jun 13 2011

El cementerio de Praga

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El cementerio de Praga es una novela entretenida, que no es una de las cosas mejores que pueden escribirse sobre una novela producida por un intelectual.
Suponemos que Umberto Eco quisiera reproducir el éxito de su primera novela, El nombre de la rosa; éxito en mezclar lo intelectual y lo divulgativo, en la creación de una trama hipnótica y poderosa, en la afortunada utilización de dos niveles superpuestos de lectura.
Los lectores continuamos deseando que un éxito semejante se repita.
El listón –también es cierto- está situado muy alto.
Eco es un excelente narrador, conoce todos los trucos de la denominada novela postmoderna que él ha estudiado y contribuido a crear: la alternancia lúdica de narradores, los guiños hacia las élites intelectuales, la construcción de una ficción sobre la realidad, la interferencia (y la trascendencia) de lo mediático, las referencias metaliterarias; y utiliza todos estos resortes con eficacia, de manera impecable pero no consigue –aquí- terminar de rendirnos a su discurso.
Es una novela que se hace larga porque hay muchas cosas: la masonería, el caso Dreyfus, los protocolos de los sabios de Sion, carbonarios, paladistas, la marcha de Garibaldi, los procesos psicoanalíticos. Demasiadas cosas. Y con semejante exceso de continente y de contenido éste lector se termina cansando y desinteresado por el hilo de la narración.
No esconde en ningún momento el escritor su pretensión de renovar el folletín, por lo que la cantidad está justificada, y la actualización del género es correcta, aunque no sabemos si es también oportuna.
Interesante el marco histórico, del que –no obstante- parece escaparse en algunos momentos la voz narrativa. Como el escritor es astuto, todo está suficientemente justificado. Adecuados el lenguaje y el tono. Impecable la documentación de la época y su manufactura, sin duda el mayor valor y el mayor acierto de la novela, que abusa –empero- del lector en la sustitución de la causalidad por la casualidad en los encuentros y desencuentros entre sus criaturas de ficción.
Divertido el ajuste de cuentas con el presente y el pasado, y curiosas las reflexiones finales que nos debería producir.
Pierden fuerza las ilustraciones por el formato del libro y se quedan en anécdota, lo que nos lleva a pensar que lo verdaderamente postmoderno hubiera sido presentar la novela a los lectores por entregas, fiel a su forma, lo que sin duda hubiera producido interesantes interacciones, alimentándose de su trama y cargándose de sentido.
Eso sí que hubiera sido un experimento interesante, digno de su autor.
Es lúcido el trabajo del Umberto Eco sobre la impostura, la suplantación, el recurso de la escritura como regresión y reconstrucción de la personalidad; brillante la utilización de las palabras en su variedad olvidada.
Meritorio -en todo caso- el trabajo, intenso y cuidadoso.

Calificación: Entretenida.
Tipo de lector: Aficionados a la novela larga y al folletín, en los estilos de Dumas y de Sue.
Tipo de lectura: Requiere que el lector aporte la curiosidad.
Argumento: Denso de sucesos.
Personajes: Vestidos de ficción.
¿Dónde puede leerse?: Puede ser una buena opción para la playa (si son las del Sena en el verano de París, mejor).
¿Dónde encontrarlo?: ¿Dónde no encontrarlo?


