mar 9 2013

La vida nueva

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Dante pasó su vida obsesionado con una tal Bice Portinari, que no parece haberle prestado mayor atención y que se casó con un banquero. Y persistió en esa idealización enfermiza después de la muerte de su inspiradora. Transformada en Beatriz en su obra, trascendió el involuntario papel de amada para convertirse en tema.
Una obsesión privada convertida en cosa pública.
Esto sería una banalidad si Dante no hubiera sido uno de los padres de la lengua italiana, que ayudó a fraguar en el límite entre las edades Media y Moderna; si no hubiera creado uno de los monumentos literarios más importantes de todos los tiempos, si no fuera uno de los símbolos del humanismo renacentista.
Esa asimétrica historia de amor la escribió Dante en versos; después, a la muerte de Beatriz, los condensó en La vida nueva, uniendo unos con otros con la relación de cada momento en el que se compusieron y explicando sus estructuras y su intencionalidad, como si supusiera –es mucho suponer- que no fueran a ser bien entendidos, recreándose en ellos en una especie de autocrítica literaria que es tan aburrida para el lector de hoy, cuanto divertida para el filólogo.
La vida nueva es la catarsis de un eterno adolescente, tamizada por la edad y elaborada mediante la escritura. Novedosa en su momento, como lo es hoy, cuando le podríamos decir incluso postmoderna por su estructura y autoconsciencia.
Un lector iconoclasta percibirá cierto rebajamiento masoquista en el gran Dante Alighieri, cierta cantinela lastimera y cansina, que se justifica por la novedad de haber utilizado por primera vez la lengua vulgar como vehículo amoroso, y con ello haber removido el mundo de los sentimientos y las ideas.
La vida nueva es también un rumor que se prolongó más allá de la muerte de la amada Beatriz, y por eso se ha convertido en cita y referencia de la literatura posterior, y es preludio de la gran obra del escritor florentino, Divina Commedia.

Calificación: Curioso.
Tipo de lector: Curioso, lectores de la Divina Commedia.
Tipo de lectura: Algo espesa.
Argumento: La obsesión amorosa.
Personajes: Beatriz y él. Él y Beatriz.
¿Dónde puede leerse?: En Florencia, a la orilla del Arno.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual.


feb 20 2012

La Eneida

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La Eneida es la epopeya del héroe Eneas, príncipe troyano.
Nos cuenta la caída de la ciudad de Ilión, los accidentados viajes de los exiliados por el Mediterráneo, la llegada a las costas del Lacio prevista por el mismo Júpiter, y las guerras con los latinos que originaron la fundación de la ciudad más poderosa que vieran los siglos: Roma.
Está escrita en verso por encargo de Augusto; y con ella su autor, Virgilio, se consagró como genio de los tiempos, considerándose La Eneida (Aeneidos) una de las cumbres de la literatura universal.
La historia se inspira, sucede, y refleja La Iliada y La Odisea, perfecciona sus moldes, completa su argumento, y refina la estructura poética y la textura del latín al que convierte en canónico con la elegancia proverbial de la métrica virgiliana.
Los acontecimientos narrados en La Eneida forman parte inseparable de la cultura occidental y permanecen hasta hoy en las lenguas romances: el ardid del caballo de Troya, los amores de Dido y Eneas, o la fundación mítica de Italia como nación. Aún decimos en castellano que ardió Troya para referirnos a un acontecimiento catastrófico y previsible, consecuencia de la locura humana; como hablamos de Tirios y Troyanos para nombrar enemigos irreconciliables.
La importancia de La Eneida es tan grande que en tiempos de Adriano se practicaba la adivinación sobre sus páginas, como si fuera un texto sagrado; y Dante eligió a su autor como guía por el infierno en su Divina Commedia.
Sin el conocimiento de esta obra primordial el arte de Occidente (literatura, pintura, escultura, ópera) es ilegible.
Es una narración apasionante, llena de momentos dramáticos y de acción que nos transportan a un mundo anterior a la oscuridad del cristianismo, sensual, sensorial, guerrero, cruel pero honorable, pegado a la naturaleza y anclado en las fuerzas telúricas que gobiernan el mundo como divinidades elementales.
Es además un mapa geopolítico del mundo, una historia de la civilización y un análisis de las migraciones como elemento que hace avanzar las sociedades.
La refracción de la écfrasis de La Iliada en el Libro VIII -con la descripción del escudo forjado por Vulcano en el que están representadas las futuras grandezas romanas- no es más que uno de los engranajes que mueven la correa de transmisión de la literatura europea, formada por bandas paralelas en las que Héctor se corresponde con Eneas, y Lavinia es contrapunto de Helena; en el que el viaje de Eneas a los infiernos en busca de su padre, Anquises, preludia el Renacimiento; y los amores de Niso y Euríalo anuncian el futuro con su belleza.
La Eneida no es difícil de leer en prosa, solamente hay que tener intención de abordarla y dejarse sorprender por su poderosa construcción dramática.
La traducción de don Eugenio de Ochoa, de la Academia Española, en las Obras Completas de P. Virgilio Marón de 1869 es diáfana, la impresión elegante; se corresponde con el texto original para quien sepa interpretarlo –o lo estudie-, y se acompaña de unos utilísimos resúmenes y un índice de personajes. La edición es tan honesta que las notas finales no se señalan en el texto y solo irá a buscarlas el lector cuando necesite intuitivamente hacerlo, o le convenga.
Honorate l´altissimo poeta! (Dante Alighieri, Inferno)

