consolador.
El trazo de Satrapi es sencillo, casi descuidado. Aunque efectivo y demoledor cuando toca. En un blanco y negro que artísticamente cumple con el objetivo y define claramente un mundo que nos presenta la autora de forma descarnada, trágica y honesta. Hace, además, un uso del papel muy inteligente cuando aumenta las imágenes que marcan la narración de forma definitiva.
Se divide en cuatro libros que fueron publicándose de forma individual. Ya existen tomos integrales que, el que escribe, recomienda puesto que es una obra muy valiosa. Incluso, acaba de aparecer una edición de bolsillo muy asequible y bien presentada.
Por supuesto, es un libro muy recomendable para jóvenes. No puede fallar. La historia, casi en su totalidad, les parecerá cercana y no perderán interés en ella.
Satrapi es autora de otras obras como, por ejemplo, Pollo con Ciruelas. Todo lo que hace esta mujer merece la pena.

Calificación: Estupendo.
Tipo de lectura: Muy agradable; muy atractica; emotiva e irónica al mismo tiempo.
Tipo de lector: Jóvenes y adultos. Interesados en entender que los valores son los mismos en cualquier lugar del mundo.
Argumento: La esperanza.
Personajes: Muy bien perfilados. La autora es astuta y los hace crecer utilizando uno o dos rasgos fundamentales para que funcionen dentro de la narración sin interferir en lo fundamental.
¿Dónde puede leerse?: Mirando la nieve en Irán.
¿Dónde puede comprarse?: En la Feria del Libro de Madrid.


may 29 2012

La montaña mágica

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La montaña mágica es el relato de una convalecencia, y para ser fiel con el asunto el escritor alemán Thomas Mann utilizó todos los recursos que una mente poderosa puede manejar, destacadamente la persistencia necesaria para haber desarrollado y concluido con éxito una narración de una extensión enorme, que unida al tono moroso y a la ausencia verdadera de un argumento -en el sentido convencional de la palabra- convierten la obra para el lector en algo que parece, como la misma convalecencia del protagonista Hans Castorp, que no se va a terminar nunca. No es extraño que su autor la considerara una novela del tiempo, porque el tiempo, como vemos, es una de las claves del libro, sobre la que reflexiona y con la que trabaja, un tiempo que se dilata para los enfermos, para el narrador, para los lectores.
Por supuesto en una obra tan larga y tan densa cabe todo, hay largas páginas de solemnidad plúmbea entreveradas con descripciones y pensamientos sublimes.
Hubiera sido imposible recrear de otra manera la atmósfera literaria de ese gran sanatorio en Suiza, clausurado por las montañas, cercado por la nieve y los meteoros, en donde una sociedad variada y cosmopolita pretende la curación de sus cuerpos -e intuimos que de sus almas también- en una civilizada reclusión.
En el todo, y en cada uno de los capítulos, el lector podrá encontrar los símbolos y las metáforas que prefiera, especialmente de la sociedad y la situación política en Europa en los momentos previos a la Gran Guerra.
Sabemos que Thomas Mann acudió a visitar a su esposa, ingresada en un sanatorio en Davos, en donde gestó ésta obra que tardó catorce años en concluir, se publicó en 1924.
La montaña mágica es la gran novela de la morbosidad y de lo patológico, en ella Mann nos habla sobre la enfermedad, la monotonía relativa de una vida estrictamente reglada y ordenada, aislada del mundo exterior, donde los pensionistas intentan una seguridad imposible frente a las incertidumbres de la existencia humana y cuyo epítome es su tema más evidente: la enfermedad como antesala de la muerte. Una novela densa de reflexiones sobre el comportamiento humano y la sociología del sufrimiento.
Para comprender Der Zauberberg en su complejidad, el lector debería investigar sobre la evolución del pensamiento germánico en la época del escritor, el planteamiento de sus sistemas filosóficos y morales, los mecanismos de su idioma, porque más que novela es un compendio, en el que se mezcla lo político en su sentido más positivo y más profundo. Es imposible leerla sin pensar en esa montaña mágica como en un Venusberg, y en su protagonista como un buscador del conocimiento y la verdad, un caballero Parsifal en busca del Grial que tropieza con una pasión amorosa enfermiza y extraña que atraviesa los géneros, crece y se apodera de él encarnada en una exótica mujer del Daguestán.
En ese Sanatorio Internacional Berghorf en donde se filosofa, se experimenta con el espiritismo, se estudian la botánica y la astronomía, se reclaman duelos de honor y se asiste a los últimos y asombrosos adelantos de la ciencia y la técnica, mientras los internos comen sibaríticamente, toman vinos y licores sin medida y fuman excelentes cigarros.
Thomas Mann nació en Lubeca, en 1875 y murió en 1955 cerca de Zúrich, su legado es polémico.

