dic 29 2012

Viajando en grupo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Viajando en grupo es una novela extraña, difícil, yo la abandoné en dos ocasiones y si la retomé para terminarla fue porque el planteamiento inicial es poderoso, obsesionante: la niebla oscurece Londres e impide salir a los trenes, en la estación Victoria se reúne un grupo de conocidos de clase alta, atrapados por la situación, mientras que bajo la enorme estructura de hierro y cristal se agolpa una multitud cada vez mayor, cada vez más amenazante. Comienza entonces una situación trivial pero esperpéntica, que la actitud del grupo arrastrará hacia el absurdo.
Y digo que es difícil porque creo que parte de los matices de las conversaciones -que además tienen un aire deliberadamente ambiguo- se pierden con la traducción, porque el humor es tan malvado que cortocircuita, dejándonos atónitos; y porque se producen situaciones a las que no se les puede buscar el sentido porque no lo tienen. Además, los personajes se van dibujando con la narración, sin presentación previa y eso nos dificulta el componer el grupo, la constelación.
El resultado es una novela que desborda la sátira social, común con otros autores de la época –los años treinta- para adentrarse en la censura moral más despiadada, algo absolutamente subversivo bajo un disfraz de alta comedia.
Pero el caso es que Henry Green produce la situación claustrofóbica perfecta, retrata a una clase social vacía e insensible y refleja lo que piensa ésta de la masa, pero también describe el poder potencial de ese colectivo anónimo anticipándose al futuro.
Casi todo se cuenta mediante conversaciones que no dicen nada pero lo dicen todo sobre sus locutores, con un narrador tan cercano a los protagonistas que nos descubre sus defectos como quien no quiere la cosa.
A ver si nos entra en la cabeza semejante despropósito.

Calificación: Extraña.
Tipo de lector: Intenso.
Tipo de lectura: Espesa.
Argumento: Carece.
Personajes: Antipáticos y absurdos.
¿Dónde puede leerse?: En cualquiera de las estaciones de Londres, esperando un tren.
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería habitual o en www.libreriamendez.net


dic 27 2012

El enredo de la bolsa y la vida

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Hay autores que se divierten escribiendo, y eso es muy de agradecer dados los tiempos que corren. Eduardo Mendoza es, desde hace treinta años, uno de ellos. Sabe, desde la utilización de un narrador reconocible como loco y que ya hizo las delicias en la cripta embrujada y el laberinto de las aceitunas, montar una sátira quevedesca de los tiempos que corren, donde si no nos reconocemos, no es por falta de empatía precisamente.
La crisis económica, el boom de los bazares chinos, el terrorismo o el robo a un banco que burocratiza todo lo que toca, son algunos de los temas que con sorna y a través de la desaparición de un antiguo compañero de sanatorio, se nos advierten en escena de una forma disparatada, precisa y lúcida. Todo para no dejar títere con cabeza y ofrecernos bajo la apariencia de un malintencionado festín, toda una lección de realidad.
Eso y unos personajes afines a la voz principal; desde la adolescente Quesito, pasando por la suerte de curandero del sentido común, el timador Pollo Morgan o hasta la trasnochada femme fatale Lavinia Torrada, nos vehiculan la trama de un modo claro y poco dado a artificios, y es que por mucho que algunos sean secundarios, lo son de lujo en tanto en cuanto cada uno va a la suya; desde el colombiano que quiere participar en una película cuyo director no sabe lo que es una escaleta a políticos que actúan en la sombra poderosa como artífices coadyuvantes.

Calificación: Divertidísima.
Tipo de lectura: Ágil, dinámica.
Tipo de lector: Dispuesto a emborracharse de gracia.
Argumento: El detective y su desventurada vida a raíz del encuentro con un amigo del sanatorio años ha.
Personajes: Perfectos.
¿Dónde puede leerse?: En una biblioteca del Raval, sin levantar sospechas.


dic 26 2012

Los pasos perdidos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La creación de un mundo. Eso es lo que define la obra de los grandes escritores, entre los que se encuentra el cubano Alejo Carpentier. Un mundo con sus propias leyes y una perfecta sincronización de las piezas que lo arman: colores, ciudades, personajes, ambientes y sonidos, envueltos en la niebla creacional de los fenómenos de la atmósfera.
Sin que nos demos cuenta en Los pasos perdidos nos vemos inmersos en situaciones de las que ya no podemos salir, hechizados por lo que sucede en ellas, pero también por la propia metafísica de su realidad.
Trama y relato sometidos a la elaboración literaria como tema.
Como en otros escritores latinoamericanos nos encontramos con una prosa que alterna lo épico, lo solemne, la soberbia de la alucinación y la materialidad de lo tangible.
Y la música.
La música sin la que la obra de Carpentier no se puede comprender y que está en el trasfondo de sus novelas, generando un ritmo especial, indisociable de la escritura.
Aquí el motor de la novela es la búsqueda, en lo remoto de la selva, de raros instrumentos musicales, esto le sirve al narrador-protagonista para guiarnos por un viaje al corazón de las tinieblas que es el origen de la música, en una gran aventura americana a través de un Nuevo Mundo inmenso, desbordante de maravillas, una búsqueda de El Dorado, una nueva Odisea que se inicia en un espacio inusual, entre las bambalinas de un teatro, para avanzar por ciudades latinoamericanas en eterna revolución, cordilleras primigenias, selvas; sintiéndonos tras Los pasos perdidos de los primeros conquistadores que obsesionan a Carpentier.
Es efectiva, por ejemplo, la descripción de una ciudad por las imágenes que materializan en ella quince faroles, narración –pues- creada con impresiones de palabras y de sonidos.
Los pasos perdidos es el deambular los hombres -por el planeta, por el tiempo- en busca del conocimiento, de la comprensión de la naturaleza, de una inocencia de paraíso perdido.
Nítidas referencias nos guían por la intención de la novela.
Podemos decir que Alejo Carpentier publicó esta novela en 1951, que había recibido en su juventud una formación musical que marcaría su persona y su obra, que suele citarse El siglo de las luces como su novela fundamental; y que -por su tono alto, la utilización soberbia del vocabulario y la intensidad de su trasfondo- Los pasos perdidos es una novela apasionante.

Calificación: Obra maestra.
Tipo de lector: Cualquiera, aficionados al realismo mágico.
Tipo de lectura: Intensa pero factible.
Argumento: Desgarrado en la narración.
Personajes: Verdaderos y fascinantes.
¿Dónde puede leerse?: En la selva.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.machadolibros.com


dic 25 2012

Sorgo Rojo

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

El sorgo es una especie de cereal que se utiliza en las destilerías chinas para fabricar un exquisito vino dulce. Utilizando un campo semántico que nos lleva muchas veces a terrenos irreales por las masacres de la guerra, el Premio Nobel de Literatura 2012 -Mo Yan- cuyo nombre significa silencio entregó en su día una novela épica y rural, inacabable en su aliento largo y a la vez entrecortado y difícil. De todos es sabido que el idioma chino requiere para su aprendizaje de destrezas poco comunes; la labor por no desmerecer de Ana Poljak para el Aleph en este sentido es significativa y logra asemejar a referentes comunes una literatura cargada de simbolismo, complejidad y donde hay muchísimos personajes que no se digieren por acumulación en primeras lecturas.
Utilizando un narrador que no se sabe desde donde actúa y que es a la vez personaje y narratario, la historia que se cuenta es la de los abuelos del interfecto, que se encuentran con dos guerras sucesivas, dispuestas a arruinarles su sustento de vida. El primer conflicto es el ataque de japoneses que es priorizado en importancia frente al combate entre clanes de la vieja China. El enemigo está, por tanto, dentro y fuera de casa. Para los más poderosos, incluso.
Llevada al cine por Zhang Yimou, el escritor utiliza tanta carga moral en sus imágenes, que recuerda por algo más que por su historia al realismo mágico sudamericano; claro que éstas están tan preñadas de desesperación y tragedia que son más Kafka u Onetti los posibles autores consagrados, antes que otros más optimistas o pudorosos.

Calificación: Difícil.
Tipo de lectura: Pausada, pensativa.
Tipo de lector: A veces apabullado.
Argumento: En la zona rural de Gaomi Noreste viven Yu Zhan’ao, un comandante y su novia, obligada a casarse por su padre con el dueño leproso de una destilería.
Personajes: De todo hay.
¿Dónde puede leerse?: Al otro lado de la Gran Muralla china.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


dic 24 2012

El gatopardo; La transformación y el abismo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El visionado, declaradamente sucesivo, del filme El gatopardo, estimula a Luis Antonio de Villena a llenar unas páginas con meditaciones personales, al hilo de las cuales emerge –como la magdalena de Proust- una tía abuela suya. Todo muy subjetivo, entretenido, pero inconsistente.
Lo único que queda claro es que De Villena reflexiona -porque Visconti lo hace en su película, porque Di Lampedusa lo hace en su novela- sobre la decadencia, que es un clima mental en el que todo tiempo pasado fue mejor, más elegante y más sofisticado, mientras que hoy todo es ordinario, plebeyo y de lo peor. Los artistas que trabajan según esos principios –que han sido muchos- utilizan en sus obras el fin de época como símbolo, el anacronismo como puesta en escena, el estudio de la belleza por su mero valor intrínseco, y las grandes poses aristocráticas como paradigma.
Reflexionando vagamente sobre todo eso, se pierde la oportunidad –que el lector esperaba- de hacer un estudio crítico serio sobre la película, su ritmo, su ambientación y su fidelidad a la novela, su valor en la historia del cine y las interpretaciones de sus actores, la revisión del mensaje original que el escritor italiano tramó, influido por el ambiente histórico y familiar, y el interés que todo esto puede tener en el día de hoy.
Porque lo único que concluye De Villena es que, lo que cuando era joven le pareció una película progresista hoy no se lo parece tanto, y para esas conclusiones es más acertado el psicoanálisis que el ensayo.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Aficionados a los gatopardos.
Tipo de lectura: Rápida.
Personajes: Los de la película.
¿Dónde puede leerse?: En el café del Cine Doré, sede de la Filmoteca Española en Madrid, o en Palermo, claro.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual o en www.ochoymedio.com


dic 17 2012

Viaje de invierno

Artículo escrito por: Laura Kvaternik

Amélie Nothomb nos presenta aquí a un hombre que alberga en su interior un universo hostil, un mundo de hielo que juzgaremos con reparo en las primeras páginas. Asco y horror. Desprecio.
Pero ¿qué ocurre después? Sin saber cómo, la autora y su protagonista logran engañarnos. Les acompañamos en un revelador viaje provocado por unos hongos alucinógenos y acabamos por comprenderlo todo. De pronto, nos vemos inmersos en ese mundo que tanto rechazo nos causaba sólo unos minutos antes. Colocados como los personajes, flotando, sentimos la belleza absoluta que tan a menudo ignoramos. Y eso nos lleva a comprender el horror. Comprendemos al protagonista y comprendemos su plan de
secuestrar un avión y estrellarlo contra el más emblemático edificio de París. ¿Sabes cuál es? Tiene forma de A: A de Amélie, A de Astrolabio, A de Aliénor; y A de Amor.
En mi opinión, la exquisitez de este relato reside básicamente en la capacidad de su autora de jugar con nosotros, de manejarnos como a marionetas hacia el interior de ese mundo y esa mente. Su mayor flaqueza, sin embargo, es la de quedarse a sólo un paso de llevarnos a compartir la idea del protagonista. Si bien le acompañamos en la vorágine de sus alucinaciones, una vez superados los efectos de la droga y ya con los pies en el suelo, podemos comprender el razonamiento del asesino y suicida, pero no llegamos a compartirla.
Su decisión puede resultar hasta poco creíble. Por eso el final abierto resulta el mejor cierre posible para estas páginas.

Calificación: Exquisito.
Tipo de lectura: Fácil y rápida, se lee en un día.
Tipo de lector: Es difícil de decir… Personas que sepan apreciar la belleza en el horror.
Argumento: El protagonista y narrador de la historia se dispone a estrellar un avión contra la Torre Eiffel. Antes, escribe en una libreta la historia que le ha llevado a ese punto: una historia de amor por una mujer, Astrolabio, cuya existencia ha encadenado a la de Aliénor, una brillante novelista que padece un extraño tipo de autismo. Un triángulo amoroso de afilados ángulos.
Personajes: Ellos tres solos se bastan para dar forma a esta historia.
¿Dónde puede leerse?: Estés donde estés, la historia te atrapará sin esfuerzo.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


dic 9 2012

Dublinés

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Dublinés es un cómic. Para ser más exacto, es un fantástico trabajo publicado por la editorial Astiberri y firmado por Alfonso Zapico. Es de esos libros que el lector abre y no puede cerrar hasta acabar de leerlos; de esos trabajos que el lector no puede abandonar nunca, incluso después de finalizar su lectura.
Nos presenta la vida de James Joyce. Desde su infancia hasta su muerte el 15 de enero de 1941. Su genio, su soberbia, sus costumbres, sus amores, sus fobias. Con el detalle de un gran conocedor del personaje y de su entorno, parando y recreándose en lo importante, silenciando eso que sería inútil decir aunque queda en la esencia del relato para que el lector pueda manejar la información en plenitud.
El trazo de Alfonso Zapico es cuidadoso, detallista; justo y sin tratar de sobresalir por encima del personaje que es el que manda en esta obra. Juega muy bien con los grises para crear climas y matizar el estado de ánimo del personaje, aclara con la imagen un texto exacto y suficiente para que el relato avance.
James Joyce es uno de los grandes escritores de la historia de la literatura y este cómic (trabajo realizado durante dos años) es un justo recordatorio de lo que fue este genio.

Calificación: Excelente.
Tipo de lectura: Apasionante, muy divertida.
Tipo de lector: Amantes del cómic y de la literatura.
Argumento: La vida de un genio.
Personajes: Perfectos en su diseño y evolución.
¿Dónde puede leerse?: ¿Irlanda?
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


dic 5 2012

El monstruo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Como una urbe del Pentápolis, la ciudad entera ardía en el bárbaro incendio de la puesta solar.
El monstruo, novela de Antonio de Hoyos y Vinent con la portada dibujada por Penagos (Editorial Cosmópolis; Madrid, 1927; una peseta) tiene todos los ingredientes para ser una mala novela y, sin embargo, no lo es. Es un relato sometido a la adjetivación exagerada, que muestra más a un autor atrapado en un movimiento literario -el decadentismo- y por sus obsesiones personales, que escaso de ingenio, de técnica, o de talento.
Es cierto que el lenguaje está exagerado hasta lo grotesco, que tiene una trama débil con consecuencias previsibles y tratamiento de melodrama, que culmina en una redención que ni el propio autor parece creerse.
Pero las drogas, el lujo, los excesos, la enfermedad y la putrefacción, el orientalismo y la presencia de la muerte, encienden faroles brillantemente atrevidos en la selva de una escritura artificiosa.
Mientras los decadentes británicos y franceses son situados habitualmente en su contexto y valorados en lo que de importante aportaron al tratamiento del lenguaje, a la innovación de los temas y a la recuperación de lo fantasioso en la literatura, en España permanecen malditos y olvidados, y es una pena, porque al caso de Hoyos y Vinent le encuentro unas particularidades únicas: la desmesura efímera de una falla, la violencia de lo taurino y la solemnidad de un paso procesional, algo que es negro como el brocado de una mantilla y rojo como la sangre. Muy español.
Que nos indica que debemos leerlo en la clave del oscurantismo penitencial que sucede al hedonismo carnavalesco, o como una astracanada que el autor se permitió para reírse de todos.
Interesante en cualquier caso no saberlo.

Calificación: Excesivo.
Tipo de lector: Decadente.
Tipo de lectura: Malsana.
Argumento: Melodramático.
Personajes: Viciosos.
¿Dónde puede leerse?: En el salón chino del palacio de alguna amiga, fumando.
¿Dónde encontrarlo?: Difícil, se puede intentar en www.iberlibro.com