ene 18 2011

El corazón es un cazador solitario

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela de gran calado y profundidad literaria. Fue gestada por la autora norteamericana Carson McCullers a la temprana edad de 23 años; el uso de un narrador complejo, capaz de pegarse a las vidas y afrentas de media docena de personajes singulares, hacen de este libro un intento literario encomiable que se recomienda no tomar a la ligera, ya que tratar de hacer lo mismo escribiendo, no sólo requiere tener los machos bien atados, sino estar continuamente en una línea que nos puede llevar fácilmente al precipicio. Se ha comparado a la autora con D. H. Lawrence y Faulkner, pero es posible que las huellas de la también sureña y católica Flannery O’Connor pudieran estar presentes como influencia. Aunque en estas cosas nunca se sabe qué fue antes, si el huevo o la gallina.
La novela comienza potentemente contándonos la relación entre dos sordomudos pertenecientes a un sector social marginado; ellos son John Singer y Spiros Antonapoulos; flaco y a veces ingenioso el primero; gordo y cascarrabias el segundo; el caso es que Singer cuida de su amigo, en quién ve a alguien cariñoso y agradable a pesar de sus malas pulgas, que le llevan finalmente y no sólo por su natural discapacidad, al manicomio.
A continuación vemos a Singer junto con el solidario y callado dueño de una cafetería, su mujer, su hija (una chica aficionada a la literatura y a la música) y un médico negro comprometido con la lucha social por su raza. Singer cae bien al dueño del establecimiento, aficionado a invitar a comida a tullidos y enfermos. Se siguen diversas disertaciones a través de las que vemos a una típica familia americana en torno a una idea de autorrealización de sus componentes, que al lado del cuadro marginal que se pinta, vemos ya como desfasada.

Calificación: Compleja.
Tipo de lectura: Exigente y, a la vez, gratificante con la humanidad que desborda a través de sus personajes.
Tipo de lector: No acostumbrado a que le den todo mascadito y que no espere moralejas.
Argumento: El sueño americano visto, entre otros, por gente que nació con él resquebrajado.
Personajes: Auténticos.
¿Dónde leerlo? En casa, pero sintiendo el aire frío de estos días, mientras tratamos de hacernos con una manta.


ene 12 2011

El gaucho insufrible

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Libro de relatos y ensayos del genial y ya desaparecido autor chileno Roberto Bolaño, afincado durante sus últimos años en España. Demuestra una capacidad lacerante, rítmica y concienzuda del relato. Algo que Herralde sólo supo ver al fin de su etapa y, en este caso, sin ser una colección ejemplar de su obsesión por escribir y leer, todos los temas (sus temas) aparecen de una forma u otra. Desde la necesidad de construir ese mundo tan propio donde la palabra medida y el testimonio a través de ella, cargada de un magnetismo y sentido del humor especiales que provocan aquí más sonrisas que carcajadas, el libro es sencillo y, a la vez, invita a seguir profundizando en la obra de un autor que escribe con la misma facilidad (o al menos así lo parece) con que el resto de los mortales bebemos un vaso de agua o vemos una película; desde esa necesidad de contar historias que su carácter, poco dado al exordio, le hizo más clarividente en la escritura que en el habla.
En Jim se nos hace una semblanza de un norteamericano perdido en el recuerdo. Cualquier otro hubiera escrito un poema satírico con más enjundia o grandilocuencia, pero el escritor prefiere comenzar a introducirnos en el espíritu de un libro que pretende ser todo menos tenaz. Es inevitable que asociemos la imagen del gringo con la de Pereda, un abogado que se debate entre hacerse juez o pleitear asuntos sociales, aún a sabiendas que el oficio de juez, por más sacrificado, sin embargo le reporte menos dividendos.
En El policía de las ratas se nos cuenta la vida de un policía con vocación administrativa, ordenado y expedito; el tipo nos habla de su patrullaje por las alcantarillas de su pueblo.
Destacar los dos últimos ensayos recopilados aquí, que resultan un intento a la vez desvaporizador y flemático de asuntos como su propia enfermedad.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lector: No requiere grandes destrezas, conocerlo es disfrutarlo.
Tipo de lectura: Sencilla y amena, en algunos relatos la intencionalidad puede parecer aviesa.
Argumento:  Sobre casualidades, enfermedad, literatura, cine, poniéndose en lo peor desde lo mejor.
Personajes: Atrapados, pequeños, sencillos.
¿Dónde leerlo? En una cafetería después de ver una de Ricardo Darín.


jul 2 2010

Crónicas birmanas

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Cómic de Guy Delisle que retala su estancia en la antigua Birmania acompañando a su esposa (miembro de Médicos Sin Fronteras). Hoy Birmania se llama Myanmar. ¿Usted lo sabía? Pues no crea que son muchos los que atinan con facilidad señalando un país como este en el mapamundi.

