abr 3 2012

Aromas de Nardo indiano…

Artículo escrito por: Augusto Prieto

AROMAS DE NARDO INDIANO QUE MATA Y DE OVONIA QUE ENLOQUECE

Raro. Antonio de Hoyos y Vinent es uno de los pocos representantes españoles de la novela decadente de los inicios del siglo veinte que exige ambientes exóticos y sofocantes, aristócratas refinados y hermosas mujeres corrompidas por el placer del lujo y de los perfumes, entregados todos al desenfreno de la sensualidad en tabernas marginales y prostibularias, donde son acuchillados por personajes oscuros, canallescos. En su época no fue excesivamente leído ni renombrado y después se le olvidó a causa de sus ideas políticas y de su extravagancia. Conviene rehabilitarle porque hay escuchar todas las voces. En este libro de nombre imposible los cuentos breves están englobados por temas: los perfumes, los narcóticos, los venenos… y reflejan quizás mejor que ninguna otra obra del autor la atmósfera del momento. Es un libro difícil de encontrar, sorprendente. La edición, creo que solamente existe una de 1926, con el dibujo de portada de Rudolfo Kriz es una obra maestra del art nouveau de resonancias orientales. En la narración, las palabras destellan como gemas y un sarcasmo profundo recorre los diálogos en unos juegos de lenguaje desconcertante. Excesivo. La estética del pecado, la elegancia concebida como forma de vivir y de morir, la belleza y la perversidad,  con todo ello jugó don Antonio en su obra y en su vida. No hizo mal a nadie.

Calificación: Insólito.

Tipo de lector: Abstenerse amantes del minimalismo.

Tipo de lectura: Puede llegar a ser sofocante.

Argumento: Truculento, extravagante, exótico.

Personajes: Hechizantes por lo antipáticos

¿Dónde puede leerse?: Viajando en el Orient Express.

¿Dónde encontrarlo?: Difícil. Se puede intentar en www.iberlibro.com o en alguna biblioteca.


miles davis ella fitzgerald – prelude to a kiss


feb 28 2011

Laura

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Una característica común a muchas de las novelas de Pío Baroja, escritor vasco de la Generación del 98, es la de ofrecer desde un tipismo de época una visión de cómo era la incipiente vida burguesa a finales del XIX, principios del XX. En ésta, en concreto, además de utilizar a personajes que viajan por todo el mundo en busca del amor, la vida o la inquietud perdida, se nos habla desde una profunda desazón del ruido en ciudades como París o Madrid, un ruido que convierte a estas ciudades en algo mestizo, donde la inmigración y la pobreza de espíritu definen tanto el hablar como el hacer de sus personajes, miembros todos de un mismo bodegón. Centrando la trama esta vez en Laura, hija de los Monrroy, debilucha y afanosa estudiante de Medicina, su retrato parece dibujarse desde la convención en el carácter; su rebeldía, si es que la hubiera, es mansa e introspectiva y el autor, sabio en estas lides, opta por no culpar de ello ni a la expansiva Mercedes ni a su madre viuda; parece contener más este libro voluntad de matización sociológica o sobre los usos y costumbres, que voluntad literaria heroica, y es así como no sólo se imbuye de una aparente falta de trascendencia, sino que su importancia estriba en que el lector se vea a través de sus ojos grises; y es que Laura siente una soledad sobre sus hombros que la lleva a la insatisfacción; siempre sola en medio de tanta gente que la rodea, siendo descrita ésta hasta la extenuación del detalle, lo que hace que quede desdibujada, pero no por ello, maltrecha, sino vitalmente suspendida, como lo está toda existencia.
Todo ello en medio de un conflicto bélico entre blancos y rojos que lleva a una familia de clase media baja a una precariedad vital de la que necesitan huir.

Calificación: Interesante, como lo es el visionar Cuéntame por parte de las nuevas generaciones.
Tipo de lectura: Sencilla, pierde cierta amenidad en su transcurso.
Tipo de lector: Incondicional del Baroja novelista y hasta del memorialista.
Argumento: De cómo sentirse solo a pesar de estar rodeado de gente.
Personajes: Saben estar en su sitio, si bien hay demasiados secundarios.
¿Dónde leerlo? En el metro.


abr 18 2010

El sindicato de policía yiddish

Artículo escrito por: Carmen Neke

El sindicato de policía yiddish es una novela policíaca, pero esta trama detectivesca no es más que una percha donde Michael Chabon cuelga el motivo principal del libro. Los personajes son judíos descendientes de inmigrantes euorpeos que consiguieron salvarse de los campos de exterminio gracias a que Estados Unidos les permitió instalarse en Alaska. Pero este permiso era solo por un tiempo limitado, y dentro de poco tendrán que desocupar los territorios y buscar un nuevo lugar donde vivir.

El motivo de la vida de los judíos en Alaska no es mera fantasía, es historia alternativa. La idea está basada en una propuesta que se hizo al presidente Franklin Roosevelt de admitir en los EE UU a un gran número de refugiados judíos que huían de la persecución nazi y asignarles un territorio propio. Pero esta propuesta no llegó a prosperar. El autor se pregunta qué hubiera pasado si ese estado judío hubiera podido ser fundado en Alaska, lo que habría podido salvar la vida a millones de judíos, y lo que a su vez habría disminuido la importancia y el poder del estado de Israel en Oriente Medio. La idea del libro, según el autor, le vino a causa de un librito llamado “Say it in Yiddish”, un libro de frases de viaje para comunicarse en yiddish. Este librito de 1958 llenó al autor de tristeza y admiración, porque no existe ningún país al que se pueda viajar donde se hable yiddish en el aeropuerto, el hotel o el médico. Esto fue lo que le dio la idea de la historia alternativa, la posibilidad de un estado donde la lengua oficial fuera el yiddish (y no el hebreo como en Israel).

