feb 7 2012

Mártires de la belleza

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Luis Antonio de Villena recupera sus fantasmas masturbatorios y nos los pone ante los ojos en lo que pretende ser un estudio sobre lo efímero de la belleza, castigo de los hermosos.
Y repasa todos los chicos que le atrajeron en otros tiempos y han quedado impresionados en su memoria y que –claro- han perdido su belleza y desaparecido del mapa, o no.
Es más un canto de añoranza que otra cosa, más una invitación a lanzarse sobre la Red Global que a sumergirse en las profundidades del pensamiento. En ese sentido, De Villena hace lo que le da la gana y siempre encuentra editor, lo que me parece genial.
Se inicia el estudio con un razonamiento que nos desarma con su cinismo:
Si voy a hablar sólo de casos masculinos, es porque la unión de belleza y juventud es un atributo en la masculinidad, si no exactamente más nuevo, más moderno, más típico de este tiempo y de sus contradicciones…
Perdona Luis Antonio, vas a hablar de casos masculinos y no hace falta que entremos en más detalles.
Son toy boys, ídolos envejecidos, dioses caídos, y le agradecemos al escritor que comparta con nosotros sus fetichismos sin pudor, porque nos parece una oportunidad de oro para rescatar de la memoria a bellezas excepcionales, como el muy inquietante Bjön Adresen -Tadzio para siempre-, el perturbador Helmut Berger; o a Leonard Withing, que encarnó el Romeo de Franco Zeffirelli.
Pero como ensayo –si es que lo es- resulta errático ¿Quién le iba a decir a Jim Morrison que se iba a ver acompañado de Cesar Borgia? ¿Quién nos iba a decir a nosotros que alguien iba a resucitar a Leif Garret?
Por supuesto que se nos cae el alma a los pies con las comparaciones fotográficas en este libro que es una especie de que pasó con… escrito por un Píndaro de nuestro tiempo.
El correlato inverso de un retrato de Dorian Grey.

Calificación: Curioso
Tipo de lector: Nostálgicos
Tipo de lectura: Ligera y mediática
Personajes: Bellos
¿Dónde puede leerse?: En el Café Figueroa
¿Dónde encontrarlo?: Por ejemplo en Berkana, www.libreriaberkana.com


sep 24 2011

La ciudad y los perros

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La ciudad. Los perros.
Lima. Los cadetes de una escuela militar, su iniciación a la vida y a la instrucción.
Una ciudadela sellada. Aquellos que les lamen o les ladran.
Esta es una narración en la que desfilan ante nosotros las diferentes caras de un prisma, sus facetas que se oponen, o convergen, en un estilo de escritura fragmentada, sobre la que el gran escritor peruano -y español- Mario Vargas Llosa, levantaría el edificio de su obra indispensable y monumental, que explica y -nos explica- las sociedades latinas de América.
El Perú.
Novela de iniciación: a la vida para sus protagonistas, a la literatura para un escritor novel, a la renovación para las letras hispánicas.
Dos narraciones básicas que se multiplican en el tiempo y en el espacio entrelazándose y de esa manera se hacen inquietantes y poderosas.
Un infierno que son los otros, formado por la violencia, la pobreza, el machismo, la insensibilidad y los prejuicios. Claustrofóbico espacio interior que se refleja en los paisajes.
Una lección de camaradería y superación para los expatriados de una ciudad que se intuye amada, debajo de la niebla, esa garúa metafórica –y real, y ficcionada- que la envuelve, la protege y la esconde.
Son diálogos sin acotar, incrustados en el hilo de las voces narrativas; superposición de tiempos, absoluto y relativo; flujo de conciencia, paralelismo vital.
Un mecanismo perfecto. Curso de escritura creativa y motivación lectora que se debe apreciar.
Se plasman en la novela hechos, circunstancias, y periplos del autor, y esa presencia no puede ser circunstancial, sino buscada y querida. Catártica.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Inquieto.
Tipo de lectura: Exigente.
Argumento: Sólido.
Personajes: Vivos.
¿Dónde puede leerse?: En Lima, sumergidos en la garúa.
¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería deberían tenerlo.


