nov 29 2011

Cora

Artículo escrito por: admin

Texto cortesía de Paula Pinilla (graduada en la Escuela de Letras de Madrid, magnífica traductora e incipiente escritora)

Una mañana en la que pensaba qué lectura iba a comenzar esa semana cayó en mis manos un librito como parte de la colección Literatura prohibida que el diario Público regala los sábados. Ahí estaba la respuesta: Cora, de Georges Sand o Amandine Aurora Lucile Dupin, un breve cuento que, como el resto de la obra de esta autora escondida tras un pseudónimo masculino, fue incluida en el Índice de libros prohibidos por la Iglesia Católica.
¿La razón? Como dice la contraportada, cuesta encontrarla, pues no es más que un divertido cuento que nos traslada a la literatura romántica del siglo XIX, en el que Georges, el protagonista, llega a un pequeño pueblo de provincia, enamorándose perdidamente de la joven Cora, de rasgos exóticos (propios del Romanticismo francés), a quien describe de una belleza sutil y delicada (propia del Romanticismo alemán). Colmado de pasión y con un discurso pretenciosamente intelectual, Georges irá manifestando gradualmente sus sentimientos hasta llegar a una situación insostenible.
Este ansia de amor, propio de la exaltación de la época contagiada por las novelas románticas y fantásticas, en concreto los cuentos de E.T.A. Hoffman – por quien Sand sentía gran admiración -, es caricaturizada por la autora durante todo el cuento. La ironía, simplicidad y flechas de humor que lanza Sand ofrecen un rato breve de lectura despreocupada y del tirón.
Para muchos las lecturas antiguas cansan, con su lenguaje redundante que chirría en contraposición con el del siglo XXI, y están pasadas de moda; pero las modas son cíclicas y, en cualquier caso, el amor atemporal. Siempre es interesante trasladarnos doscientos años atrás y comprobar cómo éste trata a todos por igual. Indiscriminadamente atrapa provocando obsesiones, cegueras y una realidad distorsionada al antojo de la pasión. Existe ahora y existía antes, aunque entonces hubiera ciertos límites oficiales e intraspasables sin que hubiera consecuencias. Si embargo el único atrevimiento de este cuentecito era, sin más, que detrás de Georges Sand estuviera la soñadora e idealista baronesa Amandine Aurora Lucile Dupin, ataviada con unos pantalones de hombre.

Calificación: Romántica
Tipo de lector: Mujeres y o hombres. O viceversa.
Tipo de lectura: Para una noche en blanco
¿Dónde puede leerse?: En la terraza de casa mientras te ovidas de los amores presentes, pasados y…, no, de los futuros no.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


nov 27 2011

La Tierra explicada a los niños

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La Tierra explicada a los niños es un libro de gran formato. Contiene fotografías aéreas realizadas por Yann Arthus-Bertrand que retratan nuestro planeta e intentan aportar información sobre cómo es la realidad de nuestro entorno. Los textos de Isabelle Delannoy y las ilustraciones de David Giraudon completan esa mirada que el artista fundador de Good Planet ejerce sobre un mundo que debemos cuidar y comprender.
La información es tremenda, pero el tono de la obra tiende hacia un claro optimismo y rebaja la carga dramática de una situación que empeora día a día. Los niños conocerán el planeta en todas sus facetas. La explotación de los recursos, la biodiversidad, la organización social, la manipulación de residuos, la industria o el agua. Se aportan cifras y datos importantes para que la explicación de los problemas sea clara y cercana a los lectores.
La riqueza visual de la obra es inmensa. Y la riqueza de su mensaje también lo es. En definitiva, el autor trata de arrancar un compromiso tan sencillo como vital a los muchachos que crecen siendo cada día, menos ajenos a los problemas de un planeta y a los problemas de desigualdad de una población que crece sin descanso.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Niños de 9 años en adelante.
Tipo de lectura: Amena.
¿Dónde puede leerse?: Volando en globo, avioneta o con la imaginación.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


