oct 15 2011

Un acto de amor

Artículo escrito por: Carmen Neke

Curioso el cambio del título en la traducción de esta novela de Howard Jacobson, del original “El acto de amor” (The Act of Love) al español Un acto de amor. Como si la novela tratara de un caso concreto, de la forma peculiar en la que Felix Quinn experimenta el amor hacia su esposa, y no del acto de amor en general. Felix intenta convencer al lector durante toda la novela de que el suyo no es un caso aislado, la mayor diferencia entre él y la mayoría de los otros hombres sería que él tiene el valor de enfrentarse cara a cara con sus fantasmas y actuar de manera proactiva para satisfacer sus ansias masoquistas morales. Los celos van a ser el combustible del amor masculino, afirma, sin ellos la chispa acabará apagándose.
No me ha gustado nada este personaje de Felix, es un snob manierista y decadente que vive su vida como un actor de método que lo sacrifica todo para poder meterse en la piel del personaje que representa a costa de todos los que le rodean. Pero esta antipatía hacia el protagonista de la novela no es más que un juicio de valor personal y subjetivo, el libro es la obra de un autor con una técnica narrativa absolutamente impecable que cediendo la palabra a su personaje va a invitar al lector a tomar residencia en la mente de un ser egoísta hasta la perturbación, pero tan culto y tan articulado que será capaz de mantener la atención de este lector página tras página de reflexión inactiva.
A diferencia de Philip Roth, que en sus novelas se revela como un exhibicionista sexual cargado de un tremendo sentimiento de culpa, Howard Jacobson parece ser fundamentalmente amoral en cuestiones de sexo. Esto va a hacer que las reflexiones sobre el tema superen en cantidad y calidad a las descripciones plásticas del acto, escasas y no demasiado explícitas. El libro no se centra en el cómo sino en el porqué del doloroso atractivo de los celos maritales y lleva a sus últimas consecuencias una situación insostenible sin que haya moraleja final. Se le puede achacar al libro lo inverosímil de la manera tan cilivizada como llevan los personajes una situación de sentimientos extremos: pero no olvidemos que estamos hablando de las clases altas de la sociedad británica, donde las buenas maneras hacen al hombre. Y a la mujer.

Calificación: Exquisito e inquietante.
Tipo de lector: Víctima de una exposición excesiva a la cultura, que no conciba otra forma de explicar sus sentimientos que la de acudir a ejemplos ilustres del mundo de las artes y las letras.
Tipo de lectura: Densa y entretenida a la vez para el tipo de lector que acabo de describir.
Engancha desde el principio.
No le sobra ni una sola letra.
Argumento: Los celos son el combustible que mantiene encendida la llama del amor masculino.
Personajes: Muy pero que muy británicos.
¿Dónde puede leerse? En un parque otoñal, a las cuatro de la tarde por supuesto.


jun 6 2011

Los hermosos vencidos

Artículo escrito por: Carmen Neke


Leonard Cohen en 1992, en una entrevista con Alberto Manzano para Diario 16:
A.M. – Tu último libro apareció en 1984 con el título de Libros de la misericordia, que es un libro de salmos, y tu última novela data de 1966, Los hermosos vencidos. Se podria decir que la literatura ha sido arrinconda por el cultivo de las formas musicales en los últimos tiempos.
L.C. – Los hermosos vencidos fue mi segunda novela y tuvo críticas gloriosas. Gloriosas. Pero sólo se vendieron tres mil copias. Fue entonces cuando decidí que debía examinar mi situación un poco más de cerca. Comprendí que no podía ganarme la vida como novelista. Reflexionando sobre ello ahora, creo que he ido de bajada desde entonces. Aquello fue mi cima.

(gracias a elizq por la cita, por la lectura conjunta y sobre todo por el libro)

Los hermosos vencidos de Leonard Cohen es una novela narrada en primera persona por un erudito especializado en una tribu indígena canadiense casi extinguida. Aunque poca narración y poca historia hay en realidad: las reflexiones y los recuerdos del narrador se van encadenando y entrecruzando con las imágenes de la indígena santa Catherine Tekakwitha y de su ex-mujer suicida, y con el recuerdo de su mejor amigo F., que falleció loco unos años atrás y que fue quien le enseñó el lado salvaje de la existencia. El estilo narrativo es cautivador, la prosa de Cohen es tan hipnótica y obsesionante como sus canciones. Ell narrador se ha quedado solo con sus muertos, y da la impresión de que intenta comunicarse más con ellos ahora que no están, de lo que lo hizo en vida. De ahí también su desesperación, su mujer y su amigo han tenido que morir para darse cuenta de lo que significaban para él estas dos personas.

