ago 7 2013

Liberación

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El discurso sencillo en apariencia -pero intenso y reflexivo- del escritor húngaro Sandor Marai se pone en valor en el análisis psicológico de los personajes, una empatía tan grande con ellos que casi podríamos hablar de introspección, de posesión.
Y los días previos a la Liberación de Budapest son un convulso mundo emocional, fuera del tiempo y de la historia.
Días de miedo y de crueldad, de una espera ansiosa. De temor.
Liberación cuenta, a través de los pensamientos de una mujer joven, la vida en la ciudad sitiada y parece que esa mujer – Erzsébet Sós – es un pretexto para recordar, para poner una distancia con el horror.
Sandor Marai se quitó la vida en 1989, muchos años después de la guerra, pero profundamente conmovido por la destrucción de Europa y por el exilio.
Uno siempre se pregunta qué dolor inaplazable puede llevar a un escritor al suicidio.
Pero es que uno desconoce lo que ocurre cuando ya se han visitado los infiernos.
Liberación cuenta la historia de los últimos días de un mundo que se desvaneció con la guerra arrastrando a una clase social -la burguesía- destruyendo sus ciudades, maldiciendo su futuro y truncando las esperanzas de una época feliz que se pensó duradera, la de la paz y la cultura cosmopolitas. Un sueño.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Dura.
Argumento: El argumento es un pretexto.
Personajes: Desgarrados por el miedo.
¿Dónde puede leerse?: En Budapest.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


oct 17 2011

La gaviota

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Como en otras de sus novelas, Sandor Marai, un escritor húngaro que nació con el siglo XX, desarrolla en esta los temas sobre una cuenta pendiente: el pasado que regresa, inexorable.
La amenaza es una mujer elegante y hermosa que guarda un secreto, se encierra con el protagonista en interiores evanescentes, amenazados.
El narrador es intuitivo, sabe que el personaje principal quiere vivir apartado de los escenarios de una historia, que aun así le acosa; que analiza las causas de cada gesto, los mecanismos que desencadenan lo inefable, lo que está llamado a suceder.
La gaviota es la obra más interrogativa y filosófica de todas las traducidas al castellano de Marai; es también –por momentos- repetitiva y cansina como lo es esa pequeña fiesta que sucede antes de que se apague Europa; es una gaviota oscura, alegórica; cuenta sin verla la guerra, el amor, lo cruel de la condición humana, lo atávico de las migraciones que compusieron un continente variado y extravagante.
Esto era Europa, piensa, asomándose al palco para mirar hacia abajo, al semicírculo de luces, a la orquesta y su director, el telón de terciopelo rojo, la suntuosa decoración de la sala: lo observa todo igual que un turista contempla los restos del anfiteatro de una ciudad destruida, donde antaño se interpretaban obras de Sófocles hasta que sus habitantes, que integraban aquella cultura y frecuentaban aquel teatro, y sus viviendas fueron arrasadas por la lava.
Sandor Marai se quitó la vida en 1989, tras cuarenta años de exilio.
En el momento en que se inicia la novela, nuestro actor principal acaba de firmar un edicto que va a ser publicado. En todo caso, únicamente cumplía órdenes.

Calificación: Lírico.
Tipo de lector: Adictos a Marai y a las decadencias.
Tipo de lectura: Levemente empastada.
Argumento: Ausente.
Personajes: Él es firme y real, ella una fantasmagoría.
¿Dónde puede leerse?: En Budapest, claro.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual.


may 21 2010

La herencia de Eszter

Artículo escrito por: Carmen Neke

La herencia de Eszter de Sandor Marái es un libro muy bien escrito y estructurado, el enfoque en primera persona es muy especial y el tema es interesante. Pero el final resulta insufrible, sobre todo un par de frasecitas del final. La trama es simple, y lo resumen muy bien en la contraportada: “Después de 20 años vuelve Lajos por un día de visita a casa de Eszter. Ella sabe que su amor de antaño la volverá a engañar, y que este engaño acabará con ella. ¿Qué es lo que los une? ¿Por qué no se resiste Eszter?”

Efectivamente: ¿por qué no se resiste Eszter? Según el autor (en boca de Lajos) la culpa del fracaso de su relación amorosa fue de ella, porque el amor es la responsabilidad de las mujeres, lo único en lo que las mujeres son grandes. No es verdad que los hombres sean responsables en una relación amorosa. El amor tiene que ser heroico por parte de la mujer, Eszter no pudo estar a la altura de las circunstancias e hizo lo peor que pueda hacer una mujer: huir ofendida. Por eso está en deuda con Lajos y tiene que hacer todo lo que él diga para saldar esa deuda…

Estas frases arruinan en mi opinión toda la novela. La filosofía detrás de estas afirmaciones tiene un cierto tufillo de “la maté porque era mía” que estropea todo el buen hacer literario que el autor demuestra en el libro. Una lástima, pero la mejor técnica literaria no va a salvar un libro basado en ideas tan peregrinas.

Calificación: Bueno pero insufrible.

Tipo de lector: Que sea capaz de comulgar con ruedas de molino.

Tipo de lectura: Se lee bien, pero no merece la pena hacerlo.

Engancha desde la primera línea.

Le sobra todo el final.

Argumento: Eszter tendrá que someterse a la voluntad de su antiguo amante. Porque sí.

Personajes: Muy bien perfilados y congruentes en toda su inverosimilitud.

¿Dónde puede leerse? No lo haga. Y si lo hace, al menos sea discreto al respecto.


Duke EllingtonCreole Love Call


may 5 2010

La Mujer Justa

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Sandor Marai es la voz olvidada de la gran literatura centroeuropea del siglo XX. Permaneció apartado de lo que él consideraba su patria, la lengua húngara, en un exilio que lo destruyó. Sin publicar demasiados años, no fue traducido al español hasta hace poco tiempo. Hoy es imposible concebir el ejercicio riguroso y elegante de la literatura sin la referencia de su nombre.

Tres personajes, vivos, salen de entre las páginas del libro para hacernos jueces de su vida. Y nos sobrecoge la fuerza de sus argumentos y la contundencia con la que nos arrojan sus pequeñas mezquindades, que siempre son, por otra parte, las nuestras. Querríamos que nos mantuvieran al margen porque desmenuzan los más profundos sentimientos del ser humano, la felicidad, el honor, la decencia, la hipocresía. La narración encarna a través de esos monólogos a la más cabal burguesía de Budapest, cuando esta ciudad se comparaba con París por el esplendor de sus cafés y de su vida social. Un mundo que desapareció barrido por el viento de la guerra pero cuya esencia reconocemos como base de la civilización.

La Mujer Justa habla de la trampa del matrimonio. La prosa de Marai es densa y contundente. Las confesiones de sus personajes nos hieren en lo más profundo porque nunca sobreactúan, antes bien, mantienen el tono justo.

Una novela que incide en el punto de vista para enfrentarnos con lo relativo de las relaciones humanas, con el engaño de amar y de vivir.

Calificación: Obra maestra

Tipo de lector: Cualquiera

Tipo de lectura: Absorbente, profunda, hipnótica

Argumento: Cargado de presagios

Personajes: Salen del libro y se sientan en nuestro sofá

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte. Por supuesto en cualquier elegante café de Pest o de Viena. De Praga

¿Dónde encontrarlo?: En tu librería favorita. Ayúdales a continuar. Es nuestra responsabilidad