ene 28 2013

Trece fábulas y media y Fábula decimocuarta

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

La fábula es un relato del que el lector puede arrancar una enseñanza que le sirva para vivir de otro modo o, al menos, para mirar de otro modo las cosas. En las fábulas los rasgos de los personajes son escasos, incluso únicos. Y, tanto ellos como lo que sucede están al servicio de lo que queda en el texto de forma esencial en forma de alegoría.
Juan Benet, uno de los mejores escritores que ha dado la literatura española el siglo XX, escribió Trece fábulas y media a principio de los años ochenta. En 1991 publicó la decimocuarta. En la edición de Alfaguara de 1997 ya aparecen juntas. Todas ilustradas con collages de Emma Cohen, excepto la decimocuarta que está acompañada de una ilustración de Eugenio Benet.
El libro de Juan Benet es delicioso. Cada fábula parece estar cortada con la precisión de la pluma afilada de un genio. Todas ellas carecen de esa moraleja tan característica en el género (que en estas fábulas de Juan Benet hubieran sido como garrapatas en el texto -eso diría él con seguridad). Es esta una característica de los relatos que los diferencia del resto.
Los temas tratados se repiten de forma casi obsesiva. La muerte, el destino, las apariencias, Dios, la religión; aunque son la muerte y el destino los asuntos que sirven de hilo conductor al conjunto de los relatos de este volumen. Esto, tan grueso, lo trata Benet con una ironía exquisita y llega a rozar la mofa cuando el tema es más profundo. Sonrisas para lo leve, carcajadas para lo solemne. Casi nada merecía seriedad en la literatura de Juan Benet. Sólo la propia literatura.
Lo que se encontrará el lector es un destino del que no podemos deshacernos, la condena que supone querer parecer lo que uno no es y se queda como estigma, la muerte como único sentido de la vida, lo ridículo de la leyenda o el mito y del que cree en ello, la versatilidad del futuro. Incluso encontrará una de las fábulas en inglés. Las cosas de Benet. Aprendió ese idioma para poder leer a su admirado Faulkner y nos dejó una reflexión estupenda utilizando lo aprendido.
Trece fábulas y media y Fábula decimocuarta (la media llega de un doble desenlace en la décima) es un libro que cualquier amante de la literatura y del lenguaje debe echar un vistazo. Un monumento a la reflexión literaria.

Calificación: Excelente.
Tipo de lectura: Reflexiva y muy amena.
Tipo de lector: Aquel que esté interesado en reflexionar desde el texto literario.
¿Dónde puede leerse?: En Madrid. Aunque todo pasa fuera a Benet se le debe leer en Madrid. Región queda algo retirado para el que escribe.
¿Dónde puede comprarse?: En tu librería habitual.


feb 23 2011

Maldito Karma

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

No está mal, de vez en cuando, alejarse de las profundidades literarias y tomarse eso de leer como una diversión. Sólo como eso. No se es mejor lector por leer exclusivamente a William Faulkner o a Juan Benet. No leer a estos y sólo dedicar el tiempo  de lectura a noveluchas sí te puede convertir en mal lector.
Maldito Karma es una novela sin ninguna importancia literaria, pero muy divertida. Desde la primera página hasta la última, el lector no deja de sonreír o reír abiertamente. Encadena el autor (David Safier) un disparate tras otros, chistes, chascarrillos y delirios. Y va mezclando escenas que no explican nada, que no aportan gran cosa a los personajes (los personajes tampoco aportan nada a las escenas), de modo que las 313 páginas que mide el relato se convierten en una gran excusa para perder el tiempo y olvidar la cantidad de problemas que arrastramos durante el día.
Una famosa presentadora de televisión cuenta cómo muere aplastada por el retrete de una nave espacial y lo que le sucede a partir de ese momento. No he desvelado nada importante. Tranquilos. En realidad, aunque contase el más mínimo detalle de la trama no estaría desvelando nada importante. En esta novela lo importante es el tiempo dedicado a la diversión que proporciona leer.
Hay una cosa muy importante que diferencia a esta novela de otras. Es honesta. No trata de ser un relato con pinta de buena novela. No es intención del autor parecer lo que no es, vender literatura de importancia. Aquí se cuenta una historieta sin cosmética por delante. Otras malas novelas pretenden ser literatura. Y eso sí que no tiene perdón. Por eso la recomiendo.

Calificación: Divertida. Nada más. Aunque, tal y como está el patio, nada menos.
Tipo de lectura: Relajada.
Tipo de lector: De 14 ó 15 años en adelante.
Engancha desde el principio por el disparate monumental que es.
Personajes: Delirantes.
¿Dónde puede leerse?: En el metro para reír y causar estupor a los que lucen cara de amargado.
¿Dónde puede comprarse?: En cualquier librería. Por cierto, las bibliotecas municipales (por ejemplo) prestan libros de forma gratuita y tienen en sus estanterías un montón de buenos títulos. No tienes excusa.


sep 7 2010

La buena letra

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

No descubro nada si digo que Rafael Chirbes es un escritor excelente. Más leído en Alemania que en su propio país. Tampoco eso es un descubrimiento. Pero supongo que todavía quedan lectores que no lo han llegado a leer. Es muy difícil que, entre más de 60.000 títulos publicados al año, nadie descubra nada salvo lo que nos presentan los grandes grupos en la prensa, los libros que llegan precedidos de gran fama desde otros países o esos libros que triunfan porque los lee un famoso y lo dice en televisión. No es Chirbes un autor de masas, pero es un novelista y ensayista con oficio, con un mundo en la cabeza muy necesario para la literatura y la humidad necesaria para que pueda seguir siendo decente en este mundillo literario tan penoso.

La Buena Letra es una novela, sencillamente, fantástica. Chirbes construye una voz narrativa potentísima para descubrir un país quebrado por la victoria y que se articula (para muchos) desde una derrota vergonzosa que les convierte en existencias vagas. Lo hace echando mano de un lenguaje limpio, muy eficaz, lejano a los adornos que tanto les gusta a los que no saben expresar sino rellenar las páginas de grandilocuencia repetitiva y absurda. Dibuja un país entero desde lo pequeño de las personas, retrata a una generación entera en apenas 150 páginas claras y llenas de significado. Cuando el lector lee la primera línea no puede dejar de hacerlo. Y cuando cierra el libro lo sigue haciendo porque ese mundo se incorpora al suyo. Eso es una de las cosas que tiene la buena literatura. No hay héroes, no hay brillo, no hay nada que nos lleve a lugares de descanso. Ese libro es un cosmos completo y en el cosmos todo se mueve, todo significa.

Si el que escribe tuviera que elegir un par de autores españoles del siglo XX, no dudaría en señalar a Juan Benet y a Rafael Chirbes. Si el que escribe tuviera que recomendar una sola novela a alguien que quiere descubrir eso que los buenos profesionales llaman literatura, no dudaría en señalar La Buena Letra.

Calificación: Extraordinaria.

Tipo de lectura: Inolvidable, muy asequible.

Tipo de lector: Cualquiera puede acercarse a la grandeza de la literatura.

Engancha desde el principio. No sobra ni una página.

¿Dónde puede leerse?: Frente al Valle de los Caídos. Para entender mejor las cosas.

¿Dónde puede adquirirse?: Una librería que no tenga un ejemplar terminará siendo una tienda de todo a un euro.