oct 27 2011

1q84 libro 3

Artículo escrito por: Carmen Neke

Después del trepidante final del libro 2 de esta trilogía, los lectores esperaban (o temían, según el talante de cada uno) una continuación similar en el libro que cierra la serie. Lo que nadie podía esperar era una continuación que tiene mucho más que ver con las primeras novelas del autor que con sus últimas obras. Murakami vuelve a sus orígenes presentándonos a unos personajes atrapados en unas circunstancias inexplicables contra las que no pueden luchar y sobre las que se sientan a reflexionar en los parajes más insospechados: una ciudad llena de gatos, un apartamento abandonado, encima de un tobogán mirando las dos lunas del cielo.
A Tengo y Aomame se les ha unido esta vez el abogado e investigador Ushikawa que pretende darles caza, pero es una persecución más bien filosófica e introspectiva basada en la inacción. Las tres figuras protagonistas se van presintiendo y desencontrando a lo largo de la novela, al parecer siguiendo las teorías de Ernst Jung, y llenan su tiempo en meditaciones sobre su presente, su pasado y su falta de futuro, al parecer siguiendo el modelo de En busca del tiempo perdido de Proust. El autor suelta en este libro gran parte del lastre argumental que fue acumulando durante las dos entregas anteriores, de manera que el lector que vaya buscando respuestas conclusivas se puede llevar un buen chasco. En cambio el lector que busque una buena lectura podrá disfrutar del ritmo lento y cadencioso de la obra, que va revelando una profundidad humana y emocional del trío protagonista capaz de enganchar al lector mucho más que todas las sectas y todas las lunas de los dos primeros libros. Las últimas cincuenta páginas están dedicadas a rematar la trilogía con un final de opereta, pero nada puede estropear ya el buen sabor de boca que deja esta obra. Murakami ha sabido finalmente reducir una historia que pecaba de excesiva a su más pura esencia.
Calificación: Sorprendentemente bueno.
Tipo de lector: Amante del Murakami más introspectivo.
Tipo de lectura: Hipnótica, lenta y cadenciosa.
Argumento: Realmente no pasa nada.
Personajes:  Tengo, Aomame y Ushikawa, tres personajes perdidos en sus propias circunstancias muy personales.
¿Dónde puede leerse? En algún sitio cómodo, es un libro que no querrán dejar de leer.


sep 4 2011

Sauce ciego, mujer dormida

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Se presentan 24 relatos al perfecto estilo Murakami; considerados algunos por él mismo como el germen de una voz que posiblemente se desarrollará en novela; hablamos de ambientes y personajes que se definen por una particularidad psicológica o física que les hace ser engullidos, para finalmente resurgir de sus cenizas por asimilación. El jazz, la cocina o el paisaje son fundamentales, de tal forma que sumergirse en su esencia, aporta la paz de las pesadillas que al despertar dejan cierta cefalea, sintiendo que ha dormido más o menos de la cuenta, a veces prosaicamente, otras desde la poesía. Al leer a Murakami no sabemos bien si estamos ante una tradición anglosajona u oriental, así como se diluyen las fronteras entre lo literario y lo comercial, muchas veces para darse la mano afablemente. Lo que está claro es que resulta todo tan fantástico como fácil de identificar, tan irreal en ocasiones como intenso otras e identificable y fácil de concebir las más de las veces.
El primer cuento que da título al libro es una parábola imposible que puede ser de mil formas diferentes. La chica del cumpleaños es un Alí-Babá de único deseo. También se juega a la metapoesía de profundidad prosaica, ensalzando más la lectura que la escritura propia.
Por otro lado, El espejo es un cuento de adolescencia, en cuya última frase se juega a mitigar la necesidad de apariencia e identificación, a través de un chico que tiene miedo a confrontarse y aún así crece, se instala la realidad de una inexistencia perturbadora de cuarta pared.
Muy diferente a Salinger, Un día perfecto para los canguros, narra con belleza la escena contemplativa y familiar de un hijo que se sale de la bolsa de su madre. Ojalá para tantos fuese tan natural, fluida y sencilla la vida.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lectura: Reposada, fruitiva.
Tipo de lector: Dispuesto a cubrirse y descubrirse ante sí mismo.
Argumento: Vitalistas encuentros en el más allá, que está más acá.
Personajes: Cuervos que aconsejan, monos que te roban el nombre, hombres-espaguetti,…
¿Dónde leerlo?: En un lugar interior.


