ene 6 2014

Siete noches

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Siete noches son siete ensayos, siete conferencias dictadas por Jorge Luis Borges que giran en torno a los temas más queridos por el escritor argentino, sobre los que aporta interesantes reflexiones aderezadas con su experiencia personal, su profunda erudición, y su capacidad lectora.
Tienen el tono culto, pero irónico y cercano, que se espera de un conferenciante.
La más conmovedora es quizás la que habla sobre una circunstancia personal, La ceguera, que le lleva de lo particular a lo general, de la desgracia a la compensación, de los placeres del mundo a la vida interior.
Hace una interpretación personal de La cábala y El budismo en otros textos que ayudarán al lector a situarse en esos sistemas, y que son eficaces por la capacidad de condensación con la que están compuestas.
Sabemos que Las mil y una noches y La divina comedia son parte inseparable del universo borgeano, el propio autor nos desvela porqué, qué ha encontrado en esas obras que le fascine.
También analiza los resortes de La poesía, algo destacado viniendo de un maestro.
El estudio sobre La pesadilla y sus mecanismos, sobre lo literario en los sueños y las pesadillas en la literatura, sobre sus pesadillas que crearon literatura es quizás, por lo infrecuente, el que yo encuentro más sugerente. Interesantes son todos.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Cualquiera con necesidad de cultura.
Tipo de lectura: Amena.
Argumentos: Variados.
Personajes: Él.
¿Dónde puede leerse?: En la gran sala de un ateneo.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


dic 23 2013

Quiéreme bien (Una historia de maltrato)

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano


El problema es que piensas demasiado; tú no pienses, haz lo que tengas que hacer y punto. Dicho así podría parecer algo inofensivo. Sin embargo, estas son dos frases, tan sólo un ejemplo, que podrían ser la señal de lo que llega en una relación. Mañana se podrían convertir en no pienses; haz lo que te digo y punto. No cambian tanto las palabras, pero si el estado de las cosas. Cuidado con las señales. Conviene fijarse en ellas y tratar de comprender.
Quiéreme bien es un cómic de Rosalind B. Penfold. Cuenta la historia de una relación de pareja. Un desastre absoluto en el que el maltrato aparece como protagonista desde el primer momento. Primero como un detalle, como lo que podría parecer una confusión o un arrebato circunstancial; finalmente como algo físico, violento. Mientras, maltrato psicológico con el que ella termina odiándose, siendo una mujer insegura. Mientras, infidelidades y celos. Mientras, mentiras y una actitud amenazadora con la mujer, con los niños.
Brian, el marido, dice que una vez que la persona se siente insegura, puedes hacer con ella lo que quieras. Eses es el proceso, una evolución hacia el maltrato, hacia una descomunal tragedia que podría terminar con la vida de las personas.
El dibujo de la autora es sencillo. A veces, casi infantil. Aunque expresa muy bien los sentimientos, cómo fue lo que pasó. Pone los pelos de punta algún pasaje y, desde luego, el libro es un relato espeluznante de lo que supone una situación como la que se relata.
Se trata de un libro que deberían leer los jóvenes, los adultos, todo tipo de personas, sea cual sea su situación social o sentimental. Porque en él quedan reflejadas todas aquellas señales visibles o no que anuncian lo que llamamos violencia de género, maltrato en el matrimonio o noviazgo.
En la página www.friends-of-rosalind.com hay información muy útil para personas que tengan alrededor una situación sospechosa o conocida.