Calificación: Muy intensa.
Tipo de lector: Paciente e intenso.
Tipo de lectura: Lenta y extenuante.
Argumento: Escaso.
Personajes: Excepcionales.
¿Dónde puede leerse?: Ingresado en un sanatorio.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.libreriamendez.net


may 27 2012

Dietario voluble

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Próximo a Bartleby y compañía, pero quizás más intertextual, el escritor barcelonés Enrique Vila-Matas encuentra en su peculiar forma de hacer literatura, un camino atractivo y lúcido. Dejando ver los resquicios del vanitas vanitatum, reseña con acierto a Kafka en una lectura más que contemporánea, así como a algunos de sus malditos (otros no tanto) favoritos. Emplea gran cantidad de energía y sabiduría en las citas, haciendo ver que la metaliteratura es un arte que no sólo requiere de reflexión, sino de imaginación.
Temas como la locura y su atractivo o la necesidad de citarse a sí mismo, le han hecho valedor de un prestigio que no es baldío. Escrito o más bien pergeñado a rachas desde 2005 a 2008, existe cierta voluntad de enraizarse y recordar; rememora en forma de diario y a través de bloggers y periodistas a Bolaño y Walser y hasta reproduce un poema de Bukowski que le sirve para disertar sobre la vida en la literatura, necesaria, enérgica, pero que no galope en aguas trasnochadas.
Habla también de la amenaza que supone la intelectualidad como arma que no muestra nada detrás; los capítulos o entradas en que diserta con locuacidad sobre la actualidad son irónicos y coherentes con su visión, que esta vez no obvia ni el cine (acertada semblanza de La vida de los otros o los filmes de Kaurismaki) ni la música u otras artes más disipativas. Entrega quizás este ejemplar para que le conozcamos mejor, en su vertiente más lúdica y con menor rigidez que en otros libros más premiados, pero que parecen más difíciles en sus planteamientos.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Aficionado a los diarios.
Tipo de lectura: Densa y lúdica a partes iguales.
Argumento: Visiones personales sobre la literatura y la vida.
Personajes: Escritores y artistas retratados con inteligencia y frivolidad a partes iguales.
¿Dónde leerlo?: En un entorno aristocrático.
¿Dónde comprarlo?: Por ejemplo, en la Feria del Libro del Madrid.


may 26 2012

Nadie es más que nadie

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Miguel Ángel Revilla es político. Ha sido durante algunos años presidente de la comunidad cántabra. Y, sobre todo, es un tipo divertido, campechano y buena gente.
No suelo leer este tipo de libros en los que los políticos cuentan sus batallitas y sus grandes logros. Me aburren mucho y no recibo a cambio de mi atención nada que merezca la pena. No los leo porque, además, suelen estar muy mal escritos.
Sin embargo, en este caso, cuando abrí el libro y comencé a leer no pude dejar de hacerlo hasta el final. Entre otras cosas porque me pareció ver mucha verdad desde las primeras páginas. El libro no está mal escrito aunque no es ninguna demostración de gran calidad literaria. Lo que aporta desde un punto de vista artístico es cero (tampoco creo que hubiera esa intención por parte del autor). Pero es tremendamente divertido. Revilla lo salpica de anécdotas entrañables; de recuerdos que van de la niñez a su madurez como persona y político; de retratos accesibles de personajes de suma importancia (el rey de España, presidentes de la nación o políticos de diverso pelaje). Hasta aquí un libro más. Pero lo que diferencia este libro de todos los demás es la honestidad y la cercanía con la que nos llega una información que no nos cambiará la vida, pero que, sin embargo, nos recuerda que detrás de un cargo político (a veces y sólo a veces) encontramos a una persona normal y corriente. La solemnidad queda al margen, afortunadamente.
Como todos estos libros, incluye algunas fotografías del autor. Siendo niño, joven, político, padre y esposo. No aportan nada de nada como suele pasar.
Me quedo con un aspecto que me ha parecido especialmente sugerente. La relación de Revilla con el fundador de ETA cuando la banda armada no existía. Y, por otro lado, ese mensaje que envía Revilla que viene a decir que sin esfuerzo nada es posible. Un esfuerzo que se convierte en conflictos con los más poderosos y, sobre todo, con uno mismo.
Que nadie espere una sola frase para anotar. Que nadie espere confesiones incendiarias. Que nadie espere algo que no sea un rato de entretenimiento. Que nadie lo espere, pero si tienen un rato, no dejen de leer un más que agradable volumen lleno de honestidad.