dic 17 2010

1q84

Artículo escrito por: Carmen Neke

Haruki Murakami está arrasando en Japón con su trilogía 1q84, cuyo título es un guiño a la novela de George Orwell a pesar de tener más similitudes conceptuales con la trilogía superventas de Stieg Larsson. La traducción al inglés no se espera hasta la segunda mitad de 2011 y parece que la edición española le irá a la zaga, pero a otras lenguas sí que han sido traducidos ya los dos primeros libros.

El porqué del cuándo de sus traducciones es uno de los fenómenos más intrigantes de este libro, por desgracia mucho más intrigante que el propio argumento de la trilogía. Son novelas muy bien escritas y con personajes interesantes y de buena factura, pero en las que realmente no pasa nada, y donde el aura de misterio y amenaza que debería ser el soporte de la acción acaba diluyéndose a base de repeticiones y explicaciones excesivas. Dan la impresión de haber sido escritas a la medida de un lector inatento, inexperto, inapetente, y con un coeficiente intelectual bastante más bajo de la media.

Es posible que el autor se haya cansado de esperar en vano a que la crítica de su país le reconozca el mérito literario que siempre le ha escamoteado, y haya decidido volcarse de lleno en la producción de un best seller que le asegure una buena jubilación. Pero la trilogía rsultante es una especie de “Murakami para toda la familia” que se queda a medio camino para todo el mundo, y va a decepcionar por su simpleza a sus lectores de toda la vida mientras que no va a atraer por su lentitud a un público de lecturas de entretenimiento. En mi biblioteca hay una larga lista de espera para conseguir el primer volumen, el segundo en cambio suele estar disponible sin que nadie lo saque prestado: es bastante significativo el dato.

Calificación: No llega ni a entretenido.
Tipo de lector: Que se lea los libros de moda.
Tipo de lectura: Frustrante, un gran autor que escribe un mal libro a sabiendas debería estar penalizado por ley.
Le sobran la mitad de las páginas.
Argumento: Si lo cuento, destripo el libro entero.
Personajes Tengo y Aomame, los dos protagonistas, son lo mejor de la trilogía, dos personajes interesantes, complejos y entrañables que se habrían merecido un mejor argumento.
¿Dónde puede leerse? En cualquier lugar, ya que no requiere concentración alguna por parte del lector.


jun 3 2010

Sputnik, Mi Amor

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Lírica novela de amor y desazón del escritor nacido en Kyoto, Haruki Murakami. Narra la vida de un estudiante joven que se enamora a los 22 años de Sumire, una criatura dotada de una extraña rebeldía que le hace abandonar su acomodada vida como profesora en la Facultad de Letras y Artes de Tokio, para vivir en las montañas, fumando como una chimenea, leyendo a Jack Kerouak y escribiendo novelas. Para Sumire, la gente es un mal endémico, lleno de superficialidad y falsas ambiciones, que busca y  no se encuentra; por eso ella decide vivir una existencia nómada donde los libros, la música, la naturaleza y el empeño algo ingenuo de escribir novelas, que acaban siendo diarios poéticos de su vida, por los que ve sublimarse su idea tan particular del amor y la vida, se suceden. Por supuesto que el protagonista (o personaje narrador) no ve objeciones , al menos mientras adopte una actitud educada y de admiración por su amada; sin embargo, será cuando aparezca Myû, cuando la chica se dé cuenta  de que ser ermitaño de por vida, no es más que una salida desesperada, por la que se pierde toda idea de brillantez y talento. Este descubrimiento llevará a Sumire a querer emplearse como su secretaria, pues entre las cosas que sabe hacer y no olvidó, están el empleo del procesador de textos en el ordenador, así como ciertos conocimientos sobre lengua española.

