abr 3 2010

La fábrica de avispas

Artículo escrito por: Carmen Neke

No es muy corriente que un autor recopile en primera página de una novela una sucesión de críticas desfavorables. Para el Irish Times, “una obra de depravación sin parangón”; para el Times Literary Supplement, “el equivalente literario de la más desagradable forma de delincuencia juvenil”; para el mismísimo Times, “una broma destinada a engañar al Londres literario y hacerle respetar la basura”. La lectura de un libro de Banks debería ir acompañada de un aviso del tipo “Léalo por su cuenta y riesgo”.

Frank vive solo en una isla de la costa inglesa con su padre. Y Frank es un asesino con una sorprendente declaración de principios:

Hace años que no mato a nadie, y no pienso volver a hacerlo nunca más. Fue solo una mala racha que estaba pasando.

Frank vive inmerso en un mundo de creación propia plagado de signos y portentos, entre ellos la mismísima Fábrica de las Avispas, el ingenio oracular en el cual Frank lee el futuro mediante el sufrimiento y muerte de los citados insectos.

Un debut muy muy inquietante este de Iain Banks (no sé que pensaría esa “Ann” a la que el libro va dedicado), afortunadamente en sus siguientes novelas no perdió nada de su agudeza pero sí bastante de su provocación gratuita.

Calificación: Muy buena

Tipo de Lector:  Con agallas y que no se escandalice fácilmente.

Tipo de lectura: Ligera pero impactante.

Engancha desde el principio.

No sobra ni una sola página, sí algún que otro párrafo.

Argumento: Original, provocativo, irónico, escandaloso.

Personajes: Muy excéntricos.

¿Dónde puede leerse?: En un sitio tranquilo.


James cotton y Charlie HadenBLues in my sleep