oct 29 2012

La puerta de los infiernos

Artículo escrito por: Augusto Prieto

En 1880, el escultor Augusto Rodin comenzó la creación de una de sus obras más inquietantes, creación que prolongaría hasta la muerte: la Puerta del Infierno. Es una alegoría del amor y la condena, una obsesiva visión de pesadilla que hoy podemos ver en los jardines del museo Rodin de París. Sus premisas son numerosas: la puerta como lugar de paso a lo desconocido, la existencia de una entrada al Averno que atravesaron Orfeo, Eneas, Teseo, o Ulises; el Inferno de Dante.
La existencia del Infierno como espacio físico, mental y moral.
Laurent Gaudé traslada las mismas reflexiones a la Italia meridional, ambientando su novela en el presente con un acierto notable, utilizando un estilo cercano y contundente de frases cortas, demostrando un extraordinario manejo literario de las emociones humanas.
Es una novela excelente, porque los mimbres de su trenzado son perfectos: una escritura evocadora y precisa, personajes poderosos y reales, y una trama sencilla pero ingeniosa. Todo gira en torno a un tema que es antiguo como la razón humana. Es una mirada innovadora sobre un molde clásico -heroico- con ecos y con fuerza de tragedia antigua.
Participa –con mesura- del thriller, de la novela de acción y la cuestión social, del realismo y de lo fantástico.
Es lo cotidiano disgregado en tragedia. La vida convertida en Infierno y el Infierno revisitado.
La puerta de los infiernos es una pequeña obra maestra, porque adquiere un tono de aventura mayor, trascendente; de novela de aprendizaje, en una búsqueda de las verdades esenciales que atormentan al hombre.
Atrapa al lector que se ve obligado a devorarla de un tirón inevitable.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Cautivante y magnética.
Argumento: Extraordinario.
Personajes: Fuertes.
¿Dónde puede leerse?: En los jardines del museo Rodin de París.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual o en www.machadolibros.com


abr 1 2010

La Puerta de los Infiernos

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano


Laurent Gaudé logra con su novela La Puerta de los Infiernos (Ed. Salamandra, 2009) retratar con precisión el sufrimiento de unos padres que pierden a su hijo, la destrucción de una relación, la venganza, la amistad y el infierno. Sí, el mismísimo infierno. No el que tenemos en la cabeza los occidentales sino el clásico, el que veían cerca Eurípides o Platón. Es una de las descripciones más conmovedoras, más terroríficas, que jamás se han escrito. Pero el gran mérito de Gaudé es que agarra una historia rebosando amargura y violencia para tratarla desde la ternura de lo cotidiano. Se acerca Gaudé a la tragedia griega en las formas y en el fondo. Incluso lo hace cuando se asoma a la teología. Perfila los personajes como lo harían los clásicos (no como un todo sino como si fueran trocitos pegados unos a otros y de los que pudiera desprenderse el individuo sin causar más que un daño “local”). Y lo hace con una solvencia extraña en los tiempos que corren. Creo que pasarán años hasta que pierda la nitidez en mi consciencia la descripción que me encontré del infierno en esas páginas. Pero, del mismo modo, será difícil olvidar la relación del matrimonio protagonista, las escenas violentas y crueles que definen el mundo que nos presenta este autor francés.

Calificación: Muy buena

Tipo de Lector: Dispuesto a tocar el mismísimo infierno con la punta de los dedos al pasar cada página.

Tipo de lectura: Ligera.

Engancha desde el principio.

No sobra ni una sola página.

Argumento: Original, atractivo, muy emotivo. Cruel, a veces.

Personajes: Muy bien perfilados.

¿Dónde puede leerse?: Mejor en casa. Tomando un café.


milt jacksonlost april