La novela juega con los equívocos y los sentimientos de una manera magistral y todo da la sensación de ser un cuento pequeño que aspira desde aquí a lo grande. De esta forma el concepto adoptado de sputnik, se entrelaza con el verdaderamente referido a los beatnicks, y éste a su vez con la vida de la perra Laica, primer animal que pisó el espacio exterior por vez primera.

Calificación: Extraordinaria, preciosa

Tipo de lector: Los amantes de la buena literatura encontrarán razones de sobra para disfrutar: minimalismo, alma, inquietud.

Tipo de lectura: Sencilla, amable a pesar de que lo que cuente esté más en el fondo que en la superficie. No sobran páginas.

Argumento: El amor y desazón hacia un personaje que evoluciona de forma natural, como hace la vida, y termina desaparecida para asaz desasosiego de quién la recuerda.

Personajes: Bien perfilados.

¿Dónde puede leerse? En una estación de espera, cerca del Vaporetto, en Venecia, por ejemplo.


may 28 2010

Kafka en la orilla

Artículo escrito por: Carmen Neke


¿Libro raro? ¿Novela experimental? No estoy de acuerdo. Admito que Kafka en la orilla de Haruki Murakami no es una narración clásica, pero no me resulta más extraño, incomprensible o experimental que, por ejemplo, Cien años de soledad de García Márquez o La casa verde de Vargas Llosa (o incluso Los pasos perdidos de Alejo Carpentier). Estas son todas novelas donde la realidad y lo sobrenatural conviven en lo cotidiano, combinado con una naturaleza que es en sí un personaje más del libro. Y donde no se explica todo lo que pasa, pero tampoco es necesario: ¿acaso tenemos en la vida respuestas para todo?

En realidad la trama básica es bastante simple y lineal: Kafka Tamura, un chico de quince años que vive solo con su padre desde que su madre los abandonara llevándose a su hermana, huye de casa. Durante su ausencia, su padre muere asesinado y la policía busca a Kafka para interrogarlo sobre los hechos. Finalmente, Kafka decide volver a casa y continuar yendo al colegio hasta alcanzar la mayoría de edad y poder disponer de su vida.

El resto se puede interpretar de muchas maneras diferentes, pero en mi opinión, no es necesario buscar muchas explicaciones detrás de este libro. A mí me ha parecido que la novela gira en torno a Kafka, los problemas de sus quince años (el sentido de la vida, su relación con su familia, el amor, la sexualidad) y el resto de los personajes y situaciones que aparecen son personificaciones y alegorías de los pensamientos y sentimientos de un adolescente torturado por las grandes preguntas vitales. Kafka hace un viaje dentro de sí mismo y ahí es donde encuentra las respuestas que necesita encontrar. Pero es difícil (o imposible) explicar los sentimientos y los pensamientos con palabras, por eso el autor nos lo explica con personajes, espíritus, bosques y gatos.

Este es mi punto de vista, tan válido y equívioco como cualquier otro. Porque este es uno de esos maravillosos libros en los que cada uno puede encontrar lo que busca, sin que haya una lectura única o una verdad incuestionable en torno a él.

Calificación: Inclasificable.

Tipo de lector: Que sea capaz de aceptar lo que el narrador le ponga por delante, sin hacerse demasiadas preguntas al respecto. Solamente dejarse llevar y disfrutar del viaje.

Tipo de lectura: Hermosísima pero extraña. O de una hermosura atroz.

Engancha desde la primera línea.

No le sobra ni una página.

Argumento: Si se lo cuento no se lo creería.

Personajes: Kafka Kamura, un adolescente que se escapa de su casa huyendo de una misteriosa profecía . Satoru Nakata, que de pequeño vivió un suceso paranormal tipo Expediente X, y puede hablar con los gatos. Y gatos, claro, muchos gatos.

¿Dónde puede leerse? En la orilla, claro.


No me pises que llevo chanclasJapon