nov 24 2011

Yoga para gatos

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Pues sí. Hay libros para todo y para todos.
Yoga para gatos es una pequeña obra que firma Christiénne Wadsworth e ilustra Lynn Chang-Franklin. Tras una breve introducción y un test para valorar si el yoga esté pensado para el lector y su gato, el libro repasa posturas, vocalizaciones y todo tipo de series que harán de su gato un experto en yoga. Dibujos muy divertidos y fotografías de mininos estirándose acompañan el texto de principio a fin.
No sé si el libro es útil o si es un chiste enorme. Desconozco si se trata de un buen regalo para gatos o dueños de estos. No sé si merece la pena comprarlo porque yo no tengo gato ni soy yogui. Pero, desde luego no deja de ser una curiosidad ver a los gatos retratados mientras hacen cosas extrañas. Las fotos de siempre mostrando señores o señoras con una pierna sobre el cuello y un brazo señalando al planeta Marte ya empiezan a ser aburridas.
Lo edita Océano y lo hace con cuidado.

Calificación: Supongo que está bien.
Tipo de lector: Ni idea.
Tipo de lectura: Ya he dicho que no tengo gato. A mí me ha parecido inútil.
¿Dónde puede leerse?: En la perrera municipal.
¿Dónde puede comprarse?: En la librería habitual.


nov 22 2011

La vejez de Heliogábalo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Esta es una novela decadente como lo es la vejez, como lo fue la vida de su autor, aristócrata y esteta.
Participa –al menos- de todos los recursos del género: el exceso, las resonancias paganas, la exageración en la descripción de las atmósferas y los sentimientos; pero hay algo que hace ir más allá ese relato descarnado que oscila entre la frivolidad y la reflexión profunda –que pugna entre la forma y el fondo- sobre asuntos definitivos como son el placer y la muerte.
Y en ese sentido nos atrevemos a decir que Antonio de Hoyos y Vinent, sobre la imitación de otros decadentes, a los que sin duda admira, y que cita al inicio de cada capítulo como balizando el sendero –Baudelaire, Mallarmé, Verlaine, Gourmont, etcétera-, sobre todas estas influencias, decimos, se reconoce algo muy español que viene de la picaresca y del esperpento, que coquetea incluso con la mística en el tratamiento de la lujuria y el desenfreno, con ese afán de redención que suena falso pero que está colocado a propósito, y que convierte a Hoyos en lo que es: un escritor olvidado y nuestro, un maldito.
La vejez de Heliogábalo, que no es aquí el emperador romano sino Claudio Hernández de las Torres, conde de Medina la Vieja (conocido como Claudio Medina la Vieja), se mueve entre lo sublime y lo grotesco. La narración arranca sorprendentemente en San Sebastián -muy Belle Époque- y se prolonga en la Corte, entre las tabernas del Avapies y el palacio gatopardesco de las Pastor-Cordero.
Encontramos en la escritura mucha pose y refinados extranjerismos, drogas y excesos, joyas y antigüedades, un humor negro, desengañado… y mucho chic. La vejez de Heliogábalo es una novela quizás pasada de moda (¿Qué es la moda?), pero también injustamente olvidada.
Antonio de Hoyos y Vinent nació en Madrid en 1885 y murió en la cárcel en 1940, -abandonado de cuantos pudieron ayudarle, escribe Luis Antonio de Villena- dedicó este libro a las adúlteras, a los descalificados, a los cobardes, a los desertores, a los vencidos, a los fracasados, a todos los que vieron hundirse para siempre sus sueños de gloria en el abismo de las pasiones.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Decadentes y curiosos.
Tipo de lectura: Inquietante.
Argumento: Extravagante.
Personajes: Demenciales.
¿Dónde puede leerse?: En el hall –o en la terraza- del Maria Cristina, en San Sebastián.
¿Dónde encontrarlo?: No existen ediciones recientes, las antiguas se pueden intentar en librerías de lance o en www.uniliber.com


nov 21 2011

Cuentos argentinos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Entonces (…) ocurrió el hecho que motivó mi asombro y luego mi inquietud y luego el deseo irrefrenable de averiguar la verdad
Manuel Peyrou. Pudo haberme ocurrido.