Calificación: Muy bueno.
¿Tipo de lector?: Mujeres y hombres con un mínimo de sensibilidad ante este problema.
¿Tipo de lectura?: Pone los pelos de punta.
Argumento: El proceso habitual de un caso de violencia de género.
Personajes: Redondos.
¿Dónde puede leerse?: En compañía de tu pareja, en el sofá de casa.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual.


oct 2 2013

La verdad de las mentiras

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Las ficciones las pueblan gentes, tanto desde el punto de vista de quién las hace, las lee, las protagoniza o las vive, según sea esta experiencia así viviremos el acto de leer, que en cualquier caso nos convertirá en diferentes o indiferentes. El Premio Nobel peruano, Mario Vargas Llosa, nos presenta su propio canon literario (que diría Harold Bloom) en forma de curso de lectura crítica inolvidable, ya que cuando son las imágenes las que narran, parece que nos encontramos con la secreta objetividad que las pueblan; llevar este ideario a la necesidad de contar con palabras lleva a una lucha entre antagónicos por el que vemos deslizarse lo sombrío y lo brillante de una forma subjetiva; se invita de este modo a ver todo relato escrito como una decisión escogida desde la ideología y la moral, describiendo una trayectoria que va de fuera hacia dentro y desde la que se trata de practicar el humanismo, esa historia de las ideas y el pensamiento practicable según la vida de persona(je)s escogidos.
A lo largo de treinta y seis ensayos que tratan de no hacer la vista gorda sobre lo más significativo, se nos presentan en orden cronológico, desde la vetusta y modernísima El corazón de las tinieblas, antecediéndonos en los orígenes que van más allá de la locura del viaje de un occidental al Congo, tierra subabastecida que hace nacer por el clima y la aventura los horrores de lo considerado salvaje, hasta Sostiene Pereira del ya fallecido escritor Antonio Tabucchi, una fábula sobre el poder de lo pequeño y sencillo, a través de las que se evoluciona hacia maneras más globales de contar.
Son dos los autores sobre los que repite ensayo: Graham Greene y Ernest Hemingway; del primero se concluye que tuvo la mala fortuna de, a pesar de haber escrito mucho y bien, no culminar en obra maestra algo que tuvo bien cerca con El fin del romance; Hemingway, en cambio, considerado a sí mismo hombre de acción que escribía, asociaba el éxito literario al personal, sin tener en cuenta sus oprobiosos esfuerzos más en París era una fiesta que en The sun also rises.
Tampoco se obvia la importancia de obras más vanguardistas o experimentales, como Nadja de André Breton, u otras de rango intermedio como los de la feliz hada madrina Isak Dinesen o las magníficas novelas corales, Un mundo feliz, American Transfer o La rebelión de los animales de Orwell, todas ellas corresponsables de la disipación de ideologías que quizás en ciertos casos no eran las de su autor.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Amante de la literatura y otros puntos de vista.
Tipo de lectura: Agradable, además.
Argumento: Clásicos de a partir del siglo XX convenientemente desmenuzados.
Personajes: Todos y uno.
¿Dónde leerlo?: Dando la vuelta al mundo en avión.
¿Dónde se puede comprar?: Pídelo en tu librería habitual.


sep 17 2013

Atlas of remote islands

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Islas. Pequeños mundos replegados sobre sí mismos y rodeados por el mar. Aislados.
Islas maravillosas o infernales, o ambas cosas, todo depende de cómo se mire. Historias extraordinarias de descubridores, exploradores, violencia y desesperación, de lenguas misteriosas y costumbres terribles. Extinciones, cataclismos, motines. Crímenes oscuros y desapariciones misteriosas.
Islas despobladas o con muy pocos habitantes.
Naufragios, prisioneros, exiliados.
Cincuenta historias enfrentadas a su hermosa cartografía, creada por la autora.
Los nombres de algunas de ellas definen los sentimientos de los primeros en avistarlas: Disappointmen, Desolation, Lonely.
Judith Schalansky ha creado un hermoso isolario, no solo por la selección que ha hecho, minuciosa; ni por los mapas, depurados; sino también –o sobre todo- por unos textos evocadores, ensayos poéticos, estudios metafísicos en los que convoca fantasmas desaparecidos para que nos cuenten la Historia. De nuevo. De otra manera.
Un viaje desolado y alucinante por Cincuenta islas en las que nunca he puesto el pié y nunca lo pondré. Nosotros no renunciamos. En alguna nadie lo ha puesto aun.
Hay, por supuesto, una reflexión sobre el mapa como cosa concreta y abstracta a la vez, como apropiación estética del mundo; correlato de una realidad desconocida.
Y nos recuerda Schalansky que los primeros viajes se hacen por los mapas de nuestra infancia.
Un libro de hermosa edición. Destacable. Raro.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera. Requiere cierto nivel de inglés.
Tipo de lectura: Profunda.
Argumentos: Extraordinarios.
Personajes: Excéntricos cuando los hay.
¿Dónde puede leerse?: En una isla, claro.
¿Dónde encontrarlo?: En  http://www.panta-rhei.es


