may 20 2013

La buena letra

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Ana hace un amargo repaso de su vida durante la guerra civil y sus posteriores miserias -materiales y morales- un relato que va destinado a un hijo ausente y que se convierte en un ejercicio de transmisión de la memoria a beneficio de inventario, para que su destinatario tome las enseñanzas, pero pueda desechar las fatigas.
Quizás el hijo ausente es el lector.
La creación del personaje de Ana es perfecta, no se puede decir menos ni más. Por ser un género epistolar, por ser las cartas de una madre, por acercar aquel mundo de pequeñas decepciones con el nuestro –de innegable bienestar a pesar de los pesares- nos resulta cercano y entrañable.
La buena letraque esconde las mentiras- es la pequeña historia del siglo XX en el Levante español, el recuento de una vida de tristezas, una nueva visión de las dos Españas; pero esto no debe hacernos pensar en algo cansino o ya leído, porque utilizando una economía de medios estricta, Rafael Chirves construye una novela corta que nos atrapa desde la primera línea por su sinceridad, por la limpieza de la mirada de Ana, por la verdad que sale de las páginas que convierte la novela en algo hermoso, en una pequeña obra maestra.
Por eso Rafael Chirves es un escritor con un enorme prestigio en los cenáculos literarios y ha recibido destacados galardones y fascina a los lectores que se acercan a sus novelas, de Mimoun (1988) a Crematorio (2007).

Calificación: Obra maestra.
Tipo de lector: Cualquiera debería leerla.
Tipo de lectura: Ágil y breve.
Argumento: Una vida.
Personajes: Muy cercanos.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier pueblo de España, sentado en una plaza.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual


sep 7 2010

La buena letra

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

No descubro nada si digo que Rafael Chirbes es un escritor excelente. Más leído en Alemania que en su propio país. Tampoco eso es un descubrimiento. Pero supongo que todavía quedan lectores que no lo han llegado a leer. Es muy difícil que, entre más de 60.000 títulos publicados al año, nadie descubra nada salvo lo que nos presentan los grandes grupos en la prensa, los libros que llegan precedidos de gran fama desde otros países o esos libros que triunfan porque los lee un famoso y lo dice en televisión. No es Chirbes un autor de masas, pero es un novelista y ensayista con oficio, con un mundo en la cabeza muy necesario para la literatura y la humidad necesaria para que pueda seguir siendo decente en este mundillo literario tan penoso.

La Buena Letra es una novela, sencillamente, fantástica. Chirbes construye una voz narrativa potentísima para descubrir un país quebrado por la victoria y que se articula (para muchos) desde una derrota vergonzosa que les convierte en existencias vagas. Lo hace echando mano de un lenguaje limpio, muy eficaz, lejano a los adornos que tanto les gusta a los que no saben expresar sino rellenar las páginas de grandilocuencia repetitiva y absurda. Dibuja un país entero desde lo pequeño de las personas, retrata a una generación entera en apenas 150 páginas claras y llenas de significado. Cuando el lector lee la primera línea no puede dejar de hacerlo. Y cuando cierra el libro lo sigue haciendo porque ese mundo se incorpora al suyo. Eso es una de las cosas que tiene la buena literatura. No hay héroes, no hay brillo, no hay nada que nos lleve a lugares de descanso. Ese libro es un cosmos completo y en el cosmos todo se mueve, todo significa.

Si el que escribe tuviera que elegir un par de autores españoles del siglo XX, no dudaría en señalar a Juan Benet y a Rafael Chirbes. Si el que escribe tuviera que recomendar una sola novela a alguien que quiere descubrir eso que los buenos profesionales llaman literatura, no dudaría en señalar La Buena Letra.

Calificación: Extraordinaria.

Tipo de lectura: Inolvidable, muy asequible.

Tipo de lector: Cualquiera puede acercarse a la grandeza de la literatura.

Engancha desde el principio. No sobra ni una página.

¿Dónde puede leerse?: Frente al Valle de los Caídos. Para entender mejor las cosas.

¿Dónde puede adquirirse?: Una librería que no tenga un ejemplar terminará siendo una tienda de todo a un euro.