feb 28 2011

Laura

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Una característica común a muchas de las novelas de Pío Baroja, escritor vasco de la Generación del 98, es la de ofrecer desde un tipismo de época una visión de cómo era la incipiente vida burguesa a finales del XIX, principios del XX. En ésta, en concreto, además de utilizar a personajes que viajan por todo el mundo en busca del amor, la vida o la inquietud perdida, se nos habla desde una profunda desazón del ruido en ciudades como París o Madrid, un ruido que convierte a estas ciudades en algo mestizo, donde la inmigración y la pobreza de espíritu definen tanto el hablar como el hacer de sus personajes, miembros todos de un mismo bodegón. Centrando la trama esta vez en Laura, hija de los Monrroy, debilucha y afanosa estudiante de Medicina, su retrato parece dibujarse desde la convención en el carácter; su rebeldía, si es que la hubiera, es mansa e introspectiva y el autor, sabio en estas lides, opta por no culpar de ello ni a la expansiva Mercedes ni a su madre viuda; parece contener más este libro voluntad de matización sociológica o sobre los usos y costumbres, que voluntad literaria heroica, y es así como no sólo se imbuye de una aparente falta de trascendencia, sino que su importancia estriba en que el lector se vea a través de sus ojos grises; y es que Laura siente una soledad sobre sus hombros que la lleva a la insatisfacción; siempre sola en medio de tanta gente que la rodea, siendo descrita ésta hasta la extenuación del detalle, lo que hace que quede desdibujada, pero no por ello, maltrecha, sino vitalmente suspendida, como lo está toda existencia.
Todo ello en medio de un conflicto bélico entre blancos y rojos que lleva a una familia de clase media baja a una precariedad vital de la que necesitan huir.

Calificación: Interesante, como lo es el visionar Cuéntame por parte de las nuevas generaciones.
Tipo de lectura: Sencilla, pierde cierta amenidad en su transcurso.
Tipo de lector: Incondicional del Baroja novelista y hasta del memorialista.
Argumento: De cómo sentirse solo a pesar de estar rodeado de gente.
Personajes: Saben estar en su sitio, si bien hay demasiados secundarios.
¿Dónde leerlo? En el metro.


feb 27 2011

New Religion

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El libro como la chistera de un mago. Como un objeto que se puede transformar en otro y del que puede salir cualquier cosa.
Un  libro convertido en un gabinete, en una biblioteca, en un archivo, en una profusión de cosas. Un objeto/chistera del que salen, sucesivamente, cincuenta serigrafías firmadas por Damien Hirts coleccionadas en nueve portafolios, cinco esculturas encerradas en cinco compartimentos forrados en satén blanco; una mariposa pintada a mano, congelada en plástico.
Contenedor de ideas que es un armario; en él, hay un cristal con las esculturas silueteadas en rojo que se abre para mostrarlas y se cierra para encubrirlas, una lámina de cuero estampada que protege el cristal coloreado, ocho cajones.
Y mucha transgresión. Una edición de trece. El primer ejemplar es un mueble cubierto de cuero negro con el nombre Jesus Christ estampado en oro por detrás y los doce restantes en cuero blanco con los nombres de los discípulos.
Simbólicamente es eficaz. El objeto, cerrado, tiene la perfección de una figura geométrica y revela la idea germinal de libro. Abierto, expuestos sus objetos a la curiosidad del observador, consigue transmitir una inquietante fuerza litúrgica y producir una emoción perturbadora: un crucifijo con pastillas médicas incrustadas como si fueran gemas, una víscera martirizada, una calavera negra que tiene contrapunto positivado en una de las serigrafías, mistérica.
Las impresiones se conectan entre sí e invocan la reflexión sobre lo humano de la divinidad.
Es una carpeta de arte para privilegiados puesto que es una galería en sí misma.
Edita Ivorypress, o sea, Elena Ochoa. Hirts consiguió con sus animales disecados, suspendidos en metacrilato poner patas arriba el mercado global del arte. Ambos están decididos a forrarse –como los compartimentos-; es legítimo, es legal, no es cuestionable.
Este ¿libro? Tiene las medidas aproximadas de un altar y se situará, para algunos, en medio del eterno debate sobre qué es arte. Lleva a repensar el obvio juego del dinero como una nueva religión de la que Damien –y Elena- serían los arúspices; las víctimas son voluntarias y el augurio ha quedado expresado en el párrafo anterior.
Yo sería un cínico si dijera que Elena –y Damien- me dejan sin palabras.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Aficionados al arte moderno.
Tipo de lectura: Señales, disimuladas en los grabados.
Argumento: La vida y la muerte, lo humano y lo divino.
¿Dónde puede verse?: St.Peter en www.ivorypress.com
¿Dónde encontrarlo?: En www.ivorypress.com y colecciones particulares.


