dic 27 2010

Short Cuts – Vidas Cruzadas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Short Cut: atajo, senda o lugar por donde se abrevia el camino.

Reducir la narración a elementos fundamentales, es característico de un movimiento literario surgido a partir de los años setenta del siglo XX en los Estados Unidos, los críticos lo denominan realismo sucio o –por motivos obvios- minimalismo. Raymond Carver fue considerado uno de los fundadores de este movimiento; un autor de culto.
Sus cuentos son paradigma de elusión. Carver construye sus relatos de la misma manera que esas guías visuales para turistas, en las que un acetato coloreado recrea una ciudad perdida sobre la foto de un campo de ruinas. En los cuentos, solo quedan las ruinas sobre el papel, se convierten en retazos de una vida real que el lector debe reunir y -en ocasiones- intuir.
El leguaje es descarnado y preciso; el ambiente, el que rodea el llamado sueño americano; los personajes son personas que no consiguen alcanzarlo. Una suburbia física y mental. Robert Alman imaginó las Vidas Cruzadas de esos mismos personajes, en una película filmada en 1993.
Lo más inquietante de estos relatos es que hablan de muchas cosas mezquinas que todos haríamos (quizás ustedes no), si otros no estuvieran mirando.
Apropiarnos de la casa y de las vidas de unos vecinos que nos han dejado las llaves en su ausencia, como hacen Bill y Arlene en Vecinos. Intentar tirarte a la amiga de tu chica a escondidas, o hacer algo inconfesable con un colega de tu marido. Vitaminas. ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?
Deshacerte de la mascota de tus hijos, porque la detestas; o aprovechar el anonimato de un teléfono para mortificar a alguien que –crees- te ha hecho una putada. Jerry y Moll y SamParece una tontería.
Carver los mira.
Hay otras cosas que nunca haríamos. Los informativos nos indican que, sin embargo, alguien las hace y nos preguntamos cómo pueden ser capaces. Incluso dudamos de que puedan ser ciertas. Aquí también. Cosas atroces que tienen que ver con crímenes, con violaciones, con lasutileza del maltrato psíquico. Carver nos las escupe en la cara en otras historias: No Son Tu
Marido, Tanta Agua Tan Cerca de Casa, Diles a las Mujeres que Nos Vamos.
Recolectores es una historia perturbadora en su sencillez, en la que, aunque no lo parece, algo está pasando. Limonada es un cuento-poema.
Si se quiere entender la comparación de una novela con un filme, se sostendrá la equivalencia de un cuento y una fotografía. Los Short Cuts de Carver son polaroids. Rápidas, realistas, desenfocadas; se forman ante nuestros ojos de una manera vertiginosa y hasta que no se terminan de revelar no somos conscientes del detalle grotesco, de una sombra en el fondo.
Las prendemos en el margen de un espejo, para no perderlas de vista o las escondemos en un cajón.
Dice la leyenda urbana que poco a poco se borran, ¿Qué pasa con los momentos que retratan?
Calificación: Muy buenos.
Tipo de lector: Intrigado (por la vida).
Tipo de lectura: Inquietante.
Argumentos: Aparentemente prosaicos.
Personajes: Vulgares.
¿Dónde puede leerse?: En el metro.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería.