Chabon es un gran escritor, la recreación del ambiente, el transfondo histórico, el retrato psicológico de los personajes son estupendos. Pero lo mejor son los diálogos, auténticos y escuetos, con una fuerza expresiva y emocional tal que son capaces de cortar la respiración del lector. Sin embargo, la intriga policíaca no ayuda nada a la novela, Chabon no tiene ningún arte para este género. El estilo de novela negra está muy bien conseguido, pero la historia en sí es aburrida de muerte y enrevesada. El lector está deseando que los detectives terminen de investigar para que vuelvan a su casa y se pongan a hablar de sus cosas, que es lo que realmente interesa. Michael Chabon debería haber vuelto a escribir una novela de recreación histórica (real o ficticia) como Las aventuras de Kavalier y Clay en lugar de meterse en el género policíaco, que claramente no es lo suyo. Pero esto es lo peor que se puede decir de este magnífico libro.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lector: Capaz de leer entre líneas y sacar sus propias conclusiones.
Tipo de lectura: Algo completamente diferente, un cruce entre Raymond Chandler y John Irving.
Engancha desde el principio, pero algunos pasajes cuestan.
Alguna página que otra le sobra, pero no muchas.
Argumento: El detective Meyer Landsman, sus problemas, su trabajo, su familia, sus amigos. Y Alaska como telón de fondo.
Personajes: Muy especiales, excéntricos y humanos, perfectamente dibujados en toda su complejidad.
¿Dónde puede leerse? Un buen libro para llevarse de viaje a tierras salvajes.


Ella FitzgeraldOne note samba


abr 17 2010

Ruido de fondo

Artículo escrito por: Carmen Neke

Los diálogos en los que se basa Ruido de fondo de Don DeLillo recuerdan a las típicas conversaciones absurdas de ciertas comedias americanas, es la manera de DeLillo de hacer la crítica social de una época y una clase social determinada, pero de forma indirecta. El narrador en primera persona en realidad no nos cuenta una historia, nos cuenta su vida. Nos dice lo que hace, lo que piensa, lo que hace la gente con la que se encuentra y lo que esta gente le dice. Nos habla de su mujer, sus hijos, su trabajo. Nos da sus opiniones sobre muy diferentes temas. Pero una “historia” en sí no la hay en la novela.

Esa voz narrativa consigue mantener el interés del lector hasta el sorprendente final, en el que en realidad tampoco pasa nada, al igual que en el resto de la novela. Se podría decir que es un libro en el que se reflejan la vida y las conversaciones de la típica familia americana protagonista de una serie televisiva, pero su vida y sus conversaciones en el momento en que no están en antena.

Calificación: Muy bueno.
Tipo de lector: Lectores a quienes les gusten las nuevas formas narrativas y no precisen tener un hilo argumental en sus lecturas.
Tipo de lectura: Ligera pero requiere concentración para no perder detalles importantes.
Engancha desde el principio si conectas con la forma de narrar del autor.
Todas las páginas son igual de (in)trascendentes.
Argumento: Una vida resumida en conversaciones cotidianas.
Personajes: Una familia cualquiera, muy normales en su excentricidad.
¿Dónde puede leerse?: Sentado en el sofá frente al televisor, preferentemente con el televisor apagado.


Ella FitzgeraldAlways


abr 10 2010

Tristano muere

Artículo escrito por: Carmen Neke

En esta novela de Antonio Tabucchi el protagonista Tristano, moribundo, va haciendo la narración de su vida a saltos y trompicones para el escritor al que ha llamado junto a su lecho de muerte y que no dice ni una sola palabra, tan solo sabemos de su presencia por ese “tú” con el que el narrador Tristano se dirige a él. Pero esta narración fragmentaria presenta una fuerte unidad intrínseca, el narrador nos lleva bien agarrados de la mano y no nos deja perdernos en la maraña de su memoria, siempre nos lleva de vuelta al punto de partida: el cuarto de la vieja casa donde agoniza. Es este un libro alucinante, ni siquiera doscientas páginas para una historia que perfectamente habría dado para un novelón de mil quinientas. Y realmente para no llegar a contarla, porque como dice le Tristano al final al escritor:

de esta historia te contaré solo los detalles, lo prefiero, omitiré lo esencial, total, ya lo entenderás por tu cuenta…

Y así nos quedamos con las canciones, con los paisajes, los pseudónimos, los colores, olores y sabores de algunos días de las vidas de unas personas de las que apenas sabemos nada. Entre sus delirios de morfina este Tristano (que ni siquiera se llama Tristano, seguramente) va diciendo grandes verdades, y diciéndolas muy bien. Pero como se afirma en algún momeno, también sus delirios son él mismo. Y mientras tanto, su vida y su mente deambulan de Rosamunda a Daphne y de Daphne a Rosamunda, las que fueron el amor profano y el amor divino de su vida. Es un libro que llega muy hondo, esa muerte de Tristano que se anuncia desde el principio, y que en realidad empezó mucho antes que la gangrena, porque uno no se muere sólo por fuera, se muere sobre todo dentro. Eso es en realidad lo que nos cuenta Tristano: cómo se fue muriendo por dentro, poco a poco, paso a paso.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Lectores que disfruten de formas narrativas alternativas.
Tipo de lectura: Fascinante.
Engancha desde el principio.
No le sobra ni una página.
Argumento: Tristano hace a su manera un recuento de su vida a la hora de su muerte.
Personajes: Impactantes, dibujados a pinceladas gruesas, imprecisas y contundentes.
¿Dónde puede leerse?: Donde sea, como sea.


Ella FitzgeraldOne note samba