ene 9 2013

Bomarzo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

A rebufo del estreno de la ópera Bomarzo (1967) en el Lisner Center de Washington, compuesta por Alberto Ginastera con un libreto basado en la novela del mismo nombre del escritor Manuel Mujica Lainez, la revista argentina Intervalo, muy popular en ese momento, publicó una novela gráfica.
Las ilustraciones, de Daniel Haupt, son muy toscas; el relato ilustrado no funciona porque se basa sobre todo en los explicativos y los diálogos son superfluos, y como corresponde a lo que debió de ser un suplemento no venal, la edición –de la Editorial Columbia- es muy rudimentaria.
Y sin embargo descubrimos una pequeña joya en la condensación que Pedro M. Mazzino hizo del texto original y que es brillante, que rescata esquemáticamente la magia original de la novela; echa un velo de ambigüedad sobre las zonas más osadas, sin censurarlas, quizás para evitar el boicot que impidió estrenar la ópera en el Teatro Colón de Buenos Aires, acusada de inmoralidad, y repartiendo la narración en convenientes cuadros y capítulos que pueden hacer disfrutar a los más jóvenes de una historia demasiado extensa en su versión original, y a los lectores adultos hacerse una idea de la novela o repasar sus aventuras según la conozcan o no previamente.
Un descubrimiento sorprendente que nos lleva a desear que se rescate la idea de poner al día, en imágenes, una historia maravillosa con una recreación histórica como pocas veces se ha logrado en una novela.
Un viaje a la Italia del Renacimiento y a la vida inventada de Pier Francesco Orsini, gran señor, duque de Bomarzo.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Jóvenes, aficionados a Bomarzo.
Tipo de lectura: Sencilla.
Argumento: Esquemático.
Personajes: Interesantes.
¿Dónde puede leerse?: En Bomarzo.
¿Dónde encontrarlo?: Difícil de encontrar en España, puede hacerse por internet, en alguna de las librerías argentinas afiliadas a www.iberlibro.com


mar 9 2012

Genio y figura de Manuel Mujica Lainez

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Manuel Mujica Lainez es uno de mis escritores favoritos, muy irregularmente reconocido tanto en su patria, la República Argentina, como en España; porque tiene lectores fascinados e incondicionales, mientras que hay otros para quienes su nombre resulta lejano; tras esto hay vagos reproches de conformismo político, modas que descartan, y generaciones que se suceden desprendiéndose de un eslabón literario, que es de oro en este caso.
La Editorial Universitaria de Buenos Aires publicó su biografía en 1977 y la reeditó en 1996.
El crítico y ensayista Jorge Cruz hace en ella una semblanza convencional del escritor que repasa la obra y reseña sus circunstancias públicas más conocidas, pero que nos hurta al hombre y al personaje –el genio y la figura- detrás de los que intuimos algo más.
Porque se conforma con lo que nos quiso contar de sí mismo, y yo no.
Prende el entusiasmo en una primera juventud recuperada sobre declaraciones y entrevistas publicadas en la prensa después de una introducción festiva y evocadora, digna de Manucho; pero después se va diluyendo en detalles que influyeron –y se reconocen- en sus libros, en la relación de viajes y misiones diplomáticas.
Claro que aquí y allá aparecen los grandes rasgos que animan al escritor y sus historias: el fetichismo, la pasión por los objetos; el choque entre la fantasía y la realidad siempre presente en sus obras; la restitución al pasado de su dimensión humana, su cotidianeidad; y la posesión, el hechizo de los personajes sobre su creador.
Pero se echa de menos profundidad en el análisis de la obra, y sentido crítico en lo que es un estudio canónico, con su cronología y su apéndice bibliográfico a los que se añaden, de interesante, las escasas páginas de un libro inacabado, Los Libres del Sur, pergeñadas y sospechosas de autobiográficas; aunque falta un estudio de contexto de las corrientes literarias entre las que se movió Manuel Mujica Lainez.
Una biografía correcta y bien planteada pero escasa.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Estudiosos e interesados en el escritor argentino.
Tipo de lectura: Amena.
¿Dónde puede leerse?: En el jardín botánico de Buenos Aires.
¿Dónde encontrarlo?: En www.libreriadelcentro.net junto con una selección de literatura latinoamericana y de españoles en el exilio.


nov 21 2011

Cuentos argentinos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Entonces (…) ocurrió el hecho que motivó mi asombro y luego mi inquietud y luego el deseo irrefrenable de averiguar la verdad
Manuel Peyrou. Pudo haberme ocurrido.

