dic 27 2010

Short Cuts – Vidas Cruzadas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Short Cut: atajo, senda o lugar por donde se abrevia el camino.

Reducir la narración a elementos fundamentales, es característico de un movimiento literario surgido a partir de los años setenta del siglo XX en los Estados Unidos, los críticos lo denominan realismo sucio o –por motivos obvios- minimalismo. Raymond Carver fue considerado uno de los fundadores de este movimiento; un autor de culto.
Sus cuentos son paradigma de elusión. Carver construye sus relatos de la misma manera que esas guías visuales para turistas, en las que un acetato coloreado recrea una ciudad perdida sobre la foto de un campo de ruinas. En los cuentos, solo quedan las ruinas sobre el papel, se convierten en retazos de una vida real que el lector debe reunir y -en ocasiones- intuir.
El leguaje es descarnado y preciso; el ambiente, el que rodea el llamado sueño americano; los personajes son personas que no consiguen alcanzarlo. Una suburbia física y mental. Robert Alman imaginó las Vidas Cruzadas de esos mismos personajes, en una película filmada en 1993.
Lo más inquietante de estos relatos es que hablan de muchas cosas mezquinas que todos haríamos (quizás ustedes no), si otros no estuvieran mirando.
Apropiarnos de la casa y de las vidas de unos vecinos que nos han dejado las llaves en su ausencia, como hacen Bill y Arlene en Vecinos. Intentar tirarte a la amiga de tu chica a escondidas, o hacer algo inconfesable con un colega de tu marido. Vitaminas. ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?
Deshacerte de la mascota de tus hijos, porque la detestas; o aprovechar el anonimato de un teléfono para mortificar a alguien que –crees- te ha hecho una putada. Jerry y Moll y SamParece una tontería.
Carver los mira.
Hay otras cosas que nunca haríamos. Los informativos nos indican que, sin embargo, alguien las hace y nos preguntamos cómo pueden ser capaces. Incluso dudamos de que puedan ser ciertas. Aquí también. Cosas atroces que tienen que ver con crímenes, con violaciones, con lasutileza del maltrato psíquico. Carver nos las escupe en la cara en otras historias: No Son Tu
Marido, Tanta Agua Tan Cerca de Casa, Diles a las Mujeres que Nos Vamos.
Recolectores es una historia perturbadora en su sencillez, en la que, aunque no lo parece, algo está pasando. Limonada es un cuento-poema.
Si se quiere entender la comparación de una novela con un filme, se sostendrá la equivalencia de un cuento y una fotografía. Los Short Cuts de Carver son polaroids. Rápidas, realistas, desenfocadas; se forman ante nuestros ojos de una manera vertiginosa y hasta que no se terminan de revelar no somos conscientes del detalle grotesco, de una sombra en el fondo.
Las prendemos en el margen de un espejo, para no perderlas de vista o las escondemos en un cajón.
Dice la leyenda urbana que poco a poco se borran, ¿Qué pasa con los momentos que retratan?
Calificación: Muy buenos.
Tipo de lector: Intrigado (por la vida).
Tipo de lectura: Inquietante.
Argumentos: Aparentemente prosaicos.
Personajes: Vulgares.
¿Dónde puede leerse?: En el metro.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería.


abr 16 2010

Short Cuts

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Me han llegado algunos mensajes preguntando cuál es la diferencia entre relato breve y cuento. Contesto aquí y así me ahorro trabajo. Ninguna. Son la misma cosa. Pues eso.

Y, por si alguien no lo sabe, Raymond Carver es uno de los mejores cuentistas de la historia de la literatura. Short Cuts es uno de sus libros de relatos. Short Cuts es una joya de la literatura. En un cosmos lleno de perdedores, de pequeñas cosas que fabrican el mundo sin que nos demos cuenta, de narradores con intenciones ocultas que intentan disfrazar un mundo imposible, de historias sencillas que acaban con las esperanzas o con vidas enteras. Podría parecer, con esto que digo, que leer estos relatos es garantía segura de depresión. Ni mucho menos. Cuando se escribe con honestidad eso nunca pasa. Tan sólo se disfruta de la buena literatura. Si alguien se queda tocado es porque algo le resulta familiar. Eso es cosa de cada uno.

Ahora bien, los relatos de Carver presentan un problema: mal leídos pueden parecer anodinos, planos, cercanos a la nada. Un problema que, con una buena lectura, los convierte en obras maestras. Presten atención a la voz narrativa. Intenten interpretar lo que les quieren decir, no se queden en la superficie. Se perderían lo mejor. Y cuidado con esos saltos temporales que utiliza Carver para dejar dicho sin escribir una sola coma (elipsis). Si rellenan los huecos vivirán una experiencia única porque estarán escribiendo con el autor. A la vez. Será como si le susurraran a Carver lo que no dice y él asintiera sonriendo.

Calificación: Excelente.

Tipo de lector: Todo aquel que no le guste que le cueten pelos y señales.

Tipo de lectura: Exigente. Inolvidable.

Engancha. Puede causar adicción.

No sobra ni una coma.

Personajes: Cada uno de ellos es una pequeña obra maestra.

¿Dónde puede leerse?: Cualquier sitio.


Bajofondo Tango ClubFairly Right (feat. Elvis Costello)