jun 6 2011

Maus

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Premio Pulitzer en la modalidad de cómic, ensalzado por el mismísimo Umberto Eco, supone una profunda reflexión enciernes no sólo sobre las consecuencias del Holocausto nazi durante tres generaciones de habitantes judíos polacos en Alemania, sino del imperialismo que les atenaza desde otros países, a partir de que Hitler perdiera la 2ª Guerra Mundial. En este sentido, es interesante observar cómo el resentimiento y, a la vez, el recato por no hablar más de la cuenta, hacen mella en el modo de expresarse de los personajes.
Artie, un dibujante de cómics, tiene una historia que contar, historia que le cuenta su padre de forma desordenada pero cabal y que empieza con un personaje que no es él mismo que sufre el suicidio de su madre y la consecuente tristeza y abatimiento de su padre. La familia es judía y conscientes de que muchos de su condición se han largado a hacer una vida mejor a EE.UU.; por ello, Maus es el nombre de la historia, un ajuste de cuentas con el ratón de los dibujos animados de Walt Disney, hito que supuso la inserción judía en Hollywood, que a la vez nos hace ver a los personajes como ratas; toda la candidez e inocencia infantil de quién se hizo famoso a costa de abandonar a un pueblo oprimido en pos del progreso, se convierte aquí en algo cínico y duro, en tanto muestra la realidad de los sumisos o los que perdieron.
Pero por encima de todo, Maus reflexiona sobre un tema tabú para muchos, la libertad de expresión.

Calificación: Espléndida.
Tipo de lector: Dispuesto a reconstruirse a través de un libro.
Tipo de lectura: Amena, pero dificultosa a la hora de entender a un padre que apenas sabe conjugar verbos.
Argumento: El éxito y el fracaso, la libertad y el servilismo.
Personajes: Tratados de manera extraordinaria.
¿Dónde leerlo?: En cualquier gasolinera, por la parte de atrás, mientras fumamos.


ene 23 2011

El cementerio de Praga

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela escrita desde dos tiempos por el ensayista y novelista italiano Umberto Eco. Situada con sabia eficiencia entre el best-seller y la literatura de personajes, narra a través de los diarios de un italiano afincado en Francia, la existencia de unos informes conspirativos cuyo único sentido está en el oportunismo, la apropiación indebida de capitales y hasta el homicidio. De primeras, nos enteramos de que Simonini es un tipo que pudiera parecer apocado, nada dado a delirios erótico-festivos, lector entusiasta de Eugene Sue y Alejandro Dumas y bon vivant de la cocina francesa. Al vivir encerrado en una habitación luminosa siempre entre legajos e informes, asistimos a su odio hacia judíos, jesuitas, alemanes e ingleses, debido a que su vida solitaria lo mantiene aislado de todo mundo; sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues este hombre resulta ser no sólo un hipócrita que instrumentaliza sus odios para no renunciar a sus placeres, sino alguien que devuelve con saña todas y cada una de las bofetadas que le da una vida marcada sobre todo y desde un principio por los recuerdos que un abuelo que trató de acabar con el bonapartismo, le infringieron en su personalidad de individuo avant-le siecle.
Intrigas y numerosos personajes todos ellos extraídos de la Historia menos el principal, llevan a Eco a utilizar un segundo narrador aclaratorio de los diarios y las cartas entre conspiradores; esta especie de voz en off sin otro narratario que el lector, resulta ser muy particular y aclaratoria y podría ser la del escritor, sin ser la del autor, lo que convierte lo escrito en algo no sólo relevante a nivel artístico o literario, sino desde el punto de vista de la existencia de un testigo libresco que lo cuenta.
Por otra parte, las comunicaciones entre Simonini con abades y representantes de lobbies ya mentados, pudiera parecer que van destinados a diferentes personajes.
Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Desde el que quiera disfrutar con un buen best-seller histórico hasta el que se interrogue por elementos importantes dentro de la literatura.
Tipo de lectura: Amena y literaria, se construye y deconstruye por capas sin ser fragmentaria.
Argumento: Simonini empieza su periplo en el conflicto entre mazzinianos y republicanos y termina siendo parte del nazismo en virtud de una peripecia argumental sugerida desde el título.
Personajes: Todos implicados en la trama, ninguno del todo inocente.
¿Dónde leerlo? Cerca de una abadía medieval, para comprender que el autor de El nombre de la rosa evoluciona en la Historia.


sep 11 2010

Por laberintos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El laberinto lo es porque, al fin y al cabo, alguien sale de él, por lo que sea, de la manera que sea. Si no saliese nadie ¿quién iba a saber de su existencia?
(Max Aub. Campo de los Almendros)