feb 26 2011

Cumbres Borrascosas

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela que supuso un revulsivo dentro del movimiento decimonónico del Romanticismo, por su modernidad. Desde el principio existe una declaración de intenciones sobre lo que ser mujer y publicar un libro suponía en la época y más si se quería experimentar en este hoy basto cajón desastre que es la novela. Se utilizan dos narradores y una atmósfera enfermizamente agobiante para definir los sentimientos de los personajes. El yo romántico corresponde al de la parcela que da título al libro, un yo intenso en virtud de los seres que lo pueblan, hombres y mujeres, amantes y testigos que entran y salen del interior de sí mismos como si se tratase de enfermos incurables de amor, que con tal de recibir algo de cariño, son capaces de cualquier cosa, aún a sabiendas de que su destino está profundamente marcado por la desdicha.
Otra característica de esta estupenda, pero absorbente novela, es la presencia de la naturaleza como algo moderno y, a la vez, integrado en el movimiento romántico; cuestiones cómo la pretensión absurda de abordar lo inabordable se hace patentes, más que nunca. El juego es el siguiente, dos territorios o casas pobladas de un halo de misterio: de un lado Cumbres borrascosas, donde el clima se traza desde el misterio, pero que ofrece la mejor fisonomía posible a evocar; de otro, la Granja de los Tordos, un lugar donde la ocupación y el trabajo absorben de tal forma, que no cabe sentimiento alguno. Los habitantes del segundo necesitan de Cumbres para explayarse, pero ¿qué hay realmente en el primer lugar, cuál es su historia?, ¿el terror al vacío por la muerte que tanto preocupa a Catalina, llevándola a ver morir a su mejor amiga Elena, que la contempla severa e impasible?, ¿el territorio que una vez ocupó Heathcliff y al que desea volver, debido a una insana nostalgia de la nostalgia?.

Calificación: Excelente y difícil.
Tipo de lector:  Clásico, pero acostumbrado a ciertos brotes de polifonía.
Tipo de lectura: Absorvente, a veces hasta poco llevadera.
Argumento: Destinos fatales con signos modernos de existencialismo.
Personajes: Descontentos, tristes, inadaptados.
¿Dónde leerla? En cualquier sitio, lentamente.


feb 25 2011

Los Anillos de Saturno

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Es realidad y es ficción, que en agosto de 1992, el escritor alemán W.G. Sebald, realizara un viaje por el condado inglés de Suffolk, en la costa oriental de la Gran Bretaña.
La descripción de ese recorrido por unos parajes solitarios y desanimados le sirve como marco para un libro, Los Anillos de Saturno, que es una especie de cuaderno de bitácora en el que lo anotado son retazos literarios e históricos, más que incidencias físicas o antropológicas.
Como una larga cuerda llena de nudos para medir la profundidad, con el paisaje y el paseo, se enlaza la memoria de Thomas Browne, de Borges, y de Chateubriand; la evocación de las ciudades sumergidas en el Mar del Norte, de fabulosas mansiones arruinadas, de la corte de los últimos emperadores chinos; la crónica de la incursión de Joseph Conrad en las profundidades de África o unas reflexiones en torno a La Lección de Anatomía, de Rembrandt o al retrato de El Joven Louis Tripp, de Bol.
Son cuentos en los que todo son fantasmas; relatos irreales en los que se enredan la historia, la fantasía y la literatura, hasta que cuesta separar el punto en el que comienza la ensoñación y finalizan los encuentros y las miradas del viaje.
El solapamiento de los temas, la densidad de la escritura que los traba, las referencias que se suceden, oscurecen –por momentos- el seguimiento de la narración, aunque eso precisamente parece haber sido buscado por el autor para crear una atmósfera de niebla que unifica.
El editor de la versión española, ha considerado oportuno mantener sin traducir los pasajes que estaban en inglés en la versión original, una decisión cuestionable cuando no se añaden notas aclaratorias.
Ninguna visión crítica puede –no obstante- disminuir la grandeza narrativa de Sebald, que con esta obra alcanza en algunos momentos el dramatismo y la belleza de una epopeya.
Con el título mismo nos invita a la reflexión.

