jul 5 2010

Himalayas, were gods and man meet

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Lo primero que nos sorprende de este libro, en el que Jaroslav Poncar, fotógrafo checo, enamorado de los majestuosos Himalayas desde niño, compendia el resultado  de treinta años de trabajo, es su tamaño. Medio metro de ancho y treinta y cinco centímetros de altura, apaisado, que permite a la impresión de las fotografías una fuerza sobrecogedora.

El formato que eligió en los setenta es la fotografía panorámica y en el plasmó para nosotros los paisajes, quizás, más dramáticos de la tierra por la fuerza excepcional con que allí se despliega la naturaleza. La mayoría de las imágenes están tomadas en el valle de Zanskar y en otros lugares de Ladakh, en el legendario reino de Mustang y en los ocultos valles de Buthan.

Poncar nos presenta una naturaleza abrumadora, retrata la soledad del hombre y el ambiente de religiosidad que empapa los valles escondidos entre las nieves eternas del Techo del Mundo. Documenta rituales mágicos, místicos y funerarios.

Himalayas, were gods and man meet, recibió el German Photo Book Award 2005. Es un documento histórico excepcional, un regalo para la vista de quien ha visitado las grandes montañas de Asia o de quien se propone hacerlo y busca documentación sobre los monumentos naturales más impresionantes. Para amantes de la fotografía y de la naturaleza.

Poncar fue el primer europeo en atravesar el Himalaya de este a oeste. Como miembro del proyecto German Apsara, ha producido importantísima documentación fotográfica sobre las ruinas de Angkor en Camboya y las pinturas murales de los monasterios budistas de Alchi, en Ladakh.

Edita Timeless una producción cuidada e impecable, con una breve introducción y citas seleccionadas para algunas de las imágenes, todo ello en una edición bilingüe en inglés y alemán.

Calificación: Estupendo

Tipo de lector: Amantes de la naturaleza y la fotografía

¿Dónde puede leerse?: Al regresar de un viaje para rememorar.

¿Dónde encontrarlo?: Inténtalo en tu librería favorita de viajes, por ejemplo www.deviaje.com


jun 27 2010

Beato de Liébana, Manuscritos iluminados

Artículo escrito por: Augusto Prieto

En torno al año 776, en el valle de Liébana, en las Asturias de Santillana, apartado del mundo en el monasterio de Santo Toribio, un monje del que sabemos poco más que su nombre, Beato, realiza una interpretación del Apocalipsis.

En esa cristiandad acosada por los musulmanes, con las poblaciones refugiadas detrás de las montañas, comienza a extenderse una intuición que marcará los siglos siguientes, la del advenimiento del fin del mundo, cuando se cuente el milenio del nacimiento del profeta.

Urge, pues, acercarse a la visión que Juan tuvo en Patmos, turbadora y misteriosa. Prepararse para los acontecimientos prodigiosos que marcarán el fin de los tiempos.

Los monasterios de los pequeños reinos cristianos peninsulares, se apresuran en obtener copias y la tradición se mantendrá durante cerca de cuatrocientos años.

Hoy existen veintiséis, de algunas solo se conservan fragmentos. Están consideradas obras cumbres de la miniatura medieval. Las conocemos como beatos y son tesoros de las bibliotecas que los custodian, sea en Madrid o El Escorial, Paris, Londres, Nueva York, Méjico y Lisboa. Archivos eclesiásticos albergan los ejemplares destacados de Gerona, el Burgo de Osma y la Seo de Urgell.

En este ensayo, el profesor Joaquín Yaiza Luaces analiza y compara los manuscritos, establece las distintas tradiciones o familias que dieron lugar a imágenes bellísimas de una fuerza simbólica intensa y aterradora. Nos informa del contexto histórico que hizo surgir estas obras maestras y pervivir en el tiempo, mientras analiza con atención la organización de los diferentes beatos y sus ciclos iconográficos.

Imágenes que participan de la tradición mozárabe y están desplegadas en viñetas para que fueran comprensibles para aquellos que no sabían leer.

Las ediciones de Moleiro, calificado para facsimilar muchos de los originales, son elegantes y cuidadas. Las fotografías son muchas y de gran calidad. El libro hace un regalo excepcional.

Calificación: Muy bueno.

Tipo de lector: Cualquiera interesado en los códices miniados. Historiadores.

Tipo de lectura: Asequible.

¿Dónde puede leerse?: En la sala de estudio.

¿Dónde encontrarlo?: www.moleiro.com


jun 20 2010

Último bus a Woodstock

Artículo escrito por: Carmen Neke

Último bus a Woodstock fue la novela con la que Colin Dexter estrenó en 1975 el personaje que habría de convertirse para muchos aficionados al género en la quintaesencia del detective británico: el inspector Morse (“solamente Morse”, como él mismo suele decir). Un personaje desprovisto de atractivo físico y poseedor de un carácter cínico y huraño , un ser solitario que solamente se relaciona con las muchas cervezas y whiskies que ingiere a lo largo del caso, en su mayoría pagadas por su fiel y sufridor subordinado, el sargento Lewis. Este sargento tendrá que aguantar toda la carga de sarcasmo y erudición de su jefe y llevará a cabo todas las tareas necesarias del trabajo policial mientras que Morse se dedica a pensar al son de la música de Wagner. Cuando no está pensando, Morse irá expresando su opinión, muy políticamente incorrecta, sobre la liberación femenina, los chicos melenudos, el nivel educativo de la población en general y todos los problemas que afectan a la ciudad de Oxford, donde transcurre la acción.

¿Qué tiene un personaje tan desagradable que ofrecer al lector? Mucho, realmente. Una trama detectivesca muy bien trabajada, inteligente y sin soluciones fáciles pero al mismo tiempo plausible. Un delicioso humor negro muy británico. Citas eruditas y literarias, fragmentos musicales, pistas de crucigramas que se dejan sin resolver para que el lector encuentre (o no) la respuesta. El contraste entre el erudito y pedante Morse y el sencillo Lewis, buena persona pero hasta un límite, que como don Quijote y Sancho se irán influyendo mutuamente a lo largo de la serie de novelas llegando a adquirir, como pasa en los mejores matrimonios, una compenetración silenciosa y una estima mutua que siempre se negarán a admitir.

Último bus a Woodstock no es la mejor novela de la serie, pero es la primera. Recomiendo leerlas en orden cronológico, porque los personajes van a ir evolucionando en una línea temporal que llevará hasta el último libro, que será el último de verdad. Una serie de novelas con un principio y un final, y de las cuales, sin desmerecer en nada a las anteriores, la última es la mejor. No se las pierda.

Calificación: Estupendo.

Tipo de lector: Amante de las novelas británicas de detectives en las que la trama es más importante que el sensacionalismo.

Tipo de lectura: Muy gratificante.

Engancha desde el principio.

Argumento: La ciudad de Oxford, la universidad y sus profesores y alumnos, la gente que vive en la ciudad y los turistas, las cosas que pasan con tanta gente diferente viviendo en el mismo sitio.

Personajes: Muy verídicos, trazados con fina ironía en algunos casos y con gran sensibilidad en otros.

¿Dónde puede leerse? Lectura vacacional perfecta.