jul 16 2013

Operación Trueno

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Ian Fleming se las sabía todas. En sus novelas, el mundo del espionaje queda perfectamente retratado. Espías y espiados toman cuerpo en cada uno de sus relatos.
007; al que todo el mundo conoce, ya que es el agente secreto más famoso de todos los tiempos; se dibuja con detalle. Duro, misógino, arrojado, inteligente. Por supuesto, ocupa gran parte de la narración. Pero los villanos y sus acólitos aparecen con fuerza para que la trama tome sentido, para que la explicación del mundo de Fleming sea consistente. 007 no tiene sentido sin Blofeld o Emilio Largo. Bond no sería él sin Dómino a su alrededor. Villanos y mujeres guapas dan lustre al personaje central. Por supuesto, una trama potente hace más atractiva la novela.
Operación Trueno se desarrolla, en buena parte, bajo el mar (al menos es la novela de Fleming en la que más importancia tiene). Esto no es problema aunque sí lo fue cuando se adaptó el relato a la gran pantalla. El mundo intenta dejar atrás la guerra fría, pero algo más poderoso y perfectamente organizado acecha y amenaza la estabilidad mundial. SPECTRE es esa organización. James Bond tendrá que ser rápido si quiere salvar la paz mundial.
La novela de Fleming es fácil de leer. El autor escribe con facilidad y fluidez, lo que convierte la obra en algo muy accesible y divertido. Las descripciones son precisas, los diálogos se ajustan a lo esperado y necesario y la trama se resuelve con solvencia, sin grandes o extraños giros. Todo queda atado a lo largo de la novela. Pero lo más interesante lo encontramos en el desarrollo de los personajes. Fleming no comete errores en el diseño ni en la evolución de ninguno de ellos, no escatima en esfuerzos para que todo sea redondo.
Una interesante novela que adentra al lector en el mundo del espionaje y de la maldad humana. Una opción interesante para jóvenes que no terminan de engancharse a la lectura. El divertimento se encuentra en obras como estas.

Calificación: Buena.
Tipo de lectura: Amena y fácil aunque no exenta de calidad.
Tipo de lector: Operación Trueno es buena opción para cualquiera.
Argumento: El mundo está en peligro. 007 se encuentra en el lugar adecuado, en el momento adecuado y con el amigo adecuado. Y los buenos, como todo el mundo sabe, terminan ganando.
Personajes: Muy bien dibujados. La profundidad sicológica se va generando con suavidad.
¿Dónde puede leerse?: A bordo de un barco.
¿Dónde puede comprarse?: Pídelo en tu librería habitual.


may 19 2013

Doctor No

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Uno de los personajes más famosos de la historia de la literatura es James Bond, el agente secreto del MI6 británico. Su creador, el londinense Ian Fleming, no llegó a saber la dimensión que tomó 007 al morir de un infarto antes de que alcanzara la fama que tiene.
Bond es duro, astuto, bien parecido, valiente. No duda un instante si tiene que apretar el gatillo, pero no abandona jamás a un amigo en peligro. Es el icono de una época en la que los rusos y los chinos eran los enemigos de todos los demás; la forma -tal vez, la única- de hacer frente a los malos.
Fleming dejó que su experiencia vital se arrastrase hasta su obra literaria. Dicen que el parecido entre autor y personaje era inmenso. Lo que es seguro es que muchas cosas de las que cuenta Fleming ya las había vivido él durante su época de agente de los servicios secretos británicos.
Debe ser por ello por lo que Fleming consigue relatos fáciles y fluidos en los que apenas se encuentran fisuras. La literatura de Fleming no es gran literatura aunque los amantes de la novela policiaca o de espías se divertirán desde la primera página de cualquiera de sus obras. Buen diseño de personajes, tramas sin trampas narrativas o información sesgada y que fluye con facilidad pasmosa, unos remates de la acción coherentes.
Doctor No es muy divertida. Con un arranque solido, Fleming teje una trama en la que 007 despliega todos sus encantos y toda su potencia como agente serio, implacable y casi invencible. El villano, un chino llamado Doctor No (nombre falso que incluye el título de doctor para parecer más importante y el no como negación de la figura del padre) es un villano extraordinario que el autor sabe manejar con precisión para que la tensión narrativa sea intensa en todo momento. Honey es el personaje que acompaña a Bond gran parte de la novela. Encantadora, inocente y guapa. Es el mismo personaje que interpretó Ursula Andress en la película que adaptó la novela al cine.
Doctor No es una novela que cualquier joven leería sin enterarse. Lenguaje sencillo, trama sencilla, nada de alardes literarios que compliquen un viaje apasionante junto al agente secreto más famoso de la historia.
¿Quiere usted que su hijo o sobrino o nieto lea? Pues inténtelo con Fleming y su 007. Comenzar con Faulkner o Proust es mucho más complicado. Pero no se preocupe. Después de Ian Fleming llega lo demás.

