jul 31 2010

Ver Italia y Morir

Artículo escrito por: Augusto Prieto

No sufrí grandes colas para ver esta interesante exposición en la que Mapfre invirtió parte de sus pingües beneficios. No de la longitud de los que esperan ahora, para ver no se qué impresionistas. Se lo han perdido.

Porque la exposición fue espléndida y curiosamente, por el formato de muchas de las piezas seleccionadas: impresiones fotográficas, daguerrotipos y calotipos, el catálogo complementa bien la exhibición y no desmerece en nada su estudio a pesar de ser de un formato menor.

Repasa el catálogo la creación de la idea de Italia para el imaginario colectivo en la recreación del Grand Tour ottocentesco. Interesantísimo.

La muestra de las placas impresionadas por Ruskin, con la posible colaboración de Hobbes fue excepcional y aquí queda documentada.

No debemos olvidar que muchas de las fotografías se encuentran entre las primeras imágenes de este tipo que se produjeron y recorrieron Europa creando el mito.

Como corresponde, los ensayos son iluminadores en este recorrido por un museo imaginario del arte italiano, abarcan las excursiones fotográficas a la península, el impacto de la escuela de Roma en la fotografía y la mirada arqueológica

No falta el estudio de los tipos, tradiciones y costumbres, incluyendo el Caín y el Fauno de von Gloeden.

Una obra para viajar sin moverse de casa, para documentarse y para hojear, recorriendo los ensayos morosamente en las tardes de añoranza. De nostalgia de Italia.

La exhibición venía de Orsay y edita Skira.

El catálogo merece la pena de verdad para los que no hayan tenido la oportunidad de visitarla

Calificación: Muy bueno.

Tipo de lector: Cualquiera interesado en Italia y en el arte.

Tipo de lectura: Amena e ilustrativa.

¿Dónde puede leerse?: Preparando el Grand Tour.

¿Dónde encontrarlo?: en la librería de la Fundación Mapfre www.mapfre.com


jul 31 2010

Academia de Baile

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La gente acude poco a los teatros. Muchos han tenido que cerrar porque los presupuestos no llegan ni para pagar la limpieza.

Antes las formas de diversión eran muy reducidas. Cine, teatro, salas de fiesta y, los domingos, viaje al campo. Treinta kilómetros que tardaban en recorrerse un siglo como poco. Todos hacíamos lo mismo y la cosa era más sencilla.

Antes los teatros se llenaban y muchas de las obras que se representaban eran comedias. Inocentes, picaronas, sobre lo cotidiano. Enredo, un puñado de chistes y unos actores decentes. No hacía falta más. Con esto no quiero decir que fueran un pestiño. Al contrario. Con eso, con poca cosa, se lograban obras inolvidables y treméndamente divertidas.

Una de ellas es Academia de Baile. La firmó Jaime de Armiñán. Y es lo más divertido que puede leerse. Puede ocupar el lugar de un programa infame de televisión que vemos a diario y lo pasaremos mucho mejor. No olviden que una obra de teatro se lee, más o menos, en el mismo tiempo en que se representa. Es decir, en hora y media.

Academia de Baile cuenta lo que sucede en un piso del centro de Madrid dedicado a que un grupo de señoritas enseñen a bailar a todos los caballeros que se dejen caer por allí. Amores, enamoramientos, engaños, parejas imposibles a ritmo de cha cha cha. Humor tan inocente como fino y accesible. Y una técnica de escritura y visión global de la obra exquisita de parte de Armiñán.

Eso sí, esta comedia se estrenó el año 1.962 y contiene alguna intervención que hoy causaría cierto revuelo por machista. Las cosas eran de otra forma. No sé si mejores o peores, pero diferentes seguro. Aún así merece la pena. Encontrar estas obras en las librerías es casi imposible. Sólo en tiendas de viejo existen ejemplares. Lo editó Alfil en su colección de teatro. Busquen, quizás tengan suerte con esta o con otra cualquiera.


jul 30 2010

The Maharaja & the Princely States of India

Artículo escrito por: Augusto Prieto

En 1971, el gobierno democrático de Indira Gandhi aprobó una enmienda constitucional que privaba a los príncipes indios de los privilegios que habían retenido después de la independencia.

