mar 10 2013

El Proceso

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Kafka es un escritor lleno de magnetismo. Por su personalidad, por su obra, por todo lo que le rodeó mientras escribía.
De sus novelas, tal vez El Proceso sea la más agobiante, surrealista, paranoica y la que más triture lo que conocemos como condición humana. Un libro difícil, extraño.
Sins Entido, la excelente editorial dedicada, fundamentalmente, a la novela gráfica, edita la versión de El Proceso que adaptan al cómic Chantal Montellier y David Zane Mairowitz. El cuidadísimo y cuidadosísimo trazo de Montellier y el texto de Mairowitz, hacen de la obra una delicia. Ambos consiguen crear un clima opresivo y fuera de toda lógica entre frases muy bien escogidas y rupturas formales en las viñetas y sus elementos.
El que ha leído la obra de Kafka se sentirá complacido con el resultado. Y el que no, se sentirá cautivado.
Las páginas se construyen con gran acierto y economía. Incluyen elipsis que aclaran mucho la trama desde el silencio con el fin de integrar al lector en la acción y haciendo que pueda saborear cada tramo. Ni un solo color que no sea el blanco o el negro para ir definiendo un universo absurdo, tétrico, apestoso. Todo tipo de detalles en cada viñeta que dan un tono realista a ese mundo tan alejado de o que creemos que debe ser la realidad.
Es curioso que El Proceso de Kafka sea cuando sea que se lee, y el formato que sea el utilizado, produce el mismo resultado en el lector. Saber que pertenece a un cosmos que, tras su apariencia amable, esconde el más terrorífico de los escenarios.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lectura: Pausada. Buscando el detalle.
Tipo de lector: Amantes de la novela gráfica, de Kafka.
Personajes: Los de Kafka. Él Mismo.
Argumento: Todo es una espiral.
¿Dónde puede leerse?: En Plaza de Castilla. Con un pañuelo en la mano para ir limpiando el sudor del cuello.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


abr 8 2012

Kafka

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Robert Crumb y David Zane Mairowitz firman este volumen que se encuentra a caballo entre la biografía de Franz Kafka y una novela gráfica de pura ficción. Y es eso lo que hace que se vacíe de contenidos que puedan interesar al lector.
El libro hace un repaso por la vida y por la obra de Kafka. A veces con gran acierto, pero a veces con gran desatino. La zona biográfica puede ser, más o menos, interesante; parece estar mínimamente documentada y, aunque con algunos matices algo desproporcionados, podría superar la prueba de un lector conocedor de la vida de Kafka. Pero las zonas dedicadas a la obra del autor son una forma como otra cualquiera de destrozar relato tras relato haciendo lecturas superficiales y casi ridículas. Si alguien lee este cómic sin haber leído antes a Kafka terminará equivocado. Si alguien lee este cómic habiendo leído a Kafka terminará irritado. No acierta David Zane Mirowitz (el autor de los textos). Le interesa más la corteza que el interior por lo que realiza lecturas sesgadas que se dejan detrás lo fundamental. Y tratándose de Kafka eso es un error de bulto. Crumb dibuja con acierto para que los textos se hagan más mayores de lo que son, pero lo hacen poco porque son equivocados.
No obstante, sí que es verdad que el cómic podría ser muy interesante para los que no conozcan la obra de Kafka. Es muy contundente, muy impactante. Esto podría provocar que el lector se acercara a, por ejemplo, La Metamorfosis. Poco más. Aunque el camino debe ser el inverso para evitar confusiones. Porque Franz Kafka fue mucho más que lo que este libro dice. Y su obra mucho más profunda e importante.
Una pena porque si esa esencia del cómic fuera la correcta sería una obra muy a tener en cuenta.

