dic 9 2011

Amarillo

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Pequeña nouvelle que tras la desaparición de su autor ha terminado por convertirse en su buque insignia; pieza que es parte contratante dentro de la labor periodística de su autor, que en este caso hace una reflexión sobre la memoria en la ficción, memoria que hace preguntas y no ofrece respuestas, que escribe y borra, al basarse en un sustrato tan sumamente delicado como es el suicidio de un amigo del protagonista narrador. Narrador en cuya voz presta salario Félix Romeo, aunque no sólo es él; recuerda este juego al que realiza en sus novelas Javier Cercas, pero temáticamente y gracias a la utilización de la segunda persona, se asemeje también al delicioso libro de Gonzalo Suárez, El asesino triste.
El finado por despecho y culpa hacia sus amigos es Chusé Izuel, un nombre pergeñado desde un dialecto aragonés, al igual que el de su amigo Bizén. Izuel ha conseguido publicar un libro de cuentos que es analizado con minuciosidad por el otro; los tres habitaron un piso de estudiantes en la ciudad condal y de sus neuras y autodestrucciones habla su amigo como si de un heterónimo de Pessoa se tratara, confesando que en toda voluntad de suicidio, por más que se quiera intelectualizar con Vila-Matas, existe un patético proceso que causa una hilaridad diabólica y cruel en los otros, que se trata de justificar desde la culpa y el dolor.
Hay ciertos libros que se pueden leer desde la timidez, el recato o la desmesura; desde la llaneza o el delirio, y nada más peligroso, por cierto.
De todo ello y de la voluntad habla esta pequeña obra metaliteraria publicada tres años antes a la muerte de su autor, desaparecido, entiendo, en circunstancias muy diferentes.

Calificación: Interesante.
Tipo de lectura: Fácil, aunque a veces desagradable.
Tipo de lector: Aficionado tanto al periodismo como a la ficción.
Argumento: El suicidio como tentación literaria.
Personajes: Bien delimitados.
¿Dónde leerlo?: En el campo.


mar 7 2011

A Hombros de Gigantes

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Este volumen recoge las obras de Nicolás Copérnico, Galileo Galilei, Johannes Kepler, Isaac Newton y Albert Einstein que, según la editorial, Stephen Hawking califica como imprescindibles.
Precede a cada libro una pequeña reseña sobre la vida del autor correspondiente. Y eso es lo único que se puede leer con comodidad si el que lo intenta no es físico, matemático o un verdadero genio. La lectura, desde la primera página, es dura y requiere un grado de conocimientos más que importante.
Sobre las revoluciones de los órdenes celestes de Nicolás Copérnico es la obra que inaugura el volumen. Junto a Diálogo sobre dos nuevas ciencias de Galileo es, tal vez, lo más asequible de las 1.126 páginas que suman la obra. Las armonías del mundo de Johannes Kepler es duro aunque fascinante. Los Principios matemáticos de la filosofía natural de Isaac Newton es para enterados y El principio de relatividad de Albert Einstein se hace imposible para quien no sabe mucho sobre matemáticas y física.

Calificación: Interesante.
Tipo de lector: Recopilación para los que entienden de matemáticas y física. Para el resto está prohibido.
Tipo de lectura: Muy exigente.
Personajes: El cosmos convertido en numeritos, fusas e ideas geniales.
¿Dónde puede leerse?: En casa, a solas y con una puerta de emergencia cerca.
¿Dónde puede comprarse?: En cualquier librería. Cuidado, es caro y muy técnico.


