abr 8 2010

Herzog

Artículo escrito por: Carmen Neke

El nombre del protagonista de esta novela de Saul Bellow, Mozes Elkanah Herzog, está tomado de un personaje secundario del Ulises de James Joyce. Y el propio personaje, intelectual de segunda categoría burlado y abandonado por su mujer, que anda meditando por la vida sin llegar a entrar en acción, también recuerda bastante a la figura de Leopold Bloom. Por suerte las divagaciones de Herzog están escritas en un lenguaje mucho más comprensible que las de Bloom.

La narración del libro se centra en la figura de Herzog y vemos todos los sucesos desde su punto de vista, a pesar de ser una narración en tercera persona. Pero este narrador nos presenta solamente la imagen que Herzog ofrece al mundo, en sus cartas y en las conversaciones que rememora saldrán a relucir aspectos de su historia y su personalidad que no eran tan aparentes a primera vista. Las cartas que Herzog escribe a los seres más variopintos funcionan a modo de monólogos interiores del personaje, donde éste va revelando sus pensamientos e ideas. Y los diálogos con familiares y amigos sirven para introducir los puntos de vista de terceras personas implicadas en la historia, que muchas veces contradicen las afirmaciones que había hecho Herzog con anterioridad y obligan al lector a replantearse la situación. De esta manera, poco a poco se va desvelando la verdad de los hechos, si es que tal cosa existe. Herzog se ve a sí mismo como la víctima de una mujer fría y calculadora y de su amante, pero también admite haber sido un hombre rudo, violento, egoísta y exigente con esa mujer a la que ahora culpa de todas sus desgracias.  Moses Herzog no es un personaje por el que se sienta una especial simpatía, pero es apasionante ver cómo va desgranando sus miserias vitales ante nuestros ojos. Hay mucho humor en esta novela, sobre todo en los comentarios al margen que hace Herzog al criticar a alguno de sus familiares, amigos o conocidos, o cuando se critica a él mismo (cosa que hace con la misma frecuencia, hay que reconocerle).

Saul Bellow demuestra en Herzog su extraordinario dominio del lenguaje, esta novela está escrita en un lenguaje preciso y precioso, muy estudiado y bien efectivo. Cada palabra está en su sitio y ha sido escogida por su precisión significativa. El libro es una verdadera obra maestra, para ser leído en una buena traducción.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Lectores masculinos que se aproximan a la crisis de los cincuenta. Y sus mujeres.
Tipo de lectura: Densa y fascinante.
Engancha desde el principio pero requiere un esfuerzo lector.
Alguna página que otra sobra, pero están tan bien escritas que se le perdona al autor.
Argumento: Análisis pormenorizado de una vida en crisis.
Personajes: Una fauna humana muy peculiar.
¿Dónde puede leerse?: En un sitio tranquilo donde leerlo con calma.


Tony BennettFly Me To The Moon