may 4 2011

Disección de una tormenta

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Innovadora y telúrica, es ésta una novela poética de Menchu Gutiérrez que sirviéndose de la imagen del pelo y de una institución, construye todo un universo que bien podría estar relacionado con la muerte y la locura, pero que no tiene por más que sugerir un estado de calma chicha lleno de referencias intertextuales y a la que nada le es ajeno.
Construida en torno a diversos escenarios, consigue crearse un clima hermoso. El pelo es aquí, a la vez, recuerdo y constancia, poesía y realidad, se hace o deshace en virtud de un corte o afeitado del mismo y, a la vez, de un enmarañado concepto por el que el sol deja constancia del paso del cepillo en los otros. La necesidad de reposo, la nostalgia y la melancolía se manifiestan desde poderosas imágenes. Sólo parece importar la sublimación de una belleza, que finalmente se constata como tal en forma de tormenta.
Toda esta vía encontrada en una primera lectura, tal vez no sea más que una búsqueda espiritual hacia uno mismo. Somos pequeños, por eso es ésta una novela de detalles, de instantes fugaces robados al tiempo, con el único fin del deleite y la observación.
También se trata de una novela simbólica donde cada lector, aporta su propia semilla vital y espiritual, su propia sensibilidad a la hora de ser leída. Tiene además una estructura en cajas chinas, que permite que apenas exista poso de profundidad en lo narrado, cada nueva imagen en torno a ese pelo y lo que significa, hace que nos olvidemos de la anterior.

Calificación: Brillante.
Tipo de lector: El que no busque un argumento tipo.
Tipo de lectura: De cierta exigencia.
Argumento: Poco definido.
Personajes: Son más bien imágenes.
¿Dónde leerlo?: Recluido en un convento de monjas calvas.


oct 31 2010

Señas de identidad

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Todos conocemos la capacidad de banalización que tiene la repetición, de los actos, de los estilos o del lenguaje, por eso es muy importante vaciar la conciencia, en lo posible, antes de recuperar ciertos pensamientos construidos con palabras, para que recuperen su valor. Memoria histórica. En eso se convierten los suficientes hechos biográficos de Álvaro Mendiola -entrecruzados con crónicas, declaraciones, atestados, experimentación con el lenguaje- con los que los narradores componen estas señas de identidad.
Histórica, en cuanto que perteneciente a un imaginario colectivo y a un proceso en el tiempo. Memoria porque no es absoluta sino desigual, desordenada, consciente de sus limitaciones; porque recuerda todo y a todos, aunque solo bajo ciertas luces, pero juzga desde las actitudes y los hechos, intentando comprender; porque se pone en marcha con la intención de recuperar, resolver y clausurar. No sé si piensan en esto los que juntan tristemente estas dos palabras en los diarios, en los parlamentos, en las conversaciones. Lo dudo. Quien sí reflexionó sobre ello con profundidad fue Juan Goytisolo, y es sorprendente que la elaboración literaria de esta reflexión -puesta en la orden del día de hoy- se publicara en 1966.
Porque están en el libro la construcción de españa como idea, el espíritu de una transición económica y moral hacia otra parte; la descripción del exilio político, que no por ser exilio deja de ser estrecho y mezquino; el intelectual, siempre cínico e hipócrita; el emigrante, con su carga desagradable de pobreza y atavismo que hoy (pero solo hoy) es otro, y (precisamente por eso) deja de serlo; el turismo como un acto insensato, patético y embrutecedor; la destrucción del territorio concebida como desarrollo (de nada, desarrollo en sí mismo, como abstracción); la corrupción; los tópicos, propios y ajenos.
Señas de identidad es un retrato de España y un descubrimiento del Sur, que no deja de tener vigencia por el hecho de que hoy lo podamos aplicar a otros países, (si es que existen los países) a otros sures, puesto que esas señas siguen existiendo y las reconocemos (a lo mejor en otros, nuevamente) y por eso tenemos la obligación de recuperarlas.
Podría concluirse de estas reflexiones sobre lo leído que es una novela excesivamente profunda, tediosa, y pesada. No.

Calificación: Profundamente honesta y moral (excepcional por eso), rabiosamente actual y fuera de los lugares comunes.
Tipo de lector: Con espíritu crítico/político.
Tipo de lectura: Irregular, densa.
Argumento: Diferentes historias cruzadas con un relato biográfico del protagonista.
Personajes: Construidos hasta el último detalle en una creación psicológica continua.
¿Dónde puede leerse?: En muchos sitios, especialmente en Barcelona. El Egido de Almería sería un buen lugar también, es más deberían leerlo allí, se lo recomiendo mucho.
¿Dónde encontrarlo?: Deberían tenerlo en cualquier librería porque es parte de nuestra memoria.