El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, en el Raval, nos lleva por laberintos en una exhibición que se mantendrá hasta enero.
Una muestra curiosa que, catalogada, se convierte en un estudio interesante sobre algo (símbolo, forma, artefacto, construcción, cosa) que ha fascinado a las mujeres y a los hombres desde antiguo. Algo que se incrusta en la literatura con los temores de Ariadna y la soberbia de Teseo. Lo que guarda el secreto.
La exposición –y el catálogo- desenredan el ovillo, a través del tiempo, en las grandes catedrales medievales -Chartres, Amiens, Reims- donde se utilizó como camino iniciático; en los jardines de los príncipes italianos y la aristocracia británica, en los que fue juego y diversión; hasta llegar a los libros y el cine que lo convirtieron en tema y en pesadilla.
Es de remarcar la colección de libros, en su mayoría barrocos, que encontramos reseñados y que nos interesan (Gli artifitiosi, varii et intrincati quatro libri di laberinti; Hortorum Viridariorunque Elegantes et Multiplicis Formae; Le thresor des parterres de l´univers), como lo hace también el trayecto siempre inquietante por las últimas creaciones tortuosas de la modernidad.
Un recorrido por caminos inciertos y minotauros, de Marta Graham a Ramón y Cajal, con Dürrenmatt y Subirachs, contra Orson Wells. El catálogo guarda de todo: fotografías, planos y prototipos; reproducciones y collages. Laberintos citados.
Se abre con un breve texto de Umberto Eco y se cierra con la versión inglesa de los textos; lo hace con un poético laberinto de sombras en el patio de la Casa de la Caritat, donde tiene lugar la muestra. Es un acierto redescubrir el pintado dédalo de agua del palacio ducal, en Mantua, y una decepción que el que maquina Franco María Ricci, falte en el catálogo (que no en la exposición). Cabe preguntar por qué ¿no hablamos de laberintos?

Calificación: Muy curioso
Tipo de lector: Cualquiera
Tipo de lectura: Fluida
¿Dónde puede leerse?: A la sombra del laberinto.
¿Dónde encontrarlo?: www.laie.es y librerías especializadas.


jul 8 2010

Apostillas a El Nombre de la Rosa

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Muy en la línea de la literatura postmoderna, de la que Umberto Eco reniega a la vez que practica y posiblemente provocado por su actividad docente y sus profundos conocimientos de medievalismo y semiótica, el escritor italiano produce este libro en el que explica todos los intríngulis que se encuentran detrás de la concepción y la escritura de su obra más conocida, El Nombre de la Rosa.

Analiza todo lo que se refiere al significante y los distintos significados del discurso, nos explica el porqué de los narradores y del marco histórico y profundiza en detalles que nos harán captar sutilezas en una lectura posterior de la novela que origina este ensayo.

Todo parecen pensamientos suscitados en las numerosas entrevistas provocadas por el éxito de su best seller y el profesor se muestra muy generoso compartiéndolos con nosotros.

Es muy interesante. Cuando no se anda por las grandes alturas, Eco es divertido y asequible y se escritura amable y entretenida con destellos de gran inteligencia.

Está claro que poco aportará este libro a quienes no hayan leído la novela.

Calificación: Interesante

Tipo de lector: El de El Nombre de la Rosa.

Tipo de lectura: Amen

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte

¿Dónde encontrarlo?: Pídelo a tu librero habitual.


may 29 2010

El nombre de la rosa

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El éxito universal de este libro se debe a que Umberto Eco, ensayista, sabio y semiólogo utiliza dos niveles de profundidad en el texto. Lo que se ha venido a llamar double coding.

El primero ha convocado la aprobación unánime del público que aplaude una novela con un argumento bien tramado, apasionante, descansado de leer. Una historia de crímenes misteriosos en una abadía medieval  apartada del mundo y que es el mundo en sí mismo. Una novela policiaca situada en un marco muy atractivo.

