feb 24 2013

Prosa literaria (II)

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Sin duda su viaje al Cercano Oriente después de 1842, inspiró la atmósfera de estos dos relatos.
Historia del califa Hakem es una novelación de la vida y los milagros del mesías de los drusos, un personaje que se mueve entre la historia y la leyenda en El Cairo, en torno al milenio de los cristianos.
Historia de la Reina de la Mañana y de Solimán, Príncipe de los Genios profundiza en el mito improbable de los amores de Salomón con Balkis, reina de Saba, con la construcción del primer templo de Jerusalén como trasfondo.
No son cuentos milyunochescos como cabría esperar del título común Dos cuentos orientales, sino más bien relatos trenzados con una confusión de leyendas, con una pesada atmósfera exótica y una visión romántica e idealizada del Oriente, envueltos en un ambiente de magia. Si el primero de ellos se acerca más a la tradición árabe, con una intriga, personajes disfrazados y esquema de parábola, la imaginación de Gérard de Nerval se desborda en la historia de Salomón hasta darle la apariencia de un sueño tenebroso en el que los humanos son títeres en manos de poderes oscuros y magníficos, víctimas de sus propias obras que les superan y trascienden.
Dos cuentos orientales beben en numerosas y oscuras crónicas, leyendas y libros gnósticos.
Esa obsesión de Nerval por darle forma a la materia histórica mediante la literatura, usando la fantasía, queda clara en Los iluminados (o los precursores del socialismo), donde reconstruye historias en torno a Cagliostro, al abate de Bucquoy, Restif de la Bretone o Jacques Cazotte, autor de El diablo enamorado. Todas son vidas novelescas y singulares que Nerval admirado, alarga a veces en exceso, personajes excéntricos, incomprendidos, sometidos a la arbitrariedad del destino y de los hombres que viven –aunque no todos vivan- en esa incertidumbre postrevolucionaria que alteró el mundo. Quijotescos y románticos.
Los Cuentos y chanzas son más ligeros y mezclan los temas favoritos de Nerval aderezados con el humor y la sátira. El Patobulo es una breve historia de la impostura, El asno de oro y El conde de Saint-Germain parten de la inmortalidad del alma para construir curiosas paradojas. En varios de estos cuentos lo sobrenatural incursiona en la vida real para trastornar su transcurso. Ingeniosos.

Calificación: Irregulares. Cuentos y chanzas son curiosos, Los iluminados largos y espesos, Dos cuentos orientales fantasiosos y extravagantes.
Tipo de lector: Algo romántico.
Tipo de lectura: Intensa en general, salvo los cuentos.
Argumento: Variados.
Personajes: Curiosos.
¿Dónde puede leerse?: Por aquí y por allá, en un viaje por Francia.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual de nuevo o de lance.


feb 17 2013

Poesía de Gérard de Nerval

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Las Quimeras son seres híbridos, creaciones de la mente, sueños o ilusiones.
El Desdichado –así, en castellano- pasa por ser el soneto más famoso de la literatura francesa y es el molde con el que podemos medir el resto de las Quimeras de Gérard de Nerval: poemas de perfecta estructura académica y forma clásica, tremendamente musicales en el francés original, son difíciles de traducir con su música al castellano; líricos, patéticos, repletos de referencias mitológicas y legendarias, particulares del escritor francés.
Su equivalente en español son los poetas modernistas latinoamericanos, pero oscurecidos por la nube negra que siempre envuelve la persona, el personaje y la obra de Nerval. Un aura. Esa mancha lívida que aparece ante su visión poética en una de las odas: El punto negro.
En Otras Quimeras busca la reminiscencia histórica en una voluntad de suscitar imágenes para el lector.
Las Pequeñas odas son más ligeras, bucólicas, determinadas por los temas de la naturaleza, fruto de recorridos y paseos, continúan evocando la presencia de un pasado idealizado; en estas composiciones, Nerval demuestra el sentido mismo de la poesía, que no es más que la capitalización por medio del lenguaje de las pequeñas cosas que enriquecen nuestras vidas y que nos pasan desapercibidas.
El resto de la obra poética de Gérard de Nerval se agrupa en Poesías diversas, casi todas dominadas por la melancolía y el sentimiento.
Nerval es un escritor maldito, loco, suicida, recuperado por ciertos temas, vetas literarias que encontraron en sus obras escritores posteriores como Proust, Baudelaire –y por su mediación Mallarmé- o Breton y los surrealistas, inimaginables sin las investigaciones previas de Nerval. Solamente con los doce sonetos de las Quimeras consiguió su consagración como poeta.

