jun 4 2010

Turris Babel

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Gran sabio, conocedor de todas las materias, Athanasius Kircher es uno de los personajes más interesantes del siglo XVII. Escribió numerosas obras que abarcaron los diferentes campos del saber.

Fue jesuita y sus búsquedas prologaron la ilustración porque intentó trascender las cerradas opiniones de su siglo, sin conseguirlo del todo, a causa del peso de las fuentes bíblicas y los dogmas religiosos,  que le impidieron dar un paso definitivo más allá. Porque era incompatible casar la razón con la tradición cristiana. Pero lo intentó y en ese momento tuvo un mérito enorme.

Esta es una de sus obras más singulares, reconstruye la antigua Babilonia y todo lo que hubo en torno a la construcción de la torre de Babel. Analiza las que se consideraban maravillas de mundo antiguo que se ilustran mediante espectaculares grabados: el laberinto, los jardines colgantes de Babilonia, el alcázar de Semíramis.

Pero el grabado más emblemático de todos es, sin duda el que representa a doble página la Torre de Babel, dibujada por Creyl seguramente siguiendo la iconografía de Brueghel el Viejo.

Obra excepcional del grabado del seiscientos.

Kircher realiza complejos cálculos para deducir la altura que llegó a alcanzar el monumento y se extiende, en la última parte del estudio sobre uno de sus temas favoritos, la búsqueda de la lengua común previa a la maldición divina que pretende denominador de los idiomas que se conocían y que el polímata comparó y estudió en profundidad

Turris Babel se imprimió en Amsterdam en la oficina de Janssonius van Waesberg, en formato de gran folio en el año del Señor de 1679. El frontispicio dibujado por Laires, está grabado por Munnichuysen y representa la construcción de la torre bajo la atenta mirada del ojo de Dios.

Si mis informaciones son correctas, no existen traducciones del latín a ninguna lengua.

Calificación: Obra maestra de la bibliofilia.

Tipo de lector: Exquisitos.

Tipo de lectura: Imposible para los que no puedan hacerla en latín.

¿Dónde puede leerse?: En una biblioteca.

¿Dónde encontrarlo?: En una gran biblioteca de referencia o excepcionalmente en anticuarios o subastas internacionales.


abr 26 2010

Turandot

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Es una de las más afortunadas adaptaciones al cómic que se han hecho y doblemente feliz porque adapta la obra de Carlo Gozzi y también el libreto de Adami y Simoni para la ópera del mismo nombre de Puccini. Se plasma entonces en los dibujos una especie de dirección artística de la obra musical dominada por una estética extraña en la que se sintetizan con una habilidad deslumbrante la China milenaria y una Sevilla barroca y procesional. Funciona.

Cuenta la historia de la infortunada Turandot, la princesa que lucha por la virginidad eterna y que, como una nueva esfinge, somete a los hombres a la adivinación o la muerte. Aquel que escape de la muerte conseguirá su mano y el trono.

Un texto impresionante en su transformación, con ecos de Medea, de Casandra, de Julieta. Celos, amor, venganza y muerte. Gozzi trajo el argumento de los Mil y un Días de François de la Croix y este de un poema de Nezami, el cómic es, pues, la última transformación de de una trama que envuelve a la humanidad desde hace mil años y quizás más.

Los trazos son poderosos, reservan algo del Nazario de Anarcoma en algunos rostros pero el resto, solemne y fastuoso participa de la pintura china de las últimas dinastías revisitada por los dibujos de Herté y de Mucha. La estructuración de las viñetas es elegante e imprevista y el color, mortecino, acertado.

Debería exigirse una reedición.

Calificación: Una obra maestra del cómic

Tipo de lector: Cualquiera aunque no parece apropiada para los más pequeños.

Tipo de lectura: Entretenida.

Argumento: De tragedia griega.

Personajes: Poderosos.

¿Dónde puede leerse?: En el Café de la Ópera de Barcelona o en la Ciudad Prohibida.

¿Dónde encontrarlo?: Difícil. Librerías especializadas en cómic. Intentarlo en www.iberlibro.com


PavarottiNessun dorma – Turandot Puccini