Los argentinos son unos grandes cuentistas, todo el mundo lo sabe, y una selección de cuentos pertenecientes a escritores de aquellas latitudes es una idea extraordinaria, más si cabe cuando el seleccionador es también argentino. Cuando es Borges.
Cuando los cuentos son fantásticos.
Y es que en la lectura se produce una serie de resonancias interesantes.
En la ironía refinada de Adolfo Bioy Casares, por ejemplo, en las construcciones paradójicas de El calamar opta por su tinta, hay algo del Borges con el que colaboró en toda una serie de novelas durante los años cuarenta. Las composiciones del personaje protagonista y el narrador, el tempo, la utilización de los diálogos y del lenguaje lo convierten en una maravilla, la estrella de esta colección. Inusual.
También hay algo del seleccionador que se quedó ciego en El destino es chambón, ese gusto en mezclar lo real y lo supuesto, en trabajar con el tiempo, que Arturo Cancela y Pilar de Lusarreta bordan a cuatro manos acertando con el ritmo. Es un cuento subversivo, en el que hay nostalgia por la ciudad perdida, Buenos Aires.
Julio Cortazar nos expulsa de una Casa tomada, inquietante y claustrofóbica en la que hay ecos de otras casas de Manuel Mujica Lainez; como los hay en Los objetos, de Silvina Ocampo, un cuento metafórico y preciosista.
En La galera, sin embargo, Mujica Lainez nos recuerda a sí mismo con un estallido de adjetivos brillantes, una perfecta ambientación histórica y una atmósfera sólida y perturbadora en la que –excepcionalmente- no hay casa ni objetos pero está Leopoldo Lugones -el gran precursor- por lo simbólico.
Y un símbolo es lo que aparece también en El profesor de ajedrez, de Federico Peltzer, y recordamos que el ajedrez es uno de los emblemas borgeanos.
María Esther Vázquez, nos remite, en El elegido a otros cuentos del maestro con quien también colaboró, y al autor de Bomarzo en la voz narrativa.
Y Lugones, que influiría en todos, encabeza la selección con Yzur, una historia de terror científico.
Como ven, en esta Biblioteca de Babel encontrarán cuentos que han pasado desapercibidos, escritos por los grandes autores consagrados, conocidos en Europa, pero así mismo piezas elegidas de otros literatos excepcionales de los que apenas hemos oído hablar, y que nos pueden abrir rumbos a lo desconocido, como se le abren al protagonista de Manuel Peyrou, como un vértigo, en Pudo haberme ocurrido.
Cada lector elaborará después sus particulares conexiones entre los relatos.
Entre los relatos y el mundo.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera, indispensable para los aficionados a la literatura fantástica.
Tipo de lectura: En todos asombrosa, inquietante.
Argumentos: Acertadamente disparatados.
Personajes: Excéntricos.
¿Dónde puede leerse?: En uno de los cafés de Buenos Aires.
¿Dónde encontrarlo?: La edición es de Siruela y está agotada, terriblemente buscada por los coleccionistas, puede intentarse en www.uniliber.es o –sueltos- en otras selecciones.


jun 5 2010

Bomarzo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Bomarzo es La Gran Novela Histórica. Un fresco en el que Manuel Mujica Lainez despliega ante nosotros el resplandor del Renacimiento. Siguiendo la vida de Pier Francesco Orsini, duque de Bomarzo, avatar del retrato de un gentilhombre que pintó Lorenzo Lotto y que hoy cuelga en la Accademia de Venecia, recorremos una época sin parangón en la historia de la humanidad por su belleza y su esplendor.