Calificación: Bueno.
Tipo de lector: Aficionados a la poesía.
Tipo de lectura: Minuciosa si se debe atender al texto bilingüe.
¿Dónde puede leerse?: En la campiña francesa.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librero habitual de nuevo o de lance.


ago 6 2012

Poesía y prosa literaria (I)

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Aurelia es la obra emblemática del escritor romántico Gérard de Nerval, la más intensa.
La escribió como terapia mientras permanecía internado en una clínica mental.
La publicó en 1855 en la Revue de Paris, en dos partes, en el intervalo se suicidó.
El sueño es una segunda vida…, comienza el relato, y en su obsesión por una mujer –Aurelia- Nerval se interna en un mundo extraño, surreal, en el desbordamiento del sueño en la vida real; en el sueño como antesala de la muerte.
Y es quizás la lucidez espantosa de la locura lo que convierte este relato en un mito, porque la literatura transforma la demencia en una obra de arte y la deja como legado a la humanidad. Aurelia es la narración de un descenso a los infiernos, una historia terrible y hermosa creada desde la razón de una mente genial.
Alejandro Dumas escribió que Pandora no tenía ni pies ni cabeza porque es un relato fragmentario. En estos tiempos en los que vivimos -sin pies ni cabeza- puede adquirir un sentido pleno. Son retazos, recuerdos de paseos por Viena; hay también una ensoñación y el desplante de una mujer, en los que no dejamos de reconocer una historia.
Algunos hechos autobiográficos, como la admiración enfermiza de Nerval por una actriz  llamada Jeny Colon, que le llevó al desengaño y a la ruina, parecen presentes en estas dos obras.
En Las hijas del fuego, todos los relatos tienen nombre de mujer. Sylvie es el más logrado. Se comprende enmarcado en los trastornos románticos que sucedieron a la Revolución. Todo en Sylvie está trabajado con la dualidad: campo/ciudad, ingenuidad/malicia, obsesión/cariño, dos mujeres diferentes a las que adorar. El relato está construido sobre la nostalgia de la patria chica, de la provincia, en la recreación literaria de un mundo idealizado. Umberto Eco estudió en la atmósfera y la topografía de Sylvie una estructura oculta que hace que percibamos el relato borroso.
Angélique es una investigación simulada con finos toques de humor, difíciles de comprender para nosotros, una especie de novela en marcha. Su regusto arcaico, el nombre de las personas y de los lugares, lo geográfico y lo geológico, son temas que veremos desarrollarse después en la literatura francesa, en Proust -por ejemplo- que fue un admirador de Nerval. Hay fragmentos de canciones e inspiraciones en un mundo rural idealizado en una especie de corta y pega historicista.
Una investigación sobre los mitos antiguos, eso es Isis. Octavie es un recuerdo de Italia y de una mujer, de otra. Corilla es una anécdota libertina teatralizada.
Gérard de Nerval vivió obsesionado con la mujer, ese abstracto singular.

Calificación: Curioso. Aurelia es excepcional y Sylvie interesante.
Tipo de lector: Voluntarioso.
Tipo de lectura: Extraña.
Argumento: La mujer.
Personajes: Las mujeres.
¿Dónde puede leerse?: En París, en Venecia, en Nápoles.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual, hay una edición de la Poesía y prosa literaria de Nerval en Galaxia Gutenberg.


nov 30 2010

La Damnation de Faust

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Hector Berlioz vivió obsesionado con el Fausto de Goethe, que leyó en la traducción que hizo al francés Gerard de Nerval. Sobre este tema trabajó musicalmente componiendo piezas que, estructuradas, llegarían a ser La Damnation de Faust.
Parece ser que en el libreto, encargado a Almire Gardonnière participó mayoritariamente Berlioz, sobre todo en la construcción de la estructura dramática y en muchos de los textos, basados en Goethe y en Nerval, pero con el pensamiento puesto siempre en las diferentes leyendas fáusticas que circulaban por Europa antes de que el escritor alemán les diera forma.
La Condenación de Fausto se concibió como Leyenda Dramática y no como ópera, por lo tanto la estructura dramática no es muy firme, sino que se compone más bien una serie de escenas enlazadas. El texto se limita, pues, a la creación de ambientes; es poético y sugestivo, los acontecimientos claves (el pacto con Mefistófeles, la muerte de Margarita) se omiten o se deslizan en el texto casi a escondidas; esto crea un efecto bastante sugerente en la reflexión sobre lo involuntario en las decisiones y sus consecuencias.
Como su propio título indica, los libretistas dan la vuelta al original de Goethe en el que el protagonista se salva de la condenación. Margarita muere aquí en la cárcel y su apoteosis actúa como epílogo de la leyenda.
La Damanation de Faust se estrenó en concierto en París en 1846 y en España en 1884 en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona. La última representación en versión escenificada en España fue representada en el Teatro Real de Madrid en la temporada 2008-09, dentro de un ciclo fáustico que incluyó las óperas de Gounod y de Balada.

Calificación: Sugestivo.
Tipo de lector: Interesado en el mundo fáustico y/o en esta ópera.
Tipo de lectura: Ligera y algo deslavazada.
Argumento: Sucinto pero intenso como corresponde al mito.
Personajes: De cierta profundidad psicológica creada desde lo lírico.
¿Dónde puede leerse?: En los salones de un teatro, antes de la función.
¿Dónde encontrarlo?: En tiendas especializas en música, por ejemplo la del Teatro real de Madrid www.teatro-real.com