feb 2 2012

Tristram Shandy

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Javier Marías acaba de presentar una nueva traducción de La vida y las opiniones del caballero Tristram Shandy, con ella revisita uno de los textos decisivos para entender la novela contemporánea, una obra precursora que se publicó en Inglaterra a partir de 1760, y que ha influido en muchos y grandes escritores a partir de entonces; curiosa, difícil de definir por lo variada, que surge de una mente, la de Laurence Sterne, obsesionada con las aventuras de don Quijote y las exageraciones de Rabelais, a los que –lejos de la impostación- trasciende.
Sterne busca transgresión y novedad en un artificio literario que va contra las corrientes de la época –solo se le acerca Swift- que es una caja de juegos y un cajón de sastre, en el que es el propio Tristram el que se asoma entre las líneas interpelando al lector para sacudirle su sopor. Digresiva y progresiva a partes iguales, el hilo narrativo avanza adelante y atrás, o simplemente se queda suspendido. Es el retrato familiar, entrañable y desquiciado, de un caballero no andante que recorre los caminos de su época. Una novela profundamente libre e irreverente.
Tristram Shandy actúa como un director de orquesta, instruyendo al lector, desvelando los personajes, encauzando las reflexiones, coordinando las ocurrencias, e introduciendo sus pensamientos filosóficos con un discurso -alterado en su construcción previsible- en el que arremete con sutileza contra la ciencia, la religión, la filosofía, la sociedad y la crítica, sin dejar por ello de ser una novela legible, sólida, entretenida e ingeniosa.
Un texto en construcción continua que se interroga, se piensa y se censura a sí mismo, en un concilio de recursos en los que se suma lo biográfico, la crónica de viajes, el apunte psicológico y social, el ensayo científico, y la extravagante interpretación del mundo por parte de su autor de ficción.
Sterne recurre con frecuencia a lo eludido y lo sobrentendido para crear una atmósfera lúbrica y procaz, evitando lo escabroso con brillantes recursos.
La desdicha se revela -una vez más- como fuente inagotable de ingenioso sarcasmo y es el hilo conductor de un relato extenso, que hacia el final se agota y pierde fuerza, porque su integridad se comprende mejor como una sucesión de capítulos publicados a lo largo de siete años, comprendido el éxito clamoroso de los primeros.
El propio texto da las claves en las que debe de ser leído y es, por tanto, explícito en sus aspiraciones.
Sería una osadía por parte de un lector común juzgar la traducción sin haberla comparado minuciosamente con una larga tradición de adaptaciones al español, pero se comprueba un texto firme, enjundioso, fiel a la sonoridad de la época y bien trasladado al castellano, elegante y preciso, fluido, una versión que no chirría en ningún momento. Las notas prolijas que acompañan la edición hablan de un importante trabajo de documentación de la que Javier Marías considera, en su prólogo, su mejor obra, de la que más ha aprendido.
Al final del libro se incluyen Los sermones de Mr. Yorick, seis discursos morales que el propio Sterne, clérigo de la Iglesia de Inglaterra compuso y dictó, que utilizan las Escrituras para desarrollar un pensamiento racional, humanista y analítico, embebido de profunda ética protestante. Sirven de contrapunto y de complemento a la novela.

Calificación: Excelente
Tipo de lector: Cualquiera
Tipo de lectura: Divertida, sorprendente y amena
Argumento: Delirante
Personajes: Geniales
¿Dónde puede leerse?: Sentado en el parque de una casa de campo
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual o en Méndez, en la calle Mayor de Madrid www.libreriamendez.net


oct 12 2010

Le Morte d´Arthur

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Le Morte d´Arthur es una novela de caballería. La recopilación de todo el ciclo artúrico que llevó a cabo Sir Thomas Mallory y publicó William Caxton, primer editor de Inglaterra, en 1485. Es la obra más ambiciosa y más extensa sobre las aventuras del rey Arturo y los caballeros de la Mesa Redonda, donde se refunden historias de distinta procedencia que se basan en la leyenda y en las gestas guerreras que propiciaron la unión de los reinos británicos bajo una única corona.
Merlín el Mago, la reina Morgana el Hada y los célebres caballeros Lanzarote del Lago, Perceval de Gales o Tristán de Lionís, aparecen en una serie de cortos relatos sucesivos que suelen repetir el mismo esquema: un caballero sale por las florestas en busca de aventuras que son doncellas cautivas, gigantes que aterran a los moradores de un país, y caballeros, malvados o corteses, a los que hay que vencer en duelos y justas según las reglas de la caballería. Por todas partes hay hechos de magia y hechicería, encantamientos y acontecimientos asombrosos. Es una obra bastante entretenida de leer, con destellos de humor e ingenuidad que atraviesan el tiempo. La composición de los personajes es muy irregular, la imagen de algunos se va formando -su personalidad- de una manera tenue pero firme a lo largo del libro; de algunos importantes, no hay apenas apuntes psicológicos y otros, sin embargo brillan por la sola fuerza de sus nombres. Muchos entran en contradicciones que se han de entender en el marco de la novela de caballerías, donde interesa más la aventura y el mito, que la continuidad narrativa.
La trama incluye el nacimiento de Arturo, su guerra improbable contra el Emperador de Roma, los místicos episodios en los que se relata la demanda del Santo Grial, llevado desde la Tierra Santa por José de Arimatea, y culmina con una guerra entre los Caballeros, la división de los reinos y la muerte de los protagonistas. No deja de ser curioso que el fin de Arturo contradiga -en cierta- forma al título. Se continúan en el relato las predicciones que adelantan el desarrollo de los acontecimientos.
Son sus temas el honor, la valentía y la nobleza de sangre y de armas, con fidelidad a los estrictos códigos caballerescos, y retrata una sociedad homosocial e idealizada, que arroja sobre el lector de hoy, una inevitable sombra de ambigüedad.
Las versiones modernas se publican contrastadas con el manuscrito de Winchester, que estuvo en el taller de Caxton y solo existe una vertida al castellano por el prestigioso traductor Francisco Torres Oliver, altamente premiado. La produjo el Caballero Jacobo (F.J.) Estuardo.
Es una traducción notable en la que se ha conseguido conservar el sabor histórico junto con hermosas construcciones gramaticales, sin que la lectura se haga ardua.

Calificación: Imprescindible por el universo que presupone y que genera.
Tipo de lector: Todos. Aficionados a los libros de caballería.
Tipo de lectura: Amena, a veces cansan un poco las batallas y se hace monótono el desarrollo. No es obra para leer de un tirón, tanto más cuanto que está dividida por Caxton en cómodos capítulos breves.
Argumento: Hay un plan general, somero, construido sobre una sucesión de relatos breves.
Personajes: En general, difusos, esto es lo propio de la época.
¿Dónde puede leerse?: En un bosque profundo.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería favorita o tu librero de lance.