En este libro Sharada Dwivedi recuerda el fastuoso tren de vida de las casas principescas, Maharajas, Rajas y Nababs; hindúes o musulmanes; y testimonia como viven hoy esas familias de ciudadanos particulares despertadas súbitamente de un sueño de las Mil y Una Noches.

Se da la noticia del alucinante collar ceremonial del príncipe de Baroda, del que colgaban dos de los mayores diamantes del mundo, las Estrellas del Sur y de Dresen; de la colección de Rolls Royces del Maharaja de Patiala, más de veintisiete; o del codiciado diamante Jacob, de sesenta y dos quilates, utilizado como pisapapeles por el Nizam de Hydebarad.

De edificios como el fuerte de Jaisalmer, levantados sobre los principios del Vastushastra -la antigua ciencia de la arquitectura que buscaba la aquiescencia de los astrólogos- que todavía hoy nos asombran.

La virreina Alice, Condesa de Reading, describía el palacio del Maharaja de Khapurtala, donde reinara la malagueña Anita Delgado, como “una masa de oro, con figuras de ninfas retozando en las bóvedas”; el Maharaja había hecho copiar uno de los palacios de Versalles.

La historia nos deja también testimonio de hecatombes monstruosas, desconocidas en Occidente, como el jauhar de Jaisalmer, cuando dieciséis mil mujeres se arrojaron al fuego para no rendirse a las fuerzas del Sultán de Delhi, Feroze Shah y del que se cuenta, que mientras el humo de las piras ascendía a los cielos, la sangre fluía en torrentes.

Algunos de los descendientes de estas familias forman parte del parlamento o el cuerpo diplomático, como el Maharajá de Jaipur que fue embajador en España, o han convertido sus palacios en hoteles de ensueño como el Umaid Bhavan Palace, con trescientas cuarenta y siete habitaciones que incluyen ocho comedores, un edificio art decó que es una de las mayores residencias privadas del mundo; o el palacio del lago, en Udaipur, famoso gracias a un filme de James Bond.

Los herederos de ese mundo de ensoñación posan para destacados fotógrafos indios y deslumbra la belleza de la Begum Yaseen Ali Khan de la familia Rampur y la prestancia del adolescente príncipe de Bissau, aunque el estilismo de los príncipes de Jammu y Kashmir es indescriptible.

Sharada Dwivedi es una mujer interesada en la Historia, la arquitectura, el interiorismo y la cocina; es miembro del Comité para la Conservación del Patrimonio Urbanístico de Mumbay, la misma Bombay desde la que los británicos gobernaron el Indostán.

Calificación: Curioso

Tipo de lector: Inquieto

Tipo de lectura: Entretenida

Argumento: La vida misma de la aristocracia india.

Personajes: Excepcionales

¿Dónde puede leerse?: Durante el thé time en el Palace on Wheels, un tren compuesto con los antiguos vagones de los Maharajas que atraviesa el Rajastán.

¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería de viajes.


jul 29 2010

L’Hôtel de Ville, un itinérarie

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Es un poco absurdo, pero no dispongo de la edición en catalán ni en castellano de esta obra que debiera titularse L´Ajuntament o La Sede del Ayuntamiento. Es lamentable que de una obra destinada a su distribución entre los visitantes y promovida con fondos públicos haya de recibirse un ejemplar en francés. Pero la eficiencia y amabilidad infinitas de la Dirección Técnica de Protocolo del Ayuntamiento de Barcelona que encabeza M. Àngels Montaner Viladevall lo disculpan todo y hacen de la visita al edificio un lujo y del obsequio de la publicación, un tesoro.

Porque detrás de la austera fachada a la plaza de Sant Jaume, neoclásica y ochocentista, se encierran tesoros a los que Jordi Fernando i Aloy, autor de esta obra interesante que ha sido editor, tipógrafo, traductor y responsable de publicaciones de la corporación, pasa revista, informándonos de sus detalles destacados y situándolos en el tiempo de su creación y en los actos ilustres a los que prestigiaron.

Por supuesto el Salón de Ciento, obra maestra del gótico catalán y sus contemporáneos, patio y  galerías. El salón de la Reina Regente y el resto de salas de aparato con interesantes pinturas y esculturas. La escalera negra.