ene 31 2011

El Principito

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Bello, lírico, enigmático y con final abierto. Cuento largo, de Antoine de Saint Exupéry que fue aviador, viajero y escritor. Supone un hallazgo el leerlo y releerlo. No sólo por lo inclasificable de su propuesta que podríamos simplificar como de literatura infantil o juvenil con ramalazos de ciencia-ficción y, a su vez, como libro insigne para aprender a leer, encontrando en cada uno de sus capítulos enseñanzas morales y, a la vez, puertas abiertas a la imaginación.
Y es que el principito como personaje no es más que un estado mental y si me apuran dentro de otro y así sucesivamente; con él descubrimos que la capacidad de narrar imaginando puede llegar a ser inagotable y su lectura es tan apta para el niño que se acerca con ojos inocentes a su primera historia como para el anciano que necesita del poder de la ficción para agarrarse a algo.
La edición del Cincuenta Aniversario cuenta no sólo con las ilustraciones originales, sino con los borradores que el autor realizó, bocetos en los que se demuestra el arte de Saint-Exupery no sólo con la narrativa, sino también con el dibujo.
Es además ésta una obra que utiliza elementos simbólicos a estudiar, debido a que el principito es un extraterrestre que, nacido del pensamiento de un moribundo, interpreta el Universo, encontrando por el camino a seres tan dispares como el borracho, el vanidoso o ese geógrafo que se niega a ser explorador, desde los que da debida cuenta de la profunda soledad en que el ser humano vive inmerso, soledad que desde un mensaje filosófico de alteridad se insta a que sea compartida, para que no viva desolada; de ahí que por más conocimientos que se atesoren, la búsqueda resulta estéril si no se comparte.

Calificación: Imprescindible.
Tipo de lector: Dispuesto a disfrutar de los cuentos de siempre y también a pensar.
Tipo de lectura: Sencilla y honda. Releíble por todos siempre.
Argumento: Reflexiones de un viajero de otro mundo al topar con la condición humana.
Personajes: Destacar también el del zorro, con el que todos aprendemos algo más que a ser sagaces.
¿Dónde leerlo? Junto a una guía de viajes sucesivos y, si puede ser, intercontinentales.


oct 9 2010

Los adioses

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Los adioses es un libro necesario para todo aquel que quiera escribir o leer.
El lenguaje es la herramienta imprescindible para narrar. Cualquier tipo de lenguaje y en cualquier forma de narrar. Y la interpretación de lo narrado es fundamental para que lo dicho o lo visto sea una cosa u otra. Dicho así parece que se trata de algo patente y que todos sabemos. Pero no es verdad. Ante una misma cosa la reacción de uno u otro puede ser opuesta. Y todo depende de como miremos lo que nos presentan. Es difícil que al hacerlo seamos conscientes de ello.
Un hombre acude a un centro médico para recuperarse de una tuberculosis. Recibe cartas que pasan por las manos del dueño de la tienda en la que se centra todo el comercio del lugar. Unas son cartas escritas a mano. Otras llegan escritas con una máquina de escribir. Nadie sabe nada de ese hombre que, además, se relaciona poco con el resto de enfermos. A partir de esas cartas (los sobres) comienzan las conjeturas sobre quién es él, quién le escribe, cómo llegó hasta allí. Se va construyendo la historia desde ese territorio. Y va apareciendo la verdad desde el personaje. La gracia está en que si, desde el principio, el lector no presta atención se termina convirtiendo en cómplice de ese hombre que crea un mundo engañoso alrededor de un hombre muy distinto al que quiere pintar. El tendero ensucia la realidad, el mal lector lo hace al mismo tiempo. Aunque, finalmente, la verdadera historia va apareciendo.
La ficción no es inventar una historia y contarla. No, eso es cosa de malos escritores. La ficción consiste en representar una realidad para entender la vida, el mundo. Cualquier movimiento que lleve hasta situaciones mentirosas convierte el intento de literatura en una farsa. Y de esto va el libro de Juan Carlos Onetti. Una obra fantástica e imprescindible. Una forma de acercarse a la verdad de la ficción y a la mentira de las narraciones baratas.
No es una novela fácil. No es una narración que nos entretenga, sólo. No se encuentran en ellas héroes maravillosos ni heroínas esbeltas y bellas. Es el mundo, es el lenguaje, es la literatura. Como siempre pasa en las grandes obras.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Los interesados en conocer de qué va esto de escribir. Y por tanto de leer.
Tipo de lectura: Ha de ser cuidadosa. Pero llena de sensaciones inolvidables.
Engancha desde la primera línea. Y no sobra ni una de ellas, claro.
Argumento: Cómo todo se contamina desde el lenguaje.
Personajes: Formidables.
¿Dónde puede leerse? Con tranquilidad y junto a la ventana. Si llueve mucho mejor.
¿Dónde puede comprarse?: Por internet seguro que se encuentra.