abr 30 2012

Vida y opiniones del caballero Tristam Shandy

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Manejamos la edición de Akal Bolsillo, traducido el texto por López de Letona, y ya advertimos que no es la más recomendable, pero en fin. Moderna y rompedora para el siglo XVIII en que fue escrita e inspirada tanto en el Quijote de Cervantes como en la filosofía positivista de Locke, Tristram Shandy es una reflexión y un paso hacia delante, un empezar a cuestionarse lo arraigado como tradicional en literatura; se lee con placer y flema, sabiendo calibrar debidamente la belleza de un inadaptado narrador y narratario, que hace lo que le place en sus observaciones y pasos vitales, pero al que por otro lado le cuesta tanto la complacencia. Hay duques e historias de amor, diserciones sobre los humores del cuerpo y la mente, sobre nudos marineros, narices, bigotes; cuentos en espacios cerrados al mar y donde una escalera que no termina de recorrerse vaticina la mejor magdalena de Proust, es decir, aquella que sugiere la misma pereza que fruición, la misma egolatría, esta vez inglesa, canalizada hacia lo ácido e irónico, lo pudibundo y reseco.
Apenas se sabe si Trim nace y ya tiene un alma que todo lo orquesta y mira a un padre depresivo y su tío Toby, obsesionado por ofrecer progenie a una familia devastada por asteriscos que simbolizan los renglones torcidos del mundo. Porque aquí se cuestiona con simplicidad y ante lo que precisa ser encontrado. Si es verdad que la complejidad a veces provoca cierto estupor, uno no tiene por menos
que reír a mandíbula batiente sólo con la forma en que el padre y su tío se montan en sus rocines, quizás porque éstos simbolicen unos molinos de viento que a pesar de que se eviten a toda costa, no por ello dejan de existir.
Calificación: Maravillosa.
Tipo de lectura: Paciente, compleja.
Tipo de lector: Aficionado a los clásicos.
Argumento: Las acciones ¿pesan más que las palabras, o viceversa?.
Personajes: Bien.
¿Dónde leerlo?: Cerca de una tienda londinense de trajes de caballería, si es que existen.


feb 2 2012

Tristram Shandy

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Javier Marías acaba de presentar una nueva traducción de La vida y las opiniones del caballero Tristram Shandy, con ella revisita uno de los textos decisivos para entender la novela contemporánea, una obra precursora que se publicó en Inglaterra a partir de 1760, y que ha influido en muchos y grandes escritores a partir de entonces; curiosa, difícil de definir por lo variada, que surge de una mente, la de Laurence Sterne, obsesionada con las aventuras de don Quijote y las exageraciones de Rabelais, a los que –lejos de la impostación- trasciende.
Sterne busca transgresión y novedad en un artificio literario que va contra las corrientes de la época –solo se le acerca Swift- que es una caja de juegos y un cajón de sastre, en el que es el propio Tristram el que se asoma entre las líneas interpelando al lector para sacudirle su sopor. Digresiva y progresiva a partes iguales, el hilo narrativo avanza adelante y atrás, o simplemente se queda suspendido. Es el retrato familiar, entrañable y desquiciado, de un caballero no andante que recorre los caminos de su época. Una novela profundamente libre e irreverente.
Tristram Shandy actúa como un director de orquesta, instruyendo al lector, desvelando los personajes, encauzando las reflexiones, coordinando las ocurrencias, e introduciendo sus pensamientos filosóficos con un discurso -alterado en su construcción previsible- en el que arremete con sutileza contra la ciencia, la religión, la filosofía, la sociedad y la crítica, sin dejar por ello de ser una novela legible, sólida, entretenida e ingeniosa.
Un texto en construcción continua que se interroga, se piensa y se censura a sí mismo, en un concilio de recursos en los que se suma lo biográfico, la crónica de viajes, el apunte psicológico y social, el ensayo científico, y la extravagante interpretación del mundo por parte de su autor de ficción.
Sterne recurre con frecuencia a lo eludido y lo sobrentendido para crear una atmósfera lúbrica y procaz, evitando lo escabroso con brillantes recursos.
La desdicha se revela -una vez más- como fuente inagotable de ingenioso sarcasmo y es el hilo conductor de un relato extenso, que hacia el final se agota y pierde fuerza, porque su integridad se comprende mejor como una sucesión de capítulos publicados a lo largo de siete años, comprendido el éxito clamoroso de los primeros.
El propio texto da las claves en las que debe de ser leído y es, por tanto, explícito en sus aspiraciones.
Sería una osadía por parte de un lector común juzgar la traducción sin haberla comparado minuciosamente con una larga tradición de adaptaciones al español, pero se comprueba un texto firme, enjundioso, fiel a la sonoridad de la época y bien trasladado al castellano, elegante y preciso, fluido, una versión que no chirría en ningún momento. Las notas prolijas que acompañan la edición hablan de un importante trabajo de documentación de la que Javier Marías considera, en su prólogo, su mejor obra, de la que más ha aprendido.
Al final del libro se incluyen Los sermones de Mr. Yorick, seis discursos morales que el propio Sterne, clérigo de la Iglesia de Inglaterra compuso y dictó, que utilizan las Escrituras para desarrollar un pensamiento racional, humanista y analítico, embebido de profunda ética protestante. Sirven de contrapunto y de complemento a la novela.

Calificación: Excelente
Tipo de lector: Cualquiera
Tipo de lectura: Divertida, sorprendente y amena
Argumento: Delirante
Personajes: Geniales
¿Dónde puede leerse?: Sentado en el parque de una casa de campo
¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual o en Méndez, en la calle Mayor de Madrid www.libreriamendez.net