jul 22 2010

Historia de la caída y decadencia del Imperio Romano

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Sin ninguna autoridad para afirmarlo, me remito a Forster, a Borges, a Churchill y Asimov para decir que esta obra es posiblemente el mejor ensayo sobre historia que se ha escrito, que a pesar del tiempo transcurrido y de los nuevos conocimientos que tenemos sobre el pasado, su mensaje profundo y su poder de sugestión permanecen vivos y que se puede leer como una de las más apasionantes novelas que se hayan publicado.

Edward Gibbon escribe con habilidad, consultó todas las historias a su alcance e inspirado por el poder evocador de las ruinas milenarias, concibe en Roma, en 1764 esta obra perdurable y monumental. Es imprescindible para entender la civilización occidental y para atisbar su futuro.

La obra se publicó en seis volúmenes que abarcan desde la época dorada de los Antoninos, hasta la caída de Constantinopla en manos de los turcos en 1458. La parte más importante se cierra con la invasión de Roma por los bárbaros y ocupa la mayor parte de las ediciones contemporáneas que hacen una publicación resumida del extenso tratado, como la edición abreviada de Saunders que propone Alba.

Con una gran ironía, perspicacia histórica y sin concesiones al cristianismo a quien sitúa entre las fuerzas del mal que participaron en la desmembración del Imperio, Gibbon analiza las causas y traza el recorrido histórico que desembocó en la disolución de la estructura política más importante de la historia, de la que los pueblos occidentales somos tributarios. La prosa es vívida e intensa y hay momentos en que uno se da cuenta de que lee conteniendo la respiración, mientras que Atila, El Azote de Dios, avanza sobre Roma indefensa, perdidas Rávena y el Mundo.

Se considera la primera historia moderna.

“He descrito –dijo Gibbon- el triunfo de la barbarie y de la religión”

Calificación: Obra maestra indiscutible

Tipo de lector: Cualquiera, sobre todo aficionados a la Historia de Roma

Tipo de lectura: Increíblemente amena

Argumento: Hipnótico

Personajes: Perspicazmente analizados

¿Dónde puede leerse?: En cualquier lugar

¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería favorita y si no lo tienen podrán encargarlo.


jul 4 2010

Poemas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Muerto en 1933, Constantino Cavafis no desaparecerá nunca. Está considerado como uno de los grandes poetas clásicos griegos. Su mundo fue el mestizo helenismo de Alejandría y en el rumor de sus sonidos se pierde para nosotros con la traducción, una formalidad depurada y moderna que le convierte en el último eslabón de los poetas inmortales.

El mito se forma con su escasa producción, apenas ciento cincuenta y cuatro poemas canónicos; con su oscura vida de oficinista sin aspiraciones y con la trascendencia de su homosexualidad.

Para sus lectores en español, descartada la importancia del idioma en su producción y en el momento histórico del mundo griego, quedan tendidas las redes de los temas que utiliza, el aroma de un mundo antiguo que aún podemos recuperar y la sensibilidad exquisita con las que escondió –y a la vez mostró- lo más íntimo de sus sentimientos.

Muchos de sus poemas envuelven con palabras un erotismo resplandeciente.

Cavafis fue descubierto por Forster, traducido por Marguerite Yourcenar, e idolatrado en España por Terenci Moix o Jaime Gil de Biedma.

Es un icono gay y símbolo de la permanencia del espíritu alejandrino por su presencia destacada en El Cuarteto de Alejandría de Lawrence Durrell.

Ninguna de las palabras de esta reseña tiene valor sin una muestra de sus composiciones.

“Vino a leer. Están abiertos

Dos o tres libros, de historiadores y poetas.

Mas apenas leyó diez minutos,

Los dejó a un lado. Y se adormece

en un diván. Pertenece plenamente a los libros.

Pero tiene veintitrés años y es muy hermoso;

Y en la tarde de hoy ha cruzado el amor

por su carne ideal, por sus labios.

Por su carne que es toda belleza

ha cruzado el calor del amor;

Sin ridícula vergüenza por la clase de goce…”

La traducción es de Ramón Irigoyen que prologa y anota la edición de Seix Barral Los Tres Mundos.

Calificación: Obra maestra incontestable.

Tipo de lector: Sensible

Tipo de lectura: Hermosa

¿Dónde puede leerse?: En la playa

¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería favorita.