sep 15 2010

El planeta americano

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Ensayo pergeñado a mediados de los 90 por el escritor ilicitano Vicente Verdú que presenta un estudio de campo sociológico basado en su estancia en Estados Unidos de lo que cree son sus valores históricos y de poder, así como hábitos vitales, usos y costumbres; y es que el gigante capitalista que hoy conocemos se fraguó en un principio sobre una base agrícola que aún prevalece y donde el poder de Dios, la patria, el dinero y la idea de triunfo como algo espontáneo y a la vez agresivísimo, se sustenta en la idea de un orgullo que, por poner un ejemplo, desecha todo lo que huela a intelectual por reiterativo y pernicioso; lo que hace que se reconozcan como valores a todo un campo de designios más cargados de infantiles sueños, estrujados por la fuerte artillería del sistema, que por razones lógicas por las que se entienda una supervivencia razonable.
Según Verdú, en Europa y otros continentes queda cierta resistencia a la impregnación de estos valores instalados desde el primitivismo de esta mentalidad; procuramos pues que no contaminen nuestro modus vivendi, pero lo cierto es que al ser la primera potencia del mundo, la influencia, siquiera cultural, es creciente en todos los sentidos.
El hecho de encontrar en USA una población tan abiertamente mestiza influye en todos los aspectos: la comida ligera no existe, todo es grande en el sentido físico y metafórico y los asesinatos por los que antaño blancos mataban a negros debido a guerras civiles, dan lugar hoy a crímenes de negros contra negros por razones que incluyen la marginalidad y salubridad, y es que ser pobre en Estados Unidos es algo más que una desgracia personal. Es más, no cotizar, no ser útil y práctico es impensable. En la televisión, programas de debate desaparecen y su lugar es ocupado por reality-shows.
Calificación: Ameno, aunque poco crítico con Europa.
Tipo de lector: Intelectualoide, dispuesto a demostrar las tesis del tonto emocional, o quizás no tanto.
Tipo de lectura: Sencilla, documentada, pero que cuenta con información susceptible de hacerse obsoleta en poco tiempo.
Argumento: El orgullo americano, algo que será muy feo, pero que les mantiene como primera potencia mundial.
Personajes: Bill Gates versus parias del mundo moderno.
¿Dónde puede leerse? En cualquier paraje de montaña que remotamente recuerde a Big Sur.


ago 2 2010

Amorrada al piló

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Hacia finales de los años 80 se pusieron de moda los programas de radio de contenido erótico en los que una locutora o un locutor se dedicaban a hacer las delicias de los radioyentes mediante la lectura de cuentos, relatos o cualquier otra cosa que se les pasara por la cabeza, pero que tuvieran un alto contenido erótico festivo. Hoy en día estos programas ya están totalmente normalizados, pero han perdido la inocencia de aquellos iniciales.

Siguiendo la estela de estos programas, aparecieron en el mercado diversas novelitas basadas en la existencia de esos programas, entre ellas Amorrada al piló de María Jaén, que fue adaptada y llevada al cine con el nombre de El escote.

Amorrada al piló,  es una novela erótica que  nos relata las peripecias de una locutora de radio que dirige un programa nocturno, un verano calido y húmedo, en el que directamente habla con sus oyentes. A través de las ondas se mezclaran las situaciones que vive Marta, la locutora, con las que imagina e inventa para su programa.

La literatura erótica siempre ha permanecido en un segundo plano y ha sido considerado un género menor. Debe ser porque escribir relatos eróticos, sin caer en lo zafio, es muy complicado y por aquello del vender, las estanterías de las librerías se han llenado de auténticos bodrios simulando ser literatura erótica y el género, por mal gestionado, se ha desprestigiado.

El relato de María Jaén tiene la frescura de la primera novela de una escritora novel. Obviamente, no ha pasado a ocupar un puesto en ningún lugar como una gran novela y no tuvo más trascendencia, en su momento, que lo novedoso, pero poco más. Un relato entretenido que pretendía absorver la pretendida sofisticación y  la modernidad que impregnaba, o así lo creíamos, la  Barcelona de finales de los años 80.

Al año siguiente, en 1987, María Jaén, repitió género, y  escribió su segunda novela Sauna que tuvo parecido éxito a la primera, pero que padece los mismos tics que la primera y por ello, imagino, fue más rápidamente olvidada. Desde entonces ignoro si la escritora ha continuado escribiendo cuentos eróticos o si finalmente se ha dedicado a la redacción de guiones cinematográficos para los que, dicho sea de paso, parecía mejor dotada.

