ene 30 2011

Trésor des Médicis

Artículo escrito por: Augusto Prieto

“Que los Médicis duerman en paz en sus tumbas de mármol y pórfido, han hecho más por la gloria del mundo de lo que hicieron jamás antes de ellos, ni harán nunca después, ni príncipes, ni reyes, ni emperadores”.
Alejandro Dumas.

Una vez más es Skira (Flammarion) la encargada por el Museo Maillol de París para componer el catálogo de la gran exposición sobre los Médicis, que debido a su éxito ha sido prorrogada hasta mediados de febrero.
Como es habitual en las ediciones de la casa, es un volumen cuidado, que refleja con precisión el espíritu de la muestra y recopila, por tanto, el tesoro que esa familia florentina acumuló a lo largo de los siglos.
Porque ininterrumpidamente desde Cosme el Viejo, hasta la electora palatina Ana María Luisa, los Médicis utilizaron una fortuna colosal para acumular obras de arte y objetos raros, para ejercer un mecenazgo sin sombra sobre los grandes artistas y para producir piezas extraordinarias. Una muestra muy representativa de ese tesoro es la que se presenta en la rue de Grenelle y se recopila en éste volumen: Trésor des Médicis.
Las motivaciones, el impacto y la pasión por el hecho artístico, son analizadas en profundidad junto con su significación social y su papel como motor económico y generador de objetos, pero también de creación del gusto; y en ese sentido resalta el compromiso, la identificación de la familia con la ciudad y con el arte.
Se abre el catálogo con textos introductorios, entre los que destacan los dedicados a las gemas (Riccardo Gennaioli), a los instrumentos científicos (Giorgio Strano), a la astrología (Hervé Drévillon), a las colecciones arqueológicas (Fabrizzio Paolucci). Textos breves y concisos.
Los ejes temáticos que acompañan el decurso de la exhibición culminan con el dedicado al esplendoroso crepúsculo de la dinastía que dejó en la ciudad del Arno una herencia suntuosa.
Las piezas se presentan y se analizan por sí mismas y por su relación con el medio artístico y las colecciones. No podemos dejar de referirnos a la excepcional Cabeza de Caballo Medici-Riccardi; al retrato de Leonor de Toledo, de Bronzino de la portada del catálogo; al fabuloso manto de plumas rojas tupinamba; o a los modelos en cera sobre pizarra del medallero familiar, concebido por Antonio Selvi. Sorprendente la carta de Nostradamus a Catalina de Médicis. Descontando a Cellini, a Miguel Ángel, Botticelli, Tiziano, Dolci, Pontorno…
María y Catalina, reinas de Francia, regresan a París en los lienzos prestigiosos de Le Mannier y de Pourbus el Joven, para esta exposición única comisariada por Maria Sframeti.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Aficionados al arte y al coleccionismo.
Tipo de lectura: Técnica pero muy divulgativa.
¿Dónde puede leerse?: Esperando el almuerzo en Au Sauvignon, rue des Saint Pères.
¿Dónde encontrarlo?: En la sede del Museo o por encargo en alguna librería especializada, puesto que la web de la institución no parece estar preparada aún para la venta.