ene 8 2012

El topo

Artículo escrito por: Carmen Neke

El topo es una de esas historias que parecen haber existido desde siempre con independencia de su creador, una historia tan completa, precisa y apasionante que solamente hacía falta que alguien se tomara el trabajo de descubrirla y contarla al mundo.  Pero tener una buena historia es solo la mitad de la tarea, aún más importante es saber contarla.  Y aquí es donde Le Carré nos muestra su genio sin igual :  a diferencia de Ludlum y compañía, que centran sus creaciones en un héroe único que lucha contra el sistema, Le Carré ha sido capaz de crear todo un universo propio en el que George Smiley más que el protagonista es el nexo de unión entre sus elementos, un elenco completo de personajes secundarios que por su personalidad, su pasado y su idiosincrasia habrían podido protagonizar otras tantas novelas en lugar de intervenir de pasada en un libro ajeno.  Sin olvidarnos de Ann, la esposa de Smiley, el personaje invisible y omnipresente de la obra de quien todos hablan, pero que nunca tenemos la ocasión de conocer.
Sobre un transfondo puramenete británico de luchas a muerte tras las sonrisas y los apretones de mano en el club, asistimos al duelo irrepetible entre los dos mejores antihéroes de la novela negra:  George Smiley, un intelectual poco agraciado físicamente y con una personalidad anodina, inexplicablemente casado con una mujer muy por encima de sus posibilidades a la que ama con locura pese a las continuas infidelidades de ella.  Y Karla, el ascético y enigmático jefe de los espías rusos de quien no se sabe nada salvo un breve encuentro con Smiley en el pasado y que tiene más de fanático religioso que de bestia política.
Este derroche de caracteres le da a la novela su ambiente tan especial, unido a la fina ironía no desprovista en absoluto de empatía y nostalgia hacia un mundo que llega a su fin, el de las enemistades como un juego de caballeros en el que no cabe la compasión pero donde la falta de respeto es un error imperdonable.  Una lectura que puede ser toda una experiencia.

Calificación: Único en su género.
Tipo de lector: Cualquiera, pero ser anglófilo ayuda.
Tipo de lectura: La trama es complicada y exige atención por parte del lector, un libro para perderse en él y olvidar el tiempo que pasa.
Argumento:  Ya no quedan espías como los de antes.
Personajes:  Una galería de seres variopintos y admirablemente caracterizados, hasta el segundón más anodino es un ser complejo con una vida propia que merecería ser contada con más detalle.
¿Dónde puede leerse?  Un libro ideal para leer en vacaciones, con tiempo y tranquilidad.


jul 1 2010

Todo sobre mi abuela

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

¿A quién le interesa nuestra vida? Puedo dar una respuesta muy borde y decir que sólo nos interesa a nosotros mismos, pero la verdad es que ésta es una respuesta ramplona e incierta. Nuestra vida les interesa, por lo general a los nuestros (en ocasiones, incluso a alguien más). La historia de nuestra vida es el pequeño legado que podemos dejar a los que vienen detrás de nosotros.

¿Se ha preguntado ud. alguna vez como se conocieron sus padres? ¿Conoce ud. cual fue el primer libro que leyó su abuelo? ¿Sabe ud. que hechos ocurrieron cuando sus padres decidieron compartir su vida? ¿Sabe ud. cuales eran las cosas que más le gustaban hacer a su madre cuando era una niña? ¿Sabe si su abuelo tuvo una mascota a la que lloró el día que paso al cielo de los perros o los gatos, o del bicho que sea?

No todo el mundo puede dar respuesta a estas preguntas. Podrán parecerles intrascendentes, que no sirven para nada, pero yo creo que tienen una utilidad no estoy de acuerdo, sirven para conocer a esos de los cuales descendemos, nos pueden ayudar a comprender el por qué de algunas cosas o, simplemente, ayudarnos a entretenernos durante unos días.

El libro que hoy dejo aquí, no es tal. Es en realidad un cuaderno que contiene diversos interrogantes que esperan ser rellenados (la abuela de bebe, de niña, de estudiante, de joven, de novia, de madre, de abuela). Está pensado para que, el guión preescrito, sea rellenado por los niños, para que recojan las historias de sus abuelas. Está pensado para que los crios interactúen con sus mayores y se conozcan. Un entretenimiento, desde luego. Sin embargo, a mi me parece interesantísimo.

Este libro que no ganará nunca el Pulitzer, ni el Nobel de Literatura, seguro que llegará a ocupar, caso que se decidan a entregarlo a sus niños para que lo rellenen, un lugar de importancia en la librería de su casa. No transformará el mundo pero desde luego será un será un recuerdo entrañable para el que decida conservarlo para el futuro.

Calificación: Entrañable.

Personajes: En este caso, la abuela y sus nietos. Pero existen más modalidades.

Argumento: Una vida corriente.

Tipo de lector: Debería poner de escritor, un niño

¿Dónde puede leerse? En casa, acompañado de los suyos.

¿Dónde encontrarlo? En “Banana Natura”, pero seguro que en cualquier librería que tengan libros infantiles podrán encontrar algo parecido y, si no es así, láncense a las manualidades.


jun 16 2010

El juego de la lógica

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Ensayo matemático y filosófico de Charles Dodgson, el británico también conocido como Lewis Carroll, autor de Alicia en el País de las Maravillas, supone una introducción al otro tipo de vida que llevó el autor, pues muchos dicen que mientras pergeñaba el mundo absurdo de su propia literatura, el tipo llevaba una vida, por las mañanas, de lo más ordenada como profesor de Matemáticas. Ya en la propia concepción de la obra se nos advierte de cómo esa obsesión por tenerlo todo calculado es de por sí exasperante y lleva al autor a querer sistematizar de tal modo toda realidad, incluso la más emocional, que sus teorías suenan muchas veces demasiado disparatadas, si bien científicamente apropiadas a sus propios esquemas. Hay lucidez y complejidad en el mundo eidético de este autor y en este caso se recomienda no tomar a la ligera lo que dice, si bien tampoco seguir sus indicaciones ad peddem litterae ante un método de cálculo que sigue las indicaciones de Henderson o Kirk hasta el delirio; la oportunidad por la que la lógica no lo define todo queda encubierta en casos de método como el simbólico y existe un esfuerzo más que aparente por dividir las lecciones entre lo abstracto de las fórmulas, los diagramas, subíndices y sorites y convertirlos en ejemplos concretos a través de proposiciones y conclusiones en el estudio que va más allá del silogismo de Aristóteles.

Termina estudiando dos interesantes ejemplos de paradoja en torno a un caso por el que los dueños de una peluquería discuten, a partir de la hipótesis de que dos empleados no están allí en ese momento, cómo un tercero sí debe estar y también con la reflexión extemporánea que una tortuga le plantea al guerrero griego Aquiles, en torno a la homogeneización de todo lo que en sí mismo es heterogéneo.

Calificación: Interesante, pero extenuante.

Tipo de lector: Especializado. Uno puede leerlo en otra clave, pero debe necesariamente estar interesado en la lógica filosófica y matemática.

Tipo de lectura: Difícil, pero gratificante.

Argumento: Si A no es B, y B no es C, ¿qué coño es C?

Personajes: El lector volviéndose loco, intentando descifrar.

¿Dónde puede leerse? En su escritorio, tomando notas, pero sabiendo cerrarlo a tiempo.