jun 6 2012

Mikaël

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Don´t ask, don´t tell.
Durante siglos -incluso hoy en muchos países y en determinados ambientes sociales- la cuestión homosexual se ha mantenido oculta tras un muro de silencio. Callar para sobrevivir. No preguntar lo que no se quiere oír. Porque lo que no se nombra no existe.
Así, para expresar una gran historia de amor, el escritor danés Herman Bang decidió contar sin contar.
Escrita en 1904, Mikaël es, en palabras de Alberto Mira, una de las novelas pioneras de la experiencia homosexual. Quizá por vez primera se utiliza como tema principal, en una novela, la relación entre dos hombres cuya plenitud evidente está en la cabeza del lector.
Una relación desigual, para la que Bang utiliza la obra artística como cifra, en la que están a partes iguales Pigmalión y el Edipo freudiano.
Situada en el ambiente artístico y burgués del París del mil novecientos, Mikaël es un retrato de lo imposible: vivir establecido en la sociedad burguesa incumpliendo sus normas -al tiempo que se reclaman-, vencer a la juventud triunfante y al desamor, compaginar la creación artística -plena, sincera- con los brillos mundanos y la riqueza.
La historia del prestigioso pintor Claude Zoret es antigua como la humanidad y se repite cada día, pero muy pocas veces se ha contado con todos sus matices.
El aliento de la novela es contenido, cercano al naturalismo, aunque no pueda evitar ciertos detalles decadentes que le vienen bien a la ambientación.
Mikaël inspiró la primera película de temática homosexual de la Historia –Vingarne, de Mauritz Stiller (1916)- sueca y muda, perdida en su mayor parte.
La editorial Egales acaba de publicar la novela en castellano.

Calificación: Muy interesante.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Sutil.
Argumento: Trágico.
Personajes: Simbólicos.
¿Dónde puede leerse?: En París, en el jardín de las Tullerías.
¿Dónde encontrarlo?: En www.libreriaberkana.com


may 6 2011

El corazón es un cazador solitario

Artículo escrito por: Augusto Prieto

El error más fatal que puede cometer un hombre, es tratar de permanecer solo.

Es importante poner en contexto la novela y a su autora, la norteamericana Carson McCullers, porque la distancia podría hacer que pasáramos por alto, en nuestra visión contemporánea, algunos temas de profundidad cuyo tratamiento está hoy generalizado, pero que la escritora enfrentó en la literatura  -en cierta manera- por primera vez.
Por eso mencionaremos que Lula Carson Smith nació en 1917 en el Sur de los Estados Unidos,  biznieta de un héroe confederado, propietario de plantación; que la enfermedad estuvo presente en su vida de manera significativa, y que durante una recaída escribió ésta novela, mientras en Europa se incubaba una guerra que nadie quiso ver; diremos que se frustraron sus intentos de estudiar música y que después de casada mantuvo relaciones íntimas con mujeres.
Sus reflexiones sobre la exclusión, el origen de la pobreza, el racismo, el avance la ideología nazi; su meditación en torno a la soledad del enfermo y del músico son evidentes en la novela. Mucho más sutil y subterránea es la elaboración de un mundo homosexual que, no obstante, toma forma en el texto como correlato de los campos emocionales anteriores.
Es por lo tanto una novela profundamente social, con un sustrato de crueldad y de tristeza, creado por las terribles contradicciones de los personajes y por sus extraños deseos. Por debajo de la normalidad comienzan a emerger hechos íntimamente terribles que hacen avanzar psicológicamente la narración. Es la vigilia anterior al sueño americano, el país de la segregación, donde el sueño solo existe en la cabeza de un negro y aún de allí es desalojado.
Son significativos los guiños a Spinoza, en cuyas claves éticas debemos entender la novela, construida en una comunidad en la que la gente procuraba no pensar para no introducirse en las sombrías penumbras del mañana.
En la mudez del protagonista John Singer, debemos encontrar un símbolo, una metáfora que desborda la novela.

Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Cualquiera.
Tipo de lectura: Amena y entretenida.
Argumento: Lento, pero envolvente.
Personajes: Sutiles y profundos.
¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte. En un viaje por the Old South, sería ideal.
¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual de nuevo o de viejo.