ene 23 2011

El cementerio de Praga

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela escrita desde dos tiempos por el ensayista y novelista italiano Umberto Eco. Situada con sabia eficiencia entre el best-seller y la literatura de personajes, narra a través de los diarios de un italiano afincado en Francia, la existencia de unos informes conspirativos cuyo único sentido está en el oportunismo, la apropiación indebida de capitales y hasta el homicidio. De primeras, nos enteramos de que Simonini es un tipo que pudiera parecer apocado, nada dado a delirios erótico-festivos, lector entusiasta de Eugene Sue y Alejandro Dumas y bon vivant de la cocina francesa. Al vivir encerrado en una habitación luminosa siempre entre legajos e informes, asistimos a su odio hacia judíos, jesuitas, alemanes e ingleses, debido a que su vida solitaria lo mantiene aislado de todo mundo; sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues este hombre resulta ser no sólo un hipócrita que instrumentaliza sus odios para no renunciar a sus placeres, sino alguien que devuelve con saña todas y cada una de las bofetadas que le da una vida marcada sobre todo y desde un principio por los recuerdos que un abuelo que trató de acabar con el bonapartismo, le infringieron en su personalidad de individuo avant-le siecle.
Intrigas y numerosos personajes todos ellos extraídos de la Historia menos el principal, llevan a Eco a utilizar un segundo narrador aclaratorio de los diarios y las cartas entre conspiradores; esta especie de voz en off sin otro narratario que el lector, resulta ser muy particular y aclaratoria y podría ser la del escritor, sin ser la del autor, lo que convierte lo escrito en algo no sólo relevante a nivel artístico o literario, sino desde el punto de vista de la existencia de un testigo libresco que lo cuenta.
Por otra parte, las comunicaciones entre Simonini con abades y representantes de lobbies ya mentados, pudiera parecer que van destinados a diferentes personajes.
Calificación: Excelente.
Tipo de lector: Desde el que quiera disfrutar con un buen best-seller histórico hasta el que se interrogue por elementos importantes dentro de la literatura.
Tipo de lectura: Amena y literaria, se construye y deconstruye por capas sin ser fragmentaria.
Argumento: Simonini empieza su periplo en el conflicto entre mazzinianos y republicanos y termina siendo parte del nazismo en virtud de una peripecia argumental sugerida desde el título.
Personajes: Todos implicados en la trama, ninguno del todo inocente.
¿Dónde leerlo? Cerca de una abadía medieval, para comprender que el autor de El nombre de la rosa evoluciona en la Historia.


ene 5 2011

Entre paréntesis

Artículo escrito por: Carmen Neke

Esta recopilación de escritos ensayísticos y críticos de Roberto Bolaño fue publicada a modo de aperitivo anticipatorio al lanzamiento de su novela póstuma 2666, dentro de esa tendencia editorial tan moderna de publicar todo lo que un escritor de éxito haya puesto alguna vez sobre papel sin pasarlo por filtro selectivo alguno.
Roberto Bolaño es un gran poeta, cuentista y novelista. Es además un autor que consiguió transgredir estos géneros y forjar una obra total donde estas divisiones estilísticas dejan de tener sentido. Pero como ensayista y articulista no da la talla, especialmente sus reseñas literarias son penosamente superficiales. Bolaño está sobre todo interesado en lo que él mismo tiene que decir acerca del tema del que habla, actitud fundamental para un literato, pero funesta para un crítico literario. Solamente cuando escribe desde la admiración sincera van a alcanzar sus escritos un entusiasmo tan contagioso que hasta llega a compensar su falta de rigor y contenido.
Hay sin embargo otra manera de leer esta recopilación de artículos: como un mapa de la intelectualidad española del período de entresiglos. Bolaño nos da involuntariamente una imagen escalofriante de la dictadura a la que someten el mundo de las letras hispanas un par de editores visionarios que deciden qué escritores deben ser leídos en nuestro país, y un grupo de intelectuales doctrinarios cuyas ideas, gustos y preferencias van a marcar el canon cultural a seguir por quien quiera estar en la cresta de la ola literaria. Comparado con el anarquismo cultural postulado por los protagonistas de Los detectives salvajes, este panorama resulta tanto más desolador.

Calificación: Prescindible.
Tipo de lector: Incondicionales de Bolaño.
Tipo de lectura:  Entretenida, informativa, involuntariamente significativa por momentos.
¿Dónde puede leerse?  En un café literario, no olvide las gafas con montura de pasta.