¿Qué saqué en claro de todo el libro? Más bien poco, sobre todo impresiones de contrarios que se buscan y se repelen al mismo tiempo, y que son los contrarios que conforman el pasado y el presente de la sociedad canadiense: los indios y los jesuítas, los anglófonos y los francófonos, la amistad y la traición, el sexo y el misticismo. Y todos estos elementos solamente podrán llegar a unirse y a confluir en la parte más estrecha del reloj de arena, cuando tengan que pasar todos juntos por allí.

Aunque también es posible que el libro hable de algo totalmente distinto. En su poemario El libro del anhelo Leonard Cohen escribe lo siguiente sobre Los hermosos vencidos (la traducción es mía):

Los hermosos vencidos fue escrito al aire libre, en una mesa puesta entre las piedras, las malas hierbas y las margaritas, en la parte de atrás de mi casa de Hidra, una isla del mar Egeo. Viví allí hace muchos años. Fue un verano extremadamente caluroso. Nunca me cubrí la cabeza. Lo que tienes en tus manos es más una insolación que un libro.

Calificación: Una rareza genial.
Tipo de lector: Que sepa inglés o consiga hacerse con un ejemplar de segunda mano de esta obra, la edición en español está agotada.
Tipo de lectura: Difícil y exigente, divertidísima por momentos y en otros muy conmovedora.
Engancha desde la primera línea.
No le sobra ni una página o le sobran todas, depende de la opinión.
Argumento: El narrador, sus fantasmas, su pasado, y la carta póstuma de su mejor amigo.
¿Dónde puede leerse? Sentado a pleno sol en una isla griega. Preferentemente sin cubrirse la cabeza.


may 11 2010

El libro del anhelo

Artículo escrito por: Carmen Neke

Leonard Cohen es un poeta que se hizo cantante para poder ganarse la vida. Y tuvo un gran éxito como cantautor, pero nunca ha dejado de ser un literato que se gana la vida cantando. Su poemario El libro del anhelo, que recoge poemas escritos durante veinte años de su vida, no es el típico libro del famoso que sus fans compran por admiración hacia su ídolo. Es este un libro de una fuerza poética tremenda, con unos poemas tan aparentemente simples como efectivos. Ni siquiera la traducción les hace perder un ápice de contundencia

DESVIANDO LA MIRADA

me mirabas
y no se me ocurrió pensar
que podrías estar eligiendo el hombre de tu vida

me mirabas
por encima de las botellas y los cadáveres
y pensé
que sin duda estabas jugando conmigo

que sin duda creías que estaba lo bastante loco
para pasar por detrás de tus ojos
y tirarme al hueco abierto del ascensor

por eso desvié la mirada
y esperé
a que te convirtieras en una palmera

o en un cuervo

o en el inmenso océano gris del viento
o en el inmenso océano gris de la mente

mírame ahora

casado con todos menos contigo

INFORME PARA R.S.B.

La paz no llegó a mi vida.
Mi vida se escapó
en busca de la paz.
A menudo me vuelvo a encontrar con mi vida
intentando recuperar el aliento
pagar una cuenta
o soportar las noticias,
Tropezando como de costumbre
en los cables
de la belleza de alguien – -

Mi pequeña vida:
tan leal
tan dedicada a sus oscuros propósitos – -
Y, me apresuro a informar,
funcionando muy bien sin mí.

Calificación: Impactante.

Tipo de lector: Cualquier amante de la poesía. No es necesario que le guste Cohen como músico.

Tipo de lectura: Para saborear lentamente, sin prisas, y volver a ella una y otra vez.

Engancha desde la primera línea.

No le sobra ni un solo verso.

¿Dónde puede leerse? Desayunando en solitario en el hotel de una ciudad a la que has viajado por motivos de trabajo.


Al Cohn and Zoot SimsEmily