dic 24 2010

Un árbol de noche

Artículo escrito por: Augusto Prieto

En sus cuentos, Capote fue un maestro en crear atmósferas inquietantes, pedazos de cotidianeidad que dejan traslucir un fondo perturbador; relatos en los que personas, objetos
o meteoros, van adquiriendo cualidades inesperadas: La nieve, un sueño o una niña que se convierten en fetiches con significados rituales.
Dio vida con habilidad a narradores atractivos, pero engañosos; produjo inesperadas apariciones, interrogó al lector con la utilización de signos que dejan los finales suspendidos en una reflexión.
Son cuentos formalmente hermosos, pero cargados de presagios, irreales en su agobiante realidad.
El tema puede ser, siempre, la soledad de la mente humana y el extrañamiento que produce; la decepción de vivir, el desencanto, el fin de toda esperanza que Dante vio escrito en el umbral de la puerta. Lasciate ogni speranza.
Los vehículos narrativos: un tren que avanza, desde el que se puede ver Un Árbol de Noche; un Profesor Miseria, que comercia con sueños ajenos y la ciudad deshabitada en la que dos mujeres que se llaman Miriam se encuentran –o no- (¿Una niña, es una mujer?; ¿lo es la señorita Bobbit que vieron por primera vez unos Niños en su Cumpleaños?); es La Botella de Plata que contiene la ilusión; y una pintura, onírica y extraña, cuyo fondo es El Halcón Decapitado.
Mi Versión del Asunto varía sin duda en la cabeza de otros lectores y ese es uno de los grandes logros de Truman Capote que nunca Cierra la Última Puerta de un cuento.
Truman Streckfus Persons, que escondió su apellido bajo el de un padrastro cubano, no hizo lo mismo con su personalidad, que brilló, polémica, en la sociedad de los años
cincuenta y sesenta del pasado siglo. Fue escritor y periodista, enfant terrible de la literatura norteamericana.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera con ganas de interrogarse.
Tipo de lectura: Sencilla con fondo complejo.
Argumento: Inesperado y enigmático.
Personajes: Brillantes como lo fue su creador.
¿Dónde puede leerse?: En una estación, en un tren de noche.
¿Dónde encontrarlo?: Deberían tenerlo en cualquier librería porque es un clásico.


dic 20 2010

Cartas Clandestinas de un Cartero Casi Enamorado

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Muchas veces las cosas que parecen más sencillas son las más difíciles de hacer. Requieren un ejercicio riguroso de creación, el destello de una chispa de ingenio en su invención y una gran insistencia para llegar a crearlas. Concentración.
Esto sirve para inventos que han sido cruciales para avanzar en la grande o la pequeña historia, para obras de arte que se convierten en síntesis de un pensamiento. Sirve para la escritura de estas Cartas Clandestinas de un Cartero Casi Enamorado.
El pretexto narrativo es un cartero que va escribiendo hojas de un diario y dejándolas en los buzones de personas anónimas. Desconocidos. Fragmentos de su vida diaria. Porque escribir es manifestar un desesperado deseo de permanecer.
Es una descripción hiperrealista de actos cotidianos, detenida, minuciosa y perspicaz, que crea una pantalla, sobre la cual se proyecta un retrato del narrador y del espacio urbano, con sus personas y sus cosas. El retrato de una soledad.
¿Qué ocurriría si todos escribiéramos lo mismo? ¿Cómo chocarían todas esas cotidianeidades? Gestos imperceptibles que vemos cada día y que leídos, nos llevan a una reflexión.
Una novela muy honesta, sin trampa ni cartón. Crítica sobre las sociedades que construimos. Censo de la incomunicación.
La breve anotación al inicio de la novela nos informa de que Pablo Caballero nació en 1974 y que esta es su primera novela.
Sucede cuando nos miramos en un espejo.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Sencilla.
Argumento: Cotidiano, pero no por eso sin interés.
Personajes: Un narrador detallista y reflexivo y una sociedad sorda.
¿Dónde puede leerse?: En el autobús o en el metro.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


dic 19 2010

Die Nibelungen

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El poema épico del Cantar de los Nibelungos fue el pretexto, en este libro de pequeño formato, para crear una de las obras maestras del modernismo austriaco, conocido también como movimiento de la Secesión Vienesa.
Fue impreso en 1909 por Gerlach & Wiedling, con una segunda edición en Viena y Leipzig en 1924, y formó parte de una colección de cuentos adaptados para los jóvenes.
Es exquisito. Por su diseño y su grafismo pero –sobre todo- por las extraordinarias láminas que lo iluminan. Litografías en negro, azul, rojo y oro de la mano de Carl Otto Czeschka. Czeschka, que practicó un lenguaje formal muy cercano al de Gustav Klimt, fue maestro, entre otros, de Oscar Kokoschka. Las ilustraciones de Die Nibelungen son consideradas una de sus obras maestras. Son simbolistas, enigmáticas, hermosas, crean un ambiente que atraviesa el tiempo y el espacio, una civilización inquietante que preludia la modernidad; y proyectan el espíritu del ciclo germánico con imágenes de gran fuerza visual. Ocho magistrales viñetas a doble página, creadas originariamente para una obra de teatro, y que servirían después de fuente de inspiración a Fritz Lang, para su película Die Nibelungen (1922/24).
Franz Kleim, historiador y dramaturgo de la escuela de Hebbel, adaptó la historia de Sigfrido con gran economía, pero conservando la fuerza de la acción y el carácter sobrenatural de esta epopeya, que Hume comparó con la Ilíada de Homero. Una historia de venganzas y de pasiones.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Exquisitos.
Tipo de lectura: Las ediciones originales son en un sencillo alemán adaptado para los jóvenes. Existen ediciones en español.
Argumento: Trepidante.
Personajes: Heroicos o traicioneros.
¿Dónde puede leerse?: Tumbado en la chaise-longue.
¿Dónde encontrarlo?: Las ediciones originales excepcionalmente en librerías anticuarias o subastas internacionales.