Partiendo de una ficción que arranca en el bosque de los monstruos de Bomarzo, asistimos a la llegada de los Medicis a su palacio florentino de la vía Larga, vivimos los preparativos de la batalla de Lepanto y presenciamos, demudados, el saqueo de Roma cuya noticia, a su llegada a la corte imperial de Toledo, hizo llorar de amargura al Emperador y a la corte española vestir de luto durante meses. Nos agolpamos con los invitados a la coronación imperial que reunió en Bolonia a Carlos, Señor del Mundo con el Papa Clemente VII.

El relato es sensual, brillante, magistral, extenso, infinito.

Documentado históricamente como ninguna otra novela e incluso más que algunos ensayos históricos, con la diferencia de que aquí los personajes viven, visten trajes suntuosos, enferman, odian, aman y mueren.

Bomarzo es una novela para leer una y otra vez. Para soñar.

Mujica Lainez es un gran escritor, utiliza los mejores registros de la identidad europea depurados en un castellano preciso, engrandecido por su brillantez argentina de hombre del gran mundo. Pocos narradores han utilizado los adjetivos como él.

La extensión de esta novela es uno de sus mayores méritos y el que escribe estas líneas puede afirmar que en su vida existe un antes y un después de la lectura de esta narración insólita.

Sobre el argumento de la novela, Alberto Gimnastera compuso una ópera que raramente se representa.

Calificación: Una obra maestra.

Tipo de lector: Cualquiera.

Tipo de lectura: Amena y brillante.

Argumento: Crea adicción. No se puede abandonar la lectura.

Personajes: Pasarán a formar parte de la familia del lector con sus luces y sus sombras.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte y desde luego en el bosque de Bomarzo, cercano a la ciudad papal de Viterbo

¿Dónde encontrarlo?: En tu librería favorita.


may 5 2010

El Escarabajo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El que escribe este texto, leyó El Escarabajo en la más temprana juventud y fue un libro que marcó su mundo literario y que recordará siempre con cariño y con gratitud. Por eso precisamente puede no ser objetivo. Lo recomendaría a cualquier lector pero sobre todo a los muy jóvenes que se encontrarán con un lenguaje sencillo y brillante, unas historias basadas en hechos históricos pero llenas de humor y de magia que les atrapará en una aventura maravillosa.

Un escarabajo de lapislázuli, creado para el brazalete de Nefertari, esposa del faraón Ramses II, cuenta su vida, desde el fondo del mar, a través de los siglos. En esa vida milenaria, presencia el asesinato de Julio Cesar y asiste en la Venecia medieval al regreso de los Polo de su viaje a Oriente, pertenece a Aristófanes y a una millonaria americana que surca el Egeo en su yate, al barón de Montesquieu. Un enano español lo pasea por Santillana del Mar y por Madrid, en el esplendor de los últimos Austrias y viaja a la isla de Avalón con el hermoso Roldán… y mucho más. Todos los lugares y todas las épocas están recreados vívidamente mediante este subterfugio, la vida eterna, al que el autor acude en muchas de sus novelas.

Manuel Mujica Lainez es un argentino inmortal, culto, elegante y cosmopolita en su vida y en su manera de narrar, gran maestro de la composición de fondo histórico.

Es posible encontrar, rebuscando, y no es muy costosa, la primera edición de Plaza & Janés de 1982 y merece la pena leer el relato en ella.

No creo que defraude a nadie. El Escarabajo es un viaje en el tiempo y una lección de Historia.

Calificación: Muy bueno

Tipo de lector: Cualquiera

Tipo de lectura: Amena, entretenida

Argumento: Pasmosamente desarrollado como una concatenación de cuentos

Personajes: La creación  de la voz del personaje del escarabajo es insólita

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio, si uno tiene ganas de viajar sin moverse del sofá

¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual. Para la edición mencionada www.libreriadelcentro.net


Helen MerrillYou`d Be So Nice To Come Home To