Calificación: Magistral.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Densa de temas.
¿Dónde puede leerse?: Navegando por el Mar de Norte para vencer a la soledad.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería, puesto que es un libro de reconocida calidad y reciente publicación.


feb 24 2011

El asesino ciego

Artículo escrito por: Carmen Neke

El asesino ciego viene avalado por el prestigioso Booker Prize que Margaret Atwood consiguó en el 2000, toda una hazaña para una autora canadiense, feminista y activista en diferentes frentes. La protagonista naradora es Iris, una octogenaria que escribe la historia de su vida y de su familia para que su nieta ausente conozca la verdad de lo sucedido. Su narración en primera persona es además la única fuente de información del lector sobre los hechos narrados, lo que convierte a los demás personajes en figuras de cartón piedra sin personalidad propia aparte de un par de rasgos arquetípicos. Son personajes planos de quienes ignoramos todo sobre sus sentimientos, pensamientos o motivaciones, por lo que tenemos que creer todo lo que nos diga Iris sobre ellos sin poder formarnos una idea propia del asunto. Pero cabe poner en duda la veracidad de la versión que nos da Iris, a medida que avance la novela nos va a ir demostrando que es una narradora muy poco de fiar. Sé que el punto de vista exclusivo del narrador es una elección consciente de la autora, pero el no ofrecer ninguna versión alternativa de los hechos al lector me parece un fallo. Otros escritores americanos hicieron algo parecido, como Philip Roth en Mi vida como hombre o Saul Bellow en Herzog, pero aportando por medio de conversaciones, testimonios o cartas un contrapunto a las afirmaciones extremas del narrador-protagonista, y esto le daba una mayor dimensión y profundidad a los hechos narrados, además de servir para humanizar a todos los personajes.

Me ha gustado mucho la forma fragmentada de contar la historia, con saltos en el tiempo, interpolaciones de articulos de prensa y la inclusión de una novela romántica que a su vez incluye una novela pulp de ciencia ficción. Pero el final del libro no ha logrado convencerme, lo he encontrado artificioso y efectista en exceso. Me he quedado con la impresión de que la autora ha volcado toda su energía en la compleja estructura narrativa, en mantener el delicado equilibrio entre obra literaria y novela de género con el que coquetea durante toda la narración, y no le ha quedado tiempo para poblar su libro de personajes de carne y hueso. Margaret Atwood demuestra tener una enorme pericia narrativa y un gran talento creativo en registros muy diferentes, pero no me han gustado las vueltas de tuerca que da a la historia para elevarla por encima de un simple drama lacrimógeno. Un poco menos de técnica efectista y un poco más de contrapunto narrativo habrían venido bien para profundizar la calidad literaria de esta novela.

Calificación: Muy bueno. Y muy tramposo.
Tipo de lector: Un libro muy accesible a cualquiera.
Tipo de lectura: Enormemente entretenida, pero por desgracia va a peor conforme se avanza.
Engancha desde la primera línea.
Le sobran muchas páginas, y le faltarían algunas otras.
Argumento: La historia de una pobre niña rica que salió respondona, contada por ella misma en versión libre.
Personajes: La narradora es el único personaje que merece tal nombre, el resto son meros figurantes en la narración.
¿Dónde puede leerse? En algún lugar público, luciendo la preciosa portada.


feb 23 2011

Maldito Karma

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

No está mal, de vez en cuando, alejarse de las profundidades literarias y tomarse eso de leer como una diversión. Sólo como eso. No se es mejor lector por leer exclusivamente a William Faulkner o a Juan Benet. No leer a estos y sólo dedicar el tiempo  de lectura a noveluchas sí te puede convertir en mal lector.
Maldito Karma es una novela sin ninguna importancia literaria, pero muy divertida. Desde la primera página hasta la última, el lector no deja de sonreír o reír abiertamente. Encadena el autor (David Safier) un disparate tras otros, chistes, chascarrillos y delirios. Y va mezclando escenas que no explican nada, que no aportan gran cosa a los personajes (los personajes tampoco aportan nada a las escenas), de modo que las 313 páginas que mide el relato se convierten en una gran excusa para perder el tiempo y olvidar la cantidad de problemas que arrastramos durante el día.
Una famosa presentadora de televisión cuenta cómo muere aplastada por el retrete de una nave espacial y lo que le sucede a partir de ese momento. No he desvelado nada importante. Tranquilos. En realidad, aunque contase el más mínimo detalle de la trama no estaría desvelando nada importante. En esta novela lo importante es el tiempo dedicado a la diversión que proporciona leer.
Hay una cosa muy importante que diferencia a esta novela de otras. Es honesta. No trata de ser un relato con pinta de buena novela. No es intención del autor parecer lo que no es, vender literatura de importancia. Aquí se cuenta una historieta sin cosmética por delante. Otras malas novelas pretenden ser literatura. Y eso sí que no tiene perdón. Por eso la recomiendo.

