ago 17 2011

El fin de las embajadas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Ya hemos hablado en éstas páginas -refiriéndonos a su novela Las llaves de san Pedro- de Roger Peyrefitte, escritor y francés; y hemos dicho de él que fue deliciosamente mordaz y malvado. Dejamos por el momento pendiente la recensión de Las embajadas, un libro que precede narrativamente a este, porque tratamos con dos obras autónomas.
Allí, en una Grecia hedonista, Peyrefitte se adentra con nosotros, de la mano de Georges de Sarre, en el ambiente del mundo diplomático que ambos conocen muy bien, puesto que los dos, escritor y personaje, pertenecen a La Carrera; un grupo iniciático y sectario.
Aquí, el marqués de Sarre, vive los momentos convulsos de la guerra, con media Francia ocupada por los nazis, mientras en la otra mitad, el régimen de Vichy intenta contemporizar con el ocupante.
De alguna manera, El fin de las embajadas es un exorcismo y una sátira, pero también una novela en clave y una reivindicación, la de un mundo que desaparece, también la de muchos franceses que intentaron mantenerse a flote como pudieron sin perder la dignidad. Por eso hay cierta complacencia con el gobierno colaboracionista de Petain y es que ya lo preguntó Caín, ¿acaso soy el guardián de mi hermano? ¿acaso podemos erigirnos en jueces desde nuestras cómodas butacas? Si lo vamos a hacer, al menos intentemos entenderlos a todos como hace De Sarre.
El fin de las embajadas, es la crítica de una sociedad hipócrita.
El relato es gélido, como corresponde al tema y al momento, carente de emoción, casi notarial; por eso sus sarcasmos son más hirientes y sus bromas más dañinas. Es una visión diferente de la ocupación durante la que la diplomacia no se detuvo, pero feneció; una visión bastante cínica, pero que percibimos cierta.
A mi Peyrefitte me encanta. No se lo recomiendo a nadie porque no me gusta ser insultado, y comprendo que escribió para una minoría; además sus novelas son difíciles de encontrar, incluso en Francia. Todo en él tiene un aire antiguo: el pulso narrativo, el lenguaje, las explicaciones exhaustivas, las anécdotas en las que debemos de ubicar a determinados personajes de la intrahistoria; pero su composición es tan hermosa, que no está de más que el protagonista nos recuerde las palabras de Mareste, el amigo de Stendhal: el mal gusto conduce al crimen.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cínico.
Tipo de lectura: Diáfana.
Argumento: Lineal.
Personajes: Diplomáticos.
¿Dónde puede leerse?: Sentado en la terraza de un café, place de L´Etoile.
¿Dónde encontrarlo?: Puede intentarse en www.iberlibro.com o www.uniliber.es


may 26 2010

Las llaves de San Pedro

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Roger Peyreffite, francés, diplomático, transgresor en su vida privada y en sus obras, se hizo célebre en el mundo por sacar del armario al Papa Pablo VI, que se defendió leyendo un Domingo de Ramos desde el balcón de San Pedro, su delle cose orribili e caelumniose.

El autor hereda en su escritura una elegancia y una corrección extremas, muy en la tradición de Montherland y de Gide, también en los temas. En esta novela, con el pretexto de un argumento más bien incidental, repasa los fundamentos, el funcionamiento y los mecanismos que mueven la institución de la Iglesia católica y lo hace de una manera magistral.

Siempre nos encontramos en el filo sutil de intentar saber a dónde llega lo informativo, lo explicativo y donde comienza la sátira descarnada. La ironía es muy elaborada y muy sofisticada. Seria, muy ancien regime. Deliciosa.

El capítulo en el que se refiere a las reliquias sagradas y a todo lo que tiene que ver con ellas es absolutamente demencial porque Peyrefitte conoce profundamente los temas de los que habla y se basa para esta narración de importantes contactos peligrosamente próximos al trono pontificio.

Es una crítica demoledora a la corte de Pío XII, con alusiones bastante transparentes a la vida sexual del pontífice y personajes fácilmente reconocibles bajo dignidades y nombres supuestos. La publicación del libro supuso un escándalo monumental.

La escritura es densa, no es fácil, pero entretiene, informa y divierte.

Este es un autor muy poco conocido en España, del que apenas se han editado dos o tres novelas, el resto circulan en viejas ediciones argentinas de los años cincuenta de la Editorial Sudamericana.

Peyrefitte es inteligente, pérfido y malvado y esta novela es un auténtico regalo envenenado.

Calificación: Muy bueno

Tipo de lector: Amantes del viejo estilo francés de los sobrentendidos y las imágenes

Tipo de lectura: Ardua, excesiva

Argumento: Bastante evanescente

Personajes: La mayor parte de ellos reales

¿Dónde puede leerse?: Desde luego en Roma, entre visita y visita

¿Dónde encontrarlo?: Intentarlo en www.iberlibro.com


F.PoulencConcertos for organ in g moll.Andante.Allegro giocoso.