nov 6 2010

Tríptico del Mal

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Se publicaron juntas en 2004, bajo el título de Tríptico del Mal, tres novelas del escritor español Juan Goytisolo que han sido aquí reseñadas convenientemente: Señas de Identidad (1966); Reivindicación del Conde Don Julian (1970), que revisada para esta nueva edición pierde el conde y la reivindicación en el título, aunque la mantiene en la textualidad, y Juan Sin Tierra (1975).
La edición demuestra la validez del mensaje por encima de su adscripción a corrientes literarias y mensajes políticos.
No es justo con un escritor que pagó con el apartamiento y la censura, su lucha por derribar los tópicos, que encasillemos su obra en lugar alguno, pero como el compendio lo sitúa por encima de lo crítico y lo académico -puesto que lo es en sí mismo- y dada su calidad literaria y rupturista, es indiferente que nosotros digamos, que por las características de su construcción formal, en su relación con el fondo, los estudiosos de la literatura lo sitúan dentro del experimentalismo. Y ha de entenderse aquí la experimentación como meta y como voluntad, más que como búsqueda.
Se justifica la edición porque las tres novelas pueden formar un todo literario que se lee sin solución de continuidad, aún cuando se extinguen en sí mismas si se consideran de manera autónoma e incluso fragmentaria.
Son algunos temas globales de esta compilación, la subversión, la denuncia del régimen político español sustentado sobre la cobardía interna y la hipocresía del exterior, el rechazo a toda idea identitaria y la definición del escritor -expresada y encubierta- como referente necesario e insobornable.
Juan Sin Tierra está menos cohesionada que las otras dos, pero en cambio proyecta claves interesantes para la interpretación del conjunto, sobre todo en la recreación metaliteraria de las figuras del narrador y del personaje.
El Tríptico del Mal es una lectura imprescindible para entender la literatura española contemporánea e interpretar la historia reciente. A pesar de que en algunos momentos pueda ser agotadora, es una lectura placentera por el dominio que Goytisolo ejerce sobre el vocabulario y la construcción del lenguaje que da la sensación de un fluido orgánico que chorreara directamente, desde cerebro del escritor.

Calificación: Imprescindible.
Tipo de lector: Intenso y voluntarioso.
Tipo de lectura: Compleja en la forma y en el fondo.
Argumento: Argumentos.
Personajes: Son símbolos y son reales en su discontinuidad.
¿Dónde puede leerse?: Se ha dicho.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería deberían tenerlo.


oct 29 2010

Don Julián

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Este libro, que ha sido revisado posteriormente por el autor, se publico en 1970 con el título de Reivindicación del Conde don Julián, y supuso un revulsivo para la anquilosada literatura del tardofranquismo.
Juan Goytisolo lo escribió con una clara intención de subvertir el lenguaje y la expresión, usando sistemas de puntuación novedosos, alternando diferentes historias, y alterando los espacios físico y temporal en los que se mueven sus personajes. Cita textos de otros autores, los modifica, abusa de las imágenes, de la reiteración, de las descripciones por acumulación. Todo ello es característico del experimentalismo que revolvió las letras españolas de la época. El texto requiere una lectura concentrada y atenta, a las referencias y a las claves, porque utiliza un esquema desestructurado y poético, cercano al impresionismo.
Es, por supuesto, una novela política de dura crítica social; curiosamente la sociedad a la que disecciona está fuera, enfrente, amenazante y amenazada; atisbada desde un Tánger real pero ilusorio, contrario a todo imaginario de lo exótico. Sin conocer nada de su autor sabríamos que es una novela de exilio, no necesariamente físico, sino mental y moral.
El argumento se cierra, circular, durante un día en la vida de su protagonista, un deambular topográfico, que da lugar a un laberinto de palabras, que forman secuencias de acción casi cinematográficas.
Don Julián (recordemos que en las mitologías ibéricas es el personaje que facilitó la invasión musulmana de la península) aparece aquí –más deseado que recreado- como el disidente, el traidor evocado y reivindicado; reclamado; porque el tema profundo de la novela es el placer de la traición a la Patria y de su destrucción, cuando ésta es lo que nos identifica, que nos define: que nos convierte, sin quererlo, en portavoces de algo que nos da una etiqueta y nos fabrica una máscara: qué patria? todas: las del pasado, las del presente y las del futuro: las grandes y las chicas, las poderosas, las miserables. El libro fue, por todo esto, (idea, forma, posicionamiento) un texto lúcido, valiente y moderno en el momento de su publicación; y lo es hoy igual que entonces.
Porque una de esas patrias (pero hay otras) era la España del desarrollismo narcótico, de la sociedad anestesiada por la ilusión del bienestar, que Goytisolo intuye en su ficción como una amenaza en sí misma para el progreso, y que debe ser arrasada por sus más ancestrales temores y terrores. Violada.
El final es metafórico y sexual, violento, lúbrico; uno de los escándalos que toda época necesita para avanzar.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Decidido e intenso.
Tipo de lectura: Requiere atención e incluso repaso, pero no es tan compleja como puede sospecharse, además es hermosa.
Argumento: Tiene varias líneas que se entrelazan en distintos niveles de complejidad.
Personajes: Simbólicos.
¿Dónde puede leerse?: En La Española o en el Tingis, en el zoco chico, pero también en el Valle de los Caídos.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería deberían tenerlo, y en la Librairie des Colonnes, en el bulevar Pasteur, si ya la han reabierto, con más razón.