Los argentinos son unos grandes cuentistas, todo el mundo lo sabe, y una selección de cuentos pertenecientes a escritores de aquellas latitudes es una idea extraordinaria, más si cabe cuando el seleccionador es también argentino. Cuando es Borges.
Cuando los cuentos son fantásticos.
Y es que en la lectura se produce una serie de resonancias interesantes.
En la ironía refinada de Adolfo Bioy Casares, por ejemplo, en las construcciones paradójicas de El calamar opta por su tinta, hay algo del Borges con el que colaboró en toda una serie de novelas durante los años cuarenta. Las composiciones del personaje protagonista y el narrador, el tempo, la utilización de los diálogos y del lenguaje lo convierten en una maravilla, la estrella de esta colección. Inusual.
También hay algo del seleccionador que se quedó ciego en El destino es chambón, ese gusto en mezclar lo real y lo supuesto, en trabajar con el tiempo, que Arturo Cancela y Pilar de Lusarreta bordan a cuatro manos acertando con el ritmo. Es un cuento subversivo, en el que hay nostalgia por la ciudad perdida, Buenos Aires.
Julio Cortazar nos expulsa de una Casa tomada, inquietante y claustrofóbica en la que hay ecos de otras casas de Manuel Mujica Lainez; como los hay en Los objetos, de Silvina Ocampo, un cuento metafórico y preciosista.
En La galera, sin embargo, Mujica Lainez nos recuerda a sí mismo con un estallido de adjetivos brillantes, una perfecta ambientación histórica y una atmósfera sólida y perturbadora en la que –excepcionalmente- no hay casa ni objetos pero está Leopoldo Lugones -el gran precursor- por lo simbólico.
Y un símbolo es lo que aparece también en El profesor de ajedrez, de Federico Peltzer, y recordamos que el ajedrez es uno de los emblemas borgeanos.
María Esther Vázquez, nos remite, en El elegido a otros cuentos del maestro con quien también colaboró, y al autor de Bomarzo en la voz narrativa.
Y Lugones, que influiría en todos, encabeza la selección con Yzur, una historia de terror científico.
Como ven, en esta Biblioteca de Babel encontrarán cuentos que han pasado desapercibidos, escritos por los grandes autores consagrados, conocidos en Europa, pero así mismo piezas elegidas de otros literatos excepcionales de los que apenas hemos oído hablar, y que nos pueden abrir rumbos a lo desconocido, como se le abren al protagonista de Manuel Peyrou, como un vértigo, en Pudo haberme ocurrido.
Cada lector elaborará después sus particulares conexiones entre los relatos.
Entre los relatos y el mundo.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera, indispensable para los aficionados a la literatura fantástica.
Tipo de lectura: En todos asombrosa, inquietante.
Argumentos: Acertadamente disparatados.
Personajes: Excéntricos.
¿Dónde puede leerse?: En uno de los cafés de Buenos Aires.
¿Dónde encontrarlo?: La edición es de Siruela y está agotada, terriblemente buscada por los coleccionistas, puede intentarse en www.uniliber.es o –sueltos- en otras selecciones.