Calificación: Interesante y divertido.
Tipo de lectura: Muy sencilla.
Tipo de lector: Cualquiera que este intersado en echar un vistazo a la España de hoy.
Argumento: Revilla y sus anchoas.
¿Dónde puede leerse?: De camino a Santander. No en AVE porque les dejaron colgados.
¿Dónde puede comprarse?: Dadas las fechas, en la Feria del Libro de Madrid. Hay que visitarla y dejarse unos euros.


may 22 2012

Vida de Merlín

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Geoffrey de Monmouth compuso el personaje de Merlín para las Prophetiae Merlini, incluidas en su obra Historia Regum Britanniae, y añadió nueva información sobre él catorce años más tarde en esta Vita Merlini. La figura viene de remotas leyendas celtas que habían precipitado en un personaje reconocible por primera vez en el siglo IX en la Historia Britonnum, de Nennius.
Vida de Merlín es un poema de mil quinientos versos, traducido en prosa al español por Lois C. Pérez Castro para Siruela; su lectura abre un cajón de sastre donde hay de todo: una lección de ciencias naturales, un compendio de geografía, una serie de vaticinios, mitos y leyendas. Cumple un relato breve, condensado y algo confuso en su intención.
Éste segundo Merlín de Monmouth es un hombre del bosque, una especie de eremita ingenuo que nos recuerda a los cínicos y a los filósofos orientales, y da la sensación de que los escritores que comenzaron a elaborar la literatura artúrica, recogieron retazos de pensamientos antiguos que flotaban en el aire, inconexos, y los pusieron por escrito para que no se perdieran.
Los rasgos de este Merlín son los que menos repercusión han tenido en el posterior ciclo arturiano, aunque algunos reaparecerán más tarde en el de Walt Disney, inspirado en la obra de T. H. White. El marco adecuado para este mago profético y socarrón es un espacio con una presencia ominosa y real en la Edad Media, sobre todo en la Europa septentrional, un espacio que ha desaparecido con la colonización humana y que vive todavía en la literatura: el bosque, extenso, oscuro, impenetrable y misterioso.
Carlos García Gual prologa la Vida de Merlín con unas notas iniciales que ponen la obra en contexto, comienzan conectándolo con el Quijote y terminan reconociéndolo en el Gandalf de Tolkien.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Interesados en la Materia de Bretaña y la novela de caballería.
Tipo de lectura: Miscelánea.
Argumento: Confuso.
Personajes: Caricaturescos.
¿Dónde puede leerse?: En un bosque profundo.
¿Dónde encontrarlo?: Inténtalo en tu librero de lance o en www.unilber.com


may 20 2012

Te vas a reír cuando te lo cuente

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

De una localidad de Albacete es el autor, Félix J. Velando, de este descacharrante libro. Publicista de estudios y guionista de profesión. Estos nueve relatos editados por La Página van de la sátira blanca a lo coral; de esta primera tendencia vemos ramalazos del mejor humor de Joaquín Reyes y su famoso grupo Muchachada Nui, mientras que la coralidad recuerda al mejor José Luis Cuerda; son cuentos éstos irreverentes y hasta cierto punto marcianos por lo explosivo de su propuesta sobre el cotidiano delirante; cuentos fraguados en una espontaneidad trabajada y que da mucho de sí, tiernos y crueles como el de la novia de Elvis, brillantes como el increíble y sugerente Pezones, que en realidad podría ser segunda parte (y no última) de Una noche en la tele, en tanto en cuanto ambos comparten a un tal Peralada, un contra alter ego nada ocasional.
Es difícil encontrar verdadero sentido del humor en la literatura en España, y este libro la tiene. En sus páginas hay algo más que un buen chiste, una voluntad, si acaso algo reiterativa, por contar las cosas con gracia; tiene en su ligereza y aparente falta de pretensiones a su mejor aliado y maneja el tiempo con gran solvencia, arrancándonos la carcajada tras varias sonrisas solapadas, por acumulación, sabe reírse de y con lo excesivo y sesudo en literatura, aportando una visión que desacraliza tantos altares encumbrados por un afán supuesto de trascendencia. Además sabe jugar bien con las palabras sin caer en el galimatías.
Relatos muchos rurales con personajes de la capital que tiran para el terruño, coralidades que no se entienden más que desde una firme actitud de crear y crear personajes que definen un mundo cercano y lejano a la vez, borroso y nítido, como la vida misma.