Califcación: Flojo.
Tipo de lector: Mejor los que conozcan la obra de Kafka para evitar equívocos.
Tipo de lectura: Ligera.
Argumento: La vida de Kafka y su obra. Eso es, al menos, la idea de los autores.
¿Dónde puede leerse?: En Praga, claro.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


jun 9 2011

El astillero

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El astillero es un no lugar suspendido en el tiempo. Algunos han querido ver en su destrucción una metáfora del desamparo de las sociedades suramericanas en los años sesenta del siglo XX y un presagio de lo que vino después. Porque las dictaduras surgen de la ausencia de esperanza, de la ignorancia y del miedo.
Juan Carlos Onetti, uruguayo, fallecido en 1994 en Madrid, Premio Cervantes, se enfrentó a esos fantasmas en su vida y en su obra, destacada, precursora de la moderna literatura latinoamericana.
La novela se desarrolla en sucesivos capítulos, categóricos como otras tantas sentencias; en ellos, el escritor nos toma de la mano y nos introduce en una selva de adjetivos acertados y precisos por medio de un vocabulario voluptuoso, con un dominio magistral del tempo narrativo, unos personajes perfectamente dibujados en sus acciones minuciosas y la creación de una atmósfera viciada y solemne que nos remite a Kafka.
Crea un realismo en el que lo mágico es la utilización virtuosa del lenguaje para componer una realidad poderosa. A semejanza de El corazón de las tinieblas, de Conrad, el protagonista, Larsen, realiza un viaje interior que lo es a la vez al centro de la desolación. Más la formación de un presagio que su cumplimiento. Su explicación.
Un lugar en el que las ilusiones han muerto y solamente su resplandor ilumina un horizonte imposible de alcanzar.

Calificación: Excelente
Tipo de lector: Cualquiera
Tipo de lectura: Intensa
Argumento: Leve
Personajes: Patéticos pero firmes
¿Dónde puede leerse?: Entre ruinas
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería habitual o en www.uniliber.es


abr 24 2010

La Vida Perra de Juanita Narboni

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Novela maldita como su autor. Poco leída y muy desconocida. Es una de las mejores novelas españolas del siglo XX. Por el brillo de una voz única y original en nuestra narrativa, por la recreación de una ciudad que fue muy española que dejó de serlo, Tánger, y sobre todo porque es la única novela en la que se da vida a un español brillante y mestizo con influencias del castellano que hablaban los judíos sefarditas de la ciudad, la Haquitía, perdido para siempre.

Un Tánger proteico y babilónico en palabras de Emilio Sanz de Soto, biógrafo y amigo de Vázquez que compara la  identificación del personaje y la ciudad con el Dublin de Joyce, la Praga de Kafka o el Londres de Virginia Wolf.

A través de la decadencia de un personaje, Juanita Narboni, ensimismada en la revisión de un tiempo que se le escapa de entre las manos, se nos muestra como una metáfora viviente de la decadencia. El libro tiene algunas de las páginas más patéticas pero también de las más hilarantes de toda la literatura española. En cualquier caso un libro único e imprescindible. Construida como un diálogo interior –monodiálogo se le ha llegado a llamar- que preludia la postmodernidad es también una crónica de la época. Ángel Vázquez murió en la miseria en Madrid en 1980, alcoholizado y después de quemar sus obras inéditas. Había publicado La Vida Perra en 1976. Catorce años antes había ganado el premio Planeta por una novela con un título hermosísimo: Se enciende y se apaga una luz. La introducción de la edición de Cátedra de Virginia Trueba es brillante. Recientemente se ha publicado en Francia prologada por Goytisolo.

Calificación: Extraordinaria

Tipo de lector: Cualquiera con sensibilidad.

Tipo de lectura: Sencilla y conmovedora.

Atrapa al lector.

Argumento: Fácil de seguir.

Personajes: Juanita Narboni es uno de los personajes más importantes de la historia de la literatura en español.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio. Imprescindible antes de viajar a Tánger.

¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería favorita. Ayúdales a continuar. Es nuestra responsabilidad.


Jamie Cullum and Frank SinatraI thought about you