dic 4 2010

Erté

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Romain de Tirtoff, conocido artísticamente como Erté, fue uno de los más destacados dibujantes y diseñadores de vestuario de los años veinte del pasado siglo y su trabajo exquisito, minucioso, extravagante y refinado, ha influido notablemente en las manifestaciones de la iconografía y la moda hasta hoy.
Roland Bathes es un intelectual de referencia inevitable cuando se habla de las letras francesas o sobre la escritura, en una postmodernidad que colaboró en definir, adscrito a la escuela de los estructuralistas; escritor, ensayista, semiólogo; desarrolló una sociología de los símbolos, los signos y las representaciones.
La conjunción de dos personalidades tan sugerentes solo podía ser causada por Franco Maria Ricci, editor parmesano, coleccionista de arte. Y el pretexto es, como no podía ser de otra manera, superfluo para las masas y necesario para los estetas: el alfabeto que Erté comenzó a pintar à la gouache más oro y plata metálicos en 1927, con la exégesis de Barthes sobre esas imágenes y sobre símbolos presentes en otros dibujos del artista.
Se añaden diseños del dibujante ruso para ballets o musicales y retazos de sus memorias, salpicadas de nombres míticos como los de Cléo de Merode o la Bella Otero. Por si todo esto no fuera suficiente, la detallada cronología de Erté se alterna –página, contrapágina- con los iconos que creó para los números.
Los que hayan leído en estas páginas –porque páginas son al fin y al cabo- las recensiones del Zötl, de los Tarots, de la Tamara de Lempika, conocerán ya todo lo relativo al editor y a sus colecciones así que se evita repetirlo aquí, para no saturar al lector con la reiteración de tantos esplendores.

Calificación: Exquisito.
Tipo de lector: Esteta.
Tipo de lectura: Refinada.
¿Dónde puede leerse?: En la oscuridad de una biblioteca, en el silencio de la noche.
¿Dónde encontrarlo?: Es difícil, la edición se agotó rápidamente y es muy buscada. Se puede intentar en librerías anticuarias o en www.uniliber.com


jun 24 2010

Tamara de Lempika

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Tamara de Lempika fue un destacado personaje del París de las vanguardias y sublime pintora art-decó. El impacto del cubismo y su alejamiento de los círculos artísticos hizo caer en el olvido su obra hasta que la rescató el editor italiano Franco María Ricci con un artículo en su revista FMR en 1986, al que sigue la edición exquisita de este libro –seda, oro, tipografía settecentesca- dos años más tarde.

A partir de ese momento, algunas de sus obras se convierten en iconos del siglo XX, especialmente su autorretrato en el bugatti verde (1925).

Para acompañar las reproducciones de sus cuadros, pegadas a mano sobre papel artesanal gris perla, Ricci exhuma un texto raro que ocasionará el disgusto de la artista y la ruptura de sus relaciones con el editor. Son fragmentos del diario de Aelis Mazoyer, gobernanta del literato Gabriel D´Annunzio en su extravagante residencia Il Vittoriale, cerca de Milán. La malvada gobernanta, que había sido a su vez amante del poeta desvela historias de desencuentros y seducciones durante la estancia de Tamara en los años veinte. Detalles escabrosos y grotescos. Porque como la araña teje sus redes, el encargo de un retrato fue el pretexto de D´Annunzio para atrapar a la pintora en su mundo de sensualidad desordenada.

Rizando el rizo, Ricci salpica esta nouvelle con facsímiles de las notas autógrafas que Gabriel y Tamara se intercambiaban con recados caprichosos, muchas de veces de una a otra habitación.

Delicioso texto, imágenes y libro.

Calificación: Obra de arte

Tipo de lector: Exquisito

Tipo de lectura: Procaz

¿Dónde puede leerse?: En casa

¿Dónde encontrarlo?: Difícil. Puede intentarse en www.iberlibro.com