Calificación: Divertida. Nada más. Aunque, tal y como está el patio, nada menos.
Tipo de lectura: Relajada.
Tipo de lector: De 14 ó 15 años en adelante.
Engancha desde el principio por el disparate monumental que es.
Personajes: Delirantes.
¿Dónde puede leerse?: En el metro para reír y causar estupor a los que lucen cara de amargado.
¿Dónde puede comprarse?: En cualquier librería. Por cierto, las bibliotecas municipales (por ejemplo) prestan libros de forma gratuita y tienen en sus estanterías un montón de buenos títulos. No tienes excusa.


feb 21 2011

Cómo leer un libro

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Mortimer J. AdlerCharles van Doren firman este libro que añade a su título esto: Una guía clásica para mejorar la lectura.
Hacen un recorrido por diferentes tipos de lecturas (primaria, rápida, inspección y extensiva). Intentan dar pistas sobre cómo clasificar un relato o un ensayo, sobre cómo debe un lector bucear entre las páginas de un libro para poder criticarlo. Intenta ser un libro que, una vez leído, haga del lector corriente un excelente lector. Lo intenta y, por supuesto, no lo consigue.
¿Existen pautas para hacer una lectura más o menos adecuada? ¿Se trata de poner límites a la lectura? ¿El acto de leer es algo mecánico que se repita de una novela a otra? Desde luego que no. El ser humano lee para poder narrarse a sí mismo, para pasar la vida a limpio tal y como lo hace el escritor. Cualquier manual convierte la lectura en una patraña y la literatura en una especie de lata de la que cualquiera puede picar como si los libros fueran mejillones.
Leer es otra cosa muy distinta. El aprendizaje y la capacidad de comprensión no llegan de las indicaciones de nadie sino de la propia experiencia de las personas. Lo mejor para leer bien es leer mucho. Libros como este sirven sólo para leer mal, para sacar conclusiones acartonadas y lejanas a la intensidad que la literatura aporta al mundo.

Calificación: Malo.
Tipo de lector: Falso.
Tipo de lectura: Inservible.
¿Dónde puede leerse?. En ningún lugar conocido por el que escribe.
¿Dónde puede comprarse?: No pienso decirlo.


feb 20 2011

La española inglesa

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Entre las muchas cualidades de Cervantes se encuentra la que, para mi gusto, es la más atractiva: su increíble capacidad para adelantarse a su tiempo. No me refiero sólo a la hora de escribir (como todo el mundo sabe con su literatura hizo saltar por los aires las estructuras sobre las que reposaba la escritura de su época) sino a la hora de entender lo que era un mundo atrasado, cerrado sobre sí mismo y lejano a una prosperidad necesaria.
La Española Inglesa es una de las llamadas novelas ejemplares de Cervantes. Lo que cuenta con ella son las aventuras que pasa Isabel desde que es niña y secuestrada por un inglés el año 1.596, hasta su liberación muchos años después. Sus amores, sus desventuras, la tragedia de la envidia que se ceba con ella. Es una narración muy divertida aunque llena de esquinas oscuras y terribles. Una narración que desvela lo que un ser humano puede hacer (de malo) para conseguir lo que desea y lo que puede hacer (de bueno) con el sufrimiento a cuestas. No sería gran cosa si no fuera porque Cervantes abre las puertas a las culturas y formas de vida extranjeras, a sus recuerdos que se convierten en parte de la ficción para hacerla solvente, si no fuera porque escapa de los patrones que estaban arraigados y parecían inamovibles. Muestra a personajes (pintados como monstruosos) con los trazos más amables que podamos imaginar. Por ejemplo, una reina inglesa capaz de hablar otros idiomas, capaz de entender a las personas y buscar arreglos para que encuentren su felicidad.
Cervantes logra abrir las puertas del mundo, las puertas de las mentes, universaliza su propia experiencia. Cervantes hace que se desmorone el provincianismo de un imperio español que parecía eterno, pero que hace aguas por los cuatro costados.
Novela magnífica que nadie debería perderse. Y que, por supuesto, ayudaría a los jóvenes a entender la evolución de la literatura mundial.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Muy divertida.
Engancha desde la primera palabra. No sobra nada de nada.
Personajes: Muy bien diseñados.
¿Dónde puede leerse?: Eso es lo mismo.
¿Dónde puede comprarse?: Si una librería no lo tiene debe cerrar.