jul 31 2013

Arte del cómic

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Steven Heller reúne en este volumen imágenes de los cuadernos privados de ochenta artistas. Autores de cómic o diseñadores gráficos o artistas dedicados al collage de gran prestigio. Junto a un pequeño texto con el que se presenta al autor eligiendo sus propias declaraciones, las setecientas ilustraciones que contiene el libro se convierten en un catálogo extraordinario. porque cualquier prueba puede ser el germen de algo más elaborado, porque en esas pruebas ya intuimos las intenciones del autor. Pero, sobre todo, porque este libro es una muestra de incalculable valor ya que podemos conocer de primera mano en qué consiste el proceso creativo de un autor u otro.
Se mezclan nombres ya consolidados con otros que acaban de llegar. Se mezclan dibujos que fueron un rato de divertimento con otros que terminaron perfeccionándose. Blanco y negro con el color. Artistas americanos con otros del resto del mundo.
El libro se llena de interés cuando alguien que quiere dedicarse al cómic lo abre. Aquí verá tendencias, conceptos viejos y recién llegados, ideas para aprovechar. Aunque, los amantes del cómic, los que sólo leen, encontrarán un extraordinario lugar en el que comprender los trabajos que tanto admiran.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Buscando detalles en cada página, fallos, trucos e imaginando lo que podría llegar a ser.
Tipo de lector: Interesado en el proceso creativo del cómic.
¿Dónde puede leerse?: Con una mesa delante o un atril. El volumen pesa lo suyo.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual. Prueba suerte en la biblioteca de tu barrio. Se puede encontrar en algunas.


mar 11 2013

La obra de arte en la época de su reproducción mecánica

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Nos encontramos ante la cuarta versión datada de 1939 de uno de los textos fundacionales de la Estética moderna; en él su autor, Walter Benjamín,  pensador alemán en el más amplio sentido del término, nos regala una breve, pero enjundiosa reflexión no sólo sobre cómo los soportes mediatizan el aura de toda obra de arte, sino que se estudia cómo en esa ausencia puede haber mayor autenticidad y honestidad por parte de literatos, dramaturgos, fotógrafos o pintores, que en obras anteriores al siglo XX.
Pionero para su época, se relaciona la ideología política desde un sentido hondo y, a la vez, persuasivo, de tal forma que el comunismo empieza a considerarse a priori desde las primeras imágenes diáfanas que retrataban lo urbano con una determinada iluminación, mientras que del fascismo nos hacemos partícipes a partir de las vanguardias, en que implosionó la idea de que el arte debía ser como una patada en los sentidos del lector o espectador.
Editada por Casimiro en formato bolsillo, es capaz de analizar con gran perspicacia, la importancia del cine, a pesar de ser un arte casi recién aparecido; en este sentido, arremete contra el primitivismo de Abel Gance y empieza a hacerlo desde la peculiaridad de los actores frente a la cámara, no actuando como pudieran hacerlo en un teatro, para así definir la especificidad del medio, alcanzando mayor autenticidad de resultados, pero disminuyendo el goce estético en quién lo percibe, al contrario de lo que sucede en pintura, donde el barniz final hace que todo se muestre indeleble al olvido.