Aunque solo fuera por eso, para saber señalar en un mapa, merecería la pena leer el cómic de Delisle. Pero es que, además, se trata de una obra más que notable. Aprovecho para declararme fan incondicional de los tebeos que firma este hombre.

Interesante, irónica y muy bien contado todo lo que aparece, es un cómic que garantiza un rato inolvidable de lectura.

El autor de Crónicas Birmanas (también lo es de Pyongyang reseñado en este blog anteriormente) hace un análisis de lo que se encontró en un país que soporta dictadura tras dictadura desde los años sesenta. Lo hace desde una fina mirada que disecciona cada detalle, la población, sus costumbres, la arquitectura, la prensa e, incluso, sus propias necesidades de occidental acomodado.

El dibujo de Delisle es fácil y encaja muy bien con los textos. Aunque, al que firma, le deja boquiabierto la capacidad expresiva de la ilustración carente de literatura. No pierdan detalle de cómo relata a través de l dibujo (sin una sola palabra) un viaje turístico por el país junto a su esposa.

Los jóvenes son carne de cañón si se acercan a este tipo de cómic. Los adultos también.

¿Han mirado el mapa para saber si acertaron a colocar Myanmar en el lugar exacto?

Calificación: Excelente.

Tipo de lectura: Muy amena. Interesante al máximo.

Tipo de lector: De 12 años en adelante por decir algo. Si hubiera dicho de 99 hacia atrás hubiera servido del mismo modo.

No sobra ni una viñeta. Y no es ninguna exageración.

¿Dónde puede leerse? Eso es igual. Es una obra que lo aguanta todo.

¿Dónde comprarlo? En tu tienda habitual. En la Fnac lo tienen seguro.


may 10 2010

La muerte de un viajante

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Arthur Miller consiguió con este drama el premio Pulitzer. Y al que escribe esto le consiguió enredar para siempre entre los escenarios, los personajes y los diálogos de las buenas obras de teatro. Mi viejo ejemplar de La muerte de un viajante, editado el año 1952 por Ediciones Alfil, siempre está colocado en un lugar privilegiado de mi librería.

Willy Loman es un viajante que ha dedicado toda su vida a tratar con los clientes, a vender. Pero se ha convertido en un fantoche. Sus hijos son justo lo que nunca hubiera querido que fuesen. Su esposa le ama mientras él en uno de sus viajes conoce a una mujer y se ve obligado a mentir para salvar la situación. Todos los que tiene alrededor han podido triunfar de alguna forma. Él es una risión. Sus sueños, tan americanos como los de cualquiera se ven reducidos a la nada.

Con todo esto, Miller consigue una obra emocionante, llena de un ritmo incansable que lleva al lector de la mano de sus personajes (sin violencia, cuidando de él) hasta un final esperado por ser el único posible, una obra que destroza la estúpida idea de un sueño colectivo que esta al alcance de cualquiera.

Siempre que comienzo una novela o un relato, agarro el ejemplar de tapas negras, el número doce de la colección (extra), para recordar cómo se debe trabajar el diálogo en una narración. Leo con detenimiento la obra entera. Dejo, otra vez, el libro en su sitio sintiéndome pequeño, casi enano ante ese talento y comienzo mi escritura. Les recomiendo que lean esta obra. Es sencillamente excepcional.

Calificación: Una obra maestra indiscutible.

Tipo de lector: Cualquiera, aunque los que no quieren creer que el mundo es otra cosa distinta a lo que aparece en las revistas del corazón deberían pensárselo.

Tipo de lectura: Fácil y muy amable. Aunque triste.

Argumento: Fácil de seguir.

Personajes: Si sobresale por algo este drama es por el dibujo que hace Miller de sus personajes a través de sus voces.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.


Ray CharlesWhen A Man Loves a Woman