Calificación: Muy divertido y de calidad.
Tipo de lectura: Amena, fácil.
Tipo de lector: Cualquier aficionado a la novela policiaca o de espías. Jóvenes y adultos.
Argumento: 007 viaja a Jamaica para pasar unos días al sol y acaba con un peligro mundial.
Personajes: Redondos para lo que se espera de una novela de estas características.
¿Dónde puede leerse? Junto al reproductor de DVD’s. Después del libro es emocionante ver la película Agente 007 contra el D.r No.
¿Dónde puede comprarse?: Está prácticamente agotado. Aún pueden conseguirse ejemplares en Casa del Libro. O en librerías de viejo, claro.


ago 8 2010

Historia de la literatura gay

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Siempre me ha parecido una tontería la discusión sobre si se puede hablar o no de una literatura gay. ¡Claro que se puede hablar!

Son las obras literarias en las que los homosexuales de todo el mundo se han reconocido y las que han utilizado para manifestarse. Son la piedra angular de los movimientos reivindicativos que arrancan en los años cincuenta. Algunas son obras en las que son gays los personajes y otras son los autores los que desvelan, voluntaria o inconscientemente su tendencia sexual o su voluntad de tocar ese tema. Ese corpus literario es la piel de la visibilidad.

(Hablamos, claro está, de la tradición masculina, la femenina, la lésbica, está desgraciadamente más oculta en la historia y doblemente estigmatizada. Una vez más, y el que escribe lo lamenta, no se habla de ella aquí)

Gregory Woods es Profesor titular de Estudios gays y lesbianos de la Trent University de Nottingham, en Inglaterra, que, sospechamos, está situada a años luz de las universidades españolas.

Hace un repaso pormenorizado y exhaustivo de lo gay en la historia de la literatura y no se queda solo en Proust o en Leavitt; en Maurice o en Las Amistades Particulares. No. Woods se arremanga y escarba a fondo en Virgilio y en Dante y en Conrad y en James y en Woolf y en Fleming (Ian) y así hasta completar un imprescindible índice de nombres que llena cinco de las cuatrocientas veintiocho páginas del volumen. Investiga sobre las lagunas de lo gay en la poesía del África postcolonial y en lo escrito sobre el holocausto. Revuelve en las literaturas periféricas.

Es minucioso y riguroso. Este ensayo debería ser de lectura obligatoria para gays y lesbianas y también para profesores de literatura. Para los que no son ninguna de las tres cosas, es una obra interesantísima de consulta e información. Está estructurado por temas que se suceden en secuencia temporal.

Puede ser una guía de lectura fabulosa. El que escribe esta breve reseña siente una gran admiración por el autor a causa de este ensayo.

Calificación: Interesantísimo.

Tipo de lector: Aficionados a la literatura. Gays.

Tipo de lectura: Amena aunque prolija y minuciosa.

¿Dónde puede leerse?: En una biblioteca bien surtida.

¿Dónde encontrarlo?: En www.libreriaberkana.com