Por debajo de esa lectura, el escritor enhebra metatextos, alusiones literarias, ingeniosos narradores y narratarios y guiños a la historia de la filosofía. En ese sentido, El nombre de la Rosa participa de algunos de las características de la novela postmoderna. Esta segunda lectura fascina a los críticos y a los estudiosos.

Es amena y fácil de leer aún sin entender las alusiones, es un best seller y al mismo tiempo una novela culta.

Profundo conocedor de los códigos medievales, Eco se esfuerza en una recreación histórica sin precedentes en tanto que es entretenida y al mismo tiempo enciclopédica. Tremendamente visual.

La historia de El Nombre de la Rosa es la de un éxito clamoroso. Es popular y se vende masivamente. Gusta a todo el mundo. Se ha traducido a todos los idiomas. Todo ello es merecido, fruto de la conjunción de una imaginación fértil, una preparación minuciosa y un trabajo que intuimos extenuante. Con todo ello, Eco se ha convertido en uno de los autores más leídos de nuestro tiempo.

Calificación: Extraordinaria.

Tipo de lector: Cualquiera. Ideal para jóvenes y adolescentes.

Tipo de lectura: divertida, entretenida, amena.

Argumento: sutil e ingenioso.

Personajes: Simpáticos y muy vivos. Algunos son crueles y malvados.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio.

¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería.


Domenico ScarlattiSonata in Do maggiore, K.159


may 5 2010

El Vértigo de las Listas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Lista de listas, listas de cosas, cosas que se suceden, sucesos que se acumulan, acumulaciones de cuadros, relatos que acontecen, acontecimientos enumerados, sucesiones de ángeles, de pájaros, de prodigios. El exceso, el vértigo de la acumulación, la simultaneidad de lugares y fantasmas, la relación entre lista y forma y sus intercambios. Miriabilia, Wunderkammer, medios, masas, summae, enciclopedias, catálogos, enumeraciones. Lo extravagante, lo poético, lo repetido, lo incontable, lo numeroso, lo indecible, el elenco, la reiteración, lo excesivo, la descripción por acumulación, su retórica. Lo plural y lo ilimitado.

Una fragmentación de textos magistrales e hipnóticos. Joyce, Calvino, Borges, Wilde, Éluard, Ezequiel, Dickens, Gautier, Darío, Cervantes, Bretón, Milton, Neruda, Poe, Prévert, Proust, Zola maridados con las obras de Dalí, Correggio, Höch, Magritte, Klimt, Hirst, Ernst, Ghirlandaio, Goya, Tanguy, Severini, da Vinci, Warhol, Tenniers, Delacroix, Rousseau.

El ensayo de Umberto Eco surge del encargo por parte de la dirección de un museo infinito, El Louvre, para un ciclo de conferencias, sobre un tema que propone el propio Eco, porque le ha fascinado desde los inicios de sus estudios y está contagiado de confusión. La selección de textos es brillante.

Imposible no citar a Borges y su clasificación de los animales: “1.- pertenecientes al emperador, 2.- embalsamados, 3.- amaestrados, 4.- lechones, 5.- sirenas, 6.- fabulosos, 7.- perros sueltos, 8.- incluidos en esta clasificación, 9.- que se agitan como locos, 10.- innumerables, 11.- dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello, 12.- etcétera, 13.- que acaban de romper el jarrón, 14.- que de lejos parecen moscas.”

Etcétera, repetimos nosotros como un mantra.

Calificación: Brillante selección de textos.

Tipo de lector: Distintos

Tipo de lectura: De lo más sencillo a lo más complicado

¿Dónde puede leerse?: Ante un lugar vacío pero infinito: el desierto, el mar, el bosque

¿Dónde encontrarlo?: Por ejemplo en Madrid www.libreriamendez.net o en tu librería habitual


Concha BuikaLa Falsa Moneda