ene 18 2011

El corazón es un cazador solitario

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela de gran calado y profundidad literaria. Fue gestada por la autora norteamericana Carson McCullers a la temprana edad de 23 años; el uso de un narrador complejo, capaz de pegarse a las vidas y afrentas de media docena de personajes singulares, hacen de este libro un intento literario encomiable que se recomienda no tomar a la ligera, ya que tratar de hacer lo mismo escribiendo, no sólo requiere tener los machos bien atados, sino estar continuamente en una línea que nos puede llevar fácilmente al precipicio. Se ha comparado a la autora con D. H. Lawrence y Faulkner, pero es posible que las huellas de la también sureña y católica Flannery O’Connor pudieran estar presentes como influencia. Aunque en estas cosas nunca se sabe qué fue antes, si el huevo o la gallina.
La novela comienza potentemente contándonos la relación entre dos sordomudos pertenecientes a un sector social marginado; ellos son John Singer y Spiros Antonapoulos; flaco y a veces ingenioso el primero; gordo y cascarrabias el segundo; el caso es que Singer cuida de su amigo, en quién ve a alguien cariñoso y agradable a pesar de sus malas pulgas, que le llevan finalmente y no sólo por su natural discapacidad, al manicomio.
A continuación vemos a Singer junto con el solidario y callado dueño de una cafetería, su mujer, su hija (una chica aficionada a la literatura y a la música) y un médico negro comprometido con la lucha social por su raza. Singer cae bien al dueño del establecimiento, aficionado a invitar a comida a tullidos y enfermos. Se siguen diversas disertaciones a través de las que vemos a una típica familia americana en torno a una idea de autorrealización de sus componentes, que al lado del cuadro marginal que se pinta, vemos ya como desfasada.

Calificación: Compleja.
Tipo de lectura: Exigente y, a la vez, gratificante con la humanidad que desborda a través de sus personajes.
Tipo de lector: No acostumbrado a que le den todo mascadito y que no espere moralejas.
Argumento: El sueño americano visto, entre otros, por gente que nació con él resquebrajado.
Personajes: Auténticos.
¿Dónde leerlo? En casa, pero sintiendo el aire frío de estos días, mientras tratamos de hacernos con una manta.


jun 6 2010

Un jardín de placeres terrenales

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

En la estela de lo mejor de Flannery O’Connor está el espíritu de esta novela norteamericana, donde el sueño americano visto desde las profundidades de los campamentos rurales en que apenas se tiene qué llevarse a la boca o donde dormir, condicionan la vida de Clara Walpole, una mujer luchadora hija de padre alcohólico y asesino y madre consentidora, cuyas inquietudes nos son contadas desde una simpatía de la autora por un tipo de vida difícil que le enseñó a forjarse a sí misma, a construir una mirada que tampoco es complaciente, y donde se consigue amar a un padre, a pesar de que éste está a punto de matarla, simplemente porque lo quiere. A poco que uno imagine donde está situada la acción, puede imaginar un paisaje y paisanaje sureños, donde es primordial, la manera paletizada de hablar, así como una imagen machista de la mujer como procreadora, sin apenas más que decir.

Carleton trabaja en la compra-venta de chatarra y ya antes de nacer Clara, sufre un accidente en la nariz tras ser atropellado por un coche y estar a punto de no contarlo. Su esposa ha apostado por amarle de un modo incondicional, pero él es incapaz de obtener resultados, rebajándose cada vez más a su nivel de incompetencia. Carleton se sumerge en el alcohol como anestésico, pero éste le hace regurgitar su lado más violento. Antes de que esto ocurra, su mujer parirá a Clara, lo que para él supondrá una promesa, sin llegar a ser consciente que simplemente es otra boca más que alimentar; la complicidad entre ambos, sólo se deja de explicar cuando Carleton descubre a su hija con un chico, estando a punto de matarlo. A partir de aquí y en vez de posicionarse la acción desde el tópico reproche de la hija, el narrador ve las alucinaciones de un padre que mira a su hija en el altar, no atreviéndose a matarla, pero montando tal numerito en la iglesia, que le cuesta la vida ante tamaña insubordinación a la autoridad.

Calificación: Irregular. Quizás demasiado larga.

Tipo de lector: Si en las primeras 150 páginas le engancha, siga leyendo, si no, olvídela.

Tipo de lectura: Interesante, a veces densa.

Argumento: Vida de Clara Walpole, que podría ser algo así como un vientre lleno de dificultades, desde que nace hasta que muere. Muy decimonónica.

Personajes: Los principales bien definidos, el resto rocambolescos

¿Dónde puede leerse? Cerca de una granja en Arizona.