ago 30 2013

Un tiempo para callar

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El escritor británico Patrick Leigh Fermor, conocido por algunos relatos de viajes legendarios como El tiempo de los regalos, recoge en este libro el testimonio de tres estancias de reclusión en diferentes monasterios.
Parte de los textos salen de cartas enviadas –en todos los sentidos- desde el interior.
Alternando las descripciones, la historia y la reflexión, crea una obra intimista que recorre experiencias y sensaciones en un lugar donde el autor comprueba que se calla la mente y se recompone el espíritu.
Leigh Fermor es un buen narrador de lo real. Es perceptivo, detallista y minucioso.
Son espléndidas sus descripciones litúrgicas de los paisajes interiores y exteriores, de los edificios y de quienes los habitan, que trasmiten una sensación de encierro luminoso.
El viaje por La abadía de Saint Wandrille de Fontanelle es un recorrido iniciático y una sorpresa. Su primera experiencia con la soledad y el silencio.
En De Solesmes a la Gran Trapa no supera lo descarnado de la vida religiosa, de un despojamiento brutal que afronta con admiración.
El capítulo dedicado a Los monasterios rocosos de Capadocia tiene más de recreación histórica, basada en sus vastas lecturas y en su conocimiento de la vida de los cenobitas, que interpreta para los lectores con interrogantes.
El libro se cierra con una reflexión y se abre con el prólogo de una admirada traductora.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Cualquiera, puede ser interesante para todos, para los estresados más.
Tipo de lectura: Depurada.
Argumento: Silencio.
Personajes: Renunciantes.
¿Dónde puede leerse?: En un monasterio.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


feb 18 2012

El tiempo de los regalos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

En el invierno de 1933, un joven de dieciocho años llamado Patrick Leigh Fermor abandona su Inglaterra natal para emprender un viaje a pie hacia Constantinopla.
De quién era ese muchacho, de su infancia y de su personalidad, da cuenta el mismo –ya adulto- en una hermosa carta introductoria a la que sigue el relato de su caminar por Europa.
El tiempo de los regalos, título que toma prestado a un poema de Macneice, es la primera parte de ese recorrido y nos deja a las puertas de Hungría –el umbral del Oriente soñado- para convertirse en un libro de viajes magistral cuyos ecos rebotan en toda la literatura posterior.
Y una de las razones que lo convierten en una obra excepcional es que se redactó muchos años después sobre los recuerdos, las anotaciones en el terreno y el poso que tiempo, cultura y experiencia acumularon sobre una personalidad carismática, la de su autor.
El tiempo de los regalos, A pie hacia Constantinopla: Desde Holanda hasta el curso medio del Danubio, es una novela pero también un recorrido iniciático, una reflexión en torno a lo que significa entrar en la edad adulta y una mirada sobre una civilización que iba a desaparecer barrida por el viento de la guerra; y esa visión lejana y reposada convierte el testimonio en una obra maestra que ningún nómada debería pasar por alto.
Un relato emocional y emocionado, apasionado y apasionante, en el que las fatigas y las incertidumbres del viaje quedan borradas por la propia y deslumbradora belleza de la juventud radiante y los regalos inesperados de una bohemia aristocrática, culta y cosmopolita condenada a ser un sueño devastado.
La maestría del estilo debe de darse por descontada por la manera en que transporta al lector con la creación de imágenes reales y a la vez fabulosas, a causa de la brillantez de las comparaciones visuales, en la elegancia del vocabulario, su exactitud, y la fluidez de su prosa.
Un Viaje, con mayúsculas, donde moverse es atravesar el paisaje con las propias fuerzas -el geográfico y el de la conciencia-, desentrañar los alfabetos por los que se atraviesa, abandonarse a la hospitalidad; un recorrido enciclopédico en el que las referencias se mezclan con habilidad: crónica, arquitectura, topografía, pintura, naturaleza, literatura, sociología, historia, astronomía.
El Viaje como estado mental.
Esta primera parte del relato concluye con la llegada de la primavera, se prolongará Entre los bosques y el agua.

Calificación: Obra maestra
Tipo de lector: Cualquiera. Aficionados a viajar
Tipo de lectura: Vertiginosa y amena
¿Dónde puede leerse?: Siguiendo la huella
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería de viajes www.deviaje.com