may 31 2011

Venían a buscarlo a él

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Berta Vias Mahou pone la base de éste libro en unos hechos reales y jamás resueltos: una novela sin terminar, la biografía inconclusa de un hombre, una situación nunca aclarada, y la herida abierta en una sociedad que sesenta años después continúa supurando.
Hechos todos que nos traen al presente y a lo actual, porque el paralelismo es evidente. Sobre ellos se intenta construir un complot, una trama, la sombra de una conspiración.
Venían a buscarlo a él es una investigación, un homenaje y un tributo a la memoria de Albert Camus.
La personalidad central de la novela es por tanto poderosa, mítica, y quienes lean la novela, tendrán una sensación de luz de gas sobre ésta reconstrucción metaliteraria de la escritora, se sentirán un poco engañados por el truco.
Incluso quienes desconozcan todo sobre ese primer hombre sobre el que se levanta la ficción, irán encaminados hacia el final por el título y por los comentarios de la tapa. El juego estará roto y tampoco van a recibir un relato intenso que palie la revelación.
Porque Venían a buscarlo a él no pasa de ser un juego literario del que se hubiera esperado algo más. Porque se pierde en digresiones superfluas; porque no se atreve a sumergirse por completo en ese mundo literario, que sin embargo lo exige todo de quien osa atravesar el umbral. Como lo exigen sus lectores irredentos. Porque sus cabos sueltos quedan flotando en la superficie.
No deja de ser una novela interesante. Escrita sin extravagancias. Contenida. Con una soberbia construcción de la atmósfera de tiempo y de lugar, bien trabajada. Pero ni siquiera para los iniciados funcionan sus resortes de roman a clef y nos quedamos con la miel en los labios.
No se puede negar valor a la escritora. Sale airosa, pero no es suficiente, porque se ve obligada a concluir la ficción con unas notas que se debían haber incrustado en el texto de otra manera, trabajando sin ambages sobre la construcción literaria.
Venían a buscarlo a él nos deja con la impresión de su capacidad para generar opiniones contrapuestas en los distintos lectores, con seguridad. Y eso es ya decir mucho para una novela.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Profundamente interesado por la literatura francesa de la postguerra.
Tipo de lectura: Ágil y levemente engañosa.
Argumento: Algo desatado.
Personajes: Bien construidos.
¿Dónde puede leerse?: En Marsella.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual.


may 30 2011

Relatos de Kafka

Artículo escrito por: Carmen Neke

Acabo de enfrentarme por primera vez en mi vida a una selección de los relatos de Franz Kafka, y esto me ha hecho darme cuenta de lo mucho que le deben Borges, Cortázar y tantos otros cuentistas modernos. Ha sido toda una experiencia, son relatos que intrigan, sorprenden, hacer pensar, pero que también son a mi entender muy accesibles a cualquier lector. Y es que Kafka tiene relatos muy bonitos, por usar una palabra tan poco admisible en reseñas literarias. Es un autor que arrastra fama de raro y retorcido, pero cuyas historias tienen mucho de poético, y también de humorístico.
David Foster Wallace se quejaba en un artículo recogido en Hablemos de langostas de lo difícil que es hacer ver a los estudiantes de hoy día el humor subyacente en los relatos de Kafka, su manera de mostrar de forma literal conceptos metafóricos que dota a sus historias de un ambiente no tanto surrealista como de pesadilla. Hay humor en sus relatos, pero es un humor negro y doloroso que no llega al sarcasmo o al cinismo por la enorme empatía que Kafka siente por todas las criaturas que crea, no importa cuáles sean sus fallos.
Todas las discusiones sobre el hermetismo de los relatos de Kafka y lo absurdo de las situaciones que plantea casi lleva a olvidar mencionar lo buen narrador que es. Kafka es un contador de historias, un cuentista en el sentido más estricto de la palabra, y se vale de parábolas sobre casos imposibles para ilustrar sentimientos, pensamientos, situaciones que no cabe explicar con palabras. Por eso tampoco es posible descifrar sus relatos, puedes sentir lo que quieren decir pero son sentimientos difíciles de explicar con el lenguaje de cada día. Quien necesite una moraleja explícita va a sentirse muy insatisfecho con la lectura de los relatos de Kafka.

Calificación: Imprescindible, inolvidable.
Tipo de lector: Que no necesite demasiada claridad interpretativa en sus lecturas.
Tipo de lectura: Accesible pero potencialmente devastadora.
Engancha desde la primera hasta la última línea.
Personajes: Seres imposibles que se enfrentan al absurdo de su propia existencia.
¿Dónde puede leerse? En cualquier sala de espera, para aprender que la desesperación puede tener muchas caras.


