may 6 2011

El corazón es un cazador solitario

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El error más fatal que puede cometer un hombre, es tratar de permanecer solo.

Es importante poner en contexto la novela y a su autora, la norteamericana Carson McCullers, porque la distancia podría hacer que pasáramos por alto, en nuestra visión contemporánea, algunos temas de profundidad cuyo tratamiento está hoy generalizado, pero que la escritora enfrentó en la literatura  -en cierta manera- por primera vez.
Por eso mencionaremos que Lula Carson Smith nació en 1917 en el Sur de los Estados Unidos,  biznieta de un héroe confederado, propietario de plantación; que la enfermedad estuvo presente en su vida de manera significativa, y que durante una recaída escribió ésta novela, mientras en Europa se incubaba una guerra que nadie quiso ver; diremos que se frustraron sus intentos de estudiar música y que después de casada mantuvo relaciones íntimas con mujeres.
Sus reflexiones sobre la exclusión, el origen de la pobreza, el racismo, el avance la ideología nazi; su meditación en torno a la soledad del enfermo y del músico son evidentes en la novela. Mucho más sutil y subterránea es la elaboración de un mundo homosexual que, no obstante, toma forma en el texto como correlato de los campos emocionales anteriores.
Es por lo tanto una novela profundamente social, con un sustrato de crueldad y de tristeza, creado por las terribles contradicciones de los personajes y por sus extraños deseos. Por debajo de la normalidad comienzan a emerger hechos íntimamente terribles que hacen avanzar psicológicamente la narración. Es la vigilia anterior al sueño americano, el país de la segregación, donde el sueño solo existe en la cabeza de un negro y aún de allí es desalojado.
Son significativos los guiños a Spinoza, en cuyas claves éticas debemos entender la novela, construida en una comunidad en la que la gente procuraba no pensar para no introducirse en las sombrías penumbras del mañana.
En la mudez del protagonista John Singer, debemos encontrar un símbolo, una metáfora que desborda la novela.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Amena y entretenida.
Argumento: Lento, pero envolvente.
Personajes: Sutiles y profundos.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte. En un viaje por the Old South, sería ideal.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual de nuevo o de viejo.


ene 18 2011

El corazón es un cazador solitario

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela de gran calado y profundidad literaria. Fue gestada por la autora norteamericana Carson McCullers a la temprana edad de 23 años; el uso de un narrador complejo, capaz de pegarse a las vidas y afrentas de media docena de personajes singulares, hacen de este libro un intento literario encomiable que se recomienda no tomar a la ligera, ya que tratar de hacer lo mismo escribiendo, no sólo requiere tener los machos bien atados, sino estar continuamente en una línea que nos puede llevar fácilmente al precipicio. Se ha comparado a la autora con D. H. Lawrence y Faulkner, pero es posible que las huellas de la también sureña y católica Flannery O’Connor pudieran estar presentes como influencia. Aunque en estas cosas nunca se sabe qué fue antes, si el huevo o la gallina.
La novela comienza potentemente contándonos la relación entre dos sordomudos pertenecientes a un sector social marginado; ellos son John Singer y Spiros Antonapoulos; flaco y a veces ingenioso el primero; gordo y cascarrabias el segundo; el caso es que Singer cuida de su amigo, en quién ve a alguien cariñoso y agradable a pesar de sus malas pulgas, que le llevan finalmente y no sólo por su natural discapacidad, al manicomio.
A continuación vemos a Singer junto con el solidario y callado dueño de una cafetería, su mujer, su hija (una chica aficionada a la literatura y a la música) y un médico negro comprometido con la lucha social por su raza. Singer cae bien al dueño del establecimiento, aficionado a invitar a comida a tullidos y enfermos. Se siguen diversas disertaciones a través de las que vemos a una típica familia americana en torno a una idea de autorrealización de sus componentes, que al lado del cuadro marginal que se pinta, vemos ya como desfasada.

Calificación: Compleja.
Tipo de lectura: Exigente y, a la vez, gratificante con la humanidad que desborda a través de sus personajes.
Tipo de lector: No acostumbrado a que le den todo mascadito y que no espere moralejas.
Argumento: El sueño americano visto, entre otros, por gente que nació con él resquebrajado.
Personajes: Auténticos.
¿Dónde leerlo? En casa, pero sintiendo el aire frío de estos días, mientras tratamos de hacernos con una manta.