dic 18 2010

Un Punto Rojo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Si no sabes que regalar en esas fechas en las que no deberías regalar nada (por pudor, por ecología, porque no es necesario, porque el mejor regalo es una sonrisa), puedes regalar Un Punto Rojo de David A. Carter.
Rojo.
Es un libro articulado e ingenioso que apreciarán los grandes y los pequeños; a unos les ayudará a comprender las leyes de la perspectiva y las trampas visuales, a recordar los números; a otros les incitará a jugar. Viceversa.
Se despliegan geometrías abstractas, construidas con colores primarios en las que siempre hay una cosa extravagante (una caja un poco loca, seis sierras ruidosas, ocho pompas de papel)… y un punto rojo que hay que buscar.
Es un libro lúdico y divertido.
La portada es brillante y redonda, como se espera de un regalo.

Calificación: Divertido.
Tipo de lector: Niños y aficionados a la papiroflexia.
Tipo de lectura: Poca lectura.
Personajes: Un punto rojo.
¿Dónde encontrarlo?: En Madrid en Pantha Rhei, tienen cosas muy divertidas www.panta-rhei.es


dic 17 2010

1q84

Artículo escrito por: Carmen Neke

Haruki Murakami está arrasando en Japón con su trilogía 1q84, cuyo título es un guiño a la novela de George Orwell a pesar de tener más similitudes conceptuales con la trilogía superventas de Stieg Larsson. La traducción al inglés no se espera hasta la segunda mitad de 2011 y parece que la edición española le irá a la zaga, pero a otras lenguas sí que han sido traducidos ya los dos primeros libros.

El porqué del cuándo de sus traducciones es uno de los fenómenos más intrigantes de este libro, por desgracia mucho más intrigante que el propio argumento de la trilogía. Son novelas muy bien escritas y con personajes interesantes y de buena factura, pero en las que realmente no pasa nada, y donde el aura de misterio y amenaza que debería ser el soporte de la acción acaba diluyéndose a base de repeticiones y explicaciones excesivas. Dan la impresión de haber sido escritas a la medida de un lector inatento, inexperto, inapetente, y con un coeficiente intelectual bastante más bajo de la media.

Es posible que el autor se haya cansado de esperar en vano a que la crítica de su país le reconozca el mérito literario que siempre le ha escamoteado, y haya decidido volcarse de lleno en la producción de un best seller que le asegure una buena jubilación. Pero la trilogía rsultante es una especie de “Murakami para toda la familia” que se queda a medio camino para todo el mundo, y va a decepcionar por su simpleza a sus lectores de toda la vida mientras que no va a atraer por su lentitud a un público de lecturas de entretenimiento. En mi biblioteca hay una larga lista de espera para conseguir el primer volumen, el segundo en cambio suele estar disponible sin que nadie lo saque prestado: es bastante significativo el dato.