Sin embargo, no hay que dejar de reconocer que es una novelita entretenida, picante y divertida, que aquellos a los que les interese la literatura erótica deberían tener presente.

Calificación: Relato erótico.

Tipo de lector: Adultos que no se sonrojen fácilmente..

Tipo de lectura: Sencilla y entretenida.

Argumento: Los rollitos sexuales que se maneja la locutora de un programa de radio nocturno.

¿Dónde leerse? En la terraza, patio, balcón o ventana de su casa durante el mes de agosto, refrescados por la brisa marina o la de un buen ventilador y amenizados por una buena sesión de música funky de los 80.

¿Dónde adquirirse? En su librería habitual.


jul 8 2010

Viajes con Herodoto

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

A medio camino entre el ensayo periodístico, el libro de viajes y la Historia está este trabajo del humanista y reportero polaco Ryszard Kapuscinsky, cuya labor fue digna de gran cantidad de premios, considerándose para este oficio, uno de los mejores del mundo. Narrado en forma de dietario o diario, nos cuenta a raíz de la lectura de Historia de Heródoto y subrayando pasajes especiales de ésta, su ruta desde la India hasta África en busca de senderos que ayuden a esclarecer su misterioso acceso trágico y aventurero, donde importa más hacer hablar a los paisanos y saber escucharlos, antes que dejarnos arrastrar por lo que pudieran parecer ideas brillantes a explotar desde el territorio común de la ficción.

En India, el autor descubre que en el canon oriental, está antes el ser que el pensar o sentir; esto lo descubre no sólo por lo que dice Heródoto, sino por las conversaciones con gente más contemporánea. Así, sin desdeñar la idea que desde Grecia o Egipto se da, ésta sería incomprensible sin que entrásemos en las inquietudes que de niño tuvo alguien como Rabindanath Tagore en Calcuta, o tantos y tantos oriundos de poblaciones bengalíes o referentes a los diferentes sustratos, lengua, cultura e inquietudes del país. Al considerar La India como una colonia inglesa, se desdeña desde nuestro canon la necesidad de oír otras voces, no por más marginales, menos constitutivas de un entorno que el griego entendió en su base mucho mejor que nosotros, desde el estudio de las batallas, los mitos y las leyendas, que sólo un sabio se podía permitir saber y que hoy, al no preponderar en nuestras vidas, caen en saco roto u olvido.

Continúa el autor en Viajes con Herodoto con reflexiones, sin olvidar a Heródoto, sobre el taoísmo y budismo en torno a su traslado a China, continuando con Persia, Egipto, Congo, Etiopía,…

Calificación: Excelente.

Tipo de lector: De mente abierta, más lector de divulgación que de intensa ficción dramática, aunque igualmente intenso a veces.

Tipo de lectura: Amena y reposada, aunque para conocer al autor quizás se recomiende mejor empezar por Ébano. Quizás sobren reflexiones al hilo.

Argumento: El viajero tratando de comprender facciones de un mundo que convierte en suyo en virtud de que existe.

Personajes: Interesantes.

¿Dónde leerlo? En un oasis cerca de un desierto.


may 5 2010

Flash Gordon

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Flash Gordon (Alex Raymond y Austin Briggs) es el gran héroe americano del cómic de los años cuarenta. Este primer álbum fue editado en España en los setenta por Buru Lan e impreso por Heraclio Fournier.

En él, seguimos las intrépidas aventuras de Gordon, en su lucha contra el emperador Ming, tirano de Mongo en los evocadores escenarios de la selva arboria y en el reino de los hielos. Monstruos inquietantes, naves futuristas, civilizaciones extrañas que conservan algo de las antiguas.

En este mundo inquietantemente reconocible, los malos se sitúan en la órbita de la belleza siniestra de los totalitarismos que crecían en Europa mientras que Flash Gordon, que tiene algo de Robin Hood y también de Tarzán, es el modelo de todos los héroes que vendrán después. Los personajes desprenden algo de la elegancia futurista del art decó y se explota, sobre todo en el protagonista, el atractivo físico, mostrando sutilmente su cuerpo lo que aporta al dibujo cierto erotismo subliminal.

El dibujo es firme, colorido, el dibujante prescinde de los bocadillos de texto integrando los diálogos en el dibujo

El desarrollo de la ciencia-ficción en el cómic y en el cine, parten de esta serie de historias que siguen manteniendo el interés y capturando la atención en las tramas a través de las que transmiten un mensaje idealista.

Sobre esta serie se continuó en la radio, el cine y la televisión en numerosas secuelas.

Calificación: Entretenido.

Tipo de lector: Nostálgicos y adolescentes.

Tipo de lectura: Divertida.

Argumento: Rápido, lleno de aventuras.