Calificación: Imprescindible.
Tipo de lector: Cualquiera, sobre todo los aficionados a los clásicos.
Tipo de lectura: Sugerente y espléndida.
Argumento: Trepidante.
Personajes: Heroicos y brillantes.
¿Dónde puede leerse?: Frente al Tíber.
¿Dónde encontrarlo?: Busca una buena edición antigua o moderna en tu biblioteca si es que no la han cerrado por los recortes, o en tus librerías habituales de primera o de segunda mano.


dic 24 2010

Un árbol de noche

Artículo escrito por: Augusto Prieto

En sus cuentos, Capote fue un maestro en crear atmósferas inquietantes, pedazos de cotidianeidad que dejan traslucir un fondo perturbador; relatos en los que personas, objetos
o meteoros, van adquiriendo cualidades inesperadas: La nieve, un sueño o una niña que se convierten en fetiches con significados rituales.
Dio vida con habilidad a narradores atractivos, pero engañosos; produjo inesperadas apariciones, interrogó al lector con la utilización de signos que dejan los finales suspendidos en una reflexión.
Son cuentos formalmente hermosos, pero cargados de presagios, irreales en su agobiante realidad.
El tema puede ser, siempre, la soledad de la mente humana y el extrañamiento que produce; la decepción de vivir, el desencanto, el fin de toda esperanza que Dante vio escrito en el umbral de la puerta. Lasciate ogni speranza.
Los vehículos narrativos: un tren que avanza, desde el que se puede ver Un Árbol de Noche; un Profesor Miseria, que comercia con sueños ajenos y la ciudad deshabitada en la que dos mujeres que se llaman Miriam se encuentran –o no- (¿Una niña, es una mujer?; ¿lo es la señorita Bobbit que vieron por primera vez unos Niños en su Cumpleaños?); es La Botella de Plata que contiene la ilusión; y una pintura, onírica y extraña, cuyo fondo es El Halcón Decapitado.
Mi Versión del Asunto varía sin duda en la cabeza de otros lectores y ese es uno de los grandes logros de Truman Capote que nunca Cierra la Última Puerta de un cuento.
Truman Streckfus Persons, que escondió su apellido bajo el de un padrastro cubano, no hizo lo mismo con su personalidad, que brilló, polémica, en la sociedad de los años
cincuenta y sesenta del pasado siglo. Fue escritor y periodista, enfant terrible de la literatura norteamericana.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Cualquiera con ganas de interrogarse.
Tipo de lectura: Sencilla con fondo complejo.
Argumento: Inesperado y enigmático.
Personajes: Brillantes como lo fue su creador.
¿Dónde puede leerse?: En una estación, en un tren de noche.
¿Dónde encontrarlo?: Deberían tenerlo en cualquier librería porque es un clásico.


