feb 2 2014

Ojo de loca no se equivoca

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Pero aquí se han equivocado todas. El autor eligiendo un título llamativo, pero inconveniente. El editor aceptando una portada absurda, e imponiendo un chiste de la contraportada de dudoso gusto.
Y sin embargo lo que encontramos no tiene nada que ver con esta chabacanería.
Leopoldo Alas elabora varios artículos que ya había publicado en diversos medios escritos y les de la forma de un ensayo, divertido, pero concienzudo y, sobre todo, lúcido y desinhibido, que profundiza en la teoría queer, y muestra la forma en la que los gays se piensan a sí mismos, los que piensan, claro.
Alas tiene el ascendiente de ser un hábil articulista, además de otros ascendientes; gay declarado, conocedor del ambiente de Madrid en unos momentos cruciales: los últimos años de la Movida, y la conversión de Chueca en un mito tras el ímpetu de los primeros Orgullos. El paso del interior del armario a la sociedad mediatizada. Una persona conectada, además, con los ambientes culturales y artísticos.
Y ya han pasado diez años por este libro sin afectarle demasiado.
Porque es un ensayo serio, incluso desde una visión muy irónica, humorística a veces; apoyado en el trabajo de campo, en reflexiones interesantes y estudios documentados.
Es también la crónica de una generación con la forma de un pequeño estudio sociológico sin pretensiones, pero no por eso sin valor, que servirá a los heterosexuales a entender algunas cosas y a los homosexuales a reflexionar sobre otras. Y a los demás a aclarar sus ideas.
Leopoldo Alas murió prematuramente en 2008. Supo estar a la altura de un nombre, y reinventándolo, reinventarse dejándonos un interesante testimonio.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Lúdico y reflexivo.
Tipo de lectura: Divertida e informativa.
Personajes: Los gays y alrededores.
¿Dónde puede leerse?: En el café Figueroa.
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual.


dic 12 2013

El extraño caso de Gaspar Ganijosa

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Muchas veces la literatura se disfraza con las máscaras de lo cómico y de lo grotesco para que seamos capaces de ver la realidad que nos rodea, porque el escritor, como un médium, es quien tiene la capacidad de abrirnos los ojos a cosas en las que, de otra manera no nos fijaríamos.
Y de mezclar lo sublime y lo chabacano, lo vulgar y lo poético.
Leopoldo Alas crea en este extraño caso una composición bastante acertada de personajes, que bajo una apariencia de frívola banalidad, nos acerca a una peculiar visión de la condición humana, de lo que se esconde debajo de los tics y de las máscaras, de los canales ocultos que relacionan la soledad con el deseo. Riéndose de un ambiente cerrado y excluyente que conoció, y sobre el que improvisa una fábula y una parodia.
No es una novela demasiado profunda, se deja arrastrar por lo que parece una desbordante capacidad para escribir, pero El extraño caso de Gaspar Ganijosa, lleno de irreverentes revelaciones no deja de tener su interés. No deja indiferente.
Encontramos toda la frivolidad y la transgresión que se supone a un género, el de la novela gay, pero también autoflagelación y falta de complacencia con los caminos por donde nos lleva la sociedad moderna.
Una novela sobre lo que existe dentro y fuera del armario. Una crítica social que, no por muy evidente en algunos momentos, deja de valer.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Ligera.
Argumento: Inverosímil.
Personajes: Ambiguos.
¿Dónde puede leerse?: En el café Figueroa.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.