Personajes: Atractivos.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.

¿Dónde encontrarlo?: En tiendas especializadas. Se puede intentar en www.iberlibro.com


Bill Evans01 – Funkallero


may 1 2010

Las Calles de Arena

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Las Calles de Arena es de esos tebeos (me gusta más llamarlo así que llamarlo cómic) que dejan, una vez cerrado el libro, tremendas ganas de volver a comenzar. Paco Roca consigue una historia gráfica deliciosa, llena de buena literatura, de dibujos magníficos, de sueño, de realidad, de personajes hondos.

Un mundo absurdo, personajes que causan extrañeza, una equivocación (quizás un acierto si se mira desde otro lugar), el mundo real descrito desde el sueño, el mundo real descrito desde los guiños a la literatura de ficción. ¿Cómo podemos vivir con lo que este mundo ofrece, cómo el mundo avanza con lo que nosotros le ofrecemos?

Maravilloso tebeo de un un autor que, cuanto más leo, más me gusta. El claro ejemplo de que los que todavía desprecian la novela gráfica están en un error.

Calificación: Excelente.

Tipo de lector: Cualquiera. Quizás los niños tengan problemas para comprender lo que les cuentan, pero pueden pasar un buen rato mirando.

Tipo de lectura: Sencilla, aunque el conjunto hace pensar más de la cuenta.

No sobran páginas. Ni viñetas. Ni nada.

Argumento: Delirante, extravagante, delicioso, atractivo y muy divertido.

Personajes: Extraños. Todos juntos configuran el motor del mundo. Y la causa de se destrucción.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio.


Bill EvansB minor waltz (for Ellaine)


abr 25 2010

Bajo el volcán

Artículo escrito por: Carmen Neke

Bajo el volcán de Malcolm Lowry es una novela extraña, de tema duro pero escrito con una enorme ligereza de estilo.  La lectura se hace pesada a veces por la incoherencia de la narración, que sigue los procesos mentales del protagonista y estos se ven gravemente afectados por las enormes cantidades de alcohol consumidas a lo largo de la vida del Cónsul (porque curiosamente, en la novela Geoffrey Firmin no bebe tanto, desde luego no más que los otros personajes).

Hay saltos temporales, delirios del Cónsul y la triste temática de un hombre que ve cómo su vida se va a pique a causa de una adicción al alcohol que ya no puede controlar. Queda la duda de si los problemas del Cónsul han sido provocados por el alcohol, o si fue justamente su vida problemática y sin salida la que lo sumergió en el alcoholismo y lo convirtió en la mera forma del hombre que había sido alguna vez, ese joven prometedor que escribía poesía.  Lo único que queda de eso es un último poema, sin terminar, garabateado en la cuenta de un bar:

Some years ago he started to escape
… has been … escaping ever since
Not knowing his pursuers gave up hope
Of seeing him (dance) at the end of a rope
Hounded by eyes and thronged terrors now the lens
Of glaring world that shunned even his defence
Reading him strictly in the preterite tense
Spent no … thinking him not worth
(Even) … the price of a cold cell.
There would have been a scandal at his death
Perhaps.  No more than this.  Some tell
Strange hellish tales of this poor foundered soul
Who once fled north …

Calificación: Muy bueno pero irregular.
Tipo de lector: Con tablas y paciencia.
Tipo de lectura: Ligera pero exigente.
Engancha desde el primer capítulo.
Le sobran páginas en la parte central, el principio y el final son realmente magníficos.
Argumento: el descenso a los infiernos del Cónsul británico Geoffrey Firmin en Cuernavaca (México) el día de difuntos de 1938.
Personajes: Complejos, torturados, capaces de las mejores y las peores acciones.
¿Dónde puede leerse? Lejos del mundanal ruido.


Bill EvansEmily


abr 24 2010

Los detectives salvajes

Artículo escrito por: Carmen Neke

El primer párrafo de Los detectives salvajes de Roberto Bolaño es de los que te enganchan y te hacen querer seguir leyendo:

2 de noviembre

He sido cordialmente invitado a formar parte del realismo visceral. Por supuesto, he aceptado. No hubo ceremonia de iniciación. Mejor así.