Calificación: Interesante aún hoy.
Tipo de lector: Aficionado a la Estética como disciplina filosófica y sociológica.
Tipo de lectura: Amena.
Argumento: De cómo la sociedad de masas y la aldea global han cambiado nuestros usos y costumbres respecto a la fruición artística.
Personajes: El aura, como esa cosa tan amplia que aún da que reflexionar.
¿Dónde leerlo?: Cerca de cualquier museo, con calma.


ene 14 2013

Desde el corazón de la manzana

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Juan Farias invita a escribir con este libro. A percibir el mundo desde lo pequeño, desde esas cosas que parecen insignificantes y son, en realidad, el soporte del universo entero.
Desde el corazón de la manzana es un libro para niños de ocho años en adelante. Pero no por ello el autor renuncia a un discurso compacto y bien estructurado. Sabe, como todos los buenos autores de literatura infantil y juvenil, que sus lectores son personas que razonan y muy capaces de entender lo que se les quiere decir. Eso de utilizar un puñado reducido de palabras para narrar, eso de usar expresiones facilonas y vacías, es cosa de los que consideran mal a sus lectores.
Los niños reciben un consejo del maestro. Escribid, contad el mundo. Uno de ellos aprovecha un castigo, un momento de aburrimiento, otro de reposo, cualquier excusa para hacerlo. Y lo que tenemos es una estampa desde la mirada del muchacho, la construcción de un mundo propio, la posibilidad de entender las cosas filtradas por alguien que puede ver más allá de las cosas gracias a la escritura.
Hay momentos verdaderamente divertidos. No sólo para los niños que lo lean. Los padres se lo pasarán muy bien con el comportamiento de los adultos. Visto desde este joven escritor parecemos una banda de ridículos.
Muy recomendable este libro de Juan Farias.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lectura: Exquisita.
Tipo de lector: Niños de ocho años en adelante. Y padres. Y abuelos.
Argumento: Cómo se construye un mundo.
Personajes: Definidos con un par de trazos a la perfección.
¿Dónde puede leerse?: Tumbado en la cama junto al joven lector o junto a papá o mamá. depende.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


oct 16 2012

Carta a un joven novelista

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Utilizando su gran bagaje como lector, el Premio Nobel peruano, Mario Vargas Llosa, dirige estas cartas a un amigo imaginario para escribir su propio curso de creación literaria en doce lecciones; al igual que han hecho escritores de renombre como Stephen King o Patricia Highsmith. Aquí se reflexiona con bastante acierto, no tanto sobre lo que supone ser escritor, sino sobre el oficio de escribir novelas, los vicios comunes y qué hay de invención y qué de realidad en las visiones que muchos de ellos proyectan o subvierten desde su subconsciente.
Qué es el narrador y para qué sirve, el trabajo con el espacio y el tiempo y otras tantas cuestiones son analizadas aquí con el rigor mortis de un escalpelista, sabiendo que es mucho más agradable leer por placer que diseccionar novelas. La vida de un escritor, se nos sugiere, es más la de alguien dependiente de sus deseos que el que goza como lector de la vida, obligado más el primero a poblar sus ficciones y a la reescritura continua en torno a las pocas reglas que existen.
Es curioso que siempre se enseña cómo no se debe escribir incluso antes de hacerlo, lo que no incurre en contradicción con el propio proceso; sobre este dilema, Vargas Llosa nos habla de quienes tratan de imitar a García Márquez o Borges con desigual fortuna y de cómo William Burroughs, escritor con el que no simpatiza, tiene en su libro Yonqui una especie de tabla evangelizadora de lo que supone ser escribidor.
Dejar de escribir no es dejar de leer, y en el gozo viene muchas veces la penitencia.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Creadores literarios, o en vías de.
Tipo de lectura: Amena.
Argumento: Menos técnico de lo que pudiera parecer.
¿Dónde leerlo?: En cualquier parte.