sep 20 2010

Las vísperas sicilianas

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El lunes de Pascua de 1282, cuando las campanas de todas las iglesias de Palermo tocaban a vísperas, el pueblo se levantó con una sola voz contra la dominación francesa, iniciando una masacre que se conocerá en el tiempo como Las Vísperas Sicilianas. El levantamiento inició la caída de Carlos de Anjou, y sus consecuencias fueron decisivas para la historia de Europa.
Fue una conspiración tramada entre Constantinopla y Barcelona, por la diplomacia más poderosa del mundo, la de Miguel Paleólogo, Emperador de Bizancio, con la colaboración imprescindible de Juan de Prócida, Canciller de Aragón, que defendía los derechos dinásticos de su señora, la reina Constanza.
Las Vísperas Sicilianas supusieron la independencia de la isla de Sicilia, su incorporación a la órbita de la Casa de Aragón e impidieron a Carlos restaurar el Imperio Latino de Oriente y alcanzar para el papado el sueño de una monarquía universal.
Sir Steven Runciman fue un destacado historiador, conocido sobre todo por su obra La Caída de Constantinopla, 1453; y destaca por utilizar en sus rigurosos estudios históricos, técnicas narrativas cercanas a la novela; es estricto en el análisis de las fuentes y las conclusiones, que expone razonadas y objetivas, pocas veces desliza su opinión subjetiva aunque cuando lo hace, hiere con lo certero de su ingenio. Runciman nació y murió con el siglo XX, fue políglota, de educación clásica y se especializó en la Historia del imperio Bizantino y de las Cruzadas. Sus obras se leen como lo que son: novelas de aventureros y de aventuras en las que se investiga el encadenamiento de causas y efectos que convierten la Historia en una materia viva.
Algunos de los personajes de esta narración, aparecen encerrados por el Dante -en su Divina Comedia- en los círculos del Infierno y el Purgatorio. Desfilan por las páginas caballeros legendarios: Manfredo de Hohenstaufen, el bastardo real que amenazó el poder temporal de los Papas; el joven  y valiente Conradino, rey titular de Jerusalén, cuya ejecución, a los dieciséis años, removió la conciencia de Europa y que los alemanes han considerado siempre, según el autor, el mayor crimen de la Historia; Carlos de Ajou y su sueño de gobernar un Imperio sin igual desde la época de Justiniano; y Gregorio X, el pontífice que intentó la unión de las iglesias de Constantinopla y Roma en el concilio de Lyon, ante el que el Ilkhan de los Mongoles de Persia envió dieciséis embajadores. Las alianzas matrimoniales se despliegan entre las páginas del libro con la suntuosidad de un tapiz oriental.
El libro está editado por Reino de Redonda del escritor Julián Marías a quien hemos de agradecer el esfuerzo editorial de haber puesto a disposición de los lectores en español, obras indispensables que permanecían ocultas o sin traducir, de Vernon Lee, de Conrad o de Yeats entre otros.
Las Vísperas Sicilianas fueron popularizadas por Giuseppe Verdi en una ópera en cinco actos con versiones en francés y en italiano, cuyo libreto, de la mano de Scribe, califica Runciman como absurdo.
Es una historia apasionante donde los hechos se suceden vertiginosos. Una narración vigorosa, que mantiene el suspense sin la composición de falsos cuadros históricos; profundiza en el carácter y las motivaciones de los actores con una visión única de conjunto. Una obra madura y exacta.

Calificación: Muy Bueno.
Tipo de lector: Cualquiera. Aficionados a la Historia.
Tipo de lectura: Amena.
Argumento: Muy entretenido y novelesco.
Personajes: Grandes y ambiciosos.
¿Dónde puede leerse?: En Sicilia o en tu casa.
¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería favorita.


sep 9 2010

Decamerón

Artículo escrito por: Augusto Prieto

La importancia de Boccacio y de los cien cuentos incluidos bajo el título de Decamerón estriba en dos factores principales: el primero es el uso del idioma, están escritos en el dialecto italiano de la Toscana y por lo tanto contribuyeron a conformar la lengua y cierta idea de identidad nacional; al mismo tiempo, la literatura desbordaba los ambientes cultos, donde se utilizaba el latín y se hacía accesible para los lectores en lengua vulgar. Comparte el autor este hecho con Dante y con Petrarca.

El segundo factor es un tratamiento profano, muy cercano al paganismo, que de golpe se traga la Edad Media, iluminándola, y precipita el humanismo. Hablamos de 1351, recuperados de la Peste Negra que devastó Europa, los florentinos continúan con la fábrica grandiosa de la Catedral de Santa María del Fiore.

El marco narrativo es ingenioso y simbólico, muy pegado a la realidad histórica, y nos invita a imaginar lo que pudo suponer el momento de su aparición. Siete mujeres y tres hombres jóvenes,  huyen de Florencia apestada para aguardar en el campo, entre danzas, juegos  y canciones el paso de la epidemia. Para entretenerse, elegirán entre ellos un rey que gobierne cada jornada distribuyendo el tiempo; parte importante del día se dedica, bajo la sombra de los árboles a contar historias. Son diez jornadas y de ahí le viene el nombre.