Calificación: Muy divertido.
Tipo de lector: Dispuesto a no dejar títere con cabeza.
Tipo de lectura: Agradecida.
Argumento: Nueve historias más sobre lo humano que sobre lo divino.
Personajes: Risibles.
¿Dónde leerlo?: En la Roda, mientras compramos Miguelitos.


may 19 2012

Café Society. Socialites, Patrons, and Artist. 1920 to 1960

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Ese mundo de lánguida despreocupación, provocación caprichosa, y lujo sin sentido: así define Thierry Coudert a la élite a la que retrata en las páginas de éste libro que tiene algo de scrapbook, de cuaderno de recortes como el que compuso el barón de Cabrol con las imágenes de su vida social y que ilustra muchas de éstas páginas.
La cronista de sociedad Elsa Maxwell popularizó la expresión Café Society y el escritor Phillippe Jullian la utilizó como título para uno de sus libros, Coudert le pone paréntesis: 1920 y 1960, el tiempo que transcurre entre las Soirées de París del conde de Beaumont y el Bal des Têtes de Alexis de Redé. Ni siquiera una guerra mundial pudo interrumpir un sueño que terminó ante el ascenso de la clase media y la sociedad de consumo.
No están todos los que fueron, pero los protagonistas de ésta Café Society, hicieron de sus vidas una obra de arte, en París con preferencia, pero también en Nueva York, Venecia, Saint Moritz y la Riviera; se articularon en torno al círculo de los duques de Windsor, al de Marie-Laure de Noailles, al de las Polignac: Winnaretta o Marie-Blanche.
El paradigma nos desafía desde la guarda de portada, es Barbara Hutton durante un partido de tenis en Palm Beach, y a lo largo de las páginas nos encontramos las sucintas –pero sabrosas- biografías de los principales miembros de esta Café Society: Natalie Paley, Daisy Fellowes, Mona Bismark, Charles de Beistegui, Porfirio Rubirosa, Nicky de Gunzburg… millonarios, aristócratas, gigolós, parásitos, socialites, arribistas de todo tipo en torno de los que giró vertiginosa una noria de artistas encabezada por los Dalí y las grandes estrellas de los ballets rusos: Lifar, Diaghilev, Nijinsky, Karsavina y Pavlova; literatos como Noel Coward y Violet Trefusis. Todos congelados para la posteridad por una serie de fotógrafos que fueron parte de ese carnaval inigualable, y sin los cuales no hubiera podido existir: Adolf de Meyer, Horst P. Horts, Hoyningen-Huene, André Ostier, Robert Doisneau, y -por supuesto- Cecil Beaton.
El libro presenta fotografías fabulosas, repasa las figuras que contribuyeron a ese mundo dorado -decoradores, interioristas, modistos, músicos y editores de moda- cuyo afán, escribió Jullian, fue combinar la libertad de un burdel con la apariencia externa de una embajada.
Faltan personajes muy destacados –es cierto-, no es suficiente con la información de alguno de los que sí están y –a cambio- rescata figuras memorables como la de Lilia Ralli. Una obra imprescindible para los adoradores de la frivolidad, que ayuda a entender las vanguardias y a olvidar la sordidez de un presente sin fantasía.
Un volumen para la mesa de los iniciados.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Exquisito.
Tipo de lectura: Interesante.
Personajes: Fastuosos.
¿Dónde puede leerse?: En el hall de uno de los grandes hoteles evocadores, Waldorf=Astoria, Gritti o Martínez.
¿Dónde encontrarlo?: intentarlo en librerías especializadas como www.pantha-rhei.es