Calificación: No llega ni a entretenido.
Tipo de lector: Que se lea los libros de moda.
Tipo de lectura: Frustrante, un gran autor que escribe un mal libro a sabiendas debería estar penalizado por ley.
Le sobran la mitad de las páginas.
Argumento: Si lo cuento, destripo el libro entero.
Personajes Tengo y Aomame, los dos protagonistas, son lo mejor de la trilogía, dos personajes interesantes, complejos y entrañables que se habrían merecido un mejor argumento.
¿Dónde puede leerse? En cualquier lugar, ya que no requiere concentración alguna por parte del lector.


dic 15 2010

Madrazas de Marruecos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Las madrazas son escuelas coránicas, instituidas entre los musulmanes para facilitar el acceso de los pobres a los estudios religiosos. Los edificios que las albergan en Marruecos datan, en su mayor parte, de la época de los Merinitas, contemporáneos de los grandes constructores de catedrales en Europa, algunos de ellos están considerados entre los más hermosos del mundo musulmán.
El acceso a su interior permaneció prohibido a los infieles hasta 1915. Comienzan a partir de ese año los estudios serios sobre un notable patrimonio arquitectónico.
Editado en 1927 por Éditions Albert Morancé de París, Madrazas de Marruecos es un pequeño ensayo de treinta páginas que divulga en occidente esos edificios, prácticamente desconocidos hasta entonces, y se acompaña de setenta heliograbados sobre papel de las principales escuelas coránicas de Salé, Fez, Mequínez y Marraquech. El conjunto forma una carpeta de arte muy interesante como referencia histórica y bellísima por la calidad de las planchas.
Los edificios aparecen prolijamente retratados en sus detalles constructivos y decorativos, con encuadres académicos y una excelente utilización de las sombras; en algunas imágenes aparecen personajes pintorescos con un resultado muy afín a la estética orientalista en boga en Europa en el momento de impresión.
Se incorporan al ensayo planos y descripciones de todas las madrazas.
La contemplación de los grabados fotográficos supone gran placer estético y un conocimiento de primera mano sobre el estado de esos edificios antes de las intervenciones de los últimos cien años.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Orientalistas, interesados en arte y arquitectura.
Tipo de lectura: Breve, informativa e interesante.
¿Dónde puede leerse?: Sentado en el escritorio porque son planchas sueltas.
¿Dónde encontrarlo?: Excepcionalmente en librerías anticuarias o subastas internacionales.


dic 14 2010

Cosas que hacen bum

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Primera novela de este escritor catalán Kiko Amat que narra la vida de Pánic Orfila, un chaval normal que excusándose en su orfandad y en las ideas anarcolibertarias de su tía abuela; que le hace regresar de un Londres cosmopolita a un Sant Boi provinciano; se construye un personaje basado en la idolatría a diversos artistas punk y a Max Stiner; ideólogo al que desde un principio se le reconoce su vida disipada y acomodada, donde todo acto de transgresión es adorado más en la forma que en el contenido. Lleno de imágenes pop reconvertidas en metáforas, en el mundo de Pánic nace, debido a esta influencia, una especie de nervio o germen de movimiento que él llama obsesión. Debido a su difícil situación personal, uno llega a empatizar con este pequeño salvaje en cuyas ideas podría existir sólo la demagogia que heredó de sus mayores y que le hace descarado y afligido, vorticista y situacionista, creyente en religiones de dudoso cauce y nacimiento o siniestro, pues entre la contradicción se cría desvalido y así conoce a su primer amor, una chica más lista que él, que le planta por no ser plato de su gusto, lo que dejará una rémora amarga y cíclica que cuando vaya a estudiar a Barcelona, tratará de anestesiar con drogas de diseño y otras sustancias.
Esta vida que en principio pudiera ser la de un Holden Caulfield de clase obrera, apenas se explica por la bajada a los infiernos que supone alcanzar la gloria, tocar el cielo gracias a una especie de atentado terrorista-literario que le permita trascender; el caso es que, en este sentido y si no contase con el matiz metaliterario que lo convierte en personaje instruido, probablemente Pánic no sería el mismo; tampoco lo sería sin las drogas, sin embargo su honestidad y capacidad de discernimiento sólo le puede llevar a una suerte de autodestrucción narcisista y ciertamente graciosa en su cuasi-autismo.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Sencilla, pero llena de referencias poco usuales.
Tipo de lector: Dispuesto a ahondar en el punk como movimiento también social y en la anarquía.
Argumento: Pánic y su proceso autodestructivo como única salida.
Personajes: Insólitos en su caracterización, pero muy comunes a su mundo.
¿Dónde leerlo? En un Parlamento, tratando de justificar a la generación ni-ni.