may 12 2011

Tala

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Peculiar, experimental, hastiada, Tala de Thomas Bernhardt es una de las novelas alemanas más importantes del siglo XX. En la biografía literaria de Bernhardt está sobre todo, El malogrado, cuento con el que experimentó en la prosodia, con las variaciones Goldberg provenientes de Bach, y de la que Tala no es musicalmente tan despareja. Por eso, en un texto así caben las repeticiones, las frases altisonantes que parecen querer decir lo mismo, pero que en la elección de una palabra distinta o un signo de puntuación, varían el sentido y dan matices a una narración. Algo hecho en el viejo continente, pero de donde beberían también novelistas americanos como Kerouak, siquiera inconscientemente y de un modo más moderno.
Narrada en consciente monólogo interior, cuenta lo que pasa por la cabeza de alguien que quiere ajustar cuentas con su neblinoso pasado como dramaturgo del Burg de Viena. Sentado en su sillón de orejas, el personaje recuerda a partir del suicidio de una amiga llamada Joana, cómo la trascendencia de sus propios actos se volatiliza por momentos, encontrando un sinsentido más vital que filosófico. El personaje hace desde aquí una crítica a la burguesía como estamento decadente que florece sin apenas verse crecer. Irrumpe un profundo pesimismo en su visión de la realidad, que le lleva a analizar el suicidio de su amiga más como una patología social o beckettiana, que individual. Esto es muy nórdico.
Por otro lado, decir que antes de Bernhardt, escritores como Hans Lebert, diseñaron propuestas parecidas con resultados comerciales peores, lo que nos da que pensar no sólo sobre el eterno dilema de originalidad, sino también de oportunidad.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Que entienda la literatura como un arte, pero no demasiado.
Tipo de lectura: Intensa y a la vez en duermevela.
Argumento: El pasado y su rumiar en torno a lo por venir.
Personajes: Inconformistas.
¿Dónde leerlo? Lejos del norte.


mar 13 2011

Tala

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Tala es una novela que es un monólogo interior que hace el efecto de un roman à clef.
Susceptible de provocar, por lo tanto -y lo hizo- en el momento de su publicación, polémica; y es comprensible. Mediaban los últimos años 80.
El escritor austriaco Thomas Bernhard hace un retrato implacable de los círculos artísticos vieneses, de la sociedad que en torno a ellos crece para magnificarlos en su vanidad. Utiliza para esta relación una repetición provocada e impertinente de los nombres propios para enemistar al lector con ellos. Es un recurso irónico e inteligente, que extiende, según avanza el relato, a las frases hechas y a los pequeños detalles de lo narrado, creando una atmósfera obsesiva que envuelve muy bien la narración. Esto le sirve para trabajar sobre los códigos sociales, sobre el paso del tiempo en la visión de los otros y con este material va hilvanando una cadena de resentimiento.
Es una conversación interior en forma de reflexión improvisada, trufada de referencias culturales.
El resultado de todos estos recursos es –sorprendentemente- un retrato del narrador, que se hace protagonista por la mera existencia de su voz; que poco a poco va transformando esa sociedad de la que habla en un estanque en el que él mismo se refleja, en un accesorio de su discurso, en un pretexto para revelarse contra la estupidez humana.
La acción se reduce a unos salones elegantes en los que se recibe para una cena artística. Una cena que solamente será divertida para los lectores.

Calificación: Genial.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Sencilla.
Argumento: Ausente y a la vez complejo.
Personajes: Tremendos y muy bien dibujados.
¿Dónde puede leerse?: Esperando a los invitados para una cena de ARCO.
¿Dónde encontrarlo?: Intentarlo en www.uniliber.es o en tu librería habitual.