ago 1 2012

El hombre en busca de sentido

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

El testimonio de Viktor Frankl es aterrador y, al mismo tiempo, alentador. Narra su llegada y estancia en los campos de exterminio alemanes durante la época en la que los nazis obligaron al ser humano a preguntarse si después de todo aquello el arte era posible, la vida seguía siendo vida y el ser humano un ser racional. Lo hace intentando buscar explicaciones al comportamiento de unos y otros; explicaciones que -ya avisa el autor desde el principio- no terminan de convencer al lector que mira la escena instalado en un territorio ajeno que le impide tomar conciencia de lo ocurrido. Nadie puede llegar a comprender algo tan tenebroso puesto que es difícil, incluso, que una persona normal pueda creer que algo así pudiera ocurrir. Los campos de exterminio forman parte de las cloacas humanas que sólo una realidad terca han hecho real para la humanidad.
Divide la obra en tres fases buscando movimientos en las mentes de, sobre todo, los hombres (por una cuestión de experiencia personal limita a los varones su mirada) que fueron víctimas. Añade, al final, unos conceptos básicos de logoterapia que entran de lleno en la zona técnica de esta búsqueda. Aunque son las tres fases primeras las que hacen importante este libro.
No esconde Viktor Frankl su tendencia hacia lo sagrado tratándolo como un anclaje fundamental del individuo si quiere encontrar un sentido a su existencia. Sin Dios cerca es difícil encontrar la idea que acompaña el método de análisis psicológico que utiliza el autor.
El libro no es nada del otro mundo si nos fijamos en calidades literarias. Tampoco intenta serlo. La importancia de la obra, que es extraordinaria, llega desde el testimonio y de esa luz que se ve al final de un túnel casi eterno abierto por una banda de locos rodeados de poder que entendían el mundo de forma equivocada y destructiva.
Se pueden señalar frases, párrafos completos. Por su ternura, por su brutalidad, por inexplicables.
Un buen libro que edita Herder con prólogo de José Benigno Freire y traducido al español (con gran acierto) por Christine Kopplhuber y Gabriel Insausti.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Con aguante.
Tipo de lectura: Fácil.
¿Dónde puede leerse?: A las puertas de una sinagoga.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


dic 27 2011

Tratado de ateología

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Los monoteísmos surgen de las arenas del desierto, de la necesidad de crear un mundo alternativo y futurible, del cual éste -en el que vivimos- sea un pretexto transitorio, y no una realidad disfrutable.
Partiendo de esa idea, Michel Onfray, pensador, ensayista francés, nos ayuda a articular el discurso de pensamientos y actitudes arraigados firmemente en lo más profundo del ser humano, -negados con pertinacia también- pero acosados siempre por lo pernicioso de la religión.
Con una exposición categórica y razonada, Onfray revela como los hombres fantasean para no enfrentarse a lo real -la muerte- inventando todo tipo de subterfugios, y como otros hombres –mulás, rabinos y sacerdotes- aprovechan esta debilidad para someter y dominar mediante la impostura y el engaño.
La ateología viene para ser, entonces, el corpus razonado del ateísmo militante y posmoderno, la negación de la existencia de dios salvo como ficción fabricada por los hombres a su propia imagen y semejanza.
Es un recorrido apasionante por la filosofía de la metafísica, sobre la historia del conflicto de la razón y el pensamiento contra el mito y la farsa.
Michel Onfray se extiende en la deconstrucción de los monoteísmos e intenta la descolonización de la falsa laicidad judeocristiana que marca nuestras sociedades neuróticas, para soñar unos individuos y unas comunidades definitivamente nuevas, liberados de los lastres de las consignas contradictorias y dementes del Libro, liberados por fin de toda alienación. Avanza el ensayo como diatriba implacable y sienta las bases de una actitud vital conscientemente hedonista, activa contra la superstición, militante y combativa, centrada en la superación de una fase teológica o religiosa de la civilización de la que no hemos salido. Una utopía deseable por la que conviene luchar.
Una obra valiente y necesaria que es además informativa y amena.