Versan sobre temas diferentes. Se ha hablado más de las que tratan de burlas y de amoríos, los cuentos más pícaros que tienen que ver con el sexo y sus licencias (jornadas VII y VIII). Han sido imitados hasta la saciedad y homenajeados en todas las artes, destaca entre todas la versión cinematográfica de Pasolini. Pero hay también jornadas dedicadas a hablar del amor, feliz o desgraciado (jornadas IV y V) de la resolución mediante el ingenio de diversos sucesos y del relato de acontecimientos magníficos.

Dejamos como muestra, el epígrafe de uno de los cuentos:

“Ferondo, tomados ciertos polvos, es enterrado como muerto y por el abad, que su mujer se disfruta, hecho sacar de la tumba y puesto en prisión y persuadido de que está en el purgatorio; y luego, resucitado, como suyo cría a un hijo engendrado por el abad en su mujer.” (Tercera jornada, novela octava)

Como puede verse, se desprende de los cuentos un perfume irreverente y sensual, aunque muchos de ellos son modelos para destacar virtudes o castigos por una mala forma de actuar.

El Decamerón es sencillo de leer pero presenta numerosos niveles de significado. La literatura posterior -aunque también la anterior que compendia- serían incomprensibles sin esta obra maestra.

Como las Noches orientales, no es un libro para abarcar de un tirón sino más bien para tener siempre presente y acudir a él en busca de diversión.

Terminada la peste, los jóvenes dan por finalizada su estancia y sus jornadas y regresan felizmente a la ciudad. El Renacimiento había comenzado.

Calificación: Obra Maestra.

Tipo de lector: Tod@s.

Tipo de lectura: Amena y divertida.

Argumento: El amor, los celos, el engaño, la fama…

Personajes: Ingeniosos y libertinos, religiosos corrompidos, avaros y envidiosos, un fresco de la raza humana.

¿Dónde puede leerse?: Siempre, en cualquier sitio. En Florencia se comprende mejor (En los jardines del Palazzo Pitti, en el cementerio…).

¿Dónde encontrarlo?: En cualquier librería deberían tenerlo. Merece la pena buscar una buena edición y traducción para disfrutarlo siempre.


ago 8 2010

Historia de la literatura gay

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Siempre me ha parecido una tontería la discusión sobre si se puede hablar o no de una literatura gay. ¡Claro que se puede hablar!

Son las obras literarias en las que los homosexuales de todo el mundo se han reconocido y las que han utilizado para manifestarse. Son la piedra angular de los movimientos reivindicativos que arrancan en los años cincuenta. Algunas son obras en las que son gays los personajes y otras son los autores los que desvelan, voluntaria o inconscientemente su tendencia sexual o su voluntad de tocar ese tema. Ese corpus literario es la piel de la visibilidad.

(Hablamos, claro está, de la tradición masculina, la femenina, la lésbica, está desgraciadamente más oculta en la historia y doblemente estigmatizada. Una vez más, y el que escribe lo lamenta, no se habla de ella aquí)

Gregory Woods es Profesor titular de Estudios gays y lesbianos de la Trent University de Nottingham, en Inglaterra, que, sospechamos, está situada a años luz de las universidades españolas.

Hace un repaso pormenorizado y exhaustivo de lo gay en la historia de la literatura y no se queda solo en Proust o en Leavitt; en Maurice o en Las Amistades Particulares. No. Woods se arremanga y escarba a fondo en Virgilio y en Dante y en Conrad y en James y en Woolf y en Fleming (Ian) y así hasta completar un imprescindible índice de nombres que llena cinco de las cuatrocientas veintiocho páginas del volumen. Investiga sobre las lagunas de lo gay en la poesía del África postcolonial y en lo escrito sobre el holocausto. Revuelve en las literaturas periféricas.

Es minucioso y riguroso. Este ensayo debería ser de lectura obligatoria para gays y lesbianas y también para profesores de literatura. Para los que no son ninguna de las tres cosas, es una obra interesantísima de consulta e información. Está estructurado por temas que se suceden en secuencia temporal.

Puede ser una guía de lectura fabulosa. El que escribe esta breve reseña siente una gran admiración por el autor a causa de este ensayo.

Calificación: Interesantísimo.

Tipo de lector: Aficionados a la literatura. Gays.

Tipo de lectura: Amena aunque prolija y minuciosa.

¿Dónde puede leerse?: En una biblioteca bien surtida.

¿Dónde encontrarlo?: En www.libreriaberkana.com