nov 20 2011

La lección del maestro

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La selección es parte decisiva de la actividad editora, la reunión en un mismo libro de relatos, pequeñas piezas teatrales o ensayos que guardan relaciones indirectas entre sí son afortunadas porque potencian el valor de lo impreso.
Los libros del mirasol editó en argentina tres relatos cortos de Henry James: La lección del maestro, La muerte del león y La próxima vez, la conjunción es extraordinaria porque son, las tres, historias que reflexionan sobre la labor del novelista y la naturaleza de su obra, muy cercanas –lo sabemos por sus diarios- a la manera de elaboración minuciosa del escritor americano. Todas profundizan en la soledad del escritor.
Son tres acercamientos diferentes, trabajando desde un engaño astuto y moroso, en el cuento que abre el volumen; la lástima y la empatía, en el segundo de ellos; o la importancia de la crítica y la percepción subjetiva de la propia obra, en la pequeña novela que cierra la colección.
Como en todas las obras de Henry James la información está condensada y ordenada; destaca la penetración psicológica en cuanto a la consciencia de los personajes sobre sí mismos, esto es una de las más destacadas aportaciones de Henry James a la literatura, al margen de su habilidad como constructor de ficciones y su elegancia como articulador de una literatura basada en los aspectos técnicos de la novela y el cuento. Los diálogos se usan compensadamente para definir a los actores, y se convierten en duelos verbales, haciendo de cada conversación un tour de force que hace avanzar la trama.
Hay en La muerte del león una crítica a lo periodístico, a lo mediático diríamos hoy; y en los tres relatos una referencia continuada al vampirismo de la vida social, esa sociedad que el escritor frecuentó  –y también sus escritores de ficción frecuentan-; ese contacto indispensable con el gran mundo cuyas maneras y costumbres debe reflejar en sus libros y que hacen antipática la literatura jamesiana a muchos lectores. Vemos también, sobre todo en La próxima vez, emerger un humor ácido, escéptico y despiadado que desconocíamos en James.
En lo técnico, en la mirada sobre el oficio, en el placer que provoca en el lector una trabazón literaria tan minuciosa, reconocemos indudablemente –recibimos- La lección del maestro.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lector: Cualquiera, aficionados a James y la novela psicológica.
Tipo de lectura: Un poco ardua en el desarrollo de los pensamientos.
Argumento: Escaso.
Personajes: Perfectamente diseccionados.
¿Dónde puede leerse?: En un gran interior antiguo, un gran café sofocado de terciopelos en cualquier capital europea.
¿Dónde encontrarlo?: La edición de Los libros del mirasol en librerías de lance, agrupadas en www.iberlibro.com y www.uniliber.com


nov 19 2011

Verdaderos amigos

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Manuela Olten logra con este libro una mezcla perfecta entre ilustración y texto, con la que los más pequeños de la casa disfrutarán al mismo tiempo que irán entendiendo lo absurdo de discutir.
Primero todos los niños juntos en el patio del colegio. Dos de los personajes comienzan a discutir. La tipografía aumenta de tamaño así como la expresión de los rostros se desata. Y todo va calmándose cuando se dan cuenta (personajes y lectores) que es absurdo regañar entre las personas. Los dibujos finales muestran la vuelta a la normalidad.
Verdaderos amigos es ideal para explicar a los niños mientras leen en compañía de los padres. Después, cuando ya estén solos tenderán a escenificar ese cuento dándole un sentido personal.
Es un buen libro para iniciar a los pequeños de corta edad, para que se familiaricen con el objeto y descubran que eso que llamamos libro es un modo de diversión estupenda.

Calificación: Bueno.
Tipo de lectura: Entretenida y muy visual.
Tipo de lector: Niños de 3 a 6 años.
Personajes: Cualquier niño en su colegio.
Argumento: Lo inútil de la violencia.
¿Dónde puede leerse?: Cualquier tarde, cualquier día antes de dormir.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


nov 17 2011

Una lectora nada común

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

¿Lee la realeza? ¿Es el mundo en el que viven el mismo en el que nos movemos los demás? ¿Qué pasaría si una reina decubriera que el universo es uno muy distinto al que ella tenía por cierto?
Una lectora nada común relata cómo una reina, la de Inglaterra para ser exactos, entra en una biblioteca pública móvil que se encuentra cerca de palacio. Decide llevarse un libro prestado y con él descubrirá que las cosas no son como ella creía. Es una novela muy divertida que puede allanar el camino hacia la lectura. Con una buena dosis de diálogos (esto es muy cotizado entre los jóvenes que son obligados a leer en casa o en el centro de estudios; un error que el buen lector olvida más adelante), de fino humor con el que Alan Bennett arremete contra la clase política y estamentos, llena de fina ironía removedora de inteligencias.
Los padres buscamos novelas que hagan disfrutar a nuestros hijos e hijas. Esta es una de ellas. No es gran literatura, pero, sin profundidades, desarrolla una trama muy entretenida que puede hacer pensar al lector. Que la reina de Inglaterra cambie su forma de ser, su forma de mirar al resto de personas, no deja de tener su gracia.

Calificación: Entretenido.
Tipo de lector: Jóvenes sin un criterio literario muy definido.
Tipo de lectura: Fácil. Muy agradecida.
Personajes: Reina y el resto. Finalmente, el resto y la reina.
Argumento: Un libro puede cambiar la vida.
¿Dónde puede leerse?: En Londres, claro. Pero si es en Getafe también puede servir.
¿Dónde puede comprarse?: En la librería de siempre.