Calificación: Excelente
Tipo de lector: Cualquiera interesado en la metafísica
Tipo de lectura: Amena con algunos escollos puntuales, palabras técnicas o referencias filosóficas
¿Dónde puede leerse?: En un templo, sinagoga o mezquita, cómodamente instalado
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o búscalo de segunda mano en www.uniliber.com


jul 20 2011

El Fayum

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Ojos.
Ojos que nos miran desde lo remoto.
Desde la eternidad.
Los retratos funerarios hallados en las localidades egipcias de Er Rubayat y Hawara, en el oasis de El Fayum, hace un siglo, nos asombran con sus miradas.
Esas representaciones son una bisagra entre Oriente y Occidente, entre la pintura ritual y la búsqueda del realismo, entre un arte arcaico y el humanismo de la edad moderna.
Un motivo que fascinó a Franco María Ricci.
Bajo sus auspicios editores, se extrajeron de sus tumbas herméticas de vidrio para ser fotografiados, estudiados, reunidos, introducidos por Klaus Parlasca, ensayado su estudio por Jacques-Edouard Berger, expuestos en este libro como en un museo ideal, envueltos en seda negra.
Les acompañan unos textos, contemporáneos de los retratos, recopilados por Rosario Pintaudi, Papiros del Egipto grecorromano: contratos, invitaciones, escrituras, actas de divorcio, constituciones de hipoteca…
Berger inscribe los retratos en la estela de las pinturas legendarias de la antigüedad: la Gigantomaquia de la Stoa Poikilé cuyo implacable realismo aterrorizó a los embajadores persas; la Naturaleza muerta de Zeuxis con unos racimos de uvas tan perfectos que los mismos pájaros se dejaban engañar; o la Afrodita de Apeles que enamoró a Alejandro.
En estos días, algunos de los retratos pueden verse en el removido Museo Arqueológico Nacional, es una oportunidad única. Vienen de Londres y de Viena. Se ha forzado su inclusión en Photoespaña junto con un video de Adrian Paci, con el que parece que se relacionan indirecta y sutilmente. Bueno.
Los retratos de El Fayum son para Gerardo Mosquera, comisario de la exposición de Madrid, las primeras fotos de carné –o sea, de identificación-.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Exquisito.
Tipo de lectura: Informativa y curiosa.
Personajes: Inquietantemente modernos.
¿Dónde puede leerse?: En casa.
¿Dónde encontrarlo?: En libreros de viejo o en www.uniliber.com


nov 1 2010

Ópera

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

András Batta firma esta obra que, a pesar de su gran cantidad de páginas y su enorme tamaño, no deja de ser un intento de aproximar al lector a la ópera.
Repasa las óperas más importantes eligiendo una por cada autor aunque hay excepciones. En el caso de Puccini o Verdi, por ejemplo, comenta más de una. Y lo hace con la profundidad justa para que un aficionado se quede mirando las páginas del libro algo desconcertado por lo superficial de lo que encuentra o para que un no iniciado mire aquello que le queda grande por ser más que un comentario superficial. El autor apunta justo al lugar en el que nadie quiere atinar. Las páginas se llenas de fotografías e ilustraciones por si cuela lo de mirar estampitas, pero me temo que no. También incluye un glosario al final del volumen (volvemos al mismo lugar que en el resto de la obra) seguido de información diversa sobre estrenos mundiales y cosas así. O sea, lleno de información que no es demasiado interesante ni para unos ni para otros.
Si quiere saber algo sobre la ópera, lo mejor que puede hacer es comprar un par de entradas (mejor disfrutar en compañía de algo así), ir al teatro y dejarse llevar por lo que escuche. Escuche antes, si puede ser, lo que van a representar. Eso sí. Porque si intenta saber algo que le abra las puertas de este arte a través del libro de Batta, fracasará. Y si intenta profundizar sobre algún aspecto concreto, fracasará.

Calificación: Inservible.
Tipo de lectura: Puede echarse un vistazo por partes. De un tirón se hace pesado.
Tipo de lector: En principio aficionados a la ópera que estén entre dos aguas. Como el libro.
¿Dónde puede leerse?: En casa. El ejemplar es enorme.
¿Dónde puede comprarse?: En librerías especializadas.