Pero por encima de todo ello está, en mi subjetiva opinión, una de las obras maestras de la pintura monumental en España, el suntuoso desarrollo iconográfico de la epopeya de los Almogávares y la gesta de los catalanes en Oriente pintada por José María Sert, el Miguel Ángel del siglo XX. Injustamente olvidado y vergonzosamente desconocido. Como desconocidos son los hechos históricos que representan, siguiendo la crónica de Ramón Muntaner.

De todos ellos hay una reseña con interesantes datos históricos y atribuciones de pinturas y esculturas que despliegan una inmejorable representación de artistas catalanes entre los que destacan Miró, Llimona, Ráfols Casamada, Subirachs, Gargallo, Marès, Obiols y Clavé.

Un librito, apenas un folleto, que merece una reseña entusiasta como si de una gran obra se tratara, porque es meritorio que se emplee en esto la contribución ciudadana y honra a los gestores y a la corporación.

Un itinerario conciso y apetecible.

Calificación: Interesante

Tipo de lector: Visitantes y buscadores de datos

Tipo de lectura: Entretenida, concisa

¿Dónde puede leerse?: Antes o después de la visita a la sede del

Ayuntamiento de Barcelona.

¿Dónde encontrarlo?: Es un obsequio de la corporación municipal.


jul 27 2010

Alejandría historia y Guía. Faros y Farallón

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Escribió Durrell en Clea: “Una ciudad se convierte en un Mundo cuando se ama a uno de sus habitantes” y posiblemente lo escribió, hablando en la misma ciudad, sobre la experiencia personal de E.M. Forster, autor de Howard´s End, Habitación con Vistas, Pasaje a la India o Maurice.

Forster viajó a Alejandría en 1915 para colaborar con la Cruz Roja y esa ciudad se convirtió para él en “un Mundo” tras conocer al joven Mohamed el Adl. Iba a vivir por vez primera una relación sentimental plena y a través de ella se enamoró de la ciudad. El resultado fueron dos obras menores que quiso que fueran un homenaje a la ciudad fundada por Alejandro.

La primera de ellas: Alexandría, A history and a guide, es una breve historia de que interactúa con una interesante guía, es resumen de muchas otras obras y destaca por la lucidez con la que pasa revista a las formas heréticas en la que germinaron las religiones en esta parte de levante. La guía es breve, precisa y bastante irónica. La primera edición salió en 1922 y ardió casi completa, en ella Forster descubría a Constantino Cavafis para los europeos con la feliz publicación de su poema El dios abandona a Antonio. La edición se acompañaba de planos y diagramas.

Pharos and Pharillon, se publicó posteriormente y se compone de una colección de relatos breves, de atmósfera histórica los primeros y los otros de crónica contemporánea, muchos de los cuales habían sido colaboraciones periodísticas del literato británico. Algunos del último grupo son cínicamente divertidos. La editó la Howard Press de Leonard Wolf.

Ambas obras se publican, juntas, por vez primera en castellano. Las acompaña la publicación de la carta emocionada que Forster escribió a su amante muerto, unas curiosas anotaciones con las que el escritor quiso recordar la forma de hablar del joven y numerosas notas del autor y de los editores como prólogos a las distintas ediciones. También retazos de una conferencia, un extenso estudio introductorio, anotaciones y bibliografía.

El proyecto es encomiable y la labor de Miriam Allot que la prologa y anota (en el original inglés) habrá sido severa. Se hace -no obstante- en mi opinión, fastidiosamente reiterativa. Tenemos pues una publicación valiosa como consulta por inédita, pero es de lamentar que se haya perdido la frescura y la intención de las pequeñas obras de Forster que en un libro de gran envergadura como es este, se hacen inmanejables y pierden valor cuando se les concede una importancia desmesurada.

Otra forma de editarlos, quizás en una colección de libritos, hubiese sido más consecuente y oportuna. Esto no le quita valor a la publicación, ni mérito a editores e investigadora, a los que disculpa el mito que rodeaba a estas dos obras por lo destacado de su autoría y lo limitado de su distribución. Sería ingrato no reconocer su tesón.

Los espíritus de los fantasmas ilustres siguen escondidos en Alejandría: Alejandro Magno, la Biblioteca y el Faro, Antonio y Cleopatra, Atanasio e Hipatia, Calímaco, Ptolomeo…  se unen al coro las hermosas presencias del viejo poeta, del gran escritor que fue Edward Morgan Forster y del joven el-Adl que ya le acompañará siempre.

No digas que fue un sueño.

Calificación: Muy interesante.

Tipo de lector: Curioso

Tipo de lectura: Amena

¿Dónde puede leerse?: Sentado en los viejos cafés de Alejandría.

¿Dónde encontrarlo?: La edición que se reseña en tu librería favorita. El lujo de pasear las ediciones originales eventualmente en www.ilab.org


jul 26 2010

El informe de Brodeck

Artículo escrito por: Carmen Neke

En El informe de Brodeck, Philippe Claudel nos presenta una gran historia, muy bien escrita y contada en primera persona, y también durísima, terrible. Pero desde el principio había algo que me “chirriaba”, que me hacía sentirme incómoda con el narrador-protagonista. La historia está contada en forma de informe por el propio Brodeck. Y sí, es un informe, porque los hechos y los datos presentes en la historia son todos “reales”, el narrador no se inventa nada. Lo que sí hace este narrador es elegir un punto de vista y una manera de contar la historia, es un informe enormemente subjetivo. El narrador no quiere tanto dejar constancia de una serie de hechos como demostrar una tesis: que la maldad domina el mundo. Y para ello va a plasmar solamente las maldades de las que ha sido testigo, una tras otra; no deja ni un solo resquicio abierto a la bondad o a la belleza, incluso la naturaleza pasa a formar parte de esa maldad total y absoluta que determina el ambiente tan asfixiante del relato.

Y eso, que le da una enorme fuerza a la historia, en mi opinión también le resta credibilidad. Los hechos narrados se elevan a la categoría de mitos, lo que los aleja de una realidad verosímil. Podemos creernos que todo lo narrado ocurrió (y ocurrió, sin duda, hay suficientes testimonios de ello). Pero no podemos creernos que ocurriera de la forma en la que se cuentan los hechos, con una ausencia total y absoluta de compasión, de bondad. El bien y el mal siempre andan juntos de la mano, no existe la bondad completa pero tampoco la maldad absoluta que se nos presenta en esta historia. La maldad cobra justamente más fuerza y relieve a causa de su convivencia con el bien, por el contraste entre ambos, y ese contraste se echa de menos en este libro.
Es un libro magnífico, sin duda alguna. Pero lo he encontrado demasiado extremo, va demasiado lejos en la crueldad y la deshumanización que plasma. Es una visión demasiado simplista y unívoca del conflicto, faltan los matices que darían a lo que se cuenta una mayor verosimilitud de la que tiene ahora. Es un libro escrito para provocar y chocar al lector, y ese no me parece un buen punto de partida para una obra literaria, sobre todo cuando se remata con el final tan poco creíble y tan simplista que tiene esta historia.

Calificación: Muy bueno, pero discutible en su enfoque.

Tipo de lector: Dispuesto a descender a los infiernos con el narrador.

Tipo de lectura: Angustiosa y compulsiva, pero no exigente.

Argumento: La maldad absoluta y asfixiante de un mundo sin Dios, sin humanidad, sin esperanza alguna. O: la vida en un pueblo de la frontera franco-alemana durante la guerra.

Personajes: Todas las diferentes mezquindades que caben en una comunidad cualquiera.

¿Dónde puede leerse?: En un pueblecito francés durante las vacaciones, para compensar tanto bucolismo.


jul 26 2010

¿Por qué somos como somos?

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Ensayo divulgativo escrito por Eduard Punset, director del programa de televisión “Redes”, que se inmiscuye, desde un punto de vista filosófico, en el origen de la esencia humana, sirviendo también de recordatorio para cuestiones ya abarcadas por el autor como la felicidad, el alma o el amor.

Sobre lo primero que se pretende desmitificar es sobre la existencia de vida tal y como la entendemos hoy y aquí en otros seres, incluso de vida inteligente; de esta forma y una vez revisado si el hombre actual proviene del chimpancé o bien de la mosca del vinagre, cabe decir que a pesar de que el tamaño del cerebro del hombre es uno de los más grandes de los homínidos, lo cierto es que esto no necesariamente quiere decir que el elefante sea el animal que mejores soluciones está dando a la selva.

Por otro lado, y para concluir esto no hace falta ser Einstein, el ser humano tiene un tipo de inteligencia demasiado problemática como para que su mente no termine de esclavizarle, y es que el humano que se prepara para morir quizás sea el más sabio, pero no por ello deja de ser sorpresivo y tremendamente doloroso el momento de fallecer en muchos casos.

En el análisis que se hace de las bacterias y los microbios, vemos de una forma mucho más gráfica de donde nace la vida; de esta forma, mientras que la antropología busca sus referencias en el Paleolítico, científicos demuestran que mucho antes ya había bacterias por la atmósfera de las que sólo unas pocas morían cada cierto tiempo. Punset no habla de seres uni y pluricelulares, sino de lo que se considera el primer elemento configurador del medio ambiente: el oxígeno, algo letal en alta dosis de pureza y cuyo secreto milagroso está en la dosificación.

Calificación: Interesante

Tipo de lector: Quizás exista el efecto placebo respecto a otros de sus libros, pero la manera de contarlo es amena e instructiva.

Tipo de lectura: Reflexiva.

Argumento: Del origen del ser humano como especie, y como ha evolucionado su escala de intereses desde que la vida es vida hasta hoy.

Personajes: Disertativos y sabios.

¿Dónde se puede leer? En cualquier sitio.


jul 25 2010

Vida imperial en la ciudad esmeralda

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Tras la ocupación de Bagdad por el ejército americano y sus infaustos aliados, el alto mando estadounidense organizó la Zona Verde en las orillas del Tigris, una franja de seguridad donde se instalaron los organismos oficiales y las representaciones diplomáticas que debían atender a un país sumido en el caos absoluto.

Poco a poco fueron desembarcando en ella los nuevos gestores, en general reclutas veinteañeros sin ninguna información de lo que era el mundo ni sobre la existencia de otras culturas. Con ellos desembarcaron las contratas privadas que habían conseguido de la administración de Bush un pedazo del pastel, con la poderosa Halliburton a la cabeza.

Rajiv Chandrasekaran, periodista, redactor jefe adjunto del Washington Post, relata la vida en la Zona Verde donde los nuevos gestores neoconservadores vivían apartados de la realidad, instalados en un paraíso de franquicias de comida rápida, de fiestas alcohólicas en los jardines de los que fueran palacios de Sadam Hussein que terminaban con zambullidas de malotes en las piscinas.

Acunados por el zumbido de los equipos de aire acondicionado que refrigeraban sus oficinas, comenzó la reconstrucción de una ciudad sin agua potable ni electricidad. No intentaron siquiera la consolidación de una sociedad civil destruida. En nombre de los valores democráticos, Paul Bremer y su equipo se comportaron como los sátrapas de un estado de opereta, se extendió la corrupción y comenzó un programa de privatización masivo que solo benefició a los ocupantes y a sus multinacionales. Un despropósito que Chandrasekaram reconstruye a partir de entrevistas y del acceso a documentos internos y cuenta como auténticos tarugos elaboraban leyes para evitar el tabaquismo, para proteger los diseños de los microchips o buscaban un nuevo emplazamiento para la bolsa, mientras en el país que les rodeaba, la gente se agolpaba en los hospitales, desabastecidos de medicinas y eran utilizados como taxis los coches robados del cuerpo de policía. Mientras las bombas estallaban por todas partes menos donde hubieran debido de hacerlo, que era debajo de sus narices.

Este es el testimonio atroz de una rapiña y también de uno de los mayores errores estratégicos de la historia.

El libro peca de ser excesivamente periodístico, prima los datos, las siglas, los departamentos y los cargos, muchos de ellos difíciles de identificar para el lector y su lectura se hace, a veces repetitiva y aburrida, pero es interesante como testimonio de primera mano para conocer lo que ocurrió en Irak después de la guerra y la ocupación.

Cada escena de vida en la zona de seguridad, la Ciudad Esmeralda, se continúa con un informe de lo que ocurría en realidad fuera de aquel mundo de fantasía.

Su publicación levantó gran polémica su publicación en los Estados Unidos.

Calificación: Interesante

Tipo de lector: Con inquietudes por la política exterior americana. Periodistas Estudiantes de periodismo.

Tipo de lectura: Ligera

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.

¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.