Esto lo dice García Madero, el joven protagonista que descubre la literatura, la amistad y el amor todo de golpe. Entiendo bien las comparaciones que se hacen de esta novela con Rayuela, en lo que respecta el ambiente de escritores e intelectuales excéntricos que llevan una vida poco convencional. Este libro es una especie de “Rayuela al otro lado del espejo”. En lugar del punto de vista único y subjetivo de Horacio en la novela de Cortázar, aquí tenemos el punto de vista múltiple de los personajes secundarios. Los protagonistas no hablan, todo lo que sabemos de ellos lo sabemos de boca de los demás. Y mientras la vida bohemia en el París de Rayuela parecía no conocer penurias económicas, aquí el dinero es una preocupación fundamental de los personajes, todos ellos pobres y pasando enormes apuros para poder simplemente sobrevivir. Vivir de la literatura es imposible a no ser que se cuente con el apoyo del gobierno o de la universidad, lo que supone aceptar las corrientes literarias imperantes en el momento o marcadas por una ideología política determinada. El literato que quiera mantener su independencia artística tendrá que malvivir con empleos de mala muerte o dedicarse a la delincuencia y el trapicheo.

Llama la atención es el relativo protagonismo de las mujeres en la narración. Las historias al uso que tratan de ambientes literarios o artísticos, suelen estar pobladas principalmente de personajes masculinos, siendo las mujeres presentes el interés amoroso de los protagonistas o alguna dama de talento que da el contrapunto a la mayoría masculina. Aquí en cambio, las chicas aparecen al mismo nivel que los chicos (los dos protagonistas son masculinos pero a la poeta que buscan era una mujer) y comparten sus problemas, sus inquietudes, sus miserias y sus cobardías. No son mejores ni peores que ellos, todos son seres humanos diferentes e individuales.

Este es un libro sobre poetas pero sin poesía, la realidad es cruda y atroz pero auténtica y llena de humor y ternura, como todos los personajes que desfilan por la novela. La felicidad no es un objetivo, triunfar no está al alcance de nadie, el amor es una serie de encuentros pasajeros condenados al fracaso salvo raras excepciones. Lo que tienen en común la mayoría de los personajes es que intentan sobrevivir, aceptando el mundo que les ha tocado en suerte y buscando ser consecuentes consigo mismos en la medida de lo posible. Aunque el ser consecuente suponga acciones y modos de vida poco aceptables o incomprensibles para el mundo exterior. Nadie conoce a nadie, nadie comprende a nadie. Solamente la suma de las impresiones de todas las personas que la conocieron podrá empezar a reflejar un poco de luz sobre el porqué de la vida de una persona, en este caso la del escritor chileno Arturo Belano, y en menor medida, la de Ulises Lima y la de Cesárea Tinajero. No somos lo que hacemos, en realidad vamos a ser lo que los demás opinen de nosotros.

Calificación: Extraordinario.
Tipo de lector: Un lector implicado, activo y cómplice.
Tipo de lectura: Un libro terrible y entrañable, impactante y de una hermosura feroz.
Engancha desde la primera línea.
No le sobra ni una página.
Argumento: La vida de un poeta sin éxito, contada por los que lo conocieron.
Personajes: Una enorme galería de personas que van y vienen en la narración, gente de todo tipo, edad y condición. Su caracterización es sublime.
¿Dónde puede leerse? No importa dónde pero que sea en un periodo tranquilo de la vida, para poder leerlo de un tirón.


Bill Evans TrioAutumn Leaves


abr 23 2010

Viaje al Oeste

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano


Viaje al Oeste, Las Aventuras del Rey Mono es un libro, sencillamente, colosal.

Budismo y taoísmo deslizan el mundo hasta esos límites que el occidental no suele llegar con su mirada. De la mano de un monje (Tripitaka) el lector viaja hasta la India en busca de los escritos budistas necesarios para obtener el conocimiento pleno. Aventuras, mitos, seres fantásticos, dioses grandes, dioses pequeños, traiciones, batallas, las sorpresas más excitantes y mucha literatura de la buena.

Después de leer este libro, el lector puede llegar a entender un mundo desconocido. Incluso puede interpretar las series de dibujos animados que nos parecen tan extrañas y aburridas que llegan desde oriente (casi todas incluyen personajes parecidos a los de esta novela). ¿Por qué? Porque se trata de una obra clásica que tiene una importancia parecida a la que en occidente puede tener la Biblia.

No me importaría afirmar que está entre una de las diez obras que más me han conmocionado jamás.

Calificación: Obra Maestra.
Tipo de lector: Cualquiera que tenga tiempo de leer más de dos mil páginas apasionantes.
Tipo de lectura: Fácil aunque exigente una vez que se deja el ejemplar sobre la mesa.
Engancha desde el principio.
No le sobra ni una página.
Argumento: Aventuras, viajes y explicación del mundo desde el mito.
Personajes: Lo que uno puede imaginar y un poco más.
¿Dónde puede leerse? Mejor en casa porque el volumen pesa y mucho.


Bill EvansLullaby for Helene