may 29 2011

Lydie

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Jordi Lafrebre y Zidrou presentan este extraordinario cómic que se encuentra entre el surrealismo y la fantasía, pero que, a medida que el lector avanza en su lectura, se pega a la realidad de unos personajes que se hace universal.
El dibujo de Lafebre, desde el primer momento, logra crear un microcosmos creíble y solvente a más no poder. El texto de Zidrou (aunque eligiendo una voz equivocada puesto que con cualquier otra hubiera conseguido esa inmersión en el mundo del surrealismo) acompaña y se acompasa bien con el dibujo. Queriendo dar profundidad al sentido del relato opta por una voz que saca al lector en algunas ocasiones de ese mundo creado. El conjunto se convierte en un paseo por un barrio maravilloso (el callejón del bebé bigotudo) en el que sucede algo sorprendente cada día y durante años.
Curiosamente, el personaje principal es el que no puede estar, pero está presente en cada gesto, en cada movimiento de los personajes restantes. Quizás ese sea el gran logro de esta novela gráfica. Lydie, un bebé que no consigue salir con vida de su propio nacimiento, termina inundando toda la narración convertida en esa esperanza de la que carece este mundo.
Se añade en el volumen una serie de dibujos que Lafebre realizó como pruebas o bocetos del definitivo. Comprobamos que el trabajo es difícil, concienzudo y perfeccionista.
Merece la pena echar un vistazo a Lydie. Adultos y jóvenes disfrutarán de su lectura con seguridad. Para los más pequeños, tal vez, sea excesivo e incluso cruel.

Calificación: Emocionante, necesario.
Tipo de lectura: Muy divertida aunque descoloca a cualquiera.
Tipo de lector: Adultos y jóvenes.
Engancha desde el principio y no le sobra ni una viñeta. Aunque con algún problema en la voz narrativa no sobra nada de lo contado.
Personajes: El principal no está. Los que están son de carne y hueso. Casi.
Argumento: La vida desde la esperanza.
¿Dónde puede leerse?: Es una lectura breve e intensa. Conviene estar tranquilo.
¿Dónde puede comprarse?: En cualquier librería especializada en cómics.


may 24 2011

Reflexiones

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Edita Elena Ochoa Foster, fue su primer proyecto como editora de arte. Contó con el concepto de Eduardo Chillida de quien no es necesario que yo escriba una palabra más aquí.
El artista, que pasó sus últimos años en la oscuridad del mal de Alzheimer, murió antes de que finalizase la edición y ésta se terminó supervisada por su hijo Ignacio y garantizada por su esposa y por la fundación que ésta preside, Pilar Belzunce.
Es una caja-encuadernación, fácilmente reconocible del estilo de Chillida en la que hay tres cosas: una colección de once dibujos del artista en edición facsímil, la reproducción exacta por el mismo medio de un cuaderno inédito de notas del mismo autor; y un volumen con textos de Carlos Fuentes y John Berger, mas las fotografías de Ferdinando Scianna que acompañó al artista por los lugares telúricos, importantes en los estudios sobre la materia y lo que la limita, en los que trabajó el escultor vasco.
Todo va en un elegante cofre de madera que, como la encuadernación, la manufactura de los papeles, y las impresiones, firman destacados artesanos y artistas.
Las Reflexiones que produce la oportunidad de semejante edición se reservan al lector y a los estudiosos de la obra de Eduardo Chillida. Yo, en cuanto que contribuyente, solo puedo exigir de las administraciones que se mantengan abiertas las exposiciones del Chillida-Leku por encima de cualquier otro razonamiento; pero también que se evite el despropósito faraónico y (ya) anacrónico de la Montaña Sagrada de Tindaya.

Calificación: Innecesario.
Tipo de lector: Aficionados al constructivismo, el arte contemporáneo y la obra de Chillida.
¿Dónde puede verse?: En www.ivorypress.com
¿Dónde encontrarlo?: En www.ivorypress.com


may 19 2011

La primera tarde después de navidad

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La primera tarde después de navidad es un libro estupendo. Lo pueden leer los niños desde los seis siete años. Pero que lo lean los padres con ellos puede ser una actividad divertida y muy satisfactoria. Fue V Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil.
Marta Rivera de la Cruz, crea una historia llena de imaginación y de momentos mágicos en las que van apareciendo elementos que ayudan a trazar un camino lleno de sorpresas para el lector. No abusa de un lenguaje excesivamente pueril y eso se agradece por parte de niños y adultos. ¿Desde cuándo los niños hablan como si fueran medio tontos?
Marta y Nacho son los hermanos protagonistas de la historia. Después de navidad, van a conocer a Melinda que resultará vivir en un lugar mágico en el que el tiempo se detiene y todo es posible.
Muy escrito y muy bien pensado, La primera tarde de navidad, se presenta como una alternativa al aburrimiento de cualquier tarde de domingo.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lector: Niños desde seis años.
Tipo de lectura: Muy divertida, casi mágica.
Personajes: Cualquiera de nosotros cuando imaginamos.
Argumento: Bien trenzado.
¿Dónde puede leerse?: Detrás de un sillón junto a los padres o los hijos pequeños.
¿Dónde puede comprarse?: No debería haber problemas en cualquier librería.


may 16 2011

La vida del rey Enrique V

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Se caracteriza William Shakespeare por la variedad de registros que utiliza en su lenguaje teatral -elegante e incisivo- y en éste texto, alejado de la intensidad psicológica y dramática de Hamlet o de Macbeth, destaca la arquitectura de ese lenguaje.
El desarrollo es una maquinación política como las que vemos hoy en los periódicos, aunque en ellos –claro- no las leemos así. Está el patriotismo y las argumentaciones para convencer al público, la amenaza como hecho retórico y el arte de amenazar. Están el honor y la guerra cuando ambos conceptos aún cabían juntos en una mente humana.
El dramaturgo inglés transforma el coro de los griegos en un intermediario entre diferentes realidades, la del público y la de los actores, en espera del advenimiento de la cuarta pared. Son por tanto telones de retórica, y la escenografía una arquitectura efímera formada de metáforas.
Como siempre en el Bardo de Avon hay humor, momentos de gran solemnidad, atmósfera histórica y algunos diálogos van creciendo paulatinamente en intensidad, preparando al lector/espectador para el trance de ingenio.
La batalla de Agincourt en torno a la que se crea la función dio una inesperada victoria a los ingleses sobre un número superior de tropas francesas, hizo variar la distribución de poderes en la Guerra de los Cien Años y abrió las puertas a la soberanía de los reyes de Inglaterra sobre importantes territorios en el continente.
Henry V, o The Cronicle History of Henry the fifth, fue escrita en 1599. Es famoso el llamado discurso del día de san Crispín, con el que Enrique anima a los suyos a la batalla, que ha inspirado destacadas arengas en el cine, como las de Braveheart, de Mel Gibson (1995) o Independence Day de Roland Emmerich (1996).

Calificación: Glorioso.
Tipo de lector: Shakesperianos y aficionados al texto teatral.
Tipo de lectura: Amena.
Argumento: Guerrero.
Personajes: Traidores o heroicos.
¿Dónde puede leerse?: En la campiña inglesa (sí, inglesa)
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


may 15 2011

Los Cenci y otras crónicas italianas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Además de Rojo y negro y de La cartuja de Parma, sus obras maestras, Stendhal escribió algunos relatos menores, crónicas italianas, reconstrucciones de atmósfera histórica basados en hechos documentados.
Utiliza en ellos su pluma para llevarnos al Renacimiento y a sus crímenes de honor. Las tres historias recogidas en éste volumen, Los Cenci, La duquesa de Palliano y Vittoria Accoramboni, participan de una misma construcción del marco narrativo mediante un recurso a papeles antiguos encontrados, que nos llevan a la primera persona y que no siempre son eficaces, perdiéndose en largas disquisiciones y preámbulos; tienen en común también el tono de crónica negra y las tramas de asesinatos, de pasión y de honor. A pesar de todo terminan tomando vuelo y consiguen la emoción buscada.
Francesco Cenci es anclado en la sombra alargada de don Juan y la luz que sobre él situaron sus artífices, De Molina, Byron, y Molière.
De historias como éstas nos viene el espíritu de una Italia romántica y oscura, refinada y resplandeciente de cielos y de lujo; es un primer intento de domesticación de lo exótico mediante la comprensión de la intrahistoria.
Los relatos se hacen un poco confusos por la densidad de los sucesos y no es extraño saber que el escritor planeó alguna vez novelar uno de ellos.

Calificación: Curiosos.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Algo confusa en sus inicios.
Argumento: Novelescos.
Personajes: Históricos.
¿Dónde puede leerse?: En un viaje por Italia.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual. Edita Impedimenta.


may 14 2011

Notthepoint

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Parece que el MoMa, de Nueva York, ha adquirido uno de los nueve ejemplares, más una prueba de artista, de la escultura-multilibro Notthepoint de Richard Tuttle.
Es una escultura de madera de sicomoro tintada en amarillo y papel piedra, con la forma de una caja de mandolina. En ella hay varios compartimentos para albergar/exhibir cinco libros; cada uno recoge un ensayo y una reflexión sobre un color y está encuadernado en el mismo tono con la tipografía diseñada al efecto e impresa en tinta que concuerda con los colores elegidos.
Los libros amarillo y verde se ensamblan entre sí.
No hemos tenido acceso a los textos que la editora Ivorypress presenta de la siguiente manera: Cada uno de los cinco libros se centra en la fuente del origen del color que representa, dentro del contexto del ideal de la experiencia humana.
Es inevitable relacionarlo con los experimentos del marqués Caraccioli, (Le livre de quatre couleurs, 1757; Le livre à la mode, 1759).
Suele adscribirse a Tuttle en el postminimalismo. Tanto la escultura como el concepto editorial son intensos y depurados y sería de esperar que sus ensayos sobre los colores fueran interesantes. Cabe que así sea, porque el artista ha reflexionado sobre el color en muchos de sus trabajos. Una iniciativa atrevida y curiosa.

Calificación: Interesante.
¿Dónde puede verse?: En Ivorypress, fundaciones y colecciones particulares.